Alado Es­tu­dio

Proyecto Contract (Casual Magazines) - - SUMARIO - ALADO ES­TU­DIO EN­TRE­VIS­TA: ADA MAR­QUÉS. FO­TO­GRA­FÍA DEL EQUI­PO: ÒSCAR LANAU.

Afir­man los res­pon­sa­bles del es­tu­dio Alado de Tor­to­sa que es muy im­por­tan­te es­cu­char al clien­te pe­ro, co­mo pro­fe­sio­na­les, se ven en la obli­ga­ción de ir más allá, de apor­tar­le una nue­va vi­sión y con­se­guir que, en­tre sus ideas, sus emo­cio­nes y las su­yas, naz­ca un buen pro­yec­to. Es­to se des­pren­de de una his­to­ria de tra­ba­jo fa­mi­liar que abar­ca tres ge­ne­ra­cio­nes y se apre­cia en to­dos los pro­yec­tos.

Ex­pli­cad­nos bre­ve­men­te la tra­yec­to­ria del es­tu­dio.

Alado na­ció en el año 1942 cuan­do En­ri­que Alado Ama­ré abrió las puer­tas de un pe­que­ño ta­ller de car­pin­te­ría en la ciu­dad de Tor­to­sa, Ta­rra­go­na, uti­li­zan­do pa­ra tra­ba­jar ma­de­ras au­tóc­to­nas co­mo ce­re­zo, pe­ral y no­gal. En el año 1953, con tan so­lo 13 años en­tró a tra­ba­jar En­ri­que Alado Ale­xan­dri pa­ra apren­der el ofi­cio de eba­nis­ta que al­ter­nó con es­tu­dios noc­tur­nos. En 1974 un jo­ven En­ri­que apro­bó el exa­men en las prue­bas que se rea­li­za­ban pa­ra in­gre­sar en el Co­le­gio Na­cio­nal de De­co­ra­do­res de Madrid. Sin du­da, es­te fue un he­cho que su­pu­so un an­tes y un des­pués pa­ra la em­pre­sa.

A par­tir de en­ton­ces, Alado afron­ta un nue­vo re­to en el ám­bi­to del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior. Se ad­qui­rió un am­plio lo­cal cer­ca del ta­ller y en pleno cas­co ur­bano de Tor­to­sa, don­de se ubi­có el es­tu­dio de de­co­ra­ción y la ex­po­si­ción de mo­bi­lia­rio y to­dos los com­ple­men­tos. Se tra­ta­ba de un con­cep­to glo­bal que, en di­cha épo­ca, era un fac­tor di­fe­ren­cia­dor a ni­vel em­pre­sa­rial en la pro­vin­cia. Se rea­li­za­ban to­do ti­po de pro­yec­tos de in­te­rior pa­ra vi­vien­das, res­tau­ra­ción, hos­te­le­ría y to­da cla­se de lo­ca­les co­mer­cia­les, más es­pa­cios pro­fe­sio­na­les. El mo­de­lo fun­cio­nó hasta tal pun­to que el es­tu­dio/tien­da cre­ció y se tras­la­dó al es­pa­cio fí­si­co en el que nos en­con­tra­mos ac­tual­men­te mu­cho más cer­ca del ta­ller de pro­duc­ción, trans­for­mán­do­se en un es­tu­dio ac­tua­li­za­do con show­room de pro­duc­tos pro­pios y de ca­tá­lo­go. Lue­go vino otro cambio de­ci­si­vo.

¿En qué mo­men­to se pro­du­jo es­te cambio?

A fi­na­les de los 90, Jor­di Alado Su­bi­rats, con los es­tu­dios de Di­se­ño y Ar­qui­tec­tu­ra In­te­rior en la Es­cue­la Eli­sa­va de Bar­ce­lo­na, en­tró a for­mar par­te de la em­pre­sa, sien­do ac­tual­men­te el di­rec­tor crea­ti­vo. Al po­co tiem­po, hay que se­ña­lar una nue­va in­cor­po­ra­ción: En­ric Alado, In­ge­nie­ro de Edi­fi­ca­ción por la UPC de Bar­ce­lo­na que, des­pués de una ex­pe­rien­cia exterior, se in­cor­po­ró al equi­po, en­tran­do a for­mar par­te del staff de di­rec­ción.

