VI­SIO­NES

Yeregui Ar­qui­tec­tos

Proyecto Contract Especial - - Sumario -

FOTO RE­TRA­TO: GON­ZA­LO ALVEAR. EN­TRE­VIS­TA: ADA MAR­QUÉS. EQUI­PO DE IZ­QUIER­DA A DE­RE­CHA: EDUAR­DO YEREGUI MAR­TÍN,

CRIS­TI­NA YEREGUI MAR­TÍN Y AN­TON YEREGUI URANGA.

Yeregui Ar­qui­tec­tos es un es­tu­dio con se­de en Marbella, es­pe­cia­li­za­do en ho­te­les, res­tau­ran­tes y clu­bes de golf. Sus res­pon­sa­bles es­tán con­ven­ci­dos de que la ca­li­dad del en­torno tie­ne una in­fluen­cia di­rec­ta en la ca­li­dad de las vi­das. Tra­ba­jan con un en­fo­que de di­se­ño y pla­ni­fi­ca­ción que abar­ca tec­no­lo­gía de van­guar­dia, uso de los úl­ti­mos ma­te­ria­les de cons­truc­ción y con­cep­tos es­pa­cia­les, a la vez que em­pa­ti­za con la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal del en­torno del pro­yec­to.

¿La ca­li­dad de nues­tro en­torno in­flu­ye en la ca­li­dad de vi­da, co­mo de­cís en vues­tra web?

To­tal­men­te. La bús­que­da de la be­lle­za es un fin im­por­tan­tí­si­mo. Si crea­mos un en­torno apacible, ar­mó­ni­co, equi­li­bra­do, sen­ci­llo y nue­vo en nues­tro archivo es­té­ti­co, sen­ta­mos una ba­se muy importante pa­ra el de­sa­rro­llo de nues­tras re­la­cio­nes so­cia­les. Ade­más, tam­bién es importante fa­ci­li­tar un en­torno que nos per­mi­ta re­la­jar­nos. Con los efec­tos de ilu­mi­na­ción, la ex­plo­sión de co­lo­res, e in­clu­so la mú­si­ca tam­bién se ob­tie­nen re­sul­ta­dos be­ne­fi­cio­sos.

Ex­pli­cad­nos bre­ve­men­te vues­tra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y el ori­gen del es­tu­dio…

El es­tu­dio Yeregui Ar­qui­tec­tos tie­ne sus orí­ge­nes en un pri­mer es­tu­dio crea­do en Vi­to­ria por An­ton Yeregui en 1980, tras­la­dán­do­se a Marbella en 1989. En el año 2000, con la in­cor­po­ra­ción de Cris­ti­na y Eduar­do Yeregui, se for­mó Yeregui Ar­qui­tec­tos, apor­tan­do una vi­sión más con­tem­po­rá­nea a ni­vel de di­se­ño.

Ho­tel Abba Hues­ca

Rea­li­za­ron es­te pro­yec­to en el año 2003, ins­pi­rán­do­se en los pai­sa­jes ne­va­dos de Hues­ca y en las sua­ves cur­vas de sus la­de­ras. Por ese mo­ti­vo di­se­ñan si­nuo­sas cur­vas blan­cas pa­ra el hall prin­ci­pal, es­pa­cio cen­tral del edi­fi­cio. Pro­yec­tan asi­mis­mo una gran lá­mi­na re­flec­tan­te ver­ti­cal en el eje ver­ti­cal del mis­mo es­pa­cio si­mu­lan­do una cas­ca­da de agua. El efec­to que bus­can con­se­guir es el de iden­ti­fi­car el in­te­rior del ho­tel con el en­torno que lo ro­dea.

¿Có­mo se ar­mo­ni­za la tec­no­lo­gía de van­guar­dia con la ar­qui­tec­tu­ra lo­cal?

Es fun­da­men­tal se­guir de cer­ca la tec­no­lo­gía más avan­za­da, pues­to que la in­dus­tria nos ofre­ce de ma­ne­ra con­ti­nua ma­te­ria­les y mé­to­dos cons­truc­ti­vos no­ve­do­sos. El rit­mo que exige es­ta ofer­ta es enor­me y apa­sio­nan­te. Es­to in­flu­ye muy po­si­ti­va­men­te en el di­se­ño, ya que au­men­ta el ni­vel de con­fort y abre un aba­ni­co enor­me de po­si­bi­li­da­des en la crea­ti­vi­dad de los pro­fe­sio­na­les del di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, per­mi­tien­do ser evo­lu­ti­vo y res­pe­tuo­so con la tra­di­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca al mis­mo tiem­po.

La ar­qui­tec­tu­ra de­be pro­por­cio­nar una ex­pe­rien­cia flui­da des­de el exterior al in­te­rior ¿nos po­déis ex­pli­car es­te con­cep­to?

