Ma­nuel Gar­cía Aso­cia­dos

MA­NUEL GAR­CÍA & BE­LÉN MORATALLA MA­NUEL GAR­CÍA ASO­CIA­DOS

Proyecto Contract (Casual Magazines) - - SUMARIO - EN­TRE­VIS­TA: MAR­CEL BE­NE­DI­TO. FO­TO­GRA­FÍA RE­TRA­TO: CLAROOSCURO FO­TO­GRA­FÍA.

Ma­nuel Gar­cía y Be­lén Moratalla son dos in­terio­ris­tas de re­fe­ren­cia que han sa­bi­do ex­ten­der la so­brie­dad y ele­gan­cia de sus in­te­rio­res más allá de la lo­ca­li­dad de El­che, don­de se ha­lla el es­tu­dio. El amor por el de­ta­lle y las eje­cu­cio­nes per­fec­tas ca­rac­te­ri­zan el tra­ba­jo de es­tos pro­fe­sio­na­les, que uti­li­zan la esen­cia del di­se­ño co­mo for­ma de ex­pre­sión.

“La téc­ni­ca y los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos ayu­dan a da­tar a la obra en el tiem­po”

Ex­plí­cad­nos bre­ve­men­te el desa­rro­llo de vues­tra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

M: Tras pa­sar por la Es­cue­la de Ar­te de Ali­can­te, co­men­cé a tra­ba­jar en una tien­da de mo­bi­lia­rio, com­pa­gi­nán­do­lo du­ran­te tres años con los Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Di­se­ño de In­te­rio­res que cur­sé en Orihue­la. An­tes de aca­bar la ca­rre­ra lle­gó mi pri­mer en­car­go, el Res­tau­ran­te D’Emma en El­che, el cual su­pu­so un an­tes y un des­pués en mi vi­da pro­fe­sio­nal. Des­de ahí co­men­cé a con­ca­te­nar nue­vos pro­yec­tos y clien­tes has­ta la ac­tua­li­dad, tra­ba­jan­do por mi cuen­ta des­de los ini­cios.

B: Mi tra­yec­to­ria en el mun­do del di­se­ño es más di­ver­sa: pe­se a ser di­plo­ma­da en Di­se­ño In­dus­trial, gran par­te de mi tra­ba­jo se ba­só ini­cial­men­te en el di­se­ño grá­fi­co. Jun­to a tres com­pa­ñe­ras de ca­rre­ra fun­dé Ma­ca­lu­la, un es­tu­dio mul­ti­dis­ci­pli­nar. Por otro la­do, tras un año en Mi­lán co­men­cé a in­tere­sar­me tam­bién por la ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res e in­gre­sé en la Es­cue­la de Ar­te de Va­len­cia. Tras va­rios años tra­ba­jan­do pa­ra di­ver­sos es­tu­dios, al co­no­cer a Ma­nuel de­ci­dí fi­nal­men­te for­mar tán­dem crea­ti­vo con él.

En la web de vues­tro es­tu­dio se ha­bla de ser­vi­cios in­te­gra­les, ¿qué im­pli­ca es­te com­pro­mi­so?

B: Nues­tra con­cep­ción del pro­yec­to se ba­sa en el di­se­ño de un to­do in­di­so­lu­ble en el que ca­da as­pec­to o de­ta­lle de­be ir re­la­cio­na­do pa­ra per­se­guir re­sul­ta­dos cohe­ren­tes y ar­mó­ni­cos. So­bre to­do en con­tract o re­tail, tan­to la mar­ca grá­fi­ca co­mo el di­se­ño del es­pa­cio for­man par­te de la ima­gen de la pro­pia em­pre­sa, y cuan­to más en sin­to­nía se en­cuen­tre és­ta, más só­li­da se­rá. A es­te res­pec­to, los ser­vi­cios de di­se­ño grá­fi­co, co­mu­ni­ca­ción, di­rec­ción crea­ti­va o ar­tís­ti­ca co­bran un es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo y nos per­mi­ten pro­por­cio­nar al clien­te una úni­ca so­lu­ción que le sol­ven­te con so­li­dez to­das sus ne­ce­si­da­des de di­se­ño.