Ac­tual­men­te, Alado es­tá for­ma­do por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de in­terio­ris­tas, téc­ni­cos en desa­rro­llo de pro­yec­tos, ar­qui­tec­tos, in­ge­nie­ros, ar­te­sa­nos for­ma­dos en nues­tro ta­ller, ade­más de un buen equi­po de ad­mi­nis­tra­ción. La ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da a lo lar­go de los años, los di­fe­ren­tes ti­pos de pro­yec­tos rea­li­za­dos

y la ca­pa­ci­dad del es­tu­dio por adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des cam­bian­tes de la so­cie­dad, le han he­cho evo­lu­cio­nar, que su tra­ba­jo se vea re­co­no­ci­do gra­ta­men­te y que, por tan­to, ca­da vez sea­mos más am­bi­cio­sos.

¿Cuál es la fi­lo­so­fía de tra­ba­jo esen­cial de Alado?

Nues­tra fi­lo­so­fía es­tá mar­ca­da por la pro­pia his­to­ria de la em­pre­sa. Aun­que pa­rez­ca un tó­pi­co, el es­tu­dio tie­ne mu­chas co­sas en co­mún con el con­cep­to de “fa­mi­lia” por dis­tin­tas ra­zo­nes. So­mos un equi­po téc­ni­co y crea­ti­vo for­ma­do por dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes. Hay per­so­nas que lle­van mu­chí­si­mos años en la em­pre­sa y otras más jó­ve­nes que lle­van me­nos, lo que pro­vo­ca una re­tro­ali­men­ta­ción muy in­tere­san­te a ni­vel de ex­pe­rien­cia, co­no­ci­mien­tos y téc­ni­cas, ade­más de una bo­ni­ta mez­cla en­tre tra­di­ción e in­no­va­ción.

Nos gus­ta tras­la­dar es­ta idea de fa­mi­lia­ri­dad, rea­li­zan­do una aten­ción muy per­so­na­li­za­da y tra­ba­jan­do el con­cep­to de “ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble” pa­ra que el clien­te to­me par­te del pro­ce­so y ex­pe­ri­men­te sen­sa­cio­nes cuan­do le pre­sen­ta­mos el pro­yec­to, cuan­do se le mues­tra la eje­cu­ción de la obra y cuan­do fi­nal­men­te la pue­de dis­fru­tar. Nos lo pa­sa­mos muy bien desa­rro­llan­do ar­qui­tec­tu­ra, in­terio­ris­mo o crean­do mue­bles pen­san­do en las per­so­nas que van a uti­li­zar nues­tros diseños o van a vi­vir o tra­ba­jar en nues­tras ideas. Es esen­cial rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes y cons­truc­cio­nes que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des de nues­tros clien­tes, ba­sán­do­nos en los prin­ci­pios de fun­cio­na­li­dad y du­ra­bi­li­dad, sin de­jar de la­do la es­té­ti­ca, lo atrac­ti­vo.

¿Os sen­tís es­pe­cia­lis­tas en pro­yec­tos de hos­te­le­ría?

No nos sen­ti­mos es­pe­cia­lis­tas en un campo con­cre­to. Co­mo ya he­mos co­men­ta­do, la his­to­ria del es­tu­dio vie­ne de muy le­jos y es­to nos ha per­mi­ti­do ha­cer pro­yec­tos de ám­bi­tos muy di­fe­ren­tes. He­mos di­se­ña­do o in­ter­ve­ni­do en vi­vien­das, to­da cla­se de lo­ca­les co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes, ho­te­les, ta­na­to­rios, pa­ra­das de mer­ca­do, es­tands de fe­ria… Sí que es cier­to que úl­ti­ma­men­te he­mos te­ni­do mu­chos en­car­gos re­la­cio­na­dos con la res­tau­ra­ción y la hos­te­le­ría y, de he­cho, te­ne­mos al­gu­nos de ellos en fa­se de pro­yec­to y otros de eje­cu­ción. Uno de los fac­to­res in­tere­san­tes que he­mos per­ci­bi­do en es­te ti­po de pro­yec­tos es que te per­mi­ten

pen­sar “en gran­de”. Los clien­tes que los en­car­gan sue­len ser más per­mi­si­vos con nues­tras ideas, ge­ne­ral­men­te bus­can el “im­pac­to” o el “es­pec­tácu­lo” y, por tan­to, po­de­mos apli­car nues­tro ima­gi­na­rio e in­clu­so al­gu­nas de nues­tras ocu­rren­cias re­pen­ti­nas con ma­yor fa­ci­li­dad o li­ber­tad.

