To­dos los ele­men­tos es­tán com­pues­tos por áto­mos con neu­tro­nes, pro­to­nes y elec­tro­nes. So­lo hay un ele­men­to sin neu­tro­nes: el pro­tio, un isó­to­po del hi­dró­geno que so­lo tie­ne un pro­tón, de ahí su nom­bre

Quo - - Biografías -

Mun­dial, el neu­trón se trans­for­mó en el nú­cleo de otra gue­rra. En su li­bro Los científicos ató­mi­cos, una historia bio­grá­fi­ca, Henry Boor­se, fí­si­co en el mis­mo la­bo­ra­to­rio que Chad­wick y tes­ti­go pri­vi­le­gia­do del ha­llaz­go, re­la­ta que esa dé­ca­da que le to­mó a Chad­wick iden­ti­fi­car al neu­trón fue lo que cam­bió la historia re­cien­te.

EL CAN­SAN­CIO DEL GUE­RRE­RO

Co­mo los neu­tro­nes no tie­nen car­ga, pue­den ir al nú­cleo de cual­quier áto­mo, co­mo torpe­dos, sin que na­da los re­pe­la. Al lle­gar ge­ne­ran enor­mes can­ti­da­des de ener­gía. Es­to es lo que ge­ne­ra la fi­sión nu­clear. Si los ale­ma­nes hu­bie­ran te­ni­do es­te co­no­ci­mien­to en los años 1920 (es de­cir, si Rut­her­ford hu­bie­ra ac­ce­di­do a que su pu­pi­lo in­ves­ti­ga­ra en sus pro­yec­tos), pro­ba­ble­men­te hu­bie­ran desa­rro­lla­do ellos la bom­ba ató­mi­ca.

De he­cho, du­ran­te un tiem­po se sos­pe­chó de Chad­wick, ya que ha­bía tra­ba­ja­do en Berlín.

Ape­nas co­men­za­do el con­flic­to bé­li­co, un in­for­me rea­li­za­do por Ru­dolf Peierls (pro­fe­sor de Fí­si­ca en Bir­ming­ham y re­fu­gia­do ale­mán) jun­to a Ot­to Frisch y Li­se Meit­ner se­ña­ló que se po­día con­se­guir la fi­sión del nú­cleo del ura­nio-235 y que un ki­lo bas­ta­ba pa­ra crear una ex­plo­sión nu­clear (lue­go se de­mos­tra­ría que se­rían ne­ce­sa­rios 20). La in­for­ma­ción lle­gó a ma­nos del go­bierno y de otros científicos que crea­ron la Co­mi­sión MAUD pa­ra ver si de ver­dad era po­si­ble. Y el en­car­ga­do de eva­luar es­to fue el pro­pio Chad­wick. Los bri­tá­ni­cos avan­za­ron rá­pi­da­men­te, mu­cho más que los que científicos es­ta­dou­ni­den­ses, li­de­ra­dos por En­ri­co Fer­mi (el “des­cu­bri­dor” del neu­trino, neu­trón pe­que­ño en ita­liano). Tan rá­pi­do que, en 1942, Chad­wick de­jó de tra­tar el pro­yec­to co­mo al­go ex­clu­si­va­men­te bri­tá­ni­co y ur­gió al go­bierno de Wins­ton Chur­chill pa­ra que los ex­per­tos a am­bos la­dos del char­co pu­die­ran co­la­bo­rar. El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, F. D. Roo­se­velt, y Chur­chill fir­ma­ron el acuer­do de Que­bec, que per­mi­tía la coope­ra­ción cien­tí­fi­ca en­tre bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­den­ses y en 1943 co­men­za­ron a tra­ba­jar jun­tos: Niels Bohr (a quien Chad­wick ayu­dó a huir de Di­na­mar­ca aquel año) y el pro­pio Chad­wick (je­fe del área bri­tá­ni­ca del pro­yec­to Man­hat­tan) en­ca­be­za­ron la de­le­ga­ción in­gle­sa en Los Ála­mos. Por suer­te no era muy tar­de pa­ra los ame­ri­ca­nos, que ha­bían gas­ta­do en el pro­yec­to mil mi­llo­nes de dó­la­res (13.000 mi­llo­nes al cam­bio actual), mien­tras que los bri­tá­ni­cos ape­nas ha­bían in­ver­ti­do una frac­ción de eso: 0,5 mi­llo­nes.

Al con­cluir la gue­rra Chad­wick re­gre­só a In­gla­te­rra, pe­ro era otra per­so­na. En el li­bro El neu­trón y la bom­ba, de An­drew Brown, se re­co­ge el tes­ti­mo­nio de Ja­mes Mount­ford, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Li­ver­pool, quien des­cri­bió así la im­pre­sión que le cau­só el cien­tí­fi­co: “nun­ca ha­bía vis­to a un hombre tan fí­si­ca, men­tal y es­pi­ri­tual­men­te can­sa­do (co­mo Chad­wick), ya que ha­bía pro­fun­di­za­do tan hon­da­men­te en de­ci­sio­nes mo­ra­les a las que los hom­bres más afor­tu­na­dos nun­ca nos en­fren­ta­mos. Su­frió ago­nías de res­pon­sa­bi­li­dad que sur­gie­ron de su tra­ba­jo cien­tí­fi­co”.

Re­cien­te­men­te Ada Yo­nath, No­bel de Quí­mi­ca en 2009, pu­bli­có un es­tu­dio en el que, gra­cias a la dis­per­sión de los neu­tro­nes, se me­jo­ra no­ta­ble­men­te nues­tro co­no­ci­mien­to so­bre las cé­lu­las. “Chad­wick –con­clu­ye en co­mu­ni­ca­ción con Quo– vi­vió en un tiem­po tan con­flic­ti­vo co­mo el actual. Su cons­tan­cia per­mi­tió des­cu­brir el neu­trón, pe­ro su amis­tad con di­fe­ren­tes ex­per­tos (Niels Bohr, En­ri­co Fer­mi, Al­bert Eins­tein o Piotr Ka­pit­za, No­bel de Fí­si­ca y pa­drino de bo­das de Chad­wick) le per­mi­tió sal­var a mu­chos de ellos en la II Gue­rra Mun­dial y hoy el mun­do se­ría muy dis­tin­to sin aque­llas men­tes”. Y es que los neu­tro­nes no so­lo son cla­ves pa­ra crear ar­mas. Tam­bién son los res­pon­sa­bles de la da­ta­ción por car­bono 14 y de im­por­tan­tes téc­ni­cas de diag­nós­ti­co por ima­gen y de tra­ta­mien­tos mé­di­cos.

En 1958 Chad­wick se re­ti­ró de la en­se­ñan­za, jus­to des­pués de apa­dri­nar a Fran­cis Crick y a Ja­mes De­wey Wat­son en uno de los ma­yo­res des­cu­bri­mien­tos de nues­tra era: la bús­que­da de la es­truc­tu­ra del ADN. JUAN SCALITER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.