Se­gún de­cla­ráis, el se­llo de vues­tro di­se­ño son va­lo­res co­mo la ar­mo­nía, la ele­gan­cia y la atem­po­ra­li­dad. ¿Có­mo se lo­gran?

M: Con per­se­ve­ran­cia, no sa­be­mos ha­cer­lo de otra for­ma. Al afron­tar ca­da pro­yec­to, de­di­ca­mos gran can­ti­dad de tiem­po a ca­da de­ta­lle. Nun­ca da­mos na­da por bueno sin po­ner­lo en du­da en nu­me­ro­sas oca­sio­nes: ha­ce­mos ga­la de una du­da me­tó­di­ca car­te­sia­na que ar­ti­cu­la el pro­yec­to de ini­cio a fin. Con ello per­se­gui­mos la ex­ce­len­cia, que el clien­te es­té ple­na­men­te sa­tis­fe­cho del es­pa­cio que re­ci­be: un in­te­rior ma­du­ra­do y que bus­ca per­du­rar en el tiem­po con ca­li­dad.

“El di­se­ño es nues­tro es­ti­lo de vi­da”, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra vo­so­tros el di­se­ño exac­ta­men­te?

B: Ma­nuel y yo nos co­no­ci­mos en un con­gre­so de di­se­ño y co­nec­ta­mos a la pri­me­ra. Nos ca­sa­mos a los po­cos años y des­de en­ton­ces com­pa­gi­na­mos vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Los dos so­mos aman­tes de to­do lo que tie­ne que ver con el ar­te, el di­se­ño o la ar­qui­tec­tu­ra; y pa­san­do to­do el día jun­tos, no es de ex­tra­ñar que to­do lo que nos ro­dea pa­se por el fil­tro del di­se­ño. No lo po­de­mos evi­tar.

M: So­mos afor­tu­na­dos al com­par­tir la mis­ma pro­fe­sión. Dis-

fru­ta­mos des­cu­brien­do nue­vas ciu­da­des, co­no­cien­do nue­vos pro­yec­tos, vi­si­tan­do es­pa­cios de tal o cual di­se­ña­dor… Nos gus­ta en­ri­que­cer­nos en nues­tro tiem­po li­bre con ex­po­si­cio­nes o sim­ple­men­te di­va­gan­do so­bre pro­yec­tos fu­tu­ros. Nos es im­po­si­ble se­pa­rar pla­cer de tra­ba­jo.

¿Os con­si­de­ráis es­pe­cia­lis­tas en al­gu­na ti­po­lo­gía de es­pa­cios pa­ra ne­go­cios?

M: Des­de el prin­ci­pio, y de una ma­ne­ra ca­sual, he­mos tra­ba­ja­do mu­cho di­se­ñan­do y eje­cu­tan­do jo­ye­rías de di­fe­ren­tes ti­po­lo­gías y ta­ma­ños. Tam­bién he­mos eje­cu­ta­do di­fe­ren­tes fran­qui­cias pa­ra fir­mas co­mo Pan­do­ra o Swa­rovs­ki.

B: Otro sec­tor en el que he­mos con­cu­rri­do a tra­vés de di­fe­ren­tes pro­yec­tos es el del cal­za­do. Por un la­do, he­mos rea­li­za­do mul-

“Nues­tro con­cep­to del pro­yec­to se ba­sa en el di­se­ño de un to­do in­di­so­lu­ble”

En vues­tro tra­ba­jo siem­pre hay cier­to res­pe­to por la tra­di­ción, por la he­ren­cia cul­tu­ral ¿nos po­déis am­pliar es­te pun­to de vis­ta?

M: Pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te con­tex­tua­li­zar to­dos y ca­da uno de los pro­yec­tos que abor­da­mos, bien sea un par­ti­cu­lar que nos en­car­ga su vi­vien­da, o bien una em­pre­sa que de­le­ga en no­so­tros el di­se­ño de sus tien­das. Pa­ra desa­rro­llar co­rrec­ta­men­te nues­tro tra­ba­jo ne­ce­si­ta­mos sa­ber de él, co­no­cer sus ne­ce­si­da­des y an­he­los, sa­ber dón­de es­tá el es­pa­cio y cuál es su his­to­ria pre­via. Por otro la­do, creo ade­más que nues­tros in­te­rio­res mues­tran un cier­to re­fle­jo de nues­tra pro­pia per­so­na­li­dad, am­bos rehui­mos de mo­das y de es­tri­den­cias, del di­se­ño co­mo es­pec­tácu­lo. Al con­tra­rio, per­se­gui­mos las so­lu­cio­nes sen­ci­llas que re­suel­ven lo com­ple­jo, que no son pe­re­ce­de­ras y de una es­té­ti­ca so­bria.

