For­mó par­te del co­mi­té de la re­vis­ta ‘Scien­ti­fic Ame­ri­can’ don­de des­en­mas­ca­ra­ba los tru­cos de los fal­sos es­pi­ri­tis­tas

Quo - - Historia -

del pú­bli­co y lue­go lo vol­vía a re­com­po­ner. Es­te nú­me­ro, se­gún mu­chos de sus bió­gra­fos, fue el que le lle­vó, de­fi­ni­ti­va­men­te, a in­tere­sar­se por la ma­gia. Tal fue su de­ter­mi­na­ción que, cuan­do sus pa­dres le en­via­ron a tra­ba­jar a una ce­rra­je­ría pa­ra la­brar­se un fu­tu­ro, él lo apro­ve­chó pa­ra es­tu­diar los me­ca­nis­mos de­trás de los cie­rres, que des­pués lo con­ver­ti­rían en el maes­tro del es­ca­pis­mo.

SI LO VEO NO LO CREO

Te­nía una gran ob­se­sión por de­mos­trar su for­ta­le­za fí­si­ca. No fu­ma­ba, no be­bía y ca­da día se en­tre­na­ba ha­cien­do gim­na­sia, lo que lo con­vir­tió en un re­fe­ren­te es­té­ti­co de la épo­ca y lo pre­pa­ró pa­ra su es­pe­cia­li­dad, el es­ca­pis­mo. En­tre sus me­jo­res tru­cos es­ta­ban los que le lle­va­ban a su­mer­gir­se en el agua den­tro de ca­jas se­lla­das. In­clu­so hi­zo cons­truir una cel­da sub­ma­ri­na, lle­na de agua, en la que en­tra­ba bo­ca aba­jo con los pies en­gan­cha­dos en un ce­po de ma­de­ra, del que tam­bién con­se­guía za­far­se.

Otro de sus pun­tos fuer­tes eran las des­apa­ri­cio­nes. Eje­cu­tó co­mo na­die la Me­ta­mor­fo­sis, el tru­co en el que el ma­go se in­ter­cam­bia con su ayu­dan­te, pre­via­men­te ata­do y me­ti­do en un baúl pre­cin­ta­do. Y al fi­nal de su ca­rre­ra, asom­bró a las ma­sas ha­cien­do des­apa­re­cer un ele­fan­te de va­rias to­ne­la­das en es­ce­na.

Tam­bién fue el pri­me­ro en uti­li­zar es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción pa­ra pro­mo­cio­nar sus es­pec­tácu­los an­tes nun­ca vis­tas, co­mo los tru­cos “gan­cho” que ha­cía an­te mul­ti­tu­des an­tes de una ac­tua­ción, de los que se ha­cía eco la pren­sa, lle­ván­do­le aún más es­pec­ta­do­res.

Tras mo­rir su ma­dre, ase­gu­ró: “Mien­tras la mayor par­te de la gen­te di­ce te­mer a la muer­te, yo me con­si­de­ro pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar­me a ella”. La ho­ra le lle­gó el 31 de oc­tu­bre de 1926, cuan­do un es­tu­dian­te le pi­lló des­pre­ve­ni­do y le pro­pi­nó va­rios pu­ñe­ta­zos en el es­tó­ma­go. Es­to le des­en­ca­de­nó una pe­ri­to­ni­tis agu­da que no se qui­so tra­tar. Cuan­do al fin lle­gó al qui­ró­fano, te­nía una in­fec­ción ab­do­mi­nal que, en la épo­ca an­te­rior a los an­ti­bió­ti­cos, era prác­ti­ca­men­te una sen­ten­cia de muer­te. Ge­nio y fi­gu­ra, has­ta la se­pul­tu­ra. ANA PÉREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.