La re­vo­lu­ción va por den­tro

Una tec­no­lo­gía ha cam­bia­do la for­ma de ope­rar de los ban­cos y aho­ra mo­di­fi­ca­rá tu vi­da, des­de có­mo te com­pras una ca­sa has­ta có­mo via­jas por el mun­do. El fu­tu­ro que abre se lla­ma ‘bloc­kchain’.

Quo - - QUOÉNTANOS - Tex­to: ANDRÉS MA­SA

La nue­va economía di­gi­tal se apo­ya­rá en la tec­no­lo­gía de ca­de­nas de blo­ques, que anu­la el con­trol cen­tra­li­za­do de las transac­cio­nes y se es­tá im­ple­men­tan­do en los cam­pos de re­fu­gia­dos si­rios.

cuan­do un pro­yec­to pa­sa de ser una prue­ba de con­cep­to a mo­ver una economía de mil mi­llo­nes de dó­la­res en tres años, la aten­ción del mun­do fi­nan­cie­ro es­tá ga­ran­ti­za­da; pue­de que ha­yan en­con­tra­do un fi­lón, o que ha­ya na­ci­do una nue­va ame­na­za. En es­te ca­so, el del na­ci­mien­to de la mo­ne­da vir­tual bit­coin en 2008, la ame­na­za no ha pa­ra­do de cre­cer –has­ta la Eu­ro­cá­ma­ra ha re­co­men­da­do al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo que ex­pe­ri­men­te con un eu­ro vir­tual–. Y el fi­lón tie­ne nom­bre de ban­da de elec­tro­rock: se lla­ma bloc­kchain y su rit­mo es­tá mar­can­do el pa­so de la re­vo­lu­ción di­gi­tal de las cuen­tas co­rrien­tes… ha­cia la ob­so­les­cen­cia.

La ca­de­na de blo­ques, que es co­mo se co­no­ce en cas­te­llano, es el so­por­te tec­no­ló­gi­co so­bre el que han pros­pe­ra­do bit­coin y, pos­te­rior­men­te, el sin­fín de mo­ne­das vir­tua­les que han sur­gi­do en los úl­ti­mos años. Su for­ta­le­za es­tá en que los usua­rios de la red de in­ter­cam­bio con­fi­gu­ran una es­pe­cie de ba­se de da­tos que se or­ga­ni­za sin la ne­ce­si­dad de un ser­vi­dor cen­tral que, en el ca­so de las transac­cio­nes eco­nó­mi­cas, es­ta­ría ba­jo el con­trol del ban­co o de un re­gis­tro pú­bli­co. Ca­da transac­ción es in­de­le­ble y se ci­fra con ex­tre­ma se­gu­ri­dad. Y es ca­si im­po­si­ble de fal­si­fi­car, pues to­dos los que ope­ran en la red tie­nen una co­pia de los mo­vi­mien­tos: pa­ra en­ga­ñar al sis­te­ma, ha­bría que sor­tear el con­trol de más de un ter­cio de los ope­ra­do­res, tal vez mi­les de or­de­na­do­res, al mis­mo tiem­po y en se­gun­dos.

El con­cep­to es­tá en la ba­se de apli­ca­cio­nes de pa­go di­gi­ta­les co­mo la es­pa­ño­la Ver­se, pe­ro na­ció de la mano de en­tu­sias­tas de la compu­tación y de anar­quis­tas di­gi­ta­les de­seo­sos de des­ha­cer­se de los in­ter­me­dia­rios ban­ca­rios. Iró­ni­ca­men­te, son los ban­cos quie­nes apo­yan ma­si­va­men­te un pro­to­co­lo que as­pi­ra­ba a pres­cin­dir de ellos.

“Los in­ter­me­dia­rios pu­ros co­mo los bró­kers, los fi­nan­cie­ros o las em­pre­sas de ser­vi­cios de in­ver­sión es­tán en ries­go en el sen­ti­do de que bloc­kchain pue­de rea­li­zar los pro­ce­sos que ellos lle­van a ca­bo di­rec­ta­men­te y de for­ma se­gu­ra”, in­di­ca el director del Ob­ser­va­to­rio Fin­tech

To­dos los bró­kers, fi­nan­cie­ros y em­pre­sas de ser­vi­cios de in­ver­sión es­tán en pleno ries­go

Co­mi­llas Eve­ris de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas ICAI-ICADE, Ja­vier Ibá­ñez.