El di­se­ño grá­fi­co for­ma par­te de vues­tra ex­pe­rien­cia ¿es ne­ce­sa­rio lle­gar a to­das par­tes en es­te tra­ba­jo?

B: Pen­sa­mos que en un mun­do tan glo­bal co­mo en el que vi­vi­mos, don­de exis­te tan­ta ofer­ta y por tan­to se ge­ne­ra tan­ta com­pe­ten­cia, es fun­da­men­tal que to­das las es­tra­te­gias de di­se­ño que una em­pre­sa adop­te en torno su mar­ca sean cohe­ren­tes en­tre sí, bus­quen un mis­mo ob­je­ti­vo y par­tan to­das de un mis­mo aná­li­sis. Al for­mar equi­pos in­ter­nos de tra­ba­jo con un ca­rác­ter mul­ti­dis­ci­pli­nar, es­ta ta­rea se ha­ce más sen­ci­lla, abor­dan­do ca­da pro­yec­to des­de dis­tin­tos en­fo­ques y lo­gran­do re­sul­ta­dos más en­ri­que­ce­do­res.

¿Qué im­por­tan­cia tie­nen los avan­ces téc­ni­cos pa­ra vues­tra pro­fe­sión? ¿Cuá­les son los esen­cia­les? ti­tud de pro­yec­tos de in­terio­ris­mo pa­ra di­fe­ren­tes fir­mas, tam­bién he­mos tra­ba­ja­do el bran­ding de unas, e in­clu­so la di­rec­ción ar­tís­ti­ca y crea­ti­va de otras.

M: Creo que la téc­ni­ca y los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos son los que ayu­dan a da­tar a la obra en el tiem­po. En esen­cia, los con­cep­tos es­pa­cia­les y pro­yec­tua­les no han cam­bia­do tan­to des­de las Pri­me­ras Van­guar­dias del si­glo XX. Sin em­bar­go, hoy día, se cons­tru­ye de una for­ma to­tal­men­te di­fe­ren­te. Pa­ra no­so­tros, es im­pres­cin­di­ble ir un pa­so por de­lan­te del tiem­po en el que vi­vi­mos, adop­tan­do so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas no­ve­do­sas que nos ayu­den a di­luir el pa­so del tiem­po so­bre nues­tros in­te­rio­res. En ese sen­ti­do, pa­ra no­so­tros son esen­cia­les to­dos aque­llos avan­ces que nos ayu­dan a lu­char con­tra la ob­so­les­cen­cia, ob­te­nien­do con ello tec­no­lo­gías o ma­te­ria­les más du­ra­de­ros, con me­jo­res pres­ta­cio­nes y que ade­más tie­nen un me­nor im­pac­to me­dioam­bien­tal.

“Pa­ra ca­si to­dos los es­pa­cios se rea­li­zan pie­zas ex pro­fe­so”

¿Pre­fe­rís pro­yec­tos gran­des o pe­que­ños?

B: Yo creo que ca­da en­car­go tie­ne sus pros y con­tras. Hay pro­yec­tos que te em­be­le­san des­de el prin­ci­pio por su en­ver­ga­du­ra, pe­ro tam­bién sue­len di­la­tar­se más en el tiem­po. En ge­ne­ral, so­le­mos de­jar­nos cau­ti­var con ca­da pro­yec­to y desa­rro­llar­lo co­mo si fue­ra pa­ra no­so­tros, sin im­por­tar su mag­ni­tud.

¿Ha­béis di­se­ña­do pie­zas o mo­bi­lia­rio pa­ra de­ter­mi­na­do pro­yec­to?

