Sa­lud & Es­ti­lo de vi­da: Las rup­tu­ras tras el ve­rano

Du­ran­te las va­ca­cio­nes au­men­ta el tiem­po de con­vi­ven­cia de la pa­re­ja, lo que pue­de ge­ne­rar ten­sio­nes

QMD - - SUMARIO - Por Ana Gó­mez Viñas re­vis­taQMD

El tiem­po de va­ca­cio­nes pue­de ser co­mo un so­plo de ai­re nue­vo en la re­la­ción: se rom­pe con la rutina del res­to del año y sur­gen pla­nes que in­vi­tan a la im­pro­vi­sa­ción, que pro­pi­cian que la re­la­ción se afian­ce y sal­ga re­for­za­da. Pe­ro a ve­ces, la con­vi­ven­cia con­ti­nua –24 ho­ras, 7 días a la se­ma­na– no ayu­da. A ve­ces sur­gen roces, au­men­ta la ten­sión y se ge­ne­ran si­tua­cio­nes de con­flic­to que pue­den ser el de­to­nan­te de una rup­tu­ra.

Los expertos acla­ran que cuan­do se produce una rup­tu­ra en sep­tiem­bre, des­pués de las va­ca­cio­nes, es por­que ya exis­tía una grie­ta en la re­la­ción. Es de­cir, ha­bía una cri­sis y el pe­río­do va­ca­cio­nal ha agu­di­za­do esa si­tua­ción. Ade­más, te­ra­peu­tas y psi­có­lo­gos re­co­mien­dan pres­tar aten­ción y fa­vo­re­cer la co­mu­ni­ca­ción de pa­re­ja. De he­cho, el ori­gen de muchos pro­ble­mas es­tá pre­ci­sa­men­te en la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción. Ade­más, su­gie­ren que otra cla­ve es­tá en en­con­trar un es­pa­cio in­di­vi­dual que ca­da uno ne­ce­si­ta pa­ra re­co­nec­tar­se con­si­go mis­mo. Por ejem­plo, dar un pa­seo, leer un li­bro o ha­cer de­por­te. Es­te es­pa­cio pue­de ayu­dar a re­for­zar una re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.