Pa­ra qué sir­ve la cien­cia

Quo - - QUOÉNTANOS - Jor­ge Al­cal­de @jo­ral­cal­de

UNA SO­LA ES­TRE­LLA LA ACOM­PA­ÑA, rei­nan­do con ella en la mi­tad del ga­lano cie­lo mien­tras to­da­vía el mar de luz al­za bri­llan­tes sus olas”. Cuan­do Lord By­ron es­cri­bió es­te pa­sa­je de sus Pe­re­gri­na­cio­nes de Chil­de Ha­rold te­nía 29 años y via­ja­ba des­preo­cu­pa­do por Eu­ro­pa de­ján­do­se ad­mi­rar por las ma­ra­vi­llas del con­ti­nen­te y por la com­pa­ñía de su ami­go del al­ma John Cam Hob­hou­se. A ori­llas del ca­nal del río de Bren­ta, en el nor­te de Ita­lia, un atar­de­cer ve­ra­nie­go le re­ga­ló un be­llo fe­nó­meno as­tro­nó­mi­co: esa es­tre­lla so­li­ta­ria que se en­se­ño­reó del fir­ma­men­to an­tes de que la no­che ca­ye­ra a plo­mo. Dos­cien­tos años des­pués, un as­tró­no­mo de la Uni­ver­si­dad de Te­xas lla­ma­do Do­nald Olson le ha pues­to nom­bre a ese as­tro. Era Jú­pi­ter. Olson ha bu­cea­do en los dia­rios de By­ron, ha bus­ca­do ca­da una de las fe­chas de las pa­ra­das que reali­zó en su via­je y ha pa­sa­do do­ce­nas de ho­ras sin dor­mir co­te­jan­do los ma­pas del cie­lo co­rres­pon­dien­tes a aque­llos días. El más ro­mán­ti­co de los poe­tas ro­mán­ti­cos ba­ñó sus pies en el Bren­ta el 20 de agos­to de 1817. Se­gún los al­go­rit­mos que uti­li­za Olson pa­ra re­cons­truir la po­si­ción de las es­tre­llas de tiem­pos re­mo­tos, ese día, al atar­de­cer, el pun­to más bri­llan­te en el cie­lo ob­ser­va­ble des­de ese rin­cón del mun­do era un ram­pan­te Jú­pi­ter ali­nea­do con la Lu­na. Aún es­tás a tiem­po de via­jar al Bren­ta, sen­tar­te el 20 de agos­to jun­to a sus frías aguas y mi­rar. Qui­zás ob­ser­ves el mis­mo cie­lo que ins­pi­ró al poe­ta. ¿Ha­ce fal­ta aún ex­pli­car pa­ra qué sir­ve la cien­cia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.