EQUI­POS NO ELÉC­TRI­COS Y ATEX

PQ - - SUMARIO -

Aná­li­sis de las fuen­tes de ig­ni­ción me­cá­ni­cas (pro­ce­den­tes de equi­pos no eléc­tri­cos)

Uno de los ries­gos exis­ten­tes en las plan­tas in­dus­tria­les que pro­ce­san lí­qui­dos, ga­ses in­fla­ma­bles o pol­vos com­bus­ti­bles es el de ex­plo­sión. Las fuen­tes de ig­ni­ción pue­den ser de di­ver­sa ín­do­le, sien­do los equi­pos no eléc­tri­cos una po­si­ble cau­sa. En la UE se re­gu­lan la co­mer­cia­li­za­ción de di­chos equi­pos y su ins­ta­la­ción en plan­tas in­dus­tria­les a tra­vés de dos di­rec­ti­vas y de nor­mas es­pe­cí­fi­cas cu­yas ideas prin­ci­pa­les se re­su­men en el pre­sen­te ar­tícu­lo ela­bo­ra­do por De­kra In­sight y que pu­bli­ca­re­mos en dos en­tre­gas.

En to­do even­to de ex­plo­sión es ne­ce­sa­ria, ade­más de la sus­tan­cia com­bus­ti­ble y el oxí­geno, una fuen­te de ig­ni­ción. Las fuen­tes de ig­ni­ción eléc­tri­cas y elec­tros­tá­ti­cas son las más co­mún­men­te te­ni­das en cuen­ta, pe­ro exis­ten otros ti­pos de fuen­tes de ig­ni­ción (ver cua­dro ad­jun­to “Ti­pos de fuen­tes de ig­ni­ción”). Es­te aná­li­sis abor­da­rá las cues­tio­nes re­la­cio­na­das con las fuen­tes de ig­ni­ción de ori­gen me­cá­ni­co pro­ce­den­tes de equi­pos co­lo­quial­men­te co­no­ci­dos co­mo ‘equi­pos me­cá­ni­cos’ y lla­ma­dos ‘equi­pos noe­léc­tri­cos’ en la li­te­ra­tu­ra de at­mós­fe­ras ex­plo­si­vas (ATEX). Los equi­pos no eléc­tri­cos son co­mu­nes a mu­chas plan­tas in­dus­tria­les y pre­sen­tan un ries­go de ig­ni­ción im­por­tan­te. Tra­di­cio­nal­men­te, la cla­si­fi­ca­ción de zo­nas Atex ha es­ta­do aso­cia­da a la se­lec­ción de equi­pos eléc­tri­cos has­ta la en­tra­da en vi­gor en la UE

LOS EQUI­POS NO ELÉC­TRI­COS SON CO­MU­NES EN MU­CHAS PLAN­TAS IN­DUS­TRIA­LES Y PRE­SEN­TAN UN RIES­GO DE IG­NI­CIÓN IM­POR­TAN­TE

de las di­rec­ti­vas Atex que in­clu­yen tan­to equi­pos eléc­tri­cos co­mo equi­pos no eléc­tri­cos. A con­ti­nua­ción, enu­me­ran una se­rie de sis­te­mas co­mu­nes en la in­dus­tria que pue­den pre­sen­tar, en su in­te­rior y/o en su ex­te­rior, una at­mós­fe­ra ex­plo­si­va y po­ten­cia­les fuen­tes de ig­ni­ción de ori­gen me­cá­ni­co: de ex­trac­ción (ex­trac­to­res fi­jos, as­pi­ra­do­res por­tá­ti­les); de agi­ta­ción; de in­cre­men­to de pre­sión (bom­bas, com­pre­so­res); de cam­bio o re­duc­ción de ve­lo­ci­dad (ca­jas de en­gra­na­jes con o sin re­duc­ción de ve­lo­ci­dad y con o sin cam­bio del eje de gi­ro); de trans­por­te de ma­te­rial (tor­ni­llos sin­fín, cin­tas trans­por­ta­do­ras, red­lers, ele­va­do­res de can­gi­lo­nes). En ellos, los com­po­nen­tes más tí­pi­cos con po­ten­cia­les fuen­tes de ig­ni­ción de ori­gen me­cá­ni­co: ca­de­nas, co­rreas de trans­mi­sión de po­ten­cia por fric­ción (pla­nas o tra­pe­zoi­da­les) y co­rreas den­ta­das, ro­de­tes y pa­las de im­pul­sión, ban­das de cin­tas trans­por­ta­do­ras, fre­nos, mue­lles, em­bra­gues, se­llos me­cá­ni­cos, co­ji­ne­tes, trans­mi­sio­nes por flui­do (ai­re, agua, acei­te, etc.).

