Los ca­nes tam­bién tie­nen un pa­sa­do

Un nue­vo es­tu­dio ge­né­ti­co tra­za el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de los pe­rros y des­ve­la ines­pe­ra­dos pa­ren­tes­cos. Des­de que lle­ga­ron al con­ti­nen­te ame­ri­cano cru­zan­do el es­tre­cho de Be­ring, su evo­lu­ción ha to­ma­do ca­mi­nos muy sor­pren­den­tes.

Quo - - QUOÉNTANOS - Por Juan Sca­li­ter

Y un nue­vo ma­pa ge­né­ti­co lo ha sa­ca­do a la luz. Ya lle­van con no­so­tros 30.000 años, un pe­rio­do que ha da­do pa­ra mu­cho.

Aún an­tes de que lo­grá­ra­mos do­mi­nar la agri­cul­tu­ra, pre­via­men­te a cual­quier otra re­la­ción con cual­quier es­pe­cie, el pri­mer or­ga­nis­mo, plan­ta o ani­mal do­mes­ti­ca­do por el ser hu­mano fue el pe­rro. Y pro­ba­ble­men­te esa sea la ra­zón por la cual el ca­nis fa­mi­lia­ris pre­sen­ta una de las ma­yo­res di­ver­si­da­des co­no­ci­das: de los 80 ki­los que pue­de pe­sar un gran da­nés a los 800 gra­mos de Boo Boo, un chihuahua. Si hi­cié­ra­mos un pa­ra­le­lis­mo con otras es­pe­cies de­be­ría ha­ber pa­tos de 5 y de 400 ki­los, ga­tos de más de 60 ki­los y, mie­do da so­lo pen­sar­lo, va­cas co­mo elefantes que es­ta­rían por en­ci­ma de las 4 to­ne­la­das. To­do ello sin con­tar con el lar­go de pe­lo o su co­lor, el ta­ma­ño del ho­ci­co o la for­ma de sus ore­jas. Pe­ro lo más sor­pren­den­te es que, pe­se a es­ta di­ver­si­dad, to­dos for­man par­te de la mis­ma es­pe­cie, lo que sig­ni­fi­ca que pue­den cru­zar­se en­tre sí y pro­du­cir des­cen­den­cia fér­til. En­ton­ces, ¿có­mo he­mos lle­ga­do a es­te aque­la­rre cua­drúpe­do?

Com­pa­ñe­ros a la car­ta

Un nue­vo es­tu­dio, el ma­yor aná­li­sis ge­né­ti­co has­ta la fe­cha, no so­lo da mu­chas res­pues­tas, tam­bién per­mi­te cons­truir un ma­pa evo­lu­ti­vo de las ra­zas pa­ra po­ner­les fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to.

Pe­ro em­pe­ce­mos por el ini­cio. Unos 30.000 años atrás co­men­zó la so­cie­dad en­tre pe­rros y hu­ma­nos. Des­de en­ton­ces nos he­mos ser­vi­do de ellos co­mo com­pa­ñía pa­ra cui­dar del ga­na­do, los lle­va­mos a la gue­rra, de ca­za, de pes­ca y has­ta les he­mos he­cho pe­lear en­tre ellos. Fue­ron to­das es­tas

ta­reas las que ha­brían for­za­do la di­ver­si­dad de las más de 350 ra­zas ca­ni­nas, la ma­yo­ría de ellas con so­lo tres si­glos de vi­da.

Elai­ne Os­tran­der y Hei­di Par­ker, ge­ne­tis­tas del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción del Ge­no­ma Hu­mano de Es­ta­dos Uni­dos y lí­de­res de la in­ves­ti­ga­ción, pa­sa­ron 20 años vi­si­tan­do ex­hi­bi­cio­nes y con­cur­sos de pe­rros y so­li­ci­tan­do ayu­da de co­le­gas de di­fe­ren­tes rin­co­nes del pla­ne­ta pa­ra ob­te­ner mues­tras de ADN de 1.346 pe­rros de 161 ra­zas di­fe­ren­tes. Con es­te ma­te­rial com­pa­ra­ron 150.000 pun­tos del ge­no­ma de los pe­rros pa­ra cons­truir un ár­bol evo­lu­ti­vo. El ob­je­ti­vo era “sen­ci­llo”: des­cu­brir cuán­do se desa­rro­lló ca­da ra­za.