La flui­dez del re­co­rri­do des­de el exterior al in­te­rior obli­ga a una de­ter­mi­na­ción pro­gre­si­va del es­pa­cio des­de un pun­to de par­ti­da que pue­de ser abier­to y eté­reo (la ca­lle de una ur­ba­ni­za­ción) o más den­so (el por­tal de una ca­lle es­tre­cha). En am­bos ca­sos, la la­bor del ar­qui­tec­to es que es­te re­co­rri­do va­ya en unos ca­sos, au­men­tan­do pro­gre­si­va­men-

te la sen­sa­ción de co­bi­jo de una ma­ne­ra li­neal, o en otros sor­pren­dien­do agra­da­ble­men­te, co­mo en la tra­di­ción ro­ma­na, pa­san­do de un ves­tí­bu­lo más ce­rra­do, a un es­pa­cio que rom­pa por sus pro­por­cio­nes con los es­que­mas do­més­ti­cos. No hay una re­gla fi­ja.

¿Os con­si­de­ráis es­pe­cia­lis­tas en di­se­ño de ho­te­les? ¿Su­po­ne al­gu­na ven­ta­ja?

La es­pe­cia­li­za­ción so­lo la da la ex­pe­rien­cia. La ma­yo­ría de los cer­ca de cin­cuen­ta ho­te­les en los que he­mos tra­ba­ja­do, lo he­mos he­cho en co­la­bo­ra­ción con otros com­pa­ñe­ros que ha­cían la obra ci­vil, de­jan­do el edi­fi­cio “en cru­do” pa­ra que no­so­tros ha­bi­li­tá­ra­mos to­do el in­te­rior. Pa­ra ello apor­tá­ba­mos nues­tro con­cep­to de es­pa­cios. Es­to ha fun­cio­na­do siem­pre muy bien. Co­no­ce­mos las prio­ri­da­des de los pro­fe­sio­na­les ho­te­le­ros, y la ne­ce­si­dad de que, por ejem­plo, un di­se­ño no que­de ob­so­le­to en, por lo me­nos, diez años. Los ma­te­ria­les de­ben so­por­tar un uso in­ten­so y los ais­la­mien­tos acús­ti­cos de­ben ser efec­ti­vos. Siem­pre se bus­ca un di­se­ño no­ve­do­so que, aun­que res­pe­tan­do el en­torno, rom­pa con la iner­cia y apor­te no­ve­dad.

¿Qué es lo que más preo­cu­pa al em­pre­sa­rio ho­te­le­ro en la ac­tua­li­dad?

En la res­pues­ta an­te­rior he­mos des­cri­to par­te de las pre­fe­ren­cias de los em­pre­sa­rios ho­te­le­ros. Las so­lu­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas pue­den ser muy am­bi­cio­sas, y el as­pec­to de ren­ta­bi­li­dad de­be im­pe­rar pa­ra un ne­go­cio en el que la in­ver­sión se re­cu­pe­ra a un rit­mo mo­de­ra­do.

Ca­de­nas ho­te­le­ras o pe­que­ños ne­go­cios ¿con quién es más fácil tra­ba­jar?

Si la ca­de­na ho­te­le­ra tie­ne un buen equi­po di­rec­ti­vo y res­pe­tan al pro­fe­sio­nal por el que se han de­ci­di­do, el tra­ba­jo es más fácil.

¿La ma­si­fi­ca­ción del fe­nó­meno tu­rís­ti­co com­por­ta cam­bios en el ne­go­cio? (ho­te­les bou­ti­que, low cost…)

La ma­si­fi­ca­ción del fe­nó­meno tu­rís­ti­co vie­ne dis­fra­za­da de mu­chos be­ne­fi­cios, pe­ro a la lar­ga per­ju­di­ca por el ex­ce­so de ofer­ta y el des­con­trol de la mis­ma. Es inevi­ta­ble y, por tan­to, hay que adap­tar­se a es­ta nue­va si­tua­ción ofre­cien­do un ser­vi­cio más per­so­na­li­za­do y pro­fe­sio­nal.

¿Pre­fe­rís pro­yec­tos gran­des o pe­que­ños?

El ar­qui­tec­to tie­ne una vo­ca­ción de coor­di­na­dor in­he­ren­te a su pro­fe­sión. Si la co­la­bo­ra­ción con otros pro­fe­sio­na­les (in­ge­nie­ros, fa­bri­can­tes, etc…) se rea­li­za bien, no hay di­fe­ren­cia en­tre un pro­yec­to gran­de y uno pe­que­ño, pues en am­bos los ca­pí­tu­los del pro­yec­to son los mis­mos.