Las di­rec­ti­vas Atex

Exis­ten dos di­rec­ti­vas re­la­cio­na­das con las at­mós­fe­ras ex­plo­si­vas en la UE: una di­ri­gi­da a equi­pos que se va­yan a ins­ta­lar en zo­nas Atex de in­dus­tria ex­trac­ti­va y no ex­trac­ti­va (ini­cial­men­te edi­ta­da co­mo Di­rec­ti­va 94/9/CE, re­cien­te­men­te ac­tua­li­za­da por la Di­rec­ti­va 2014/34/UE) y otra di­ri­gi­da a plan­tas in­dus­tria­les no ex­trac­ti­vas (Di­rec­ti­va 1999/92/CE). Am­bas es­tán ple­na­men­te en vi­gor en Es­pa­ña el 1 de ju­lio de 2003 (si bien la Di­rec­ti­va 94/9/CE en­tró

en vi­gor el 9 de abril de 1996 y tu­vo un pe­río­do de co­exis­ten­cia con la an­te­rior le­gis­la­ción has­ta el 1 de ju­lio de 2003). La di­rec­ti­va de plan­tas in­dus­tria­les es­ta­ble­ce dos ter­nas de zo­nas Atex, una re­fe­ri­da a zo­nas Atex ge­ne­ra­das por ga­ses, va­po­res o nie­blas in­fla­ma­bles, y la otra re­fe­ri­da a zo­nas Atex ge­ne­ra­das por pol­vos com­bus­ti­bles, que en or­den de­cre­cien­te de fre­cuen­cia/pro­ba­bi­li­dad de apa­ri­ción de una at­mós­fe­ra ex­plo­si­va y su per­sis­ten­cia en el tiem­po, son pa­ra ga­ses, va­po­res o nie­blas in­fla­ma­bles (G) las si­guien­tes: zo­na 0, zo­na 1, zo­na 2. Y pa­ra pol­vos com­bus­ti­bles (D): zo­na 20, zo­na 21, zo­na 22.

Gra­do de exi­gen­cia

Es­tas zo­nas cla­si­fi­ca­das Atex so­lo compu­tan fre­cuen­cia/pro­ba­bi­li­dad de apa­ri­ción y per­sis­ten­cia de una Atex (es de­cir, de sus­tan­cia in­fla­ma­ble en mez­cla con oxí­geno), no la exis­ten­cia o au­sen­cia de fuen­tes de ig­ni­ción ni tam­po­co las po­si­bles con­se­cuen­cias, ma­yo­res o me­no­res, de una po­ten­cial ex­plo­sión. Pe­ro sí de­ter­mi­nan qué gra­do de exi­gen­cia se le ha de pe­dir al di­se­ño y a la cer­ti­fi­ca­ción de los equi­pos eléc­tri­cos y no eléc­tri­cos que se ins­ta­len en ellas. Es­te gra­do de exi­gen­cia se lla­ma ca­te­go­ría del equi­po y apa­re­ce en la pla­ca del equi­po y en su De­cla­ra­ción UE (an­te­rior­men­te CE) de Con­for­mi­dad. Pues­to que hay tres ti­pos de zo­na hay tam­bién tres ca­te­go­rías de equi­pos Ex que, cen­tran­do el es­tu­dio en in­dus­tria no ex­trac­ti­va y en or­den de­cre­cien­te en las exi­gen­cias de di­se­ño y cer­ti­fi­ca­ción, son las ca­te­go­rías 1, 2 y 3. La cer­ti­fi­ca­ción en ca­te­go­ría 1 exi­ge al fa­bri­can­te ga­ran­ti­zar un di­se­ño con au­sen­cia de fuen­tes de ig­ni­ción en fun­cio­na­mien­to nor­mal, en dis­fun­ción pre­vi­si­ble y en dis­fun­ción ra­ra, en­ten­dien­do por dis­fun­ción ra­ra aque­lla que pro­vo­can dos dis­fun­cio­nes pre­vi­si­bles de mo­do si­mul­tá­neo o aque­lla re­que­ri­da por el or­ga­nis­mo no­ti­fi­ca­do por exis­tir al­gu­na evi­den­cia de su exis­ten­cia en los his­tó­ri­cos de ac­ci­den­tes de equi­pos análo­gos. La cer­ti­fi­ca­ción en ca­te­go­ría 2 pi­de al fa­bri­can­te ga­ran­ti­zar un di­se­ño me­nos exi­gen­te, con au­sen­cia de fuen­tes de ig­ni­ción en fun­cio­na­mien­to nor­mal y en dis­fun­ción pre­vi­si­ble, y la cer­ti­fi­ca­ción en ca­te­go­ría 3 úni­ca­men­te en fun­cio­na­mien­to nor­mal. No so­la­men­te el di­se­ño, sino que la cer­ti­fi­ca­ción tie­ne tam­bién ca­mi­nos di­fe­ren­tes (ver el dia­gra­ma ad­jun­to “Mo­dos de cer­ti­fi­ca­ción en fun­ción de la ca­te­go­ría desea­da pa­ra el equi­po”).