Y sus be­ne­fi­cios po­ten­cia­les son pro­me­te­do­res en mu­chos otros te­rre­nos. Igual que in­ter­net nos ha per­mi­ti­do in­ter­cam­biar in­for­ma­ción de for­ma ex­tre­ma­da­men­te rá­pi­da, la ca­de­na de blo­ques per­mi­ti­rá ha­cer lo mis­mo con do­cu­men­tos, transac­cio­nes y con­tra­tos. “Di­ga­mos que la vi­da se pue­de ir block­chai­ni­zan­do– in­di­ca Ibá­ñez–. Y el im­pac­to que pue­de te­ner es com­pa­ra­ble al de la irrup­ción de in­ter­net”, aña­de.

Tras el ve­rano, un nue­vo mun­do

Fue­ra del plano téc­ni­co, el fun­cio­na­mien­to de la ca­de­na de blo­ques es sen­ci­llo. To­do lo que pue­de ser re­pre­sen­ta­do di­gi­tal­men­te –un to­ken, en la jer­ga–, ya sea un bit­coin o un au­to­mó­vil re­cién ad­qui­ri­do, se in­te­gra en la red en for­ma de blo­que. A par­tir de ahí, cual­quier in­for­ma­ción re­la­ti­va a ese to­ken, una transac­ción de ven­ta, por ejem­plo, se ma­te­ria­li­za co­mo otro blo­que que se en­ca­de­na al an­te­rior. Al fi­nal, se for­ma una ca­de­na in­de­le­ble e in­mo­di­fi­ca­ble, que cual­quie­ra pue­de re­mon­tar has­ta su ori­gen.

La es­truc­tu­ra ofre­ce tan­tas opor­tu­ni­da­des a las em­pre­sas co­mo ideas ori­gi­na­les pue­dan te­ner: pron­to ha­brá nue­vos ser­vi­cios co­mo el que ha idea­do la em­pre­sa Food Bloc­kchain XYZ. La com­pa­ñía ha desa­rro­lla­do una apli­ca­ción en la que un có­di­go de ba­rras sea su­fi­cien­te pa­ra co­no­cer el ca­mino exac­to que un ali­men­to ha te­ni­do des­de su pro­duc­ción has­ta la tien­da.

Es un ni­vel de trans­pa­ren­cia iné­di­to.

En Es­pa­ña es­te ti­po de ser­vi­cios pro­me­te flo­re­cer a par­tir del pró­xi­mo cur­so, cuan­do la Red Ly­ra en­tre en fun­cio­na­mien­to. Se tra­ta de un pro­yec­to en el que par­ti­ci­pan gran­des ban­cos es­pa­ño­les, com­pa­ñías ener­gé­ti­cas, no­ta­rios, des­pa­chos de abo­ga­dos... com­pe­ti­do­res na­tu­ra­les que han apar­ca­do sus di­fe­ren­cias mo­men­tá­nea­men­te.

Han au­na­do es­fuer­zos pa­ra desa­rro­llar una pla­ta­for­ma en la que to­dos se be­ne­fi­cien de pro­ce­sos más efi­cien­tes y me­nos cos­to­sos. En cuan­to es­té lis­ta, lo que es­tá pre­vis­to pa­ra el mes que vie­ne, re­ini­cia­rán la com­pe­ten­cia.

“Una vez lan­za­da la pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca cual­quie­ra po­drá des­car­gar­se un no­do y po­ner­se a tra­ba­jar so­bre bloc­kchain, prác­ti­ca­men­te sin nin­gún coste”, ex­pli­ca el pre­si­den­te del pro­yec­to, Alex Puig, quien en­fa­ti­za que “una de las prio­ri­da­des de la red se­rá cons­truir un sis­te­ma de iden­ti­dad di­gi­tal ba­sa­do en con­tra­tos in­te­li­gen­tes, me­dian­te el cual se­rá po­si­ble iden­ti­fi­car­se y fir­mar di­gi­tal­men­te do­cu­men­tos, transac­cio­nes y con­tra­tos”.

Los con­tra­tos in­te­li­gen­tes son una ven­ta­ja cla­ve de es­ta tec­no­lo­gía. Puig los de­fi­ne co­mo “soft­wa­res pro­gra­ma­bles que eje­cu­tan elec­tró­ni­ca­men­te los tér­mi­nos de un con­tra­to fí­si­co, que per­mi­ten au­to­ma­ti­zar al­gu­nos pro­ce­sos po­co efi­cien­tes”. Por ejem­plo, un pro­gra­ma que in­gre­se la in­dem­ni­za­ción que mar­ca la ley cuan­do un vue­lo lle­ga con re­tra­so au­to­má­ti­ca­men­te, sin ne­ce­si­dad de po­ner una re­cla­ma­ción.