¿Qué ven­ta­ja su­po­ne con­tar con un ta­ller de pro­duc­ción pro­pia?

Nu­me­ro­sas ven­ta­jas y te­ner­lo tan cer­ca, aún más. Cuan­do pen­sa­mos los pro­yec­tos, mu­chas ve­ces, pa­ra ge­ne­rar ho­mo­ge­nei­dad o pa­ra adap­tar­nos al es­pa­cio, di­se­ña­mos pie­zas de mo­bi­lia­rio “a me­di­da” que co­bran for­ma en nues­tro ta­ller. Otras ve­ces, qui­zás nos in­tere­sa huir de esa idea de “con­jun­to” y és­te nos per­mi­te pro­du­cir pie­zas únicas pa­ra crear aten­ción en un pun­to con­cre­to

y, a la vez, ge­ne­rar al clien­te la sen­sa­ción de po­seer al­go ex­clu­si­vo.

En el es­tu­dio crea­mos los diseños de las pie­zas de mo­bi­lia­rio y de los es­pa­cios. Pos­te­rior­men­te, los tras­la­da­mos a nues­tros ar­te­sa­nos y dis­cu­ti­mos con ellos los as­pec­tos téc­ni­cos, pro­du­cién­do­se así un in­ter­cam­bio de ideas. En el ta­ller, ade­más de pro­du­cir, tam­bién res­tau­ra­mos mue­bles, ex­pe­ri­men­ta­mos, pro­ba­mos ma­te­ria­les y tes­ta­mos nues­tros diseños y cons­truc­cio­nes, ge­ne­ral­men­te de ma­de­ra.

Por ejem­plo, cuan­do es­tá­ba­mos rea­li­zan­do el pro­yec­to del úl­ti­mo es­tand pa­ra la Fe­ria de Za­ra­go­za de Mue­bles JJP, crea­mos en el ta­ller al­gu­nas de las pa­re­des de pa­lés, dón­de se ge­ne­ra­ban dis­tin­tos hue­cos ex­po­si­ti­vos que re­que­rían de un ma­yor re­fuer­zo con vi­gas. Allí mis­mo, ter­mi­na­mos de to­mar de­ci­sio­nes so­bre

“Es im­pre­sio­nan­te el re­sul­ta­do de usar ma­te­ria­les in­no­va­do­res y tra­di­cio­na­les jun­tos”

as­pec­tos es­truc­tu­ra­les, for­ma­les, so­bre al­gu­nos aca­ba­dos y par­te de la ilu­mi­na­ción. Ade­más, el ha­ber cons­trui­do al­gu­nas pie­zas y zo­nas del es­tand en nues­tras ins­ta­la­cio­nes, nos per­mi­tió tras­la­dar a la fe­ria al­gu­nas par­tes ya pre-mon­ta­das y así aho­rrar tiem­po de eje­cu­ción en és­ta.

¿Cuán­do se im­po­ne tra­ba­jar con ma­te­rial pro­ce­den­te de ca­tá­lo­gos?

Hay clien­tes que nos pi­den o ne­ce­si­tan pie­zas con unas ca­rac­te­rís­ti­cas muy con­cre­tas o es­pe­cia­les que no exis­ten en el mer­ca­do o que sim­ple­men­te nos re­sul­ta más rá­pi­do crear­las que bus­car­las y que nos las su­mi­nis­tren. En el show­room ex­po­ne­mos y ven­de­mos al­gu­nas pro­duc­cio­nes rea­li­za­das en el ta­ller y pro­duc­tos de ca­tá­lo­go. La ofer­ta que hay en el mer­ca­do es muy ex­ten­sa. Exis­ten pie­zas muy in­tere­san­tes que se fa­bri­can con ma­te­ria­les y téc­ni­cas que apor­tan muy bue­nas so­lu­cio­nes. De­bi­do a es­to, la ma­yor par­te de las ven­tas que se rea­li­zan di­rec­ta­men­te en nues­tra tien­da, son de pro­duc­tos de ca­tá­lo­go.

