Via­jes: Oli­te

En pleno co­ra­zón de Na­va­rra, la silueta del cas­ti­llo per­fec­to se recorta en el ho­ri­zon­te. No pier­das el tiem­po y co­rre a con­quis­tar­lo.

QMD - - SUMARIO -

Éra­se una vez un rey y una rei­na muy enamo­ra­dos que que­rían te­ner su pro­pio nidito de amor y que, ade­más, fue­ra el más bo­ni­to de to­dos. Car­los III, El No­ble, y Leo­nor de Tras­ta­ma­ra hi­cie­ron reali­dad su sue­ño man­dan­do cons­truir un pa­la­cio con as- pec­to de cas­ti­llo que se con­vir­tió en el más lu­jo­so y en­vi­dia­do de la Eu­ro­pa Me­die­val. Cons­trui­do ba­jo el es­ti­lo gó­ti­co fran­cés, al cas­ti­llo-pa­la­cio de Oli­te no le fal­ta­ba de na­da: mu­ra­lla, to­rreo­nes de to­do ti­po, pa­sa­di­zos e in­clu­so un po­zo de hie­lo con for­ma de hue­vo que ser­vía pa­ra con­ser­var los ali­men­tos con nie­ve. Pe­ro los ca­pri­chos de los re­yes no se que­da­ron ahí y le­van­ta­ron la to­rre de Las Tres Co­ro­nas, la más be­lla de to­das, ex­clu­si­va­men­te co­mo sala de jue­gos pa­ra los ni­ños. Di­cen que, ade­más de un jar­dín col­gan­te, lle­ga­ron a mon­tar un zoo con leo­nes, ji­ra­fas y otras es­pe­cies exó­ti­cas den­tro de la for­ta­le­za. To­das es­tas curiosidades las des­cu­bri­rás si ha­ces la vi­si­ta guia­da al pa­la­cio.

Eso sí, no te que­des só­lo ahí por­que el pue­blo de Oli­te tie­ne mu­cho más que ofre­cer: la igle­sia de San­ta Ma­ría, el con­ven­to de San Fran­cis­co, las galerías sub­te­rrá­neas me­die­va­les o el mu­seo del vino. ¿A qué es­pe­ras pa­ra ha­cer una es­ca­pa­da?

CÓ­MO LLE­GAR: Si no tie­nes co­che pro­pio, el mo­do más fá­cil de lle­gar es co­ger el au­to­bús di­rec­to des­de Pam­plo­na que, en me­dia ho­ra, te de­ja en Oli­te.

DÓN­DE DOR­MIR: Da­te el lu­jo de alo­jar­te en el mo­nu­men­tal Pa­ra­dor de Oli­te, ubi­ca­do en el Pa­la­cio Vie­jo en la pla­za de Los Teo­bal­dos. En­tre se­ma­na, duer­me des­de 89 € la no­che.

DÓN­DE CO­MER: Sién­ta­te en cual­quie­ra de las te­rra­zas de la pla­za Car­los III El No­ble pa­ra de­gus­tar las de­li­cias de la huerta na­va­rra, co­mo los es­pá­rra­gos o los pi­mien­tos de pi­qui­llo.

NO TE PIER­DAS: Ujué, en lo al­to de un ce­rro, es un mi­ra­dor de lu­jo des­de el que se ven in­clu­so los Pi­ri­neos. Ade­más, sus ca­lle­jue­las me­die­va­les y su san­tua­rio­for­ta­le­za le han he­cho me­re­ce­dor de es­tar en la lis­ta de los pue­blos más bo­ni­tos de Es­pa­ña. No te va­yas sin pro­bar sus cé­le­bres mi­gas del pas­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.