“Es im­por­tan­te con­tex­tua­li­zar to­dos los pro­yec­tos que abor­da­mos”

M: Pa­ra ca­si to­dos los pro­yec­tos se rea­li­zan pie­zas ex pro­fe­so. Al abor­dar ca­da es­pa­cio co­mo un to­do, don­de ca­da de­ta­lle es im­por­tan­te y ade­más to­do ha de di­men­sio­nar­se mi­li­mé­tri­ca­men­te pa­ra que en­ca­je en el con­jun­to, pa­ra no­so­tros es una ta­rea muy co­mún. Pe­ro no só­lo pres­ta­mos aten­ción a su as­pec­to es­té­ti­co o for­mal, so­le­mos es­tu­diar y de­ta­llar los di­fe­ren­tes ma­te­ria­les que lo com­po­nen, sus en­cuen­tros, los he­rra­jes que lo con­for­man, su tex­tu­ra y aca­ba­do fi­nal, etc.

¿Qué re­tos plan­tea to­do lo re­la­cio­na­do con la sos­te­ni­bi­li­dad al in­terio­ris­mo?

B: La sos­te­ni­bi­li­dad es un con­cep­to muy am­plio que ca­da vez más se va im­po­nien­do en la so­cie­dad, y hoy en día son los pro­pios clien­tes los que co­mien­zan a re­cla­mar es­pa­cios más sos­te­ni­bles. En el in­terio­ris­mo se ma­te­ria­li­za muy cla­ra­men­te en to­do lo que tie­ne que ver con la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, el uso de unos u otros ma­te­ria­les, los pro­pios pro­ce­sos de eje­cu­ción, la apues­ta por la in­dus­tria lo­cal y la se­lec­ción de aque­llo que pro­duz­ca la me­nor hue­lla eco­ló­gi­ca.

¿Po­déis men­cio­nar un es­pa­cio que os ha­ya emo­cio­na­do?

M: A mí per­so­nal­men­te me en­can­ta la ar­qui­tec­tu­ra ma­té­ri­ca y aque­lla en la que se pres­ta un es­pe­cial in­te­rés a la pre­sen­cia de la luz. En nues­tro úl­ti­mo via­je a Por­tu­gal dis­fru­té mu­cho vi-

si­tan­do el Cen­tro de Ar­te y Crea­ti­vi­dad de Gui­ma­raes, la obra de Pi­tá­go­ras o la Se­de EDP de Ai­res Ma­teus en Lis­boa.

B: Co­mo in­te­rior, yo me de­can­to por la reha­bi­li­ta­ción de un pe­que­ño pa­la­cio del si­glo XVI ubi­ca­do en Ciu­da­de­la, Me­nor­ca, que reali­zó el Es­tu­dio Put­man pa­ra con­ver­tir­lo en un aco­ge­dor e in­creí­ble ho­tel, Can Faus­tino.

Ex­plí­ca­nos al­go so­bre los pro­yec­tos que te­néis en mar­cha es­te año.

M: En es­tos mo­men­tos, y des­de ha­ce un tiem­po, es­ta­mos desa­rro­llan­do más pro­yec­tos de in­terio­ris­mo re­si­den­cial que de in­terio­ris­mo cor­po­ra­ti­vo. De en­tre ellos des­ta­ca uno por su en­ver­ga­du­ra, en el que lle­va­mos tra­ba­jan­do ya unos años. Se tra­ta de un edi­fi­cio en es­truc­tu­ra que que­dó pa­ra­li­za­do por la cri­sis y cu­ya nue­va pro­pie­dad nos ha en­car­ga­do el di­se­ño in­te­gral del mis­mo.

B: En él he­mos di­se­ña­do sie­te vi­vien­das, tres de ellas cer­ca­nas a los 300 m2 ca­da una, don­de los pa­tios de luz se con­vier­ten en los pro­ta­go­nis­tas, re­ci­bien­do un tra­ta­mien­to si­mi­lar al de una vi­vien­da uni­fa­mi­liar. Ade­más tam­bién he­mos di­se­ña­do to­das las zo­nas co­mu­nes e in­clu­so las nue­vas fa­cha­das lle­van nues­tro se­llo.

MA­NUEL GAR­CÍA ASO­CIA­DOS. An­to­nio Flo­res 2, 2º. 03202 El­che. T. 965 452 983. www.ma­nuel-garcia.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.