El ar­tícu­lo, pu­bli­ca­do en

Cell Re­ports, lo­gró agru­par­los a ca­si to­dos en 23 cla­dos (ra­mas evo­lu­ti­vas). Es­to per­mi­tió ver que los bó­xers, los bos­ton te­rrier y los bull­dogs, to­dos en un mis­mo cla­do, fue­ron con­ce­bi­dos bus­can­do ani­ma­les fuer­tes. El Te­rra­no­va, los la­bra­do­res

y el bra­co de Wei­mar, co­mo re­cu­pe­ra­do­res de pie­zas de ca­za sin mie­do al agua. El ma­pa de­fi­ni­ti­vo per­mi­tió des­cu­brir qué bus­ca­ban los cria­do­res al desa­rro­llar de­ter­mi­na­da ra­za (fuer­za, ve­lo­ci­dad, leal­tad, al­tu­ra, etc.) y a quién re­cu­rrían pa­ra lo­grar las an­he­la­das pro­pie­da­des.

Por ejem­plo, el car­li­nos, una ra­za ori­gi­na­da en Chi­na, fue usa­da des­de el si­glo XVI pa­ra “en­co­ger” otras ra­zas.

“Así –nos con­fie­sa Par­ker por te­lé­fono– el ADN del car­li­nos es­tá pre­sen­te en el ge­no­ma de mu­chos pe­rros toy o mi­nia­tu­ra. Di­vi­dir­los en cla­dos se­rá una im­por­tan­te ayu­da pa­ra los ve­te­ri­na­rios, ya que po­drán de­tec­tar po­ten­cia­les pro­ble­mas ge­né­ti­cos. Por ejem­plo, hay una en­fer­me­dad que pro­du­ce una ano­ma­lía ge­né­ti­ca en los co­llies, pe­ro tam­bién se ha de­tec­ta­do en al­gu­nos re­trie­vers. Y es que es­tos úl­ti­mos tie­nen an­ces­tros co­llies. Es­te es­tu­dio per­mi­te ex­pli­car es­ta co­ne­xión, pe­ro tam­bién se­ña­lar dón­de po­drían apa­re­cer otras en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas, sa­bien­do el pa­ren­tes­co en­tre cier­tos pe­rros. Y, tam­bién im­por­tan­te, ca­da vez que se ha des­cu­bier­to un gen vin­cu­la­do a una en­fer­me­dad en pe­rros, ha­bía una re­la­ción con esa en­fer­me­dad en hu­ma­nos”.

Otro ob­je­ti­vo del es­tu­dio era in­ten­tar en­con­trar a los an­te­pa­sa­dos de los pri­me­ros pe­rros que lle­ga­ron al con­ti­nen­te ame­ri­cano a tra­vés del es­tre­cho de Be­ring. Y los ha­lla­ron. Pe­ro si las apues­tas van por el la­do de hus­kies, ma­la­mu­tes o pe­rros es­qui­ma­les ame­ri­ca­nos (muy pa­re­ci­dos a los lo­bos), per­de­ría­mos el di­ne­ro. “Lo que bus­ca­mos ini­cial­men­te –ex­pli­ca Par­ker– eran fir­mas ge­né­ti­cas de los pe­rros del Nue­vo Mun­do. Al­gu­nos te­nían ocul­ta es­ta in­for­ma­ción en su ge­no­ma. Por ejem­plo el xo­loitz­cuintle y el pe­rro sin pe­lo de Pe­rú (muy pa­re­ci­dos en­tre ellos), tie­nen una ge­né­ti­ca muy si­mi­lar a la del din­go sal­va­je aus­tra­liano y a los pe­rros can­to­res de Pa­púa Nue­va Guinea, pe­ro muy dis­tan­te a la de los pe­rros eu­ro­peos”. El aná­li­sis tam­bién re­ve­ló otro pa­rien­te cer­cano,

