La mo­da de no co­mer

El ayuno in­ter­mi­ten­te se ha con­ver­ti­do en la nue­va mo­da. Hay in­di­cios en la­bo­ra­to­rio de que alar­ga la vi­da y fre­na el avan­ce de al­gu­nas en­fer­me­da­des en ani­ma­les, pe­ro ¿es real­men­te una die­ta sa­lu­da­ble pa­ra hu­ma­nos?

Quo - - QUOÉNTANOS - Tex­to: ANA PÉ­REZ

El se­cre­to pa­ra una vi­da más lar­ga po­dría es­tar en el ayuno in­ter­mi­ten­te; al me­nos, es lo que los cien­tí­fi­cos han ob­ser­va­do en los ra­to­nes. Y tam­bién me­jo­ra la sa­lud de los roe­do­res. Pe­ro los efec­tos en las personas, a lar­go pla­zo, aún se des­co­no­cen.

HHACE UNOS 10.000 AÑOS nues­tros an­te­pa­sa­dos se ali­men­ta­ban del fo­lla­je y los fru­tos que re­co­lec­ta­ban de la pro­pia na­tu­ra­le­za pa­ra ir ti­ran­do, has­ta que con­se­guían ca­zar un su­cu­len­to ani­mal y se po­dían dar un fes­tín du­ran­te unos días. Es­te es­ta­do, en­tre el ban­que­te y la es­ca­sez, es lo que ha he­cho que nues­tros hí­ga­dos y múscu­los sean ca­pa­ces de guar­dar car­bohi­dra­tos de fá­cil ac­ce­so en for­ma de glu­có­ge­nos y que nues­tro te­ji­do gra­so man­ten­ga las re­ser­vas de lar­ga du­ra­ción, que nos per­mi­ten so­bre­vi­vir sin co­mer du­ran­te se­ma­nas. “Los in­di­vi­duos cu­yos ce­re­bros, cuer­pos y ren­di­mien­to fí­si­co eran óp­ti­mos en es­ta­do de ayuno te­nían más pro­ba­bi­li­da­des de ob­te­ner ali­men­tos y com­pe­tir con otros in­di­vi­duos que no eran ca­pa­ces de fun­cio­nar a un ni­vel tan bueno”,

ase­gu­ra Mark Mat­tson, un neu­ro­cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del En­ve­je­ci­mien­to en Mary­land (Es­ta­dos Uni­dos) que lle­va años es­tu­dian­do los efec­tos del ayuno en el ce­re­bro y prac­ti­cán­do­lo en sus pro­pias car­nes. Mat­tson no in­gie­re nin­gún ali­men­to has­ta las tres de la tar­de, cuan­do co­mien­zan sus seis ho­ras fe­li­ces en las que in­gie­re las 2.000 ca­lo­rías que com­po­nen su die­ta. Es­te há­bi­to pue­de pa­re­cer ex­tre­mo pa­ra quie­nes lle­va­mos años oyen­do lo im­por­tan­te que es co­mer cin­co ve­ces al día, pe­ro se­gún Mat­tson, los hu­ma­nos es­ta­mos equi­pa­dos pa­ra ello y, a la luz de las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, prac­ti­car el ayuno tie­ne una gran can­ti­dad de be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. En­tre otros, la pro­tec­ción an­te en­fer­me­da­des car­día­cas, cán­cer, obe­si­dad, dia­be­tes y otras neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, co­mo el alz­héi­mer, ya que pa­re­ce que fo­men­ta la re­ge­ne­ra­ción neuronal y me­jo­ra el apren­di­za­je y la me­mo­ria.