Es­que­mas de cer­ti­fi­ca­ción

Más allá del cer­ti­fi­ca­do ini­cial del equi­po y de ca­ra a ga­ran­ti­zar que sus ries­gos de apa­ri­ción de fuen­tes de ig­ni­ción efec­ti­va se man­tie­nen ba­jos a lo lar­go de su vi­da útil, en es­tos es­que­mas de cer­ti­fi­ca­ción re­sul­ta vi­tal com­ple­tar el ma­nual de usua­rio del equi­po con to­das las in­di­ca­cio­nes de ins­ta­la­ción, man­te­ni­mien­to, uti­li­za­ción, re­vi­sión, ins­pec­ción, al­ma­ce­na­mien­to, etc., que ten­gan in­fluen­cia en las po­ten­cia­les de fuen­tes de ig­ni­ción efec­ti­vas; con re­la­ti­va fre­cuen­cia apa­re­cen en las plan­tas ma­nua­les de equi­pos Ex con es­ca­sas in­di­ca­cio­nes en cues­tio­nes elec­tros­tá­ti­cas, de man­te­ni­mien­to y sus­ti­tu­ción de com­po­nen­tes, et­cé­te­ra, con una in­fluen­cia di­rec­ta en la apa­ri­ción de fuen­tes de ig­ni­ción. Hay que te­ner en cuen­ta que es­te es­que­ma de cer­ti­fi­ca­ción apli­ca no so­lo a las par­tes eléc­tri­cas

LOS EQUI­POS NO ELÉC­TRI­COS SON CO­MU­NES EN MU­CHAS PLAN­TAS IN­DUS­TRIA­LES Y PRE­SEN­TAN UN RIES­GO DE IG­NI­CIÓN IM­POR­TAN­TE