30.000 años atrás co­men­zó la pri­me­ra alian­za en­tre hu­ma­nos y pe­rros

tan­to en ge­né­ti­ca co­mo en el tiem­po: el pe­rro de Ca­ro­li­na. Des­cu­bier­to en la dé­ca­da de 1970, su his­to­ria es, co­mo mí­ni­mo, di­fe­ren­te a la de cual­quier otra ra­za, ya que se tra­ta de una de las po­cas que, en tiem­pos re­cien­tes, ha sur­gi­do por se­lec­ción na­tu­ral. To­do co­men­zó cuan­do Lehr Bris­bin, un eco­lo­gis­ta, qui­so crear una ba­se de da­tos del im­pac­to pro­du­ci­do en los ani­ma­les por la cen­tral nu­clear de Sa­van­nah Ri­ver, en Geor­gia. Uno de los pri­me­ros si­tios a los que acu­dió fue a

la pe­rre­ra y allí se en­con­tró con va­rios ejem­pla­res muy si­mi­la­res al din­go aus­tra­liano. Un tra­ba­jo más pro­fun­do le lle­vó a en­con­trar más de es­tos pe­rros que vi­vían en es­ta­do sal­va­je. Aná­li­sis ge­né­ti­cos rea­li­za­dos por el Real Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Es­to­col­mo (KHT) re­ve­la­ron que el 37 % de su ADN mi­to­con­drial era pro­pio de ellos y que es­ta­ban em­pa­ren­ta­dos con pe­rros de Asia Orien­tal (co­mo al­gu­nos chi­nos y ja­po­ne­ses) pe­ro no con nin­guno eu­ro­peo.

Pue­de que es­ta fal­ta de he­ren­cia eu­ro­pea sea la ra­zón de que tan­to el xo­lo co­mo el pe­rro pe­ruano, el ca­ro­li­na y el din­go se pa­rez­can tan­to, pe­ro tam­bién pue­de que no ha­yan si­do víc­ti­mas de la bom­ba de la di­ver­si­dad.

Del mis­mo mo­do que la ex­plo­sión del Pre­cám­bri­co al­te­ró por com­ple­to la fi­sio­no­mía de los or­ga­nis­mos te­rres­tres, hu­bo un even­to que im­pac­tó po­de­ro­sa­men­te en los pe­rros. “Se tra­ta de la ex­plo­sión vic­to­ria­na –aña­de Par­ker–. A par­tir del si­glo XVII y prin­ci­pal­men­te des­de In­gla­te­rra, pe­ro lue­go tam­bién en otros paí­ses eu­ro­peos, co­men­za­ron a bus­car­se ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas en los ani­ma­les: pa­ra la ca­za de cier­vos, ja­ba­líes y zo­rros, co­mo pas­to­res, pa­ra pe­leas… Se com­bi­na­ban ha­bi­li­da­des pro­pias de cier­tos ani­ma­les pa­ra ob­te­ner uno que sir­vie­ra a lo desea­do. Los hu­ma­nos pu­si­mos mu­cha pre­sión en los pe­rros. Pri­me­ro hu­bo una se­lec­ción por el ti­po (co­mo sa­bue­sos o poin­ters) y lue­go se bus­ca­ron cua­li­da­des fí­si­cas”.

