A GOL­PE DE AGU­JA

Quo - - Veterinaria -

En­tre 10 y 15 mi­nu­tos du­ra una se­sión de acu­pun­tu­ra, sin con­tar la de­tec­ción de los pun­tos de in­ser­ción pa­ra las agu­jas. “El pro­pio organismo te di­ce cuán­do qui­tar­las, por­que em­pie­zan a sol­tar­se con fa­ci­li­dad. Has­ta en­ton­ces, es­tán atra­pa­das”, nos mues­tra ti­ran­do li­ge­ra­men­te de ellas Con­cep­ción Gar­cía, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, en una se­sión con un pe­rro. Se­ña­la que esas agu­jas, de va­rios ta­ma­ños, “re­con­du­cen la ener­gía elec­tro­mag­né­ti­ca del organismo ha­cia áreas que la han per­di­do por una pa­to­lo­gía”.

Las em­plean pa­ra pro­ble­mas del apa­ra­to locomotor o re­pro­duc­ti­vos, co­mo ayu­dar a la di­la­ta­ción del par­to, en quis­tes ová­ri­cos o con pseu­do­ges­ta­cio­nes, en las que la hem­bra se com­por­ta co­mo si es­tu­vie­ra pre­ña­da. En le­sio­nes de­ge­ne­ra­ti­vas la apli­can pa­ra qui­tar do­lo­res y me­jo­rar la ca­li­dad de vida. Mas­co­tas (pe­rros, ga­tos, hu­ro­nes...) y ca­ba­llos son los prin­ci­pa­les des­ti­na­ta­rios. Tam­bién acla­ra que no lo pue­de to­do: “No en­de­re­za lo que es­tá tor­ci­do. Si hay que cor­tar al­go, se cor­ta. Las agu­jas no ha­cen mi­la­gros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.