Sex-to sen­ti­do: Li­go­teo y re­la­cio­nes en la era 3.0

La tec­no­lo­gía y su apli­ca­ción han cam­bia­do la ma­ne­ra en que nos re­la­cio­na­mos. La dis­tan­cia o el tiem­po ya no son im­pe­di­men­tos pa­ra bus­car pa­re­ja o re­la­cio­nar­se

QMD - - FONSI, EVA Y OROZCO - Por La­ra He­rre­ro re­vis­taQMD

IIn­ter­net ha per­mi­ti­do que po­da­mos te­ner con­tac­to con al­guien que se en­cuen­tra a cien­tos de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Ade­más, el ac­tual rit­mo de vi­da y la fal­ta de tiem­po li­bre que pro­du­ce ya no son un obs­tácu­lo. Aun­que no se es­té dis­po­ni­ble pa­ra acu­dir a una ce­na, se­gu­ra­men­te sí se pue­de man­te­ner una con­ver­sa­ción a tra­vés de What­sApp.

El la­do ne­ga­ti­vo de las re­la­cio­nes 3.0 es, co­mo di­ría Zyg­munt Bau­man, la po­si­ble pér­di­da de ha­bi­li­da­des so­cia­les. Exis­ten di­fe­ren­tes as­pec­tos que se pa­san por al­to y que po­drían ofre­cer gran can­ti­dad de in­for­ma­ción so­bre la reac­ción de la otra per­so­na; co­mo ges­tos, ner­vios o el tono de sus res­pues­tas. En el ca­so de las re­la­cio­nes de pa­re­ja, las ha­bi­li­da­des so­cia­les pue­den di­fu­mi­nar­se a gol­pe de click. Es de­cir que, tras una dis­cu­sión, un miem­bro de la pa­re­ja po­dría des­co­nec­tar­se sin ma­yor ex­pli­ca­ción. O se po­dría pro­du­cir una rup­tu­ra a tra­vés de un SMS sin ne­ce­si­dad de in­ter­ac­tuar con la otra per­so­na.

LAS APPS PA­RA LI­GAR Otra de las con­se­cuen­cias de las in­te­rac­cio­nes di­gi­ta­les es que la in­me­dia­tez se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad pa­ra mu­chas per­so­nas. Y de es­ta pe­cu­lia­ri­dad han sur­gi­do di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra li­gar de la ma­ne­ra más rá­pi­da po­si­ble. És­tos son al­gu­nos ejem­plos de las más po­pu­la­res:

-Apli­ca­cio­nes pa­ra con­ver­sar que ofre­cen fo­to­gra­fías de usua­rios con los que las per­so­nas han po­di­do cru­zar­se en es­pa­cios pú­bli­cos re­cien­te­men­te.

-Apps de li­gue que se­lec­cio­nan per­fi­les en fun­ción de las pre­fe­ren­cias de ca­da usua­rio, co­mo por ejem­plo: me­no­res de 30, aman­tes del run­ning, ca­tó­li­cos, per­so­nas con mas­co­ta, pe­li­rro­jos, su­je­tos de ta­llas gran­des, gays, les­bia­nas, bi­se­xua­les, swin­gers, hom­bres con mu­cho ve­llo cor­po­ral, per­so­nas ca­sa­das…

-Ser­vi­cios pa­ra en­con­trar pa­re­ja con el úni­co fin de man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, en­tre una gran va­rie­dad de per­fi­les a es­co­ger en fun­ción de las fo­to­gra­fías y des­crip­cio­nes de ca­da uno.

Pe­ro el uso que se da a la tec­no­lo­gía a la ho­ra de li­gar o in­ter­ac­tuar con la pa­re­ja va mu­cho más allá del ma­ne­jo de apli­ca­cio­nes mó­vi­les. Un cla­ro ejem­plo es la prác­ti­ca del ‘sex­ting’. És­ta con­sis­te en el en­vío de imá­ge­nes eró­ti­cas, con po­ca ro­pa o com­ple­ta­men­te al des­nu­do, nor­mal­men­te a per­so­nas co­no­ci­das a tra­vés del mó­vil.

Otra he­rra­mien­ta que sin du­da tam­bién se uti­li­za pa­ra li­gar (so­bre to­do en­tre la po­bla­ción más jo­ven) son las re­des so­cia­les en las que, mu­chas ve­ces, es po­si­ble ac­ce­der a fo­to­gra­fías y per­fi­les pú­bli­cos sin res­tric­cio­nes.

Las con­ver­sa­cio­nes en el Me­tro o las mi­ra­das en el cru­ce de una ca­lle han si­do sus­ti­tui­das en gran par­te por pan­ta­llas de ce­lu­la­res. Quién sa­be si, en ese mis­mo ins­tan­te, dos per­so­nas que aca­ban de cru­zar­se es­tán co­mu­ni­cán­do­se a tra­vés de una App pa­ra en­con­trar pa­re­ja.

El la­do ne­ga­ti­vo de es­tas nue­vas re­la­cio­nes es que las ha­bi­li­da­des so­cia­les pue­den di­fu­mi­nar­se a gol­pe de click”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.