Con nom­bre y ape­lli­do

A to­do es­to se su­ma una ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia de es­tos ani­ma­les que fa­ci­li­ta aún más la di­ver­si­dad: la ge­né­ti­ca. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2013 en Ge­no­me Re­ports y di­ri­gi­do por Os­tran­der, se­ña­la que ape­nas seis ge­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos en el 50 % de la va­ria­ción de ta­ma­ño en los pe­rros. Pa­ra los cria­do­res y bus­ca­do­res de nue­vas ra­zas, es­to es ca­si una mi­na de oro. Un ejem­plo de ello es el pas­tor ale­mán. Has­ta fi­na­les del si­glo XIX es­ta ra­za no exis­tía. El ale­mán Max von Step­ha­nitz bus­ca­ba un pe­rro ágil y con fuer­za pa­ra tra­ba­jar. Y en un con­cur­so de pe­rros des­cu­brió al “pri­mer ejem­plar” (al me­nos el pri­me­ro en ser ins­cri­to en la so­cie­dad ale­ma­na de pas­to­res). Se lla­ma­ba Hek­tor Linksr­hein y su pe­la­je era com­ple­ta­men­te ne­gro. De Hek­tor, po­dría de­cir­se, na­cie­ron los pas­to­res ale­ma­nes co­mo creemos co­no­cer­los hoy: ofi­cial­men­te es­ta ra­za no so­lo tie­ne el pe­la­je ne­gro y ca­ra­me­lo, se re­co­no­cen has­ta 11 va­ria­cio­nes que van des­de op­cio­nes bi­co­lo­res a com­ple­ta­men­te blan­co o ne­gro.

Es­ta ra­za tam­bién es pri­ma del xo­lo, del pas­tor de Pi­car­día y del chi­nook. Al­go que no sor­pren­de vien­do su anato­mía. Al me­nos no tan­to co­mo otros des­cu­bri­mien­tos del equi­po de Par­ker, co­mo el víncu­lo en­tre el rott­wei­ler y el sch­nau­zer gi­gan­te o el pe­rro es­qui­mal ame­ri­cano y el car­li­nos.

“Que­ría­mos des­cu­brir có­mo un des­cen­dien­te del lobo, ha­ce 30.000 años, de­ri­vó en tan­ta va­rie­dad de for­mas y ta­ma­ños –con­clu­ye Par­ker–. Pe­ro es­to es so­lo el co­mien­zo, ape­nas he­mos co­men­za­do. Nues­tra in­ten­ción es bus­car ge­nes in­vo­lu­cra­dos en en­fer­me­da­des que ellos y no­so­tros su­fri­mos e in­ten­tar una cu­ra. Pa­ra am­bos”.

El car­li­nos se usó des­de el si­glo XVI pa­ra “en­co­ger” otras ra­zas

EL PRI­MER PAS­TOR ALE­MÁN En blan­co y ne­gro se pue­de ver a Hek­tor Linksr­hein, el pri­mer pas­tor ale­mán ins­cri­to co­mo tal en 1895. Arri­ba, un ejem­plar ac­tual de la mis­ma ra­za.

Pe­rro sin pe­lo pe­ruano

Din­go LOS PRI­ME­ROS AME­RI­CA­NOS

El xo­loitz­cuintle (na­ti­vo de Mé­xi­co) y el pe­rro pe­ruano sin pe­lo des­cien­den de los pri­me­ros pe­rros que lle­ga­ron al con­ti­nen­te. Su ge­né­ti­ca es muy si­mi­lar a la del din­go sal­va­je aus­tra­liano y a la de los pe­rros can­to­res de Pa­púa Nue­va Guinea. Tam­bién a una de las úl­ti­mas ra­zas des­cu­bier­tas, el pe­rro Ca­ro­li­na (des­cu­bier­ta en los años 1970), en Es­ta­dos Uni­dos. Xo­lo­quin­te

Gal­go Mas­tín Gran da­nés PU­RA IN­GE­NIE­RÍA GE­NÉ­TI­CA El gran da­nés fue con­ce­bi­do en Ale­ma­nia pa­ra ca­zar ja­ba­líes, osos y cier­vos. Pa­ra su crea­ción se cru­za­ron di­fe­ren­tes ra­zas co­mo el lo­be­ro ir­lan­dés, por la al­tu­ra, mas­ti­nes, por sus múscu­los y gal­gos, por la ve­lo­ci­dad. Lo­be­ro ir­lan­dés

TE PRE­SEN­TO A TU FA­MI­LIA En­tre los ani­ma­les que per­te­ne­cen al mis­mo cla­do (la mis­ma ra­ma evo­lu­ti­va) se en­cuen­tran el gal­go af­gano y el po­den­co ibi­cen­co. Gal­go af­gano

Po­den­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.