Fair­mont The Queen Elizabeth

Proyecto Contract Especial - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍAS: STÉP­HA­NE BRUGGER. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

Tra­ba­jan­do en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con el pro­pie­ta­rio Ivan­hoé Cam­brid­ge y el ope­ra­dor Fair­mont Ho­tels,

Sid Lee Ar­chi­tec­tu­re ela­bo­ró una vi­sión pa­ra el re­po­si­cio­na­mien­to del ho­tel Fair­mont The Queen Elizabeth de Mon­treal y desa­rro­lló con­cep­tos de ar­qui­tec­tu­ra e in­terio­ris­mo in­te­li­gen­tes y pre­ci­sos.

El bar Na­ca­rat ofre­ce vis­tas úni­cas a las ca­lles de Mon­treal y a la ex­pla­na­da Pla­ce Vi­lle Ma­rie. Los gran­des ven­ta­na­les y el pa­tio dan a René

Lé­ves­que Blvd., mos­tran­do la vo­ca­ción del nue­vo es­pa­cio. Los te­chos ba­jos ori­gi­na­les ins­pi­ra­ron el di­se­ño ho­ri­zon­tal y mul­ti­zo­na de la ba­rra. En el cen­tro hay un enor­me bar, don­de los ex­per­tos en coc­te­le­ría del es­ta­ble­ci­mien­to siem­pre se pue­den ver en ac­ción. El bar tie­ne una iden­ti­dad úni­ca ins­pi­ra­da en el len­gua­je de di­se­ño de me­dia­dos de si­glo y pre­sen­ta un emo­cio­nan­te ma­tri­mo­nio de es­ti­los co­mo glam rock, pop y cul­tu­ra pub bri­tá­ni­ca.

Las ins­ta­la­cio­nes pa­ra con­fe­ren­cias es­tán ubi­ca­das en el se­gun­do pi­so, don­de se han abier­to la fa­cha­da y los es­pa­cios de tra­ba­jo. Aho­ra hay vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de la ciu­dad y el in­te­rior es­tá inun­da­do de luz na­tu­ral. El ter­cer pi­so al­ber­ga un cam­pus co­mer­cial ul­tra­mo­derno con va­rias sa­las de reu­nio­nes te­má­ti­cas. Tam­bién apro­ve­cha los vo­lú­me­nes exis­ten­tes pa­ra crear un bal­cón al ai­re li­bre con vis­ta a Pla­ce Pla­ce Ma­rie Es­pla­na­de.

Di­se­ña­mos la ex­pe­rien­cia re­no­va­da del ho­tel con una vi­sión ho­lís­ti­ca. El ho­tel se abre li­te­ral­men­te a la ciu­dad pa­ra re­ci­bir a la gen­te lo­cal. En tér­mi­nos más ge­ne­ra­les, se re­afir­ma co­mo un cen­tro ur­bano que atien­de a clien­tes lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. Es un ter­cer es­pa­cio don­de las per­so­nas pue­den ir to­dos los días pa­ra ha­cer ne­go­cios, asis­tir a even­tos o dis­fru­tar de un tiem­po de inac­ti­vi­dad” afir­ma Jean Pe­lland, ar­qui­tec­to, so­cio prin­ci­pal de Sid Lee Ar­chi­tec­tu­re, au­tor de la re­for­ma de es­te em­ble­má­ti­co ho­tel de Mon­treal.

Cuan­do se inau­gu­ró en 1958, The Queen Elizabeth fue uno de los me­jo­res ho­te­les mo­der­nos del mun­do, y si­gue sien­do el ho­tel más gran­de de Ca­na­dá al es­te de To­ron­to. Fair­mont The Queen Elizabeth en­car­na la vi­sión de me­dia­dos del si­glo del ho­tel per­fec­to: un gran edi­fi­cio de es­ti­lo in­ter­na­cio­nal cons­trui­do en el co­ra­zón de los prin­ci­pa­les pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra del día, un fa­ro de mo­der­ni­dad que ilu­mi­na el ca­mino al fu­tu­ro del cen­tro de Mon­treal. En ese mo­men­to, la mar­ca ori­gi­nal del ho­tel (Hilton) to­da­vía es­ta­ba es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da al fe­rro­ca­rril de pa­sa­je­ros, es­pe­cí­fi­ca­men­te al Ca­na­dian Na­tio­nal Rail­way. En la dé­ca­da de 1960, los res­tau­ran­tes y sa­lo­nes del ho­tel, co­mo el Bea­ver Club, atra­je­ron a po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios in­ter­na­cio­na­les. Mú­si­cos le­gen­da­rios co­mo Os­car Pe­ter­son ac­tua­ron allí, y el ho­tel or­ga­ni­zó una im­pre­sio­nan­te lis­ta de fies­tas, bai­les y even­tos de pres­ti­gio a los que asis­tie­ron je­fes de es­ta­do, reale­za y miem­bros de la al­ta so­cie­dad.

Hoy, el ho­tel rin­de ho­me­na­je a su pa­sa­do al pro­por­cio­nar un es­pa­cio ins­pi­ra­dor y una nue­va pro­gra­ma­ción en sin­to­nía con el ca­rác­ter de Mon­treal. Fair­mont The Queen Elizabeth se es­tá abrien­do a la ciu­dad, apro­ve­chan­do sus vis­tas es­pec­ta­cu­la­res y brin­dan­do es­pa­cios de vi­da y de tra­ba­jo que alen­ta­rán a los clien­tes lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les a ha­cer­los su­yos.