(tí­pi­ca­men­te el mo­tor) sino a las me­cá­ni­cas, sien­do muy fre­cuen­te en la ac­tua­li­dad en­con­trar en ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les de to­do ti­po, equi­pos elec­tro­me­cá­ni­cos pos­te­rio­res a la fe­cha de en­tra­da en vi­gor de las di­rec­ti­vas Atex, con las fuen­tes de ig­ni­ción eléc­tri­cas (mo­tor, sen­so­res) cer­ti­fi­ca­das Ex y sus par­tes me­cá­ni­cas (bom­ba, re­duc­tor de ve­lo­ci­dad, tor­ni­llo sin­fín, ex­trac­tor) sin cer­ti­fi­ca­do Ex. Por otra par­te, el equi­po pue­de es­tar cer­ti­fi­ca­do pa­ra un sub­gru­po de gas con­cre­to (e.g. IIB) y, en es­te ca­so, di­cho sis­te­ma ga­ran­ti­za la au­sen­cia de fuen­tes de ig­ni­ción en ga­ses o va­po­res de ese su­bru­po (eti­leno, et­cé­te­ra) y los de los sub­gru­pos me­nos res­tric­ti­vos (ga­ses/va­po­res IIA: me­tano, et­cé­te­ra). Ver ta­bla ad­jun­ta “Cer­ti­fi­ca­ción de equi­pos en fun­ción del gru­po de gas/va­por”. De la mis­ma ma­ne­ra, el fa­bri­can­te de un equi­po cer­ti­fi­ca su má­xi­ma tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial (en fun­cio­na­mien­to nor­mal, en dis­fun­ción pre­vi­si­ble o en dis­fun­ción ra­ra, se­gún co­rres­pon­da a su ca­te­go­ría) en las su­per­fi­cies que pu­die­ran es­tar en con­tac­to con el gas/va­por in­fla­ma­ble o el pol­vo com­bus­ti­ble. En el ca­so de ga­ses y va­po­res in­fla­ma­bles, es­ta va­ria­ble se des­cri­be en la cla­se de tem­pe­ra­tu­ra del equi­po (p.ej. T5); en Eu­ro­pa se es­ta­ble­cen seis cla­ses de tem­pe­ra­tu­ra pa­ra los equi­pos: T1 (85 ºC), T2 (100 ºC), T3 (135 ºC), T4 (200 ºC), T5 (300 ºC) y T6 (450 ºC). Ejem­plo: Ex II 1G T5, equi­po cu­yo fa­bri­can­te ga­ran­ti­za un ca­len­ta­mien­to nun­ca su­pe­rior a 100 ºC in­clu­so en dis­fun­cio­nes ra­ras. En fun­ción de la cla­se de tem­pe­ra­tu­ra del equi­po, su uso en ga­ses/va­po­res o nie­blas in­fla­ma­bles se in­di­ca en la ta­bla “Cer­ti­fi­ca­ción del equi­po en fun­ción de la cla­se de tem­pe­ra­tu­ra del gas/va­por” sien­do la se­gun­da co­lum­na las cla­ses de tem­pe­ra­tu­ra de los ga­ses o va­po­res que pue­den en­trar en con­tac­to con el equi­po sin ries­go de in­fla­ma­ción pues sus tem­pe­ra­tu­ras de ig­ni­ción por su­per­fi­cie ca­lien­te (tam­bién co­no­ci­da co­mo tem­pe­ra­tu­ra de au­to­ig­ni­ción de ese gas/va­por, que no de­be ser con­fun­di­da con su flash point) son su­pe­rio­res a la má­xi­ma tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial del equi­po. Y en el ca­so de equi­pos cer­ti­fi­ca­dos pa­ra pol­vos com­bus­ti­bles, es­ta tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma su­per­fi­cial de­be apa­re­cer co­mo una tem­pe­ra­tu­ra en gra­dos cen­tí­gra­dos; por ejem­plo, “T125 ºC”: Ex II 2D T125 ºC. En el ca­so de pol­vos com­bus­ti­bles, la co­rres­pon­den­cia en­tre la tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma su­per­fi­cial del equi­po y las at­mós­fe­ras ex­plo­si­vas de pol­vos com­bus­ti­bles en las cua­les pue­de ser ins­ta­la­do no es tan sen­ci­lla co­mo la ta­bla an­te­rior pa­ra el ca­so de los ga­ses, de­bi­do a dos fac­to­res que se des­cri­ben a con­ti­nua­ción. Fac­tor 1: los pol­vos com­bus­ti­bles pre­sen­tan dos ries­gos di­fe­ren­tes en fun­ción de en qué es­ta­do se en­cuen­tre ese pol­vo en el mo­men­to de la ig­ni­ción. En for­ma de ca­pa, se in­fla­ma­rá crean­do una lla­ma, mien­tras que en for­ma de nu­be ex­plo­ta­rá. Las di­ná­mi­cas de apa­ri­ción de ca­da uno de los dos fe­nó­me­nos son di­fe­ren­tes y, por tan­to, to­do pol­vo pre­sen­ta

