Ma­ria Jo­sé Cam­pa­na­rio, vuel­ve a ser ella

La odon­tó­lo­ga, que ha re­ci­bi­do el al­ta hos­pi­ta­la­ria, acom­pa­ñó a su ma­ri­do a una co­rri­da a Pe­ral­ta. Allí vol­vió a lu­cir su me­le­na cas­ta­ña…

QMD - - SUMARIO - @re­vis­taQMD

Ha pa­sa­do dos me­ses in­gre­sa­da en el hos­pi­tal psi­quiá­tri­co clí­ni­ca El Se­rra­nil, en Má­la­ga. Dos me­ses en los que Ma­ría Jo­sé Cam­pa­na­rio lo ha pa­sa­do fa­tal, aque­ja­da de una do­lo­ro­sí­si­ma fi­bro­mial­gia que de­ri­vó en una ma­la ali­men­ta­ción y pro­ble­mas en el sue­ño. Pe­ro, por fin, la es­po­sa de Je­su­lín, pa­re­ce que ve la luz al fi­nal del tú­nel. Tan­to es así que ha­ce unos días re­ci­bió, por fin, el al­ta hos­pi­ta­la­ria y así pu­do acom­pa­ñar a su ma­ri­do a una co­rri­da en Na­va­rra. La odon­tó­lo­ga lle­gó al pue­blo de Pe­ral­ta el do­min­go 3 de sep­tiem­bre, por la no­che, des­pués de nue­ve ho­ras de via­je en co­che. Y allí se re­clu­yó en el hos­tal don­de se hos­pe­da­ba Je­su­lín. Na­die su­po

de su pre­sen­cia has­ta que al día si­guien­te y, tras la co­rri­da de su es­po­so, sa­lió jun­to al to­re­ro pa­ra mar­char­se a ca­sa. Fue en ese mo­men­to cuan­do pu­di­mos com­pro­bar que Ma­ría Jo­sé vuel­ve a ser ella. Com­ple­ta­men­te re­no­va­da, por den­tro y por fue­ra, con me­jor as­pec­to, más del­ga­da, se­re­na y ¡cas­ta­ña!

Las ca­jas de re­cor­tes

Ni ras­tro ya en su pe­lo de ese ru­bio pla­tino que tan­tas ho­ras ha lle­na­do de te­le­vi­sión y que tan­to re­cor­da­ba a Be­lén Es­te­ban. Ma­ría Jo­sé has­ta se rió, – co­mo tan­tas ve­ces ha he­cho cuan­do ha si­do in­te­rro­ga­da por la pren­sa con te­mas es­pi­no­sos– cuan­do le pre­gun­ta­ron por las su­pues­tas ca­jas de re­cor­tes que ha­bía al­ma­ce­na­do du­ran­te años en su ha­bi­ta­ción de la Prin­ce­sa del pue­blo. Sin em­bar­go pre­fi­rió no ha­cer nin­gún co­men­ta­rio y tan­to ella, co­mo Jesús se mar­cha­ron de Na­va­rra sin de­cir ni pío.

Es­tos me­ses han si­do muy du­ros pa­ra la pa­re­ja. Pa­ra Ma­ría Jo­sé por­que sus in­gre­sos se han re­pe­ti­do cons­tan­te­men­te. Y, pa­ra Jesús, tam­bién. El dies­tro no se ha se­pa­ra­do de su es­po­sa, pe­ro no te­nía cla­ro có­mo po­día ayu­dar­la. Tan­to es así que en una co­rri­da en Ávi­la, a prin­ci­pios de agos­to, el to­re­ro su­frió una arrit­mia car­dia­ca pro­vo­ca­da por el es­trés.

¿Vol­ve­rán a ca­sar­se?

Aho­ra que pa­re­ce que las co­sas van me­jor, qui­zás re­to­men la idea de re­no­var sus vo­tos ma­tri­mo­nia­les des­pués de 15 años de ca­sa­dos. La re­bo­da, pre­vis­ta pa­ra el 27 de ju­lio, tu­vo que ser apla­za­da tras la re­caí­da de Ma­ría Jo­sé. “Me ca­sé muy enamo­ra­da, he te­ni­do dos hi­jos pre­cio­sos que me dan la vi­da, ten­go un ma­ri­do que me ha­ce reír in­clu­so cuan­do es­toy mal... Así que sí, que­re­mos re­no­var nues­tros vo­tos”, di­jo ella so­bre su se­gun­do en­la­ce…

Muy re­cu­pe­ra­da, del­ga­da y son­rien­te, Ma­ría Jo­sé se de­jó ver en Pe­ral­ta, Na­va­rra. Allí acom­pa­ñó a su ma­ri­do a una co­rri­da de to­ros.

Ma­ría Jo­sé y Je­su­lín sa­lie­ron del hos­tal don­de se hos­pe­da­ron, jun­tos y son­rien­tes, aun­que no qui­sie­ron ha­blar na­da con la pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.