La ‘an­ti­die­ta’

En 1971, un hom­bre de 27 años y 200 ki­los de pe­so acu­dió al de­par­ta­men­to de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Dun­dee, en Es­co­cia, en bus­ca de ayu­da. El pa­cien­te A.B., co­mo lo de­no­mi­na­ron los mé­di­cos, ne­ce­si­ta­ba per­der pe­so. Sus mé­di­cos le re­co­men­da­ron en­ton­ces un mo­do de ac­ción cor­to pe­ro drás­ti­co: de­jar de co­mer por com­ple­to. So­lo in­gi­rió su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos, le­va­du­ras y flui­dos no ca­ló­ri­cos du­ran­te 382 días en los que per­dió 125 ki­los. Es­ta “die­ta” se con­vir­tió en el pe­río­do más lar­go de ayuno re­gis­tra­do, e in­clu­so en­tró a for­mar par­te del Li­bro Gui­ness de los Re­cords de ese año. En el in­for­me so­bre el ca­so, los fa­cul­ta­ti­vos que le tra­ta­ron ale­ga­ron que A.B. su­frió po­co o nin­gún efec­to ad­ver­so en su sa­lud y en una re­vi­sión cin­co años más tar­de so­lo ha­bía ga­na­do unos 6 ki­los.

Sin em­bar­go, se­gún la doc­to­ra Emi­lia Can­cer, miem­bro del área de Nu­tri­ción de la SEEN (So­cie­dad Es­pa­ño­la de Edo­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción): “El ayuno te­ra­péu­ti­co se ha em­plea­do ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca en ca­sos de obe­si­dad gra­ve, pe­ro des­de ha­ce unas dé­ca­das ha de­ja­do de prac­ti­car­se por no ha­ber­se de­mos­tra­do su efi­ca­cia a lar­go pla­zo. Es un error pen­sar que si ha­ce­mos pe­rio­dos de ayuno más o me­nos lar­gos es­tan­do obe­sos, el or­ga­nis­mo uti­li­za so­lo la re­ser­va gra­sa. En reali­dad lo que pa­sa es que, ini­cial­men­te, exis­te una pér­di­da de las re­ser­vas de glu­co­sa al­ma­ce­na­das en for­ma de glu­có­geno pe­ro, pos­te­rior­men­te y una vez con­su­mi­do el glu­có­geno he­pá­ti­co, hay que ob­te­ner glu­co­sa y ener­gía de otros te­ji­dos. Así co­mien­za la de­gra­da­ción de gra­sa que a los tres días de ayuno es­tá es­ti­mu­la­da al má­xi­mo”.

Y apun­ta: “Ade­más, es­ta pér­di­da de gra­sa no es igual en personas obe­sas que en las del­ga­das. Des­pués de 60 ho­ras de ayuno, en obe­sos ca­si to­da

SE­GÚN UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN RE­CIEN­TE PRO­LON­GAR EL AYUNO NOC­TURNO A 13 HO­RAS RE­DU­CE RE­PRO­DUC­CIÓN DEL CÁN­CER DE MA­MA

la ener­gía pro­vie­ne de la gra­sa, mien­tras que en su­je­tos del­ga­dos hay ya una im­por­tan­te pér­di­da de ma­sa pro­tei­ca. Pe­ro cuan­do se adel­ga­za du­ran­te el ayuno, la ma­yor pér­di­da al co­men­zar es a ex­pen­sas del lí­qui­do cor­po­ral. Des­pués, al con­su­mir­se te­ji­do gra­so y pro­tei­co, la pér­di­da de pe­so tam­bién arras­tra­rá gra­sa y ma­sa mus­cu­lar.”

Y, en los úl­ti­mos años, la cien­cia es­tá des­cu­brien­do más de­ta­lles so­bre la di­ná­mi­ca me­ta­bó­li­ca sub­ya­cen­te y los fe­nó­me­nos fi­sio­ló­gi­cos que pro­vo­ca el ayuno gra­cias a sus in­ves­ti­ga­cio­nes con mo­de­los ani­ma­les y hu­ma­nos. Se tra­ta de es­tu­dios en los que se in­ves­ti­gan los efec­tos del ayuno en en­fer­me­da­des que na­da tie­nen que ver con la obe­si­dad. Pe­ro al hi­lo de es­te co­no­ci­mien­to es­tán apa­re­cien­do re­gí­me­nes que lo pro­mul­gan pa­ra per­der pe­so co­mo una die­ta mi­la­gro más, con el pe­li­gro que es­to con­lle­va.