¿Ho­te­les pa­ra sen­tir­se co­mo en ca­sa u ho­te­les ex­pe­rien­cia pa­ra los clien­tes?

Si un via­je­ro lo es por obli­ga­ción y sin ilu­sión, lo me­jor es ofre­cer­le una es­tan­cia do­més­ti­ca que se pa­rez­ca a la que le ro­dea en su vi­da dia­ria. Pe­ro un ver­da­de­ro via­je­ro bus­ca ex­pe­rien­cias gra­ti­fi­can­tes que de­be­mos ofre­cer­le, y que, por lo ge­ne­ral, sa­tis­fa­cen agra­da­ble­men­te su cu­rio­si­dad.

¿Qué im­por­tan­cia tie­nen los avan­ces téc­ni­cos pa­ra vues­tra pro­fe­sión? ¿Cuá­les son los más esen­cia­les?

En el trans­cur­so de cin­co mil años, el ar­qui­tec­to ha ido de­pu­ran­do la fi­lo­so­fía de uti­li­za­ción de los ma­te­ria­les, que, co­mo la pie­dra y la ma­de­ra, le han acom­pa­ña­do en to­das sus obras. De re­pen­te, y en muy po­cos años, te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción ma­te­ria­les que la in­dus­tria pro­du­ce a un rit­mo in­creí­ble. No te­ne­mos tiem­po ma­te­rial pa­ra desa­rro­llar una fi­lo­so­fía pa­ra su uso, no co­no­ce­mos su com­por­ta­mien­to a muy lar­go pla­zo (ni pa­re­ce que nos im­por­te). La po­si­bi­li­dad, por ejem­plo, de crear una ca­sa to­tal­men­te trans­pa­ren­te, nos plan­tea du­das so­bre nues­tra ne­ce­si­dad de pri­va­ci­dad, de co­bi­jo y de re­la­ción con el

en­torno. Hay un des­con­cier­to importante en es­te sen­ti­do y, a la vez, una ten­ta­ción de in­no­va­ción muy fuer­te.

¿Có­mo se com­pa­gi­na la crea­ción de un ho­tel con la sos­te­ni­bi­li­dad?

La com­pa­gi­na­ción de crea­ti­vi­dad y sos­te­ni­bi­li­dad de un ho­tel se ba­sa prin­ci­pal­men­te en la pro­duc­ción de ener­gía: agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria, cli­ma­ti­za­ción, con­su­mo eléc­tri­co, etc… La re­uti­li­za­ción del ca­lor ya se es­tá rea­li­zan­do, así co­mo la uti­li­za­ción de apa­ra­tos de ba­jo con­su­mo, aun­que to­da­vía fal­ta mu­cho en el sen­ti­do de re­si­duos, por ejem­plo.

¿Un ho­tel im­pres­cin­di­ble des­de el pun­to de vis­ta de su di­se­ño? El Ho­tel Ro­se­wood de Lon­dres.

¿Cuá­les son las fuen­tes de ins­pi­ra­ción en es­te cam­po del in­terio­ris­mo?

Las fuen­tes de ins­pi­ra­ción siem­pre par­ten de la ubi­ca­ción del ho­tel, del ca­rác­ter que se pre­ten­de con­se­guir en cuan­to a la ca­li­dad del mis­mo o de la lí­nea a se­guir por la ca­de­na. Hay otros ca­sos en los que un mo­nu­men­to muy pró­xi­mo, por ejem­plo, pue­de ser­vir de ins­pi­ra­ción. Nun­ca de­ben se­guir­se ten­den­cias de mo­das que, por su vo­la­ti­li­dad, van en con­tra de la idea de un di­se­ño que no ne­ce­si­ta re­no­var­se ca­da dos años.

Ex­pli­cad­nos al­go so­bre los pro­yec­tos en mar­cha…

En es­te mo­men­to te­ne­mos un pro­yec­to de ho­tel en Bar­ce­lo­na, que am­plía un ho­tel ya exis­ten­te, re­no­ván­do­lo por com­ple­to. Su con­cep­to es ur­bano, y, co­mo exige Bar­ce­lo­na, de di­se­ño muy ac­tual. Un gran com­ple­jo de Apart­ho­tel en pri­me­ra lí­nea de la cos­ta ga­di­ta­na y en el que he­mos se­gui­do una lí­nea de com­po­si­ción ma­ri­na. Tam­bién es­ta­mos re­for­man­do edi­fi­cios de apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos en Má­la­ga ca­pi­tal. Son nues­tros pro­yec­tos ho­te­le­ros en mar­cha.

Ho­tel Eu­ro­fo­rum El Es­co­rialrial y su en­torno. Un tra­ba­jo de in­terio­ris­mo res­pe­tuo­so que bus­ca el con­fort de un es­pa­cio de­di­ca­do es­pe­cial­men­te a reu­nio­nes de tra­ba­jo.