¿Cuá­les son los avan­ces téc­ni­cos que os per­mi­ten afron­tar nue­vos re­tos?

A lo lar­go de los años, el es­tu­dio ha vi­vi­do una evo­lu­ción con­ti­nua de las téc­ni­cas y las he­rra­mien­tas que le ha per­mi­ti­do afron­tar pro­yec­tos más com­ple­jos y am­bi­cio­sos.

Es im­por­tan­te es­tar al día de los úl­ti­mos avan­ces. No obs­tan­te, cree­mos que no se de­be to­mar co­mo una im­po­si­ción uti­li­zar lo úl­ti­mo del mer­ca­do, sino que se de­be con­si­de­rar co­mo una he­rra­mien­ta más. Es in­tere­san­te co­no­cer­los y sa­ber có­mo fun­cio­nan, por­qué qui­zás en el mo­men­to que los des­cu­bri­mos no los ne­ce­si­ta­mos, pe­ro en fu­tu­ros pro­yec­tos nos pue­den re­sol­ver pro­ble­mas o apor­tar al­go que que­re­mos trans­mi­tir.

Ac­tual­men­te exis­ten apli­ca­cio­nes y pro­gra­mas con los que po­de­mos ge­ne­rar imá­ge­nes y re­crea­cio­nes im­pre­sio­nan­tes, que nos per­mi­ten tras­la­dar al clien­te al es­pa­cio que he­mos di­se­ña­do y ge­ne­rar sen­sa­cio­nes po­si­ti­vas. Con dis­po­si­ti­vos co­mo las ta­blets, po­de­mos rea­li­zar es­que­mas y es­bo­zos en la pro­pia obra y man­dar­los a to­das las per­so­nas que ne­ce­si­te­mos al ins­tan­te. Te­ne­mos he­rra­mien­tas y má­qui­nas que per­mi­ten ha­cer aca­ba­dos y en­cuen­tros de pie­zas que, años atrás, no nos po­día­mos ima­gi­nar que con­se­gui­ría­mos en nues­tro ta­ller. Exis­ten téc­ni­cas cons­truc­ti­vas y de­ta­lles téc­ni­cos que nos ayu­dan a re­du­cir el tiem­po de eje­cu­ción y téc­ni­cas de ilu­mi­na­ción y au­dio­vi­sua­les con los que po­de­mos ge­ne­rar to­do ti­po de am­bien­tes. En de­fi­ni-

ti­va, ele­men­tos que nos ha­cen las co­sas más fá­ci­les, que nos ayu­dan a ge­ne­rar sen­sa­cio­nes, per­mi­ten acor­tar dis­tan­cias y re­du­cir el tiem­po de cons­truc­ción.

¿Y los nue­vos ma­te­ria­les?

Los ma­te­ria­les son ele­men­tos fun­da­men­ta­les que pue­den cam­biar la per­cep­ción de cual­quier es­pa­cio o pro­duc­to. Del mis­mo mo­do que su­ce­de con los avan­ces téc­ni­cos, tam­bién de­be­mos co­no­cer los nue­vos ma­te­ria­les y ver có­mo evo­lu­cio­nan los que ya exis­ten en el mer­ca­do.

Ba­sán­do­nos en la idea de fun­cio­na­li­dad, du­ra­bi­li­dad y es­té­ti­ca, cree­mos que de­be­mos ele­gir los ma­te­ria­les, no por el he­cho de ser nue­vos, sino porque nos per­mi­ten con­se­guir lo que bus­ca­mos. Es im­pre­sio­nan­te el re­sul­ta­do que se pue­de lo­grar en un es­pa­cio uti­li­zan­do ma­te­ria­les in­no­va­do­res y tra­di­cio­na­les con­jun­ta­men­te.

