AGUAS RE­SI­DUA­LES

El tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les es un sec­tor pro­fun­da­men­te in­no­va­dor de­bi­do a la fuer­te com­pe­ten­cia. Tan­to es así, que las em­pre­sas de re­cia rai­gam­bre de­di­can una par­te de sus re­cur­sos a es­te me­nes­ter. No ha­cer­lo así les su­pon­dría aban­do­nar es­ta ac­ti­vi

PQ - - SUMARIO - Por L. Ja­vier Ro­me­ro de Cór­do­ba, pre­si­den­te de ASAGUA, y Jo­sé Gui­ller­mo Ber­lan­ga Cla­vi­jo, ase­sor téc­ni­co

El pe­so de la in­no­va­ción

En torno a él, en los úl­ti­mos tiem­pos, se ha desata­do la po­lé­mi­ca de si de­be ser un ser­vi­cio pú­bli­co o pri­va­do. Des­de lue­go la cues­tión es­tá mal plan­tea­da, por­que el ser­vi­cio se­rá pú­bli­co mien­tras no cam­bien las nor­mas. Co­sa dis­tin­ta es que se pres­te por un agen­te pú­bli­co, pri­va­do o mix­to, ca­da uno de los cua­les tie­ne sus ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes. No obs­tan­te nos atre­ve­mos a de­cir que la ex­pe­rien­cia de­mues­tra, sal­vo ra­ras oca­sio­nes, que el sis­te­ma pri­va­do tie­ne más ven­ta­jas: es más efi­caz y efi­cien­te, en­tre otras ra­zo­nes por­que la em­pre­sa en­car­ga­da del ser­vi­cio de­be con­se­guir que el agua de­pu­ra­da ten­ga la ca­li­dad que le exi­ge la ad­mi­nis­tra­ción de que se tra­te, so pe­na de in­cu­rrir en san­cio­nes de to­do ti­po, no so­lo eco­nó­mi­cas. Ade­más, su ca­pa­ci­dad de

res­pues­ta an­te si­tua­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias es ma­yor y su ac­tua­ción es­tá so­me­ti­da a un con­tra­to, no a de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. El ci­clo ur­bano del agua es com­pe­ten­cia esen­cial de los en­tes lo­ca­les, por lo que que­da ato­mi­za­do en de­ma­sía (en Es­pa­ña hay más de 8.000 ayun­ta­mien­tos) y al al­bur de sus re­cur­sos eco­nó­mi­cos, de tal mo­do que mu­chos no pue­den cum­plir sus obli­ga­cio­nes con las de­bi­das ga­ran­tías o sim­ple­men­te no las cum­plen; obli­ga­cio­nes que abar­can la cons­truc­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras, la ex­plo­ta­ción de las mis­mas y su con­ser­va­ción y man­te­ni­mien­to. Es cier­to que tam­bién hay otras ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que pue­den ayu­dar, en­tre ellas las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral que so­lo ac­túa pre­via de­cla­ra­ción de in­te­rés ge­ne­ral de la in­fra­es­truc­tu­ra en cues­tión. Unas y otras pue­den apor­tar me­dios pa­ra su cons­truc­ción. Sin em­bar­go, con ello no se re­suel­ve el pro­ble­ma de la ex­plo­ta­ción y pue­de re­sul­tar y re­sul­ta que un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de de­pu­ra­do­ras no fun­cio­nan o lo ha­cen de for­ma de­fi­cien­te, cues­tión que en­tron­ca con la del agen­te ex­plo­ta­dor an­tes enun­cia­da.

Gra­ves con­se­cuen­cias

A par­tir del año 2010, la in­ver­sión ha ve­ni­do a me­nos co­mo con­se­cuen­cia de ha­ber­se apli­ca­do a ella to­do el ajus­te fis­cal po­si­ble, de tal ma­ne­ra que hoy en día es prác­ti­ca­men­te la mi­tad de la que hu­bo en­ton­ces. Es­to ha traí­do gran­des y gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el sec­tor (en­tre otras, ba­jas exor­bi­tan­tes en las li­ci­ta­cio­nes con la con­si­guien­te pér­di­da de ca­li­dad, me­nos in­ver­sión en I+D+i, pér­di­da de te­ji­do em­pre­sa­rial -y en con­se­cuen­cia de em­pleos mu­chos de ellos de al­ta cua­li­fi­ca­ción-, me­nos la­bo­res de con­ser­va­ción, etc.). Y por en­de, su pér­di­da de ca­pa­ci­dad, so­lo con­tra­rres­ta­da por la sa­li­da al ex­te­rior de las em­pre­sas que se ven obli­ga­das a com­pe­tir en un mer­ca­do ex­tra­ño y du­ro, pe­ro que al me­nos pro­por­cio­na opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo.

