LaBa­jo­tem­pe­ra­tu­ra­lo­se­fec­tos ha­bi­tual­deu­na­dro­ga­del or­ga­nis­moin­te­li­gen­te,es de en­tre­te­ne­mos36y­la 37 ºsen­sa­ció­nC.La­fren­te­de quees­na­dael­pun­to­se­nos más­re­sis­teIhil­ne­ses­ta­ble y la na­riz, cu­pion­si­tel más L. Di­ta­tiam­va­ria­ble­per qua se­ni­tra de in

Quo - - Dossier -

ob­ser­vas las fotos que ilus­tran es­te re­por­ta­je. “Be­sar es quí­mi­ca”, di­ce Cris­tó­bal, es­tu­dian­te en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y uno de los vo­lun­ta­rios de la in­ves­ti­ga­ción. Quí­mi­ca y, co­mo he­mos com­pro­ba­do, un ca­lor­ci­to úni­co.

Na­da más po­ner nues­tro anun­cio en re­des en bus­ca de vo­lun­ta­rios, des­de Fa­ce­book con­tac­tó con no­so­tros Ro­sa: “So­mos fa­mi­lia mo­no­pa­ren­tal”, me di­jo al te­lé­fono. “Me en­can­ta­ría par­ti­ci­par”.

Po­cos días más tar­de, Ro­sa y su hi­ja Ce­lia, de 5 años, se con­vir­tie­ron en las pri­me­ras par­ti­ci­pan­tes del test. Con ellas, la cá­ma­ra ter­mo­grá­fi­ca del la­bo­ra­to­rio del CIMCYC, con Ale­jan­dro Mo­li­né al man­do, em­pe­zó a gra­bar los efec­tos in­vi­si­bles al ojo hu­mano de uno de los ti­pos de be­so más tier­nos des­de que el mun­do es mun­do: el de una ma­dre a su hi­ja. A los po­cos se­gun­dos, las me­ji­llas y los labios de Ro­sa y Ce­lia se en­cen­die­ron en un vivo ama­ri­llo.

EN­TRE 1 Y 1,5 ºC DE DI­FE­REN­CIA

“Pue­de que una tos­ta­do­ra no ten­ga al­ma, pe­ro sí una vida in­te­rior que ig­no­ra­mos”. La fra­se es de Nick Vea­sey, ar­tis­ta in­glés que em­plea cá­ma­ras de Ra­yos X y ter­mo­grá­fi­cas en sus obras. Ha­ce fal­ta una vida in­te­rior tó­rri­da pa­ra do­rar la tos­ta­da. Los hu­ma­nos so­mos se­res ca­lien­tes, pe­ro no tan­to.

Nues­tro “cir­cui­to tér­mi­co” man­tie­ne más o me­nos es­ta­ble una tem­pe­ra­tu­ra me­dia en la que to­do va bien: la piel se ma­ne­ja a unos 37 ºC, los múscu­los, a ca­si 1,5 ºC más; el hí­ga­do es el ór­gano más ca­lien­te, el úl­ti­mo en per­der tem­pe­ra­tu­ra cuan­do ya uno no es­tá pa­ra be­sos. Es­tas di­fe­ren­cias tam­bién se no­tan a lo lar­go y an­cho de la piel. Van en­tre 1 y 1,5 ºC, y son las que de­tec­ta la cá­ma­ra ter­mo­grá­fi­ca. En ama­ri­llo las má­xi­mas tem­pe­ra­tu­ras, en azul, las más ba­jas.

Lo más in­tere­san­te es que es­tos cam­bios tér­mi­cos tam­bién es­tán re­la­cio­na­dos con emo­cio­nes. Men­tir, amar, odiar, en­fa­dar­se o can­tar Vi­va la vida lo­ca al­te­ra de un mo­do u otro el ma­pa tér­mi­co del cuer­po. Ja­mes Lombard, pio­ne­ro en la in­ves­ti­ga­ción del ca­lor, co­lo­ca­ba ter­mó­me­tros en el cue­ro ca­be­llu­do pa­ra de­mos­trar que cual­quier es­fuer­zo men­tal co­mo el cálcu­lo, com­po­ner mú­si­ca, re­ci­tar poe­sía y, so­bre to­do, cual­quier es­ta­do emo­cio­nal, por ejem­plo, una dis­cu­sión enér­gi­ca, cau­san un au­men­to ge­ne­ral de la tem­pe­ra­tu­ra. Lombard de­mos­tró que la ac­ti­vi­dad del ce­re­bro es­tá li­ga­da a una li­be­ra­ción de ca­lor.

Ca­da emo­ción pro­du­ce un ma­pa pre­ci­so, zo­nas es­pe­cí­fi­cas que se ca­lien­tan más cuan­do amas que cuan­do mien­tes. Es una hue­lla úni­ca. Y no exis­te nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que las per­so­nas pue­dan fal­sear los re­sul­ta­dos. Lo que se mi­de es “la res­pues­ta del sis­te­ma ner­vio­so pe­ri­fé­ri­co, al­go que na­die pue­de con­tro­lar a vo­lun­tad”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Emi­lio Gó­mez. Así, si qui­sie­ras un de­tec­tor de amor ver­da­de­ro, pro­ba­ble­men­te una cá­ma­ra ter­mo­grá­fi­ca se­ría una bue­na op­ción. Pe­ro an­tes hay que ave­ri­guar cuál es el ma­pa tér­mi­co que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.