Co­mer, pe­ro sa­lu­da­ble

Un ejem­plo de có­mo los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en un su­per­ven­tas sin pa­lia­ti­vos es el de la Die­ta de las 8 ho­ras. Su au­tor, Da­vid Zin­czen­ko, ase­gu­ra que la die­ta es­tá ba­sa­da en los tra­ba­jos de Sat­chi­da­nan­da Pan­da, un in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Salk de Es­tu­dios Bio­ló­gi­cos en La Jo­lla, Ca­li­for­nia, que es­tu­dia los efec­tos de la ali­men­ta­ción con res­tric­ción de tiem­po, se­gún nues­tro rit­mo cir­ca­diano y su efec­to en al­gu­nas en­fer­me­da­des. El bes­tse­ller de Zin­czen­ko, edi­tor de una revista mas­cu­li­na, afir­ma que las personas que res­trin­gen su con­su­mo de ali­men­tos a ocho ho­ras to­dos los días, cuan­do co­men pue­den ha­cer­lo “sin mi­rar lo que in­gie­ren”. Sin em­bar­go el pro­pio Pan­da, que no par­ti­ci­pó pa­ra na­da en la ela­bo­ra­ción del li­bro, nie­ga que es­ta die­ta es­té sus­ten­ta­da en sus in­ves­ti­ga­cio­nes. “Nun­ca afir­ma­mos que po­dría­mos ha­cer que los ra­to­nes gor­dos adel­ga­za­ran gra­cias a la die­ta de ocho ho­ras”, ha di­cho.

Y es que, co­mo di­ce Can­cer: “Des­de un pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal no exis­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca con­tras­ta­da que per­mi­ta re­co­men­dar la rea­li­za­ción de ayu­nos in­ter­mi­ten­tes co­mo una prác­ti­ca de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. En­ten­de­mos por ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble aque­lla que in­clu­ye prin­ci­pal­men­te ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal: fru­tas, ver­du­ras, le­gum­bres, fru­tos se­cos y ha­ri­nas in­te­gra­les de ce­rea­les; me­jor pes­ca­do que car­ne y den­tro de las car­nes, me­jor las que tie­nen me­nos gra­sa; acei­te de oli­va y au­sen­cia o pre­sen­cia ex­cep­cio­nal de ali­men­tos ri­cos en azú­car, gra­sas sa­tu­ra­das, sal y al­cohol. To­do ello con unos há­bi­tos tam­bién sa­lu­da­bles co­mo rea­li­zar 4 o 5 co­mi­das dia­rias pa­ra re­par­tir me­jor el apor­te ener­gé­ti­co y lle­gar con me­nor sen­sa­ción de ham­bre a las co­mi­das prin­ci­pa­les”.

El gran di­le­ma es qué su­ce­de pa­sa­dos los años en personas sa­nas que prac­ti­can co­mo nor­ma es­te ti­po de ayuno. “Hay muy po­cos da­tos de sus efec­tos a lar­go

“ES UN ERROR PEN­SAR QUE AL AYUNAR ES­TAN­DO OBE­SO EL OR­GA­NIS­MO TI­RA SO­LO DE RE­SER­VA DE GRA­SA”

pla­zo, y mi su­po­si­ción es que, al igual que la res­tric­ción ex­ce­si­va de ca­lo­rías pro­lon­ga­da en el tiem­po, no va a ser via­ble”, di­ce Val­ter Lon­go, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Longevidad de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, otro de los cien­tí­fi­cos se­rios que es­tán aban­de­ran­do el es­tu­dio de las di­ná­mi­cas ge­né­ti­cas, in­mu­no­ló­gi­cas y me­ta­bó­li­cas del ayuno pa­ra se­pa­rar el grano de la pa­ja.

El cán­cer se be­ne­fi­cia

Se­gún sus pes­qui­sas, ayunar en­tre 2 y 5 días re­du­ce los bio­mar­ca­do­res de cán­cer, dia­be­tes y en­fer­me­da­des car­día­cas. Ade­más, en su úl­ti­ma in­ves­ti­ga­ción com­pro­bó es­te mis­mo años que el ayuno pe­rió­di­co si­mu­la­do, es de­cir, con una die­ta ba­ja en ca­lo­rías, car­bohi­dra­tos y pro­teí­nas pe­ro con áci­dos gra­sos am­plios pa­ra evi­tar un ce­se com­ple­to de la ener­gía entrante, re­ge­ne­ra el pán­creas da­ña­do de los dia­bé­ti­cos y au­men­ta la pro­duc­ción de in­su­li­na.

