Los ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da han com­pro­ba­do el ‘efec­to Pi­no­cho’: si pien­sas que vas a men­tir au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra de la na­riz

Quo - - Dossier -

na­riz –vin­cu­la­da a la mayor o me­nor em­pa­tía– y la que me­nos va­ría es la fren­te, cu­ya tem­pe­ra­tu­ra se man­tie­ne es­ta­ble, a me­nos que el im­pac­to emo­cio­nal sea muy fuer­te.

AC­TI­VAR EL MA­PA DEL AMOR

El equipo de Emi­lio Gó­mez ha des­cri­to an­te­rior­men­te el ma­pa cor­po­ral del amor. Mos­tra­ron que cuan­do las per­so­nas ven fo­to­gra­fías de su ama­do/a sube la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral en la ca­ra (fren­te, na­riz, me­ji­llas, bo­ca) y en las ma­nos. “A es­to se le lla­ma efec­to o de ac­ti­va­ción fi­sio­ló­gi­ca pe­ri­fé­ri­ca –ex­pli­ca Emi­lio Gó­mez–. Pe­ro tam­bién ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra en el tor­so, en especial en la zo­na pec­to­ral y ab­do­mi­nal”.

Es­to es, el amor sube la tem­pe­ra­tu­ra pe­ri­fé­ri­ca y ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra cen­tral del cuer­po. “En es­ta in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da con­jun­ta­men­te con la re­vis­ta he­mos com­pro­ba­do que el be­so en la bo­ca ac­ti­va ese ma­pa del amor, co­mo pu­di­mos ver en las imá­ge­nes, tan­to en­tre pa­re­jas ho­mo­se­xua­les (mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas) co­mo en pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les y en­tre pa­dres e hi­jos”.

Los cam­bios que se pro­du­cen van en­tre 1 ºC y 1,5 ºC tan­to pa­ra su­bir co­mo pa­ra ba­jar. Es­te ma­pa cor­po­ral, con es­ta mag­ni­tud de cam­bio tér­mi­co y con subidas y ba­ja­das en las zo­nas ci­ta­das es el ma­pa del amor. El re­sul­ta­do se­ría un test ob­je­ti­vo de es­te sen­ti­mien­to.

Y así es. Mi­ra­mos con de­ta­lle una vez más los ví­deos que re­co­gen el be­so de An­to­nio y Laura. Ellos son pa­re­ja des­de ha­ce nue­ve años. Laura es es­tu­dian­te de Psi­co­lo­gía: “el amor es una emo­ción com­ple­ja –di­ce an­tes de em­pe­zar–. Tie­ne un gran com­po­nen­te cul­tu­ral. Y es una mues­tra de in­ti­mi­dad, de acer­ca­mien­to al otro”. Si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de Emi­lio Gó­mez es po­si­ble ob­ser­var có­mo se re­du­ce la in­ten­si­dad ama­ri­lla en el tor­so de Laura mien­tras be­sa a An­to­nio an­te la cá­ma­ra. Tam­bién ocu­rre en el ab­do­men de Ce­lia, la pe­que­ña de 5 años, y cla­ra­men­te des­cien­de la tem­pe­ra­tu­ra en el de Ma­ri Carmen, la pa­re­ja de Inés. Es­te de­ta­lle, el des­cen­so tér­mi­co en el tor­so, mar­ca, se­gún Emi­lio, la di­fe­ren­cia que da el amor ro­mán­ti­co.

“Lo que he­mos com­pro­ba­do es que so­lo hay un mo­de­lo tér­mi­co de be­so de amor, y que es co­mún a LA NA­RIZ DE CE­LIA El efec­to de in­cre­men­to de tem­pe­ra­tu­ra en la ca­ra se apre­cia es­pe­cial­men­te en la na­riz de Ce­lia. Tam­bién se ve en am­bas el des­cen­so en el tor­so. Cuan­do sube la tem­pe­ra­tu­ra au­men­ta el co­lor ama­ri­llo, cuan­do ba­ja, disminuye el azul. mu­chos ti­pos de re­la­cio­nes afec­ti­vas. Lo que ac­ti­va el ma­pa del amor es el sen­ti­mien­to, la in­ti­mi­dad, la com­pa­sión. El be­so de her­ma­nos o el be­so de ami­gos so­lo pro­du­cen ca­lor en las ma­nos y la ca­ra (efec­to pe­ro no ba­jan la tem­pe­ra­tu­ra del ab­do­men, no pro­du­cen el efec­to vis­ce­ral o la ba­ja­da del es­cu­do pro­tec­tor de ca­lor”.

Ob­ser­va­mos, pa­ra ter­mi­nar, las imá­ge­nes que lle­gan de David y Cris­tó­bal, otra de las pa­re­jas que han par­ti­ci­pa­do en el ex­pe­ri­men­to. Hay un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra en cier­tas zo­nas de la ca­ra (na­riz,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.