Mo­le­cu­re

Wa­ter­from De­sign

Proyecto Contract (Casual Magazines) - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: KUOMIN LEE. TEX­TOS: PA­BLO ES­TE­LA.

El in­te­rior de es­te lo­cal, pro­yec­ta­do por Wa­ter­from De­sign en Tai­wán, no so­lo eli­mi­na los es­te­reo­ti­pos sino que le da a una far­ma­cia tra­di­cio­nal, con tres ge­ne­ra­cio­nes de an­ti­güe­dad, un as­pec­to to­tal­men­te di­fe­ren­te y me­jo­ra el va­lor de la es­tan­ca­da in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca.

El pro­pie­ta­rio de es­te lo­cal per­te­ne­ce a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia de­di­ca­da a las farmacias y con es­te pro­yec­to es­pe­ra sub­ver­tir la ima­gen tra­di­cio­nal de la far­ma­cia y fun­dir­la en un en­torno mo­derno di­ver­si­fi­ca­do. Al igual que su nom­bre, Mo­le­cu­re, se di­vi­de y re­or­ga­ni­za a par­tir de las pa­la­bras “Mo­lé­cu­la” y “Cu­ra”, mien­tras acer­cán­do­se al di­se­ño, se vuel­ve al pro­pó­si­to ori­gi­nal de ex­traer mo­lé­cu­las de la na­tu­ra­le­za pa­ra sin­te­ti­zar fár­ma­cos cu­ra­ti­vos. Así, sur­ge la idea de cons­truir un es­pa­cio que ellos lla­man “el la­bo­ra­to­rio ver­de”, que com­bi­na las cua­li­da­des apa­ren­te­men­te con­flic­ti­vas de lo pri­mi­ti­vo con la tec­no­lo­gía, al igual que los nue­vos com­pues­tos for­ma­dos gra­cias al bom­bar­deo mo­le­cu­lar.

Las for­mas de agre­ga­ción mo­le­cu­lar va­rían de trian­gu­la­res a po­li­go­na­les, es­fé­ri­cas a co­nos, y el cam­bio en su for­ma de­bi­do a las di­fe­ren­tes for­mas de agre­ga­ción pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te. Los au­to­res del pro­yec­to ex­traen las dos ca­rac­te­rís­ti­cas de la mo­lé­cu­la: “co­nec­ti­vi­dad” y “agre­ga­ción” en su di­se­ño. Por ejem­plo, usan­do ce­men­to pa­ra pe­gar can­tos ro­da­dos blan­cos en las dos pa­re­des im­po­nen­tes en el la­do iz­quier­do y de­re­cho, cu­ya tex­tu­ra ás­pe­ra da a las per­so­nas una sen­sa­ción de reali­dad.

El me­tal, el vi­drio li­viano y los acrí­li­cos trans­pa­ren­tes se en­tre­cru­zan y adop­tan lí­neas rec­tas pa­ra cons­truir los bas­ti­do­res de vi­sua­li­za­ción geo­mé­tri­ca­men­te per­fec­tos; al igual que la ex­pan­sión re­pe­ti­da de la mo­lé­cu­la, los ex­po­si­to­res pa­re­cen des­apa­re­cer del es­pa­cio, mien­tras que las dro­gas ac­túan co­mo pin­tu­ras pa­ra co­lo­rear las pa­re­des. El es­pa­cio flo­ta así en una im­pre­sio­nan­te at­mós­fe­ra de ar­te abs­trac­to.

La me­sa de la­bo­ra­to­rio es­tá rea­li­za­da en ma­de­ra ma­ci­za, la cor­te­za ori­gi­nal de un tron­co de más de cien años se usa co­mo ba­se de la me­sa, jun­to con las plan­tas ver­des col­gan­tes que cre­cen pro­fu­sa­men­te y le dan la apa­rien­cia de un bos­que ori­gi­nal. Es­to sub­vier­te la at­mós­fe­ra de una far­ma­cia tra­di­cio­nal y tam­bién con­vier­te la me­di­ci­na y la aten­ción mé­di­ca en un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble.

La far­ma­cia fun­cio­na co­mo una in­te­gra­ción sin pre­ce­den­tes de tres ti­pos de ne­go­cios: ex­hi­bi­ción de me­di­ca­men­tos, dis­pen­sa­ción y ex­pe­rien­cia de vi­da; y lo que los co­nec­ta es una cur­va­da es­ca­le­ra de ca­ra­col de co­bre, que ha­ce pen­sar en la es­truc­tu­ra de do­ble es­pi­ral de ADN en bio­lo­gía mo­le­cu­lar. In­nu­me­ra­bles agu­je­ros trian­gu­la­res si­mi­la­res a mo­lé­cu­las se cor­tan con lá­ser en las es­ca­le­ras pa­ra crear som­bras cu­yos sím­bo­los dis­per­san la som­bra de las ho­jas, co­mo un sa­lu­do a la na­tu­ra­le­za.

FI­CHA TÉC­NI­CA: FAR­MA­CIA MO­LE­CU­RE, Tai­chung, Tai­wan. Pro­yec­to: Wa­ter­from De­sign. Tai­pei City 10653 Tai­wan. www.wa­ter­from.com.

Tal co­mo lo deseó el due­ño, Mo­le­cu­re Phar­macy no so­lo se apar­ta del es­te­reo­ti­po fi­jo de las farmacias, sino que le da a la far­ma­cia tra­di­cio­nal un as­pec­to to­tal­men­te di­fe­ren­te y me­jo­ra el va­lor de la exis­ten­cia de la es­tan­ca­da in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca de Tai­wán, redefine el va­lor de la sa­lud des­de cua­tro as­pec­tos: me­di­ca­men­tos, ali­men­tos sa­lu­da­bles, die­ta y ejer­ci­cio, pe­ro tam­bién brin­da a las per­so­nas que pres­tan ca­da vez más aten­ción a la sa­lud un nue­vo es­pa­cio que in­te­gra la fun­ción, la es­té­ti­ca y el es­pí­ri­tu ex­pe­ri­men­tal.

La es­ca­le­ra de ca­ra­col de co­bre que se abre ha­cia el lu­cer­na­rio su­pe­rior des­de a plan­ta ba­ja re­cuer­da la es­pi­ral clá­si­ca del ADN de la bio­lo­gía mo­le­cu­lar, otro ho­me­na­je al ori­gen cien­tí­fi­co de la ac­ti­vi­dad del lo­cal.

Se evi­ta el mo­do uni­di­rec­cio­nal del ser­vi­cio de far­ma­cia tra­di­cio­nal: el nú­cleo del es­pa­cio es una me­sa de la­bo­ra­to­rio, don­de los far­ma­céu­ti­cos in­ter­ac­túan con los clien­tes. Jun­to con el área de dis­pen­sa­ción abier­ta y el sis­te­ma de ser­vi­cio de con­sul­to­ría in­te­gra­do del iPad, se crean fun­cio­nes de agre­ga­ción de in­for­ma­ción in­ter­ac­ti­va y ex­pe­rien­cia in­no­va­do­ra del clien­te.

El me­tal, el vi­drio li­ge­ro y los ma­te­ria­les acrí­li­cos trans­pa­ren­tes se en­tre­cru­zan y adop­tan lí­neas rec­tas pa­ra cons­truir los bas­ti­do­res de vi­sua­li­za­ción geo­mé­tri­ca­men­te per­fec­tos; al igual que la ex­pan­sión re­pe­ti­da de la mo­lé­cu­la, los ex­po­si­to­res pa­re­cen des­apa­re­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.