CON LA CO­RRIEN­TE A FA­VOR

En con­tra de lo que se creía, los pri­me­ros or­ga­nis­mos de la Tie­rra no eran in­mó­vi­les. Bus­ca­ban la me­jor pos­tu­ra pa­ra re­ci­bir ali­men­to en el agua.

Quo - - STARS EVOLUCIÓN -

Los pri­me­ros or­ga­nis­mos com­ple­jos del pla­ne­ta vi­vie­ron ha­ce en­tre 580 y 542 mi­llo­nes de años. Sus múl­ti­ples cé­lu­las te­nían una es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­da y for­ma­ban cuer­pos blan­dos, sin es­que­le­tos y con di­ver­sas for­mas y ta­ma­ños que iban des­de unos mi­lí­me­tros al me­tro. Los lla­ma­dos edia­cá­ri­cos ha­bi­ta­ban en zo­nas po­co pro­fun­das de los océa­nos, fi­jos al fon­do, es­pe­ran­do que las aguas arras­tra­ran has­ta ellos los nu­trien­tes que los ali­men­ta­ban. O eso pen­sá­ba­mos.

Dos es­tu­dios dis­tin­tos se han pre­gun­ta­do por la cu­rio­sa for­ma de una de sus es­pe­cies, Par­van­co­ri­na, y han con­clui­do que es­ta­ba adap­ta­da a mo­ver­se so­bre el le­cho ma­rino. Con mo­de­los de la me­cá­ni­ca de flui­dos de­fien­den en Bio­logy Let­ters y Scien­ti­fic Re­ports que se co­lo­ca­ban de ma­ne­ra que la co­rrien­te pro­vo­ca­ra di­mi­nu­tos re­mo­li­nos con­tra su cuer­po. Así se ha­bría con­cen­tra­do el ali­men­to que ellos ace­cha­ban pa­cien­te­men­te. Aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res re­vi­sa­rán otros edia­cá­ri­cos.

Es­ta re­pro­duc­ción ima­gi­na có­mo ha­bría si­do el cuer­po de una de las pri­me­ras cria­tu­ras que apa­re­cie­ron en el pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.