¿QUÉ HAY EN ESOS TUBITOS?

Quo - - Veterinaria -

So­bre to­do, agua. En ella se di­lu­yen prin­ci­pios ac­ti­vos una y otra vez, has­ta que ape­nas que­da ras­tro. Se ri­ge por tres prin­ci­pios, que de­ter­mi­nó en 1796 el mé­di­co ale­mán Sa­muel Hah­ne­mann: IGUAL CON IGUAL. Se bus­ca un prin­ci­pio ac­ti­vo (ve­ge­tal, mi­ne­ral o ani­mal) que pro­vo­que los mis­mos sín­to­mas que pre­sen­ta el en­fer­mo. DO­SIS MÍ­NI­MA Esa sus­tan­cia se di­suel­ve en agua has­ta una pro­por­ción ín­fi­ma, que ape­nas de­ja mo­lé­cu­las en el pre­pa­ra­do. DIAG­NÓS­TI­CO IN­DI­VI­DUAL Tie­ne en cuen­ta, ade­más de los sín­to­mas “con­ven­cio­na­les”, in­for­ma­ción so­bre la historia del pa­cien­te, su per­so­na­li­dad, gus­tos, etc. ob­te­ni­da en una en­tre­vis­ta. To­dos ellos con­for­man el cua­dro diag­nós­ti­co, pa­ra el que se bus­ca­rá una com­bi­na­ción de va­rios prin­ci­pios. En ani­ma­les, la in­for­ma­ción de há­bi­tos o es­ta­dos de áni­mo la pro­por­cio­nan los due­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.