Sí que es cier­to que, ca­da vez, son más los ma­te­ria­les nue­vos

“Los usua­rios de un ho­tel son muy variopintos y, por tan­to, de­be­mos abrir el aba­ni­co de op­cio­nes”

que per­mi­ten afron­tar re­tos a ma­yor es­ca­la. En el es­tu­dio apos­ta­mos por aque­llos que ofre­cen re­sis­ten­cia y du­ra­bi­li­dad, me­jo­ran la er­go­no­mía y ge­ne­ran sen­sa­ción de confort co­mo, por ejem­plo, los nue­vos ma­te­ria­les de ab­sor­ción acús­ti­ca, pa­pe­les mu­ra­les y te­ji­dos vi­sual­men­te in­creí­bles o ma­te­ria­les pa­ra mo­bi­lia­rio que se adap­tan al cuer­po de un mo­do asom­bro­so.

¿Cuá­les son los re­tos an­te un nue­vo pro­yec­to de ho­tel?

Es im­por­tan­te rea­li­zar un es­tu­dio ex­haus­ti­vo del en­torno del ho­tel y de la es­ca­la que va a te­ner; ana­li­zar las vis­tas exis­ten­tes y las que po­de­mos ge­ne­rar. De­be­mos te­ner en cuen­ta la te­má­ti­ca o el ca­rác­ter del ho­tel y el am­bien­te que que­re­mos crear. En el ca­so de los pro­yec­tos de vi­vien­das, sa­be­mos quién va a vi­vir en ellas. Al te­ner un tra­to di­rec­to con los clien­tes, co­no­ce­mos sus ne­ce­si­da­des y po­de­mos ob­te­ner mu­cha in­for­ma­ción de có­mo ge­ne­rar es­pa­cios con­for­ta­bles y fun­cio­na­les. En el ca­so de los ho­te­les, los usua­rios de un mis­mo es­pa­cio pue­den ser muy variopintos y, por tan­to, de­be­mos abrir el aba­ni­co de op­cio­nes y ne­ce­si­da­des a sa­tis­fa­cer. Los usua­rios es­ta­rán vi­vien­do allí so­lo tem­po­ral­men­te, no obs­tan­te, de­be­mos ha­cer que re­cuer­den su es­tan­cia co­mo una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va.

Cuan­do di­se­ña­mos las ha­bi­ta­cio­nes, es fun­da­men­tal ge­ne­rar un am­bien­te agra­da­ble; pen­sar pri­me­ro en la co­mo­di­dad del usua­rio y se­gui­da­men­te en la es­té­ti­ca, sin ob­viar nin­gu­na de las dos pre­mi­sas. An­tes de plan­tear el hall y las zo­nas co­mu­nes, rea­li­za­mos un gran ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción. Los es­pa­cios de ac­ce­so al ho­tel son la car­ta de pre­sen­ta­ción, lo que nos per­mi­ten cau­sar una bue­na im­pre­sión desde el ini­cio de la es­tan­cia. De­be­mos sa­ber cuán­do hay que trans­mi­tir tran­qui­li­dad y se­re­ni­dad, y cuán­do po­de­mos trans­for­mar­los en un es­pec­tácu­lo o en es­pa­cios de ex­po­si­ción de pie­zas sin­gu­la­res, por ejem­plo.

¿Po­déis men­cio­nar un es­pa­cio que os ha­ya emo­cio­na­do?

Al ser unas cuan­tas per­so­nas en el es­tu­dio, es com­pli­ca­do de­ci­dir­se por uno en con­cre­to. Nos fas­ci­nan, por ejem­plo, los jue­gos y con­tras­tes de luz en las du­nas del Saha­ra y la ma­gia, cu­rio­si­dad y en­can­to que des­pren­den co­mer­cios cen­te­na­rios co­mo la Ce­re­ria Su­bi­rà de Bar­ce­lo­na. Nos emo­cio­nan los co­lo­res, las sen­sa­cio­nes y la ca­li­dez de la Fa­ge­da en los Puer­tos de Tor­to­sa-Be­ceit en oto­ño. Tam­bién, el es­pec­tácu­lo y la in­men­si­dad de las ca­lles y los edi­fi­cios de Man­hat­tan. Nos atraen los es­pa­cios y lu­ga­res que de al­gún mo­do ge­ne­ran actividad y que ofre­cen ex­pe­rien­cias pa­ra re­cor­dar, ma­ra­vi­llas co­mo los atar­de­ce­res cam­bian­tes en el Del­ta del Ebro.