Ac­ti­vi­dad ne­ta­men­te in­ver­so­ra en I+D+i

En cuan­to a la I+D+i, que es una ac­ti­vi­dad ne­ta­men­te in­ver­so­ra, Es­pa­ña gas­ta el 1,2% del PIB, muy le­jos del 2% que pre­vé el Plan Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción y mu­cho más ale­ja­da de Fran­cia Ale­ma­nia y Sue­cia, en­tre otros paí­ses, que gas­tan en­tre el 2% y el 3% Pa­ra ser jus­tos, hay que de­cir que es­ta ten­den­cia de la in­ver­sión tam­bién ha afec­ta­do a Eu­ro­pa, aun­que en me­nor gra­do. Un in­for­me del BEI pu­bli­ca­do en no­viem­bre de 2017 de­mues­tra que la in­ver­sión de in­fra­es­truc­tu­ras en nues­tro con­ti­nen­te du­ran­te 2009 re­pre­sen­tó el 2,2% del PIB (328.000 mi­llo­nes de eu­ros), mien­tras que en 2014 fue del 1,8% del PIB (270.000 mi­llo­nes de eu­ros) y que de 2009 a 2015 la caí­da de la in­ver­sión pú­bli­ca fue tres ve­ces ma­yor que la pri­va­da, lo que de­mues­tra que el sec­tor pri­va­do no pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de no in­ver­tir si quie­re man­te­ner su ca­pa­ci­dad pa­ra com­pe­tir. En cuan­to al di­ne­ro de la in­ver­sión, el pú­bli­co re­pre­sen­ta el 55%, el pri­va­do el 35% y el mix­to el 10%. An­te es­ta si­tua­ción, el BEI re­co­mien­da la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras ava­la­das por bue­nos pro­yec­tos. El sec­tor del agua en Es­pa­ña, pe­se a to­das las di­fi­cul­ta­des, go­za de muy bue­na sa­lud, co­mo lo de­mues­tran los re­sul­ta­dos de su par­ti­ci­pa­ción en H-2020. Así en el Re­to so­cial 5, en el que el agua es­tá pre­sen­te en va­rios te­mas (to­pics), de 2014 a 2016 ocu­pó la pri­me­ra po­si­ción por re­tor­nos. Ac­túa co­mo una es­pon­ja ab­sor­bien­do los re­sul­ta­dos de las nue­vas tec­no­lo­gías, ya que la com­ple­ji­dad de los pro­ce­sos de de­pu­ra­ción, tam­bién los de abas­te­ci­mien­to y sa­nea­mien­to, así lo de­man­dan. Co­mo bo­tón de mues­tra es­tán los pro­ce­sos de di­gi­ta­li­za­ción e in­dus­tria 4.0, tan úti­les pa­ra el con­trol y la ges­tión de las ins­ta­la­cio­nes. Te­má­ti­cas co­mo el In­ter­net de las co­sas, si­mu­la­ción de pro­ce­sos, Big Da­ta, cloud com­pu­ting o reali­dad vir­tual son con­cep­tos en los que el sec­tor ya es­tá tra­ba­jan­do al ser apli­ca­bles a la me­jo­ra de mu­chos de los pro­ce­sos del ci­clo in­te­gral del agua. Co­mo bo­tón de mues­tra, se lle­vó a ca­bo una con­sul­ta li­de­ra­da por la Di­rec­ción Ge­ne­ral del Agua, di­ri­gi­da a dis­tin­tas pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas, aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les y en­ti­da­des re­la­cio­na­das con el sec­tor del agua de ám­bi­to na­cio­nal. La res­pues­ta ofre­ci­da por par­te de las em­pre­sas y en­ti­da­des con­sul­ta­das a la pre­gun­ta so­bre “qué lí­neas de I+D+i con­si­de­ran prio­ri­ta­rias”, ofre­ce co­mo re­sul­ta­do el or­den que se mues­tra a con­ti­nua­ción: 1. Efi­cien­cia hí­dri­ca y ener­gé­ti­ca. 2. De­pu­ra­ción y re­uti­li­za­ción del agua. 3. Se­di­men­tos, fan­gos de EDAR y sal­mue­ras. 4. Ope­ra­ción y con­trol de los ser­vi­cios del agua (man­te­ni­mien­to y ex­plo­ta­ción). 5. He­rra­mien­tas de ope­ra­ción y sis­te­mas de apo­yo pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes SAD. 6. Po­ta­bi­li­za­ción.

