PA­RA CU­RAR­TE ME­JOR

Las te­ra­pias con as­nos se es­tán po­nien­do de mo­da, pe­ro no to­dos los ani­ma­les te ga­ran­ti­za­rán una bue­na ex­pe­rien­cia.

Quo - - STARS TERAPIA -

La as­no­te­ra­pia ga­na ca­da día más adep­tos co­mo me­dio pa­ra po­ten­ciar la so­cia­li­za­ción y el equi­li­brio emo­cio­nal. La de­man­da au­men­ta y, con ella, el ries­go de que la ofer­ta no siem­pre sea es­pe­cia­li­za­da. Por eso, en la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba han rea­li­za­do un es­tu­dio so­bre el ti­po de tem­pe­ra­men­to más ade­cua­do pa­ra un bu­rro “te­ra­péu­ti­co”. El director del gru­po de in­ves­ti­ga­ción, Fran­cis­co Ja­vier Men­do­za, des­ta­ca la do­ci­li­dad y pre­vie­ne de la ten­den­cia a “ex­tra­po­lar al asno las ca­rac­te­rís­ti­cas del ca­ba­llo. Son ani­ma­les muy di­fe­ren­tes, in­clu­so a ni­vel fi­sió­lo­gi­co, pa­to­ló­gi­co y far­ma­co­ló­gi­co. Mien­tras el ca­ba­llo reac­cio­na de in­me­dia­to a cual­quier es­tí­mu­lo, el tem­pe­ra­men­to del bu­rro es más len­to. Tam­bién tie­nen un ma­yor es­toi­cis­mo y si­guen tra­ba­jan­do aun­que su­fran”, ad­vier­te.

EL ME­JOR ASNO PA­RA CALMARTE Si sien­ten con­fian­za, to­le­ran bien ges­tos de ca­ri­ño tan cer­ca­nos co­mo es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.