Andrés Alcántara se que­da con los cuer­pos en­vuel­tos en de­li­ca­dos plie­gues de la Gre­cia clá­si­ca. Sim­bo­li­zan la se­xua­li­dad en ca­si to­das sus for­mas po­si­bles

Quo - - Sexo + lógico -

( AECA), nos re­mi­te a la obra del es­cul­tor Andrés Alcántara co­mo uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes del arte eró­ti­co actual. Es­te ar­tis­ta re­cha­za la ex­hi­bi­ción obs­ce­na y ha­bla de su­ti­le­za, de sen­sua­li­dad, de se­duc­ción, de crear un efec­to. Y co­mo mues­tra, nos tras­la­da a la es­cul­tu­ra de la Gre­cia clá­si­ca. “Sus cuer­pos en­vuel­tos en de­li­ca­das cor­ti­nas y plie­gues sim­bo­li­zan la se­xua­li­dad en ca­si to­das sus for­mas po­si­bles. Es la des­nu­dez au­sen­te”, ma­ti­za Alcántara. Re­cuer­da, por ejem­plo, a Afro­di­ta Cni­dia, una es­ta­tua des­nu­da que re­pre­sen­ta a Ve­nus sa­lien­do del ba­ño cu­bier­ta con un pa­ño. La ves­ti­men­ta in­si­núa unas cur­vas muy sen­sua­les.

UNA SEN­SUA­LI­DAD MÁS GE­NUI­NA

Son es­cul­tu­ras con un ele­va­do gra­do de be­lle­za idea­li­za­da, pe­ro el ero­tis­mo se con­si­gue tam­bién des­de la anato­mía im­per­fec­ta. Ahí es­tán las es­cul­tu­ras vo­lu­mi­no­sas de Fer­nan­do Bo­te­ro, de cuer­pos ro­lli­zos y cur­vas fir­mes y re­don­das. En su te­sis, la co­lom­bia­na Nu­bia Ja­neth Gon­zá­lez Ruiz ana­li­zó la sen­sua­li­dad de la re­don­dez en las es­cul­tu­ras del ar­tis­ta co­lom­biano: “No son pro­duc­to de un ac­to úni­ca­men­te vi­sual, sino el re­sul­ta­do de sen­sa­cio­nes tác­ti­les, gus­ta­ti­vas, au­di­ti­vas y ol­fa­ti­vas ex­pe­ri­men­ta­das por el ar­tis­ta y trans­mi­ti­das al ob­ser­va­dor a tra­vés del tra­ta­mien­to de las tex­tu­ras, cro­ma­tis­mo, sen­sua­li­dad de la re­don­dez y mo­nu­men­ta­li­dad de ca­da uno de los de­ta­lles”.

Si, co­mo de­cía Ba­tai­lle, to­do ero­tis­mo tie­ne al­go de trans­gre­sor, es inevi­ta­ble men­cio­nar los re­lie­ves de los tem­plos de Kha­ju­raho, en la In­dia. Sus es­ce­nas de se­xo ex­plí­ci­to y cuer­pos vo­lup­tuo­sos es­tán con­si­de­ra­das obras maes­tras del arte mun­dial. O al ve­ne­ciano An­to­nio Ca­no­va. En (1787-1793), es­te ar­tis­ta re­cu­bre el már­mol con una ca­pa de ho­llín pa­ra au­men­tar el ero­tis­mo de la ma­te­ria sa­ti­na­da. Ade­más, las lí­neas de unos cuer­pos ca­si ado­les­cen­tes sim­bo­li­zan un ero­tis­mo per­ver­so de ca­ri­cias su­ti­les.

Fer­nan­do Castro Flórez, crí­ti­co de arte y pro­fe­sor de Es­té­ti­ca en la UAM, ci­ta al fi­ló­so­fo Spi­no­za: “Na­die sa­be lo que pue­de un cuer­po”. Pien­sa que, tal vez, la historia de la es­cul­tu­ra sea la de los pro­di­gios y pla­ce­res del cuer­po ha­bi­tual­men­te des­nu­do. La frial­dad del már­mol o el bron­ce han te­ni­do que trans­mi­tir la tem­pe­ra­tu­ra de la piel y la se­duc­ción que el cuer­po ejer­ce so­bre la mi­ra­da aje­na. “Des­de el cuer­po ca­nó­ni­co (aque­lla cua­dra­tu­ra del círcu­lo que des­cri­ben Vi­tru­vio y Leo­nar­do da Vin­ci) has­ta el pre­sen­te, se han ido pro­du­cien­do mu­ta­cio­nes his­tó­ri­cas de lo que con­si­de­ra­mos ex­ci­tan­te, sen­sual o eró­ti­co”.

Pa­ra Sil­via Te­na Bel­trán, doc­to­ra en Historia del Arte y co­mi­sa­ria in­de­pen­dien­te, “el mun­do del arte se mue­ve en la frá­gil fron­te­ra en­tre un uni­ver­so po­bla­do por obras fre­cuen­te­men­te acla­ma­das por su com­po­nen­te trans­gre­sor, irre­ve­ren­te o ta­bú, y una eterna lu­cha por la li­ber­tad de ex­pre­sión”.

No le ex­tra­ña que ese es­pí­ri­tu trans­gre­sor se ha­ya vis­to fre­cuen­te­men­te acom­pa­ña­do de os­cu­ras mo­ti­va­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.