DE­BI­DO A UNA CA­REN­CIA DE EDU­CA­CIÓN NO­TO­RIA, DES­DE EL PUN­TO DE VIS­TA SO­CIAL NO HAY UNA CLA­RA CON­CIEN­CIA DE QUE LOS SER­VI­CIOS DEL AGUA TIE­NEN UN COS­TE QUE HA DE ASU­MIR EL USUA­RIO

7. Desa­rro­llo y se­lec­ción de me­di­das (efi­ca­ces, efi­cien­tes y sos­te­ni­bles). 8. Nue­vos mo­de­los de si­mu­la­ción. 9. Desala­ción. 10. Nue­vos desa­rro­llos de in­ge­nie­ría. 11. Sis­te­mas de aná­li­sis de in­for­ma­ción pa­ra pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión. El 48% de los 236 pro­yec­tos ana­li­za­dos se di­ri­gen a ac­ti­vi­da­des de in­no­va­ción a cor­to pla­zo, un 44% a ob­je­ti­vos de in­ves­ti­ga­ción y el 8% res­tan­te tie­nen un ca­rác­ter mix­to. El aná­li­sis de los pro­yec­tos po­ne de ma­ni­fies­to la pre­emi­nen­cia de la I+D+i en el ám­bi­to de las tec­no­lo­gías (48%), se­gui­do del in­te­rés por me­jo­rar las prác­ti­cas de ges­tión del agua (18%). La dis­tri­bu­ción de los pro­yec­tos que se ocu­pan de las tec­no­lo­gías y que re­pre­sen­tan la mi­tad del to­tal mues­tran un ma­yor in­te­rés por la de­pu­ra­ción, la re­ge­ne­ra­ción y la re­uti­li­za­ción del agua (34%), así co­mo por la efi­cien­cia hí­dri­ca y ener­gé­ti­ca (31%), ac­ti­vi­dad es­ta úl­ti­ma con­si­de­ra­da prio­ri­ta­ria por par­te de la ma­yo­ría de las em­pre­sas y en­ti­da­des con­sul­ta­das. En ma­te­ria de ges­tión del agua, el ma­yor in­te­rés em­pre­sa­rial se cen­tra en la ope­ra­ción y con­trol de los ser­vi­cios (57%), así co­mo en el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas de ope­ra­ción y de sis­te­mas de apo­yo a la to­ma de de­ci­sión (SAD). Los pro­yec­tos de in­no­va­ción e in­ves­ti­ga­ción so­bre in­ge­nie­ría (13%) se cen­tran prin­ci­pal­men­te en los nue­vos desa­rro­llos de la pro­pia in­ge­nie­ría, en las in­fra­es­truc­tu­ras y ma­te­ria­les y en la pro­tec­ción y res­tau­ra­ción am­bien­tal. En el ám­bi­to de los da­tos (11%), los pro­yec­tos tie­nen co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo fa­ci­li­tar la cap­ta­ción de da­tos en tiem­po real, así co­mo los sis­te­mas de aná­li­sis de la in­for­ma­ción pa­ra pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión. La in­no­va­ción en ma­te­ria de Pla­ni­fi­ca­ción (10%) po­ne el acen­to en las me­to­do­lo­gías y he­rra­mien­tas de aná­li­sis y si­mu­la­ción de ca­rác­ter avan­za­do y en el desa­rro­llo y se­lec­ción de me­di­das más efi­ca­ces, efi­cien­tes y sos­te­ni­bles. De­bi­do a una ca­ren­cia de edu­ca­ción no­to­ria, des­de el pun­to de vis­ta so­cial no hay una cla­ra con­cien­cia de que los ser­vi­cios del agua tie­nen un cos­te que ha de asu­mir el usua­rio (con­su­mo res­pon­sa­ble y pa­go del mis­mo) co­mo de­man­da la Di­rec­ti­va Mar­co del Agua. Y lo que es más im­por­tan­te, de que el agua es un bien es­ca­so que una vez uti­li­za­do tie­ne que ser tra­ta­do pa­ra de­vol­ver­lo a la na­tu­ra­le­za en un es­ta­do sa­tis­fac­to­rio, al­go im­pres­cin­di­ble pa­ra con­ser­var el me­dio am­bien­te en con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra cum­plir el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal: to­dos tie­nen de­re­cho a un me­dio am­bien­te ade­cua­do. Es­to no im­pi­de que la so­cie­dad de­man­de un buen ser­vi­cio bien ga­ran­ti­za­do, lo que es tan­to co­mo agua “lim­pia” pa­ra to­dos los usos. La res­pues­ta de los po­de­res pú­bli­cos no pue­de ser otra que fo­men­tar la edu­ca­ción y, por su­pues­to, ga­ran­ti­zar