De he­cho Lon­go co­mer­cia­li­za una die­ta de es­te es­ti­lo con pro­duc­tos ‘ti­po Bio­ma­nán’ ( pro­lonfmd.com) que fa­bri­ca una star-up li­de­ra­da por él. Y que se re­co­mien­da tam­bién pa­ra evi­tar los efec­tos se­cun­da­rios de la qui­mio­te­ra­pia en en­fer­mos de cán­cer.

Me po­ne so­bre su pis­ta Ma­nuel Se­rrano, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca (IRB Bar­ce­lo­na). Su equi­po, en co­la­bo­ra­ción con el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes On­co­ló­gi­cas (CNIO), tam­bién ha es­tu­dia­do re­cien­te­men­te la im­pli­ca­ción del ayuno en el cán­cer. Y me ex­pli­ca: “Val­ter Lon­go ha com­pro­ba­do que el ayuno po­ne el or­ga­nis­mo en un es­ta­do de de­fen­sa que lo pro­te­ge de los efec­tos tó­xi­cos de la qui­mio­te­ra­pia”. Es­te es el me­ca­nis­mo prin­ci­pal: las cé­lu­las que más su­fren los efec­tos tó­xi­cos de la qui­mio­te­ra­pia son las que se es­tán mul­ti­pli­can­do, así que Lon­go pen­só que si se dis­mi­nu­ye tem­po­ral­men­te la mul­ti­pli­ca­ción ce­lu­lar, los efec­tos ad­ver­sos de la qui­mio­te­ra­pia tam­bién de­be­rían dis­mi­nuir. Y eso, cuen­ta Se­rrano, es lo que ocu­rre: “Con el ayuno se re­du­cen al­gu­nos ele­men­tos cla­ve en la san­gre co­mo el fac­tor IGF1 y, cuan­do es­te dis­mi­nu­ye, las cé­lu­las no se mul­ti­pli­can. De es­te mo­do el ayuno, in­di­rec­ta­men­te, evi­ta la pro­li­fe­ra­ción ce­lu­lar tem­po­ral y dis­mi­nu­ye la to­xi­ci­dad de la qui­mio­te­ra­pia”.

Ade­más, el pro­pio Se­rrano ha in­tro­du­ci­do un nue­vo fac­tor con su in­ves­ti­ga­ción: el mar­ca­dor p21. “Es un re­gu­la­dor de la pro­li­fe­ra­ción que se en­car­ga de pa­rar la mul­ti­pli­ca­ción ce­lu­lar. Nues­tra

apor­ta­ción a es­te cam­po ha si­do des­cu­brir que el p21 au­men­ta mu­cho sus ni­ve­les cuan­do se res­trin­ge el ali­men­to y que ade­más es im­por­tan­te pa­ra que el ayuno ocu­rra de ma­ne­ra pro­lon­ga­da sin gran­des cos­tes ener­gé­ti­cos pa­ra el or­ga­nis­mo, ya que ayu­da a usar efi­cien­te­men­te las re­ser­vas nu­tri­cio­na­les de la gra­sa”, ex­pli­ca Se­rrano.

Por tan­to, qui­zás en un fu­tu­ro no muy le­jano el ayuno pue­da ser usa­do co­mo pre­ven­ción con­tra el cán­cer y otras en­fer­me­da­des. “Es­to se ha­ce des­de la an­ti­güe­dad de una ma­ne­ra u otra y en mu­chí­si­mas cul­tu­ras, aun­que hoy co­men­za­mos a te­ner una com­pren­sión más cien­tí­fi­ca”, re­cuer­da Se­rrano.

