Ca­zar con mue­cas

Quo - - Pragmata Natura -

ien­tras tra­ba­ja­ba con mur­cié­la­gos pa­ra su in­ves­ti­ga­ción en la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, Mel­vi­lle Wohl­ge­muth se dio cuen­ta de que in­cli­na­ban la ca­be­za ha­cia un la­do con fre­cuen­cia, co­mo los ni­ños cuan­do quie­ren ca­me­lar­te pa­ra con­se­guir al­go.

De­ci­dió ave­ri­guar el sen­ti­do de ese com­por­ta­mien­to, los gra­bó pa­ra es­tu­diar­lo des­pués a cá­ma­ra len­ta y, sí, en­con­tró la ra­zón.

MLos gi­ros de ca­be­za, a uno por se­gun­do, se pro­du­cían cuan­do una pre­sa cam­bia­ba el rum­bo o se mo­vía sin sen­ti­do apa­ren­te. Y coin­ci­dían con las lla­ma­das que emi­ten es­tos ani­ma­les pa­ra “ver” su en­torno con ayu­da del eco. Es más, si la pre­sa se acer­ca­ba, el aten­to de­pre­da­dor aplas­ta­ba y er­guía a la vez la ore­jas de mo­do im­per­cep­ti­ble al ojo hu­mano.

Wohl­ge­muth con­clu­yó que esos mo­vi­mien­tos ayu­dan a afi­nar me­jor el ra­dar du­ran­te la ca­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.