Y las em­pre­sas no son las úni­cas ins­ti­tu­cio­nes in­tere­sa­das en las ca­de­nas de blo­ques. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas tam­bién es­tán in­vir­tien­do gran­des su­mas ellas. Ya se en­tre­vé có­mo afec­ta­rán a los go­bier­nos del fu­tu­ro.

Ha­cia el go­bierno men­guan­te

Tal co­mo la co­no­ce­mos, la bu­ro­cra­cia es un la­be­rin­to de re­gis­tros. Un re­gis­tro pa­ra con­tro­lar las em­pre­sas, un re­gis­tro que re­fle­je el ca­tas­tro, uno que de­ta­lle a los pro­pie­ta­rios de bu­ques y ae­ro­na­ves; re­gis­tros cen­tra­les, na­cio­na­les, pro­vin­cia­les. Su cus­to­dia pú­bli­ca es la ga­ran­tía de que la in­for­ma­ción que con­tie­nen es fia­ble. Pe­ro, si el sis­te­ma ya no re­quie­re esa pro­tec­ción cen­tra­li­za­da, ¿por qué no eli­mi­nar­la?

La idea es­tá po­nién­do­se en prác­ti­ca en Sue­cia, que es­tá ha­cien­do prue­bas pi­lo­to pa­ra con­ver­tir el re­gis­tro de la pro­pie­dad tra­di­cio­nal en uno ba­sa­do en una ca­de­na blo­ques. La idea es do­tar a ca­da pro­pie­dad de una hue­lla di­gi­tal úni­ca, de ma­ne­ra que so­lo sea ne­ce­sa­rio re­gis­trar en pa­pel la pri­me­ra ven­ta. Ca­da nue­vo mo­vi­mien­to es cues­tión de un clic. Los ban­cos, los agen­tes in­mo­bi­lia­rios, los com­pra­do­res y los ven­de­do­res tie­nen ac­ce­so a la red.

Geor­gia ya ha mi­gra­do a es­te ti­po de pla­ta­for­ma su re­gis­tro de las tie­rras: ya se han pro­ce­sa­do unas 160.000 transac­cio­nes. Y no es el úni­co país de la Unión So­vié­ti­ca que es­tá in­tere­sa­do por las po­si­bi­li­da­des del go­bierno di­gi­tal.

No es ca­sua­li­dad. Las his­to­rias de personas que per­die­ron sus pro­pie­da­des pa­ra no re­cu­pe­rar­las son ha­bi­tua­les en los paí­ses de la URSS. Y el he­cho de que sus go­bier­nos par­tie­ran de ce­ro ha­ce po­co tiem­po les per­mi­te le­van­tar un sis­te­ma nue­vo con más fa­ci­li­dad que otros paí­ses.

Es la ven­ta­ja que ha apro­ve­cha­do Es­to­nia pa­ra con­ver­tir­se en un pio­ne­ro en go­bierno di­gi­tal, que re­cu­rrió al vo­to elec­tró­ni­co ha­ce más de una dé­ca­da. Sus ciu­da­da­nos ya con­fían en la tec­no­lo­gía bloc­kchain pa­ra guar­dar los his­to­ria­les mé­di­cos de sus ciu­da­da­nos.

Fue­ra de Eu­ro­pa, otro país que as­pi­ra a be­ne­fi­ciar­se de las ven­ta­jas de las ca­de­nas de blo­ques rá­pi­da­men­te es Du­bái. El emi­ra­to pre­ten­de que to­da su bu­ro­cra­cia flu­ya por una ca­de­na de blo­ques pa­ra 2020, y eli­mi­nar así el pa­pel. Cal­cu­lan que aho­rra­rán 25 mi­llo­nes de ho­ras de tra­ba­jo con el cam­bio.

La ci­fra es es­pec­ta­cu­lar, pe­ro no más lla­ma­ti­va que el pro­yec­to por el que Du­bái se ade­lan­ta a có­mo nos mo­ve­mos por el mun­do. Pla­nea con­ver­tir su ae­ro­puer­to internacional en el pri­me­ro del mun­do en eli­mi­nar el pa­sa­por­te co­mo cre­den­cial iden­ti­fi­ca­ti­va. Su fo­men­to de la iden­ti­dad di­gi­tal, cons­trui­da a ba­se de blo­ques

in­mu­ta­bles, es­tá en la raíz de uno de los cam­bios más pro­fun­dos que se ave­ci­nan.

