Sa­ber có­mo fun­cio­na su co­ra­zón pue­de ayu­dar­nos a re­du­cir la hi­per­ten­sión hu­ma­na

Quo - - Conservación -

se ha des­plo­ma­do y es preo­cu­pan­te que ha­yan dis­mi­nui­do tan­to en tan po­co tiem­po”, ase­gu­ra.

Co­mo les ha su­ce­di­do a otras es­pe­cies, en el ca­so de las ji­ra­fas sus há­bi­tats na­tu­ra­les tam­bién se han vis­to frag­men­ta­dos por la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Bos­ques y sa­ba­nas an­ta­ño con­ti­nuas han si­do in­te­rrum­pi­das por ca­mi­nos y va­llas, por lo que es­te ani­mal, que ne­ce­si­ta re­co­rrer gran­des dis­tan­cias en ho­ri­zon­tal pa­ra en­con­trar los me­jo­res ali­men­tos, se ha vis­to obli­ga­do a ali­men­tar­se de fo­lla­je más po­bre, lo que ha sig­ni­fi­ca­do peo­res con­di­cio­nes de sa­lud pa­ra él. Ade­más, a me­di­da que las di­fe­ren­tes po­bla­cio­nes se que­dan in­co­mu­ni­ca­das en­tre sí, ca­da gru­po ais­la­do es­tá más ex­pues­to a sus ma­yo­res ame­na­zas co­mo la de­fo­res­ta­ción, la se­quía, las con­se­cuen­cias de la gue­rra y los ca­za­do­res fur­ti­vos.

Y la si­tua­ción pue­de in­clu­so ser peor de lo que pen­sa­mos, por­que la Lis­ta Ro­ja de UICN las con­ta­bi­li­za a to­das co­mo par­te de una so­la es­pe­cie, la Gi­raf­fa ca­me­lo­par­da­lis, di­vi­di­da en nue­ve sub­es­pe­cies. Sin em­bar­go, un equipo del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Senc­ken­berg de Frank­furt (Ale­ma­nia) des­cu­brió re­cien­te­men­te que son lo su­fi­cien­te­men­te dis­tin­tas ge­né­ti­ca­men­te (más que los osos po­la­res y los par­dos, por ejem­plo) co­mo pa­ra con­tar con cua­tro es­pe­cies di­fe­ren­tes por de­re­cho pro­pio. “Es­to nos sor­pren­dió mu­cho por­que, a sim­ple vis­ta, las di­fe­ren­cias mor­fo­ló­gi­cas y en el pa­trón de pe­la­je en­tre ellas eran li­mi­ta­das”, ase­gu­ra Axel Jan­ke, el ge­ne­tis­ta que li­de­ra al equipo ale­mán.

NO SON TO­DAS IGUA­LES

Se­gún los cálcu­los de es­ta in­ves­ti­ga­ción, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Cu­rrent Bio­logy en sep­tiem­bre de 2016, hay cua­tro es­pe­cies de ji­ra­fas vi­vien­do en dis­tin­tas par­tes de Áfri­ca. Se tra­ta de la re­ti­cu­la­da ( Gi­raf­fa re­ti­cu­la­ta), la del nor­te ( Gi­raf­fa ca­me­lo­par­da­lis), la ma­sái (Gi­raf­fa tip­pels­kir­chi) y la del sur (Gi­raf­fa gi­raf­fa). Aho­ra sa­be­mos que de esos 98.000 ejemplares con los que con­ta­mos, dos de sus po­bla­cio­nes –las del nor­te y las re­ti­cu­la­das– tie­nen me­nos de 10.000 in­di­vi­duos ca­da una (4.750 in­di­vi­duos la pri­me­ra y 8.700 la se­gun­da). Ade­más, la de­no­mi­na­da ma­sái tam­bién ha re­du­ci­do su po­bla­ción en un 50 % en las úl­ti­mas tres dé­ca­das y si­gue dis­mi­nu­yen­do. Mien­tras que la del sur es la úni­ca que ha au­men­ta­do su po­bla­ción en los últimos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.