dos tem­pe­ra­tu­ras di­fe­ren­tes de in­fla­ma­ción por su­per­fi­cie ca­lien­te: la tem­pe­ra­tu­ra de au­to­ig­ni­ción en ca­pa (ori­gi­nan­do una lla­ma) y tem­pe­ra­tu­ra de au­to­ig­ni­ción en nu­be (ori­gi­nan­do una ex­plo­sión). Fac­tor 2: los pol­vos pre­sen­tan una gran sen­si­bi­li­dad de va­ria­ción de es­tas dos tem­pe­ra­tu­ras con pe­que­ñas di­fe­ren­cias en pa­rá­me­tros bá­si­cos co­mo pue­den ser, en­tre otros, la gra­nu­lo­me­tría o la hu­me­dad del pol­vo con­cre­to de nues­tra ins­ta­la­ción con res­pec­to al pol­vo que fue en­sa­ya­do. El to­mar va­lo­res de pa­rá­me­tros de in­fla­ma­bi­li­dad de ba­ses de da­tos on li­ne o bi­blio­grá­fi­cas tie­ne su uti­li­dad co­mo una pri­me­ra apro­xi­ma­ción cua­li­ta­ti­va; no obs­tan­te, es­tos va­lo­res de­ben ser to­ma­dos con pru­den­cia. A es­te res­pec­to, la nor­ma EN 1127-1 ci­ta ex­plí­ci­ta­men­te la ne­ce­si­dad de rea­li­zar en­sa­yos con mues­tras de pol­vo es­pe­cí­fi­cas de la ins­ta­la­ción co­mo ini­cio de una ba­se pre­ven­ti­va ade­cua­da. Las fi­chas de da­tos de se­gu­ri­dad de los pol­vos com­bus­ti­bles ra­ra vez pro­por­cio­nan es­tas dos tem­pe­ra­tu­ras, sien­do la reali­dad de la ma­yo­ría de las plan­tas de cual­quier sec­tor in­dus­trial el dis­po­ner de fi­chas de da­tos to­tal­men­te in­com­ple­tas en sus pa­rá­me­tros de in­fla­ma­bi­li­dad, o con da­tos de in­fla­ma­bi­li­dad ses­ga­dos (un gran nú­me­ro de fi­chas de se­gu­ri­dad de pol­vos com­bus­ti­bles pro­por­cio­nan un va­lor de flash point, un con­cep­to que so­lo exis­te en lí­qui­dos in­fla­ma­bles). De­bi­do al fac­tor 1, el equi­po de­be sa­tis­fa­cer dos re­qui­si­tos pre­ven­ti­vos: no se de­be ca­len­tar tan­to co­mo pa­ra in­fla­mar las po­si­bles ca­pas de pol­vo que se acu­mu­len so­bre él ni se de­be ca­len­tar tan­to co­mo pa­ra ha­cer ex­plo­tar las po­si­bles nu­bes de pol­vo que pu­die­ra ha­ber en su en­torno. Co­mo am­bas tem­pe­ra­tu­ras son di­fe­ren­tes y el equi­po de­be sa­tis­fa­cer am­bos re­qui­si­tos, se im­po­ne el cri­te­rio res­tric­ti­vo (la tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial mí­ni­ma de las dos po­si­bles) en la com­pra de un equi­po. De­bi­do al fac­tor 2 y pa­ra que el equi­po sea in­ca­paz de in­fla­mar ca­pas o nu­bes de pol­vo a lo lar­go de to­da su vi­da útil, in­de­pen­dien­te­men­te de la va­rie­dad en gra­nu­lo­me­trías o hu­me­da­des que el pol­vo de esa zo­na con­cre­ta de la plan­ta pue­da ir te­nien­do a lo lar­go del tiem­po, se imponen unos coe­fi­cien­tes de se­gu­ri­dad bas­tan­te exi­gen­tes en ca­da una de las dos tem­pe­ra­tu­ras má­xi­mas su­per­fi­cia­les des­cri­tas. En el ca­so de ca­pas de pol­vo, el coe­fi­cien­te de se­gu­ri­dad es de 75 ºC, de tal ma­ne­ra que el equi­po ten­ga una tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma su­per­fi­cial siem­pre in­fe­rior a la tem­pe­ra­tu­ra de au­to­ig­ni­ción de las ca­pas del pol­vo con­si­de­ra­do me­nos 75 ºC: Tm.s.eq < TIC – 75. Por otra par­te, el pa­rá­me­tro TIC em­peo­ra sen­si­ble­men­te cuan­to ma­yor es el es­pe­sor de la ca­pa de pol­vo de­po­si­ta­da so­bre el equi­po, pu­dien­do dis­mi­nuir en de­ce­nas de gra­dos con un in­cre­men­to del es­pe­sor del or­den de mi­lí­me­tros, por lo que la lim­pie­za se im­po­ne co­mo pri­me­ra ba­se pre­ven­ti­va en las ins­ta­la­cio­nes que pro­ce­sen pol­vos com­bus­ti­bles. En el ca­so de nu­bes de pol­vo, el fac­tor de se­gu­ri­dad se im­po­ne en tan­to por cien­to: el equi­po de­be te­ner una tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma su­per­fi­cial siem­pre in­fe­rior al 66.6% (ó 2/3) de la tem­pe­ra­tu­ra de au­to­ig­ni­ción de las nu­bes del pol­vo con­si­de­ra­do, en gra­dos cen­tí­gra­dos: Tm.s.seq < 2/3 · TIN. Reu­nien­do to­dos los re­qui­si­tos ex­pues­tos: Tm.s.eq. < mín (TIC – 75, 2/3 · TIN). La pre­ven­ción de fuen­tes de ig­ni­ción no eléc­tri­cas en es­tos equi­pos pro­vie­ne, en equi­pos pos­te­rio­res al 30 de ju­nio de 2003, del mo­do de pro­tec­ción del equi­po, cer­ti­fi­ca­do por el fa­bri­can­te de acuer­do a la se­rie EN 13463 (pau­la­ti­na­men­te se­rá sus­ti­tui­da por la nor­ma ISO 80079, par­tes 36 y 37). En equi­pos de es­ta fe­cha o an­te­rio­res a ella, la plan­ta in­dus­trial de­be rea­li­zar una eva­lua­ción de los ries­gos de ig­ni­ción y dar so­lu­cio­nes (de man­te­ni­mien­to fun­da­men­tal­men­te) que dis­mi­nu­yan el ries­go en los ca­sos en que és­te no sea acep­ta­ble, e in­cor­po­rar es­ta eva­lua­ción al Do­cu­men­to de Pro­tec­ción con­tra Ex­plo­sio­nes de la plan­ta.

