La tem­pe­ra­tu­ra se re­cu­pe­ra an­tes tras una si­tua­ción es­tre­san­te (su­frir frío en una mano) si ves imá­ge­nes de al­guien a quien amas

Quo - - Dossier -

le co­rres­pon­de. Có­mo se re­par­te el ca­lor en el cuer­po si amas. Y es­to es lo que bus­ca­ron los in­ves­ti­ga­do­res con los vo­lun­ta­rios de

DES­CU­BRIR LA MAYOR PAR­TE DE PIEL

Los ra­yos in­fra­rro­jos no atra­vie­san la ro­pa. Por eso era im­por­tan­te que que­da­ra al des­cu­bier­to la mayor can­ti­dad po­si­ble de piel. En el la­bo­ra­to­rio ha­ce fres­co. La tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior en la sa­la es de en­tre 20 y 24 gra­dos, la óp­ti­ma pa­ra apre­ciar des­pués en la piel los cam­bios tér­mi­cos, y las pa­re­jas han de es­tar un ra­to ex­pues­tas: lo ideal es que per­ma­nez­can 20 mi­nu­tos a esa tem­pe­ra­tu­ra an­tes de que em­pie­ce la ac­ción. El cuer­po de Inés y Ma­ri Carmen, mien­tras se be­san an­te la cá­ma­ra ter­mo­grá­fi­ca, se mues­tra en un bai­le de tier­nos abra­zos de co­lo­res. El ama­ri­llo más cá­li­do se am­plía por labios y me­ji­llas y se ex­tien­de a sus bra­zos y ma­nos. “¿Qué es pa­ra mí el amor?”, se pre­gun­ta Ma­ri Carmen. “Pues el amor… es el ca­lor­ci­to, la sa­lud, la ale­gría... To­do co­sas bue­nas. Sen­ti­mien­tos bue­nos pa­ra tu pa­re­ja, tu fa­mi­lia o tus ami­gos”.

Inés y Ma­ri Carmen lle­ga­ron al la­bo­ra­to­rio del CIMCYC des­pués de Ro­sa y Ce­lia. Si pu­dié­ra­mos ver­las be­sar­se con los ojos com­pues­tos de un mos­qui­to, nos pa­re­ce­ría más o me­nos co­mo se ob­ser­va en el la­bo­ra­to­rio. A di­fe­ren­cia de los hu­ma­nos, los mos­qui­tos pue­den ver los ra­yos in­fra­rro­jos, lo que les per­mi­te de­tec­tar los pa­tro­nes de ca­lor que pro­du­ce un cuer­po y sa­ber que exis­tes aun­que te es­con­das ba­jo las sábanas. Con la cá­ma­ra ter­mo­grá­fi­ca po­dría­mos ver el be­so aun­que Inés y Ma­ri Carmen es­tu­vie­ran en otra ha­bi­ta­ción, o en ple­na no­che. Las ve­ría­mos en la os­cu­ri­dad.

“Ha­ce ocho años –ex­pli­ca Emi­lio Gó­mez– vi en un es­ca­pa­ra­te de una za­pa­te­ría que usa­ban una cá­ma­ra tér­mi­ca pa­ra ver có­mo el cal­za­do afec­ta­ba a la plan­ta del pie. Pen­sé que la tem­pe­ra­tu­ra era una va­ria­ble que usa­ban la in­dus­tria y la me­di­ci­na pe­ro no la psi­co­lo­gía, así que de­ci­dí ver si la tem­pe­ra­tu­ra nos de­cía al­go de las emo­cio­nes. In­ves­ti­gué, com­pré la cá­ma­ra tér­mi­ca y nos pu­si­mos a ex­pe­ri­men­tar. So­mos pio­ne­ros a ni­vel nacional y de los pri­me­ros en usar­la a ni­vel internacional en es­te cam­po”. Así co­men­zó la aven­tu­ra ter­mo­grá­fi­ca del gru­po que di­ri­ge en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da.

Des­de en­ton­ces ha he­cho nu­me­ro­sos tra­ba­jos en es­ta di­rec­ción y han com­pro­ba­do que la ira, por ejem­plo, se mues­tra con un pa­trón de ca­lor con­cre­to. La tris­te­za se aso­cia con un des­cen­so de tem­pe­ra­tu­ra en al­gu­nas re­gio­nes de la ca­ra y re­zar con fe ha­ce que au­men­te más de un gra­do la tem­pe­ra­tu­ra de la na­riz. Si pen­sa­mos que va­mos a men­tir, se pro­du­ce un au­tén­ti­co “efec­to Pi­no­cho” tér­mi­co, au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra de la pun­ta de la na­riz y la de la es­qui­na in­ter­na del ojo. No es de ex­tra­ñar que ha­yan des­cu­bier­to a ju­ga­do­res de pó­ker pro­fe­sio­na­les usan­do cá­ma­ras tér­mi­cas ocul­tas.

In­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res tam­bién han de­mos­tra­do que una de las zo­nas más sen­si­bles al cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra es pre­ci­sa­men­te la pun­ta de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.