La nue­va iden­ti­dad del si­glo XXI

Los re­fu­gia­dos de la gue­rra de Si­ria vi­ven en la cres­ta de es­ta ola de in­no­va­ción. Los re­si­den­tes del cam­po de re­fu­gia­dos de Az­raq, en Jor­da­nia, ya han pro­ba­do un so­fis­ti­ca­do sis­te­ma de pa­go sus­ten­ta­do en la ca­de­na de blo­ques. El pa­sa­do ma­yo, el Pro­gra­ma Mun­dial de Co­mi­da lle­vó a ca­bo un pro­yec­to pi­lo­to en el que 10.000 personas ges­tio­na­ron sus ayu­das a tra­vés de una pla­ta­for­ma di­gi­tal.

Los ele­gi­dos ad­qui­rían su sus­ten­to en un eco­no­ma­to y des­con­ta­ban su va­lor de una cuen­ta en la que se les in­gre­só la ayu­da que les co­rres­pon­día. Es el nue­vo mo­de­lo de la agen­cia de la ONU, que ya ofre­ce el 25 por cien­to de su ayu­da en me­tá­li­co. Con el sis­te­ma, la en­ti­dad se aho­rra las ta­sas im­pues­tas por ban­cos e in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros de to­do el mun­do. Y la tra­za­bi­li­dad del di­ne­ro es to­tal. El ca­mino que si­gue es com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te, una ca­rac­te­rís­ti­ca muy im­por­tan­te en un ca­pí­tu­lo pre­su­pues­ta­rio de­ma­sia­do go­lo­so: se­gún afir­mó el ex se­cre­ta­rio general de la ONU Ban Ki-moon, en 2012 el 30 por cien­to de la ayu­da al desa­rro­llo de la or­ga­ni­za­ción se per­día por la co­rrup­ción.

No es el úni­co ex­pe­ri­men­to que es­tán pro­ta­go­ni­zan­do es­tos exi­lia­dos. Uno de sus dra­mas es que han per­di­do has­ta la iden­ti­dad. Al me­nos, en lo que a se re­fie­re a do­cu­men­tos ofi­cia­les. El pro­ble­ma afec­ta a más de 1.100 mi­llo­nes de personas en to­do el mun­do que no tie­nen ma­ne­ra de pro­bar quié­nes son; ni si­quie­ra de dar fe de su exis­ten­cia.

La con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re y Mi­cro­soft han vis­to en la ca­de­na de blo­ques la so­lu­ción del pro­ble­ma y se han uni­do a Na­cio­nes Uni­das pa­ra desa­rro­llar un sis­te­ma que co­nec­ta­rá la in­for­ma­ción de dis­tin­tos si­tios ofi­cia­les con el pro­pó­si­to de que los re­fu­gia­dos pue­dan de­mos­trar, de ma­ne­ra fia­ble, as­pec­tos co­mo su pro­ce­den­cia y su for­ma­ción. Y ac­ce­der a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y de sa­lud, por ejem­plo, du­ran­te su pe­ri­plo que, en es­te sen­ti­do, pa­re­ce que to­dos em­pren­de­re­mos.

Q

RE­FU­GIA­DOS EN EL FU­TU­RO Los re­fu­gia­dos de la gue­rra de Si­ria ex­pe­ri­men­tan, en al­gu­nos cam­pos, con sis­te­mas de iden­ti­fi­ca­ción por iris y transac­cio­nes eco­nó­mi­cas di­gi­ta­les ba­sa­das en las ca­de­nas de blo­ques.

EL IN­TER­NET DE LOS CO­CHES Los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les tra­ba­jan en sis­te­mas pa­ra co­mu­ni­car a los co­ches au­tó­no­mos, pe­ro tam­bién pa­ra com­par­tir la pro­pie­dad de los vehícu­los gra­cias a la se­gu­ri­dad de las apps desa­rro­lla­das con bloc­kchain.

VO­TO CON­FIA­BLE Las má­qui­nas elec­tró­ni­cas, co­mo la que Oba­ma em­pleó en las elec­cio­nes de 2014, han si­do til­da­das de in­se­gu­ras. Con el vo­to elec­tró­ni­co ba­sa­do en bloc­kchain, la se­gu­ri­dad se­ría má­xi­ma y cual­quie­ra po­dría re­vi­sar los da­tos del sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.