“Es la ex­pe­rien­cia dia­ria la que nos nu­tre de la ma­yor par­te de ideas pa­ra fu­tu­ros pro­yec­tos”

¿Dón­de en­con­tráis ideas pa­ra los fu­tu­ros pro­yec­tos?

Del aná­li­sis pre­vio del en­torno fí­si­co, cul­tu­ral y de los usua­rios del es­pa­cio a diseñar o in­ter­ve­nir, sur­gen mu­chas ideas im­por­tan­tes. No obs­tan­te, es la ex­pe­rien­cia del día a día la que nos nu­tre de la ma­yor par­te de ideas pa­ra fu­tu­ros pro­yec­tos. Se nos ocu­rren diseños le­yen­do pu­bli­ca­cio­nes, vien­do pe­lí­cu­las o se­ries, en el tea­tro, vi­si­tan­do fe­rias y ex­po­si­cio­nes, re­co­rrien­do pai­sa­jes, via­jan­do, ob­ser­van­do obras de re­fe­ren­tes, cuan­do es­ta­mos re­la­ja­dos, re­cor­dan­do in­fi­ni­tos mo­men­tos y lu­ga­res.

¿Qué pro­yec­to os gus­ta­ría afron­tar y no os han en­car­ga­do to­da­vía?

Un pro­yec­to que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas su­pu­sie­ra un gran re­to. Un en­car­go que nos per­mi­tie­ra ex­pe­ri­men­tar y crear con to­tal li­ber­tad. Qui­zás un con­jun­to de es­pa­cios, co­mo un ho­tel o res­tau­ran­te, lle­va­dos al má­xi­mo ni­vel del con­cep­to “es­pec­tácu­lo”.

Ex­pli­cad­nos al­go so­bre los pro­yec­tos en mar­cha…

No po­de­mos con­ta­ros mu­chos de­ta­lles, pe­ro sí que po­de­mos nom­bra­ros los pro­yec­tos que nos ocu­pan ac­tual­men­te. Es­ta­mos rea­li­zan­do tan­to pro­yec­tos de ti­po­lo­gías en las que ya nos sen­ti­mos muy có­mo­dos, co­mo otras que su­po­nen una no­ve­dad pa­ra no­so­tros y nos per­mi­ten am­pliar mu­cho más nues­tros co­no­ci­mien­tos. Ha­bla­mos, por ejem­plo, de una con­sul­ta de ci­ru­gía es­té­ti­ca en Bar­ce­lo­na. Ac­tual­men­te es­ta­mos fi­na­li­zan­do un nue­vo pro­yec­to del sec­tor res­tau­ra­ción, la re­no­va­ción de un es­ta­ble­ci­mien­to de gas­tro­no­mía me­di­te­rrá­nea. En el ca­so del sec­tor hos­te­le­ría, he­mos di­se­ña­do un pe­que­ño ho­tel en el Del­ta de l’Ebre, que ac­tual­men­te es­tá en fa­se de pro­yec­to, y es­ta­mos lle­van­do a ca­bo el in­terio­ris­mo de dos ho­te­les de ma­yor en­ver­ga­du­ra en la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na.

Si ha­bla­mos de es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, de­be­mos nom­brar la re­no­va­ción del con­cep­to de una agro­tien­da, de un lo­cal de mo­da y un cen­tro de es­té­ti­ca. A ni­vel de pro­yec­tos de es­pa­cios de tra­ba­jo, es­ta­mos cen­tra­dos en el di­se­ño del in­te­rior de un edi­fi­cio de ofi­ci­nas de gran for­ma­to. Por lo que res­pec­ta al ám­bi­to de las vi­vien­das, ac­tual­men­te es­ta­mos ma­te­ria­li­zan­do va­rios pro­yec­tos de reha­bi­li­ta­ción, de re­no­va­ción y de crea­ción de ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior re­si­den­cial en la pro­vin­cia de Ta­rra­go­na, Gi­ro­na y Bar­ce­lo­na.

34

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.