Un es­pa­cio que aú­na con­fort, tra­di­ción y fun­cio­na­li­dad a par­tes igua­les. Se po­ten­cian las im­pre­sio­nan­tes vis­tas del Mo­nas­te­rio de San Lo­ren­zo del Es­co-

Co­no­ce­mos las prio­ri­da­des de los pro­fe­sio­na­les ho­te­le­rosres­pec­to al di­se­ñoHo­tel Abba Ber­línciu­dad des­pués de la caí­da del mu­ro, por lo que uti­li­zan fo­to­gra­fías al­go abs­trac­tas de sus edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos mo­der­nos pa­ra en­vol­ver las pa­re­des. Jue­gan tam­bién con una ilu­mi­na­ción muy efec­tis­ta, y un mo­bi­lia­rio di­ver­ti­do y van­guar­dis­ta.

Afron­tan es­te pro­yec­to en el año 2008, con gran ilu­sión por es­tar ubi­ca­do en la es­ti­mu­lan­te ciu­dad de Ber­lín, en el ba­rrio de Char­lot­ten­bourg. Pa­ra el di­se­ño de los es­pa­cios in­te­rio­res se inspiran en la ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia que se desa­rro­lló en la

La ma­si­fi­ca­ción del fe­nó­meno tu­rís­ti­co per­ju­di­ca por el ex­ce­so de ofer­ta

Ho­tel Abba Pa­la­cio Ari­zonSe reha­bi­li­tó un an­ti­guo pa­la­cio en San­lú­car de Ba­rra­me­da pa­ra al­ber­gar un ho­tel. Rea­li­zan el pro­yec­to de in­terio­ris­mo en el año 2010 con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var la esen­cia del pa­la­cio, y de crear a su vez un am­bien­te con­tem­po­rá­neo. Pa­ra ello amue­blan el pa­tio con so­fás de lí­neas mo­der­nas, pe­ro en co­lor blan­co, pa­ra po­ten­ciar los po­ten­tes co­lo­res de sus fa­cha­das in­te­rio­res. Lo mis­mo se ha­ce con las lám­pa­ras. En las zo­nas de ac­ce­so a las ha­bi­ta­cio­nes, re­crean el am­bien­te bo­de­gue­ro de San­lú­car uti­li­zan­do ma­de­ra u mu­ra­les con fo­to­gra­fías de ba­rri­cas de vino.

Ho­tel Ri­be­ra de Tria­naHo­tel de cua­tro es­tre­llas ubi­ca­do en una de las zo­nas más em­ble­má­ti­cas de la ciu­dad, el po­pu­lar Ba­rrio de Tria­na. Sus ca­lles y pla­zue­las, el bu­lli­cio que se no­ta en el am­bien­te, sus ba­res y res­tau­ran­tes ha­cen de Tria­na uno de los ba­rrios más atrac­ti­vos de Se­vi­lla. Las ha­bi­ta­cio­nes dis­fru­tan de ma­ra­vi­llo­sas vis­tas al Gua­dal­qui­vir y del Puen­te de Tria­na. Se ha tra­ba­ja­do una de­co­ra­ción moderna, con re­fe­ren­cias a la he­ren­cia cul­tu­ral ára­be de An­da­lu­cía.Hay un des­con­cier­to importante con los nue­vos ma­te­ria­les y, a la vez, son ten­ta­do­res

Ho­tel Abba Queens­ga­te Lon­donSe reha­bi­li­tó un edi­fi­cio de la épo­ca vic­to­ria­na pa­ra al­ber­gar un nue­vo ho­tel de la ca­de­na Abba en el ba­rrio de South Ken­sing­ton, en Lon­dres en el año 2008. De­ci­die­ron con­ser­var y po­ten­ciar el ca­rác­ter del edi­fi­cio exis­ten­te en el pro­yec­to de in­terio­ris­mo, pe­ro con un ai­re re­no­va­do. Por ese mo­ti­vo se uti­li­zan boi­se­ries en las pa­re­des, com­bi­na­das con pa­pe­les de­co- ra­ti­vos, y co­lo­res atem­po­ra­les: blan­co, ne­gro, gris y ro­jo. Com­bi­nan di­chos ele­men­tos con ma­te­ria­les mo­der­nos pa­ra el pa­vi­men­to (gres por­ce­lá­ni­co), y unas lu­mi­na­rias que com­bi­na­ban muy bien el es­ti­lo clá­si­co con el con­tem­po­rá­neo. Con­ser­van las lám­pa­ras gran­des de cris­tal exis­ten­tes en el edi­fi­cio, y las mo­der­ni­zan con unas pan­ta­llas se­mi-trans­pa­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.