“Adop­ta­mos los es­tán­da­res de la pres­ti­gio­sa mar­ca Fair­mont pa­ra di­se­ñar un en­torno ho­te­le­ro de cla­se mun­dial. El nue­vo es­ti­lo de la rei­na Isa­bel es­tá ins­pi­ra­do en la his­to­ria del ho­tel y la evo­lu­ción es­ti­lís­ti­ca, dán­do­le una iden­ti­dad pro­pia”, afir­ma Mar­tin Le­blanc, ar­qui­tec­to, so­cio prin­ci­pal de Sid Lee Ar­chi­tec­tu­re.

La trans­for­ma­ción de las áreas co­mu­nes del ho­tel co­men­zó con la crea­ción de va­rias en­tra­das nue­vas, la aper­tu­ra de áreas de cocina y pa­tios, la me­jo­ra de las co­ne­xio­nes ver­ti­ca­les a tra­vés de nue­vas es­ca­le­ras es- cul­tó­ri­cas y la crea­ción de nue­vas fuen­tes de luz na­tu­ral pa­ra el in­te­rior.

Fiel a su di­se­ño ori­gi­nal, el Grand Hall se ha con­ver­ti­do en una ca­lle pú­bli­ca que in­vi­ta a los ha­bi­tan­tes de Mon­treal y a los vi­si­tan­tes a ex­plo­rar los nue­vos es­pa­cios de The Queen Elizabeth. Los ser­vi­cios co­mer­cia­les del ho­tel se ali­nean en la plan­ta ba­ja y es­tán abier­tos a la ca­lle, con­vir­tién­do­se en par­te del ani­ma­do am­bien­te del cen­tro de la ciu­dad. Sus es­pa­cios se inspiran li­bre­men­te en la es­té­ti­ca de los años 60, con una ex­pre­sión ma­te­rial úni­ca.

The Ago­ra es un nue­vo ti­po de es­pa­cio pa­ra el ho­tel. Es­te lu­gar pú­bli­co in­te­rior pro­to­tí­pi­co al­ber­ga­rá gran­des even­tos fes­ti­vos que mos­tra­rán y de­fi­ni­rán a Mon­treal en el es­ce­na­rio mun­dial. Su di­se­ño es una vi­sión del fu­tu­ro que rin­de ho­me­na­je al fu­tu­ris­mo de su tiem­po. El di­se­ño de The Ago­ra se ba­sa en yux­ta­po­si­cio­nes atre­vi­das y ecléc­ti­cas de es­pa­cios pe­que­ños, aco­ge­do­res y mo­du­la­res.

Mar­ché Ar­ti­sans, pro­gra­ma­do pa­ra abrir en el oto­ño de 2017, fue desa­rro­lla­do en co­la­bo­ra­ción con Pe­ter Cha­se (BPC New York). El pro­gra­ma del mer­ca­do es­tá des­ti­na­do a abrir las puer­tas de la le­gen­da­ria cocina del ho­tel, di­ri­gi­da por el chef eje­cu­ti­vo Bap­tis­te Peu­pion y el chef de mer­ca­do Jean-Phi­lip­pe Des­jar­dins. El di­se­ño úni­co per­mi­ti­rá al pú­bli­co ex­plo­rar las áreas de pro­duc­ción de la cocina y ob­ser­var a los chefs rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des dia­rias. El di­se­ño es­tá ins­pi­ra­do en las ale­go­rías ilus­tra­das en la ven­ta­na ori­gi­nal de Bea­ver Club, crea­da por Ma­rius Pla­mon­don, que re­in­ter­pre­ta las co­ci­nas tra­di­cio­na­les de Amé­ri­ca del Nor­te.

El res­tau­ran­te Ro­sélys es un bis­tró mo­derno ele­gan­te y aco­ge­dor. Con su mez­cla de gla­mour pa­ri­sino y es­ti­lo in­glés, el res­tau­ran­te es prag­má­ti­co pe­ro so­fis­ti­ca­do. El di­se­ño se mi­de en­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas, con una geo­me­tría ní­ti­da y equi­li­bra­da ba­sa­da en pa­tro­nes de che­vron y cur­vas. La fa­cha­da y el te­cho ori­gi­na­les se abrie­ron pa­ra pro­por­cio­nar una mag­ní­fi­ca vis­ta de la Ba­sí­li­ca Mary Queen of the World y dar gran­de­za y pre­sen­cia a la gran is­la cen­tral y sus ven­ta­nas de vi­drio que so­bre­sa­len.

Las ha­bi­ta­cio­nes Fair­mont y Fair­mont Gold fue­ron di­se­ña­das por De­sign360 de Los Án­ge­les en co­la­bo­ra­ción con Fair­mont Ho­tels y Sid Lee Ar­chi­tec­tu­re. La sui­te real Vi­lle-Ma­rie, la sui­te John Len­non y Yo­ko Ono, si­tio del Bed-In For Pea­ce, y el Fair­mont Gold Lounge fue­ron di­se­ña­dos por Sid Lee Ar­chi­tec­tu­re. Pa­ra sub­ra­yar el pa­tri­mo­nio mo­der­nis­ta del ho­tel, el di­se­ño to­ma sus se­ña­les de los es­ti­los y pa­tro­nes vis­tos en la mo­da de los años 60.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.