A LA FUER­ZA… ADAP­TAN

Las hem­bras de los es­ca­ra­ba­jos ‘Ca­llo­so­bru­chus ma­cu­la­tus’ cam­bian su mor­fo­lo­gía pa­ra re­sis­tir el em­ba­te del bru­tal miem­bro se­xual del ma­cho.

Quo - - STARS NATURA -

A me­nu­do la na­tu­ra­le­za es cruel y en el ca­so de las hem­bras de los es­ca­ra­ba­jos Ca­llo­so­bru­chus ma­cu­la­tus mu­cho más. Su ac­to se­xual es tan bru­tal que, en su tras­cur­so, los ma­chos des­plie­gan unos atro­ces pe­nes pun­zan­tes pa­ra los que las hem­bras, en de­fen­sa pro­pia, han desa­rro­lla­do sus pro­pio re­per­to­rio de “ar­mas”. “No hay mu­cho cor­te­jo. El ma­cho sal­ta so­bre la hem­bra y, tras un po­co de re­sis­ten­cia, se re­cues­ta ha­cia atrás pa­ra pe­ne­trar­la to­tal­men­te”, ex­pli­ca Liam Doug­herty, un bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Wes­tern Aus­tra­lia que ha es­tu­dia­do ejem­pla­res de dis­tin­tas par­tes del mun­do. Se­gún sus pes­qui­sas, cuan­do el miem­bro es­tá den­tro la hem­bra cam­bia la for­ma del con­duc­to re­pro­duc­ti­vo y lo en­gro­sa, a mo­do de ar­ma­du­ra. Ade­más, se­gún los aná­li­sis de la he­mo­lin­fa, la “san­gre” de los in­sec­tos, en ese mo­men­to se­gre­gan una en­zi­ma, la po­li­fe­nol oxi­da­sa, que ayu­da a re­pa­rar las he­ri­das.

AR­MA­DU­RA PA­RA COPULAR. “La hem­bra va for­ta­le­cien­do su trac­to en res­pues­ta al da­ño su­fri­do por el pe­ne del ma­cho. Al ser tan­ta la agre­sión, evo­lu­cio­nan rá­pi­da­men­te”, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res. Las hem­bras me­nos dam­ni­fi­ca­das se­rán las más fér­ti­les. PE­NE LE­TAL. Es­te es­ca­ra­ba­jo no es el úni­co del reino ani­mal per­tre­cha­do de un miem­bro con pinchos. Los ga­tos y otro co­leóp­te­ro, el Acant­hos­ce­li­des ob­tec­tus, tam­bién lo tie­nen. Pe­ro ¿pa­ra qué sir­ven? Su mi­sión es “en­gan­char” a la hem­bra y au­men­tar las po­si­bi­li­da­des trans­mi­sión del es­per­ma con éxi­to. LA HEM­BRA ES UN 10 % MÁS GRAN­DE QUE EL MA­CHO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.