Con­clu­sio­nes

Los equi­pos no eléc­tri­cos re­pre­sen­tan una par­te im­por­tan­te del ries­go de ex­plo­sión de una plan­ta. La pro­ba­bi­li­dad de apa­ri­ción de fuen­tes de ig­ni­ción de ori­gen me­cá­ni­co de­be es­tar con­tro­la­da, tan­to en equi­pos an­te­rio­res a la en­tra­da en vi­gor de las di­rec­ti­vas ATEX (el 30 de ju­nio de 2003 en Es­pa­ña), co­mo en equi­pos pos­te­rio­res a es­ta fe­cha. Tan­to pa­ra los fa­bri­can­tes co­mo pa­ra los ins­ta­la­do­res y los uti­li­za­do­res de es­tos equi­pos, son de im­por­tan­cia re­le­van­te los es­tán­da­res de di­se­ño EN 13463 e ISO 80079. De igual for­ma, el man­te­ni­mien­to jue­ga un pa­pel cru­cial en el con­trol de sus fuen­tes de ig­ni­ción, res­pe­tan­do siem­pre las in­di­ca­cio­nes da­das por el fa­bri­can­te. Por úl­ti­mo, en los equi­pos no eléc­tri­cos exis­ten­tes en las plan­tas in­dus­tria­les con an­te­rio­ri­dad al 30 de ju­nio de 2003, la plan­ta in­dus­trial de­be rea­li­zar un aná­li­sis del ries­go de ig­ni­ción e in­cluir­lo en el Do­cu­men­to de Pro­tec­ción con­tra Ex­plo­sio­nes de la plan­ta.

EL MAN­TE­NI­MIEN­TO JUE­GA UN PA­PEL CRU­CIAL EN EL CON­TROL DE SUS FUEN­TES DE IG­NI­CIÓN

En nues­tro pró­xi­mo nú­me­ro les ofre­ce­re­mos la se­gun­da par­te de es­te ar­tícu­lo, ti­tu­la­da ‘Aná­li­sis de las fuen­tes de ig­ni­ción me­cá­ni­cas (pro­ce­den­tes de equi­pos no eléc­tri­cos) II’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.