La in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye que so­lo hay un be­so de amor y que es co­mún a mu­chos ti­pos de re­la­cio­nes afec­ti­vas

Quo - - Dossier -

me­ji­llas, a ve­ces fren­te y bo­ca) y en los de­dos. Des­cien­de en el ab­do­men. Los cam­bios van en­tre 1 ºC y 1,5 ºC tan­to pa­ra su­bir co­mo pa­ra ba­jar. Mien­tras David y Cris­tó­bal se be­san, el pa­trón se re­pi­te del mis­mo mo­do que en las otras pa­re­jas del es­tu­dio. “El amor es quí­mi­ca –apun­ta Cris­tó­bal–, cien­tos de sus­tan­cias en el ce­re­bro que pro­cu­ran una bo­ni­ta y her­mo­sa emo­ción, que per­mi­te es­ta­ble­cer la­zos po­si­ti­vos. Y ha­ce que el mun­do sea más ro­sa”.

Lo que Cris­tó­bal no sa­bía en­ton­ces es que el amor, tér­mi­ca­men­te, a él y a to­dos los que se aman les pro­du­ce un cu­rio­so efec­to de des­cen­so tér­mi­co en el ab­do­men, ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra de la piel que pro­te­ge el co­ra­zón. Pa­re­ce que ni Dia­na, dio­sa de la cas­ti­dad, po­dría man­te­ner fir­me su es­cu­do si Cu­pi­do in­sis­te. Ex­pli­ca Emi­lio Gó­mez que, en to­dos los vo­lun­ta­rios del ex­pe­ri­men­to: “La piel que pro­te­ge co­mo un es­cu­do al co­ra­zón y a otras vís­ce­ras vi­ta­les se en­fría (efec­to vis­ce­ral) y las ma­nos y ca­ra (los efec­to­res pa­ra la ac­ción y co­mu­ni­ca­ción) se ca­lien­tan. Se di­ría que el amor mue­ve a ha­cer al­go por el otro, sin cui­da­do de uno mis­mo”.

LA MANO EN AGUA HE­LA­DA

Es­to se com­pren­de me­jor si com­pa­ra­mos el ma­pa del amor con su opues­to, el ma­pa del es­trés. Si nos ex­po­ne­mos a un es­tí­mu­lo fí­si­co es­tre­san­te, co­mo agua he­la­da o tem­pe­ra­tu­ras ex­ter­nas muy ba­jas, la tem­pe­ra­tu­ra pe­ri­fé­ri­ca ba­ja y la tem­pe­ra­tu­ra cen­tral (del tor­so) au­men­ta. “El ob­je­ti­vo en es­te ca­so, cuan­do es­tás es­tre­sa­do, es pro­te­ger los ór­ga­nos vi­ta­les. Po­de­mos per­der una mano o un bra­zo por con­ge­la­ción, pe­ro si se pa­ra el co­ra­zón es­ta­mos muer­tos”, ex­pli­ca Emi­lio Gó­mez.

Así, las vís­ce­ras ne­ce­si­tan una ven­ta­na de tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma y sos­te­ni­da pa­ra fun­cio­nar. Es­to es, el amor, al me­nos tér­mi­ca­men­te, se com­por­ta al con­tra­rio que el es­trés.

“An­te el es­trés, la res­pues­ta ge­ne­ral de adap­ta­ción te lle­va a lu­char o huir pa­ra so­bre­vi­vir tú –se­ña­la el psi­có­lo­go–. Sin em­bar­go, el amor te lle­va a cui­dar a otro in­clu­so en con­tra de tu pro­pia su­per­vi­ven­cia, re­ti­ras la ar­ma­du­ra de ca­lor del pecho y lu­chas por él”.

Una prue­ba de que el be­so re­du­ce el es­trés es que la re­cu­pe­ra­ción tér­mi­ca tras su­frir frío do­lo­ro­so en una mano, por in­mer­sión en agua he­la­da por ejem­plo, es más rá­pi­da si te be­san o si ves fotos de be­sos y más len­ta si ves fotos ho­rri­bles. “El amor es va­so­di­la­ta­dor”, apun­ta el in­ves­ti­ga­dor, de ahí que la re­cu­pe­ra­ción tér­mi­ca sea más rá­pi­da.

Y así, las per­so­nas mues­tran el pa­trón tér­mi­co del amor cuan­do ven fotos de sus se­res ama­dos, sea quien sea el su­je­to de su pa­sión. “Al­gu­nos fa­ná­ti­cos del fút­bol –con­clu­ye Gó­mez– mues­tran an­tes es­te ma­pa tér­mi­co con su equipo, el Ma­drid o el Bar­ce­lo­na, que con su ma­dre”.

LO­RE­NA SÁN­CHEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.