un buen ser­vi­cio en to­dos los pue­blos de Es­pa­ña, pa­ra lo cual es im­pres­cin­di­ble y ur­gen­te un pac­to na­cio­nal por el agua que ten­ga en cuen­ta la de­bi­da so­li­da­ri­dad en­tre las re­gio­nes, pues con­vie­ne re­cor­dar que los re­cur­sos no es­tán dis­tri­bui­dos de for­ma ho­mo­gé­nea en to­do el te­rri­to­rio.

Re­ver­tir la si­tua­ción de for­ma ur­gen­te

Es­te freno al desa­rro­llo de las ne­ce­sa­rias in­ver­sio­nes no de­ja de su­po­ner un aten­ta­do con­tra los de­re­chos so­cia­les de to­dos. Ol­vi­dar que el agua es fuen­te de sa­lud y pro­gre­so es pu­ra es­tul­ti­cia, por eso los po­de­res pú­bli­cos de­ben re­ver­tir la si­tua­ción de for­ma ur­gen­te pa­ra que to­das las aguas re­si­dua­les se de­pu­ren, que­de ga­ran­ti­za­do el abas­te­ci­mien­to en to­do el te­rri­to­rio y ha­ya una re­no­va­ción efec­ti­va de las re­des de abas­te­ci­mien­to y sa­nea­mien­to pa­ra evi­tar las pér­di­das de agua y la con­ta­mi­na­ción del te­rreno.

No in­ver­tir pa­ra “aho­rrar”, un con­tra­sen­ti­do

De es­ta ma­ne­ra, cum­pli­re­mos la ci­ta­da Di­rec­ti­va Mar­co del Agua y evi­ta­re­mos las san­cio­nes que ha em­pe­za­do a im­po­ner­nos Eu­ro­pa (Es­pa­ña tie­ne abier­tos va­rios pro­ce­di­mien­tos de in­frac­ción, uno de ellos con sen­ten­cia fir­me y co­mo con­se­cuen­cia del mis­mo san­cio­nes eco­nó­mi­cas en cier­nes), evi­tan­do así el con­tra­sen­ti­do de no in­ver­tir pa­ra “aho­rrar” y de­di­car el di­ne­ro a pa­gar mul­tas. La­bo­res to­das ellas que de­man­dan del co­no­ci­mien­to (I+D+i) que tam­po­co ha es­ca­pa­do de la pe­nu­ria in­ver­so­ra que afec­ta a lo pú­bli­co y a lo pri­va­do. Se su­po­ne que la in­ver­sión em­pre­sa­rial de­be al­can­zar los 2/3 y no lle­ga a la mi­tad. Pa­re­ce que el tu­ris­mo se con­so­li­da co­mo la in­dus­tria del fu­tu­ro; es­te año se es­pe­ra re­ci­bir más de 100 x106 de vi­si­tan­tes; en el an­te­rior fue­ron más de 80 x 106. La reac­ti­va­ción de la in­ver­sión no ad­mi­te de­mo­ras, pues se tra­ta de una in­dus­tria en la que las co­mu­ni­ca­cio­nes y los ser­vi­cios del agua son su ba­se pa­ra lo cual es im­pres­cin­di­ble evi­tar el de­te­rio­ro del ca­pi­tal pú­bli­co (la con­ser­va­ción es­tá tam­bién su­je­ta a los ava­ta­res de la in­ver­sión) y au­men­tar­lo reha­bi­li­tan­do y cons­tru­yen­do las per­ti­nen­tes in­fra­es­truc­tu­ras siem­pre de la mano del co­no­ci­mien­to ac­tua­li­za­do.

EL BEI RE­CO­MIEN­DA LA CONS­TRUC­CIÓN DE IN­FRA­ES­TRUC­TU­RAS AVA­LA­DAS POR BUE­NOS PRO­YEC­TOS

El sec­tor del agua en Es­pa­ña, pe­se a to­das las di­fi­cul­ta­des, go­za de muy bue­na sa­lud, co­mo lo de­mues­tran los re­sul­ta­dos de su par­ti­ci­pa­ción en H-2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.