Ce­re­bro y de­fen­sas

Mark Mat­tson, que es­tu­dia los ce­re­bros de ra­to­nes, ra­tas y se­res hu­ma­nos en su la­bo­ra­to­rio del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de En­ve­je­ci­mien­to de Mary­land, ha iden­ti­fi­ca­do los be­ne­fi­cios neu­ro­ló­gi­cos del ayuno y su­gie­re que la cla­ve es­tá en la res­pues­ta al es­trés adap­ta­ti­vo. La esen­cia de es­ta res­pues­ta es que, en con­di­cio­nes am­bien­ta­les des­fa­vo­ra­bles co­mo la ex­po­si­ción a to­xi­nas, el ca­lor ex­tre­mo o la fal­ta de com­bus­ti­ble fá­cil­men­te dis­po­ni­ble, las cé­lu­las de un ani­mal al­ter­nan la ex­pre­sión gé­ni­ca pa­ra ac­ti­var pro­teí­nas que juegan pa­pe­les pro­tec­to­res. Es­tas pro­teí­nas ha­cen que las cé­lu­las sean más re­sis­ten­tes al es­trés a tra­vés de la me­jo­ra de la re­pa­ra­ción del ADN, por ejem­plo. Y en el ca­so del ce­re­bro, ade­más, la res­pues­ta de es­trés adap­ta­ti­vo for­ta­le­ce las re­des neu­ro­na­les y me­jo­rar la plas­ti­ci­dad neu­ral.

De he­cho, una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te de Mat­tson ha re­ve­la­do que el ayuno pro­vo­ca un au­men­to en el nú­me­ro de mi­to­con­drias en las neu­ro­nas del hi­po­cam­po, lo que se­gu­ra­men­te ex­pli­ca por qué las ra­tas en los ci­clos de ayuno mues­tran me­jo­ras en el apren­di­za­je y la me­mo­ria.

Ade­más, tam­bién hay evi­den­cias de que el ayuno que im­pli­ca pe­río­dos más lar­gos de pri­va­ción de ali­men­tos pue­de cau­sar cam­bios en el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y en las cé­lu­las ma­dre he­ma­to­po­yé­ti­cas que lo sus­ten­tan. Val­ter Lon­go ha ave­ri­gua­do que cuan­do los epi­so­dios de res­tric­ción ca­ló­ri­ca fuer­te son más lar­gos pe­ro me­nos fre­cuen­tes, se pro­du­ce en ellos una re­mo­de­la­ción de las po­bla­cio­nes de nues­tras cé­lu­las in­mu­no­ló­gi­cas.

In­clu­so otros tra­ba­jos so­bre el ayuno, en su ma­yo­ría rea­li­za­dos por aho­ra en mo­de­los ani­ma­les, han de­mos­tra­do me­jo­ras o pro­tec­ción con­tra los sín­to­mas de alz­héi­mer, pár­kin­son, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes y otros tras­tor­nos me­ta­bó­li­cos.

Sin em­bar­go, co­mo ad­vier­te Se­rrano: “Las die­tas de ayuno in­ter­mi­ten­te son muy re­cien­tes y, la­men­ta­ble­men­te, de al­gu­nas co­mer­cia­les co­mo la de Vol­go no se ha he­cho pú­bli­ca to­da su com­po­si­ción. En de­fi­ni­ti­va, se­ría in­tere­san­te sa­ber si han si­do eva­lua­das con cri­te­rios cien­tí­fi­cos y si sus re­sul­ta­dos jus­ti­fi­can su uso en personas sa­nas a lar­go pla­zo”.

RES­TRIC­CIÓN DE ALI­MEN­TO FOR­TA­LE­CE S RE­DES NEU­RO­NA­LES Y ME­JO­RA EL APREN­DI­ZA­JE Y ME­MO­RIA

DE PRI­ME­RO, ZA­PA­TO

Uno de los mo­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos de La qui­me­ra del oro, en el que Char­lot (Char­lie Cha­plin) se co­me un za­pa­to.

AYUNO PO­LÍ­TI­CO Gand­hi es el per­so­na­je de la his­to­ria mo­der­na que más se re­la­cio­na con el ayuno. Él ase­gu­ró: “Los ojos son ne­ce­sa­rios pa­ra ver el mun­do exterior y el ayuno pa­ra ver el in­te­rior”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.