Sa­be­mos lo que es­con­des

En es­ta era de es­pio­na­je me­nor en re­des so­cia­les, cien­tí­fi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos han in­ves­ti­ga­do qué es­con­den los se­res hu­ma­nos, a quién se lo cuen­tan y cuá­les son las zo­nas ocul­tas más co­mu­nes.

Quo - - STARS QUÉ LEER - Tex­to: MARIAN BE­NI­TO

Los cien­tí­fi­cos quie­ren sa­ber­lo to­do de to­do. Y no hay ba­rre­ras pa­ra ellos. Aho­ra han apun­ta­do pro­fun­do, a tu fue­ro in­terno, pa­ra des­ve­lar qué co­sas de tu vi­da ocul­tas; y han he­cho una cla­si­fi­ca­ción de lo ha­lla­do: hay, al me­nos, 13.000 se­cre­tos po­si­bles. Pe­ro ¿por qué siem­pre aca­ban por sa­lir a la luz?

Ni amo­res, ni do­lo­res, ni di­ne­ro se pue­den man­te­ner ocul­tos. Es­te vie­jo di­cho aca­ba de ser re­fren­da­do por una in­ves­ti­ga­ción en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. Pa­ra em­pe­zar, han enu­me­ra­do 13.000 se­cre­tos po­si­bles. No son po­cos. Y los han agru­pa­do por ca­te­go­rías. Ade­más, han en­con­tra­do el coste que su­po­ne pa­ra las re­la­cio­nes hu­ma­nas, el bie­nes­tar per­so­nal e in­clu­so la sa­lud fí­si­ca de una per­so­na mor­der­se la len­gua y no con­tar aque­llo que ocu­pa, te­naz, las zo­nas ocul­tas de su men­te.

Mi­ran­do ce­re­bros en ac­ción, han en­con­tra­do la ver­da­de­ra ra­zón de por qué nos cues­ta tan­to ca­llar un se­cre­to, y el re­sul­ta­do es lla­ma­ti­vo. Afir­man que la sen­sa­ción de pe­sar que te­ne­mos al guar­dar al­go so­lo pa­ra no­so­tros es fí­si­ca, que real­men­te no­ta­mos co­mo si lle­vá­ra­mos un las­tre que sol­ta­mos, por fin, cuan­do la no­che o el vino nos desatan la len­gua y con­ta­mos aquel amor, aquel de­li­to, la mañana en la que vi­mos, oí­mos o ima­gi­na­mos lo in­con­fe­sa­ble.

El prin­ci­pal au­tor de es­te tra­ba­jo pio­ne­ro so­bre los se­cre­tos, el pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía So­cial Mi­chael L. Sle­pian, ex­pli­ca que el ce­re­bro hu­mano es un pé­si­mo guar­dián de con­fi­den­cias y enig­mas. “No lo se­ría si fue­se ca­paz de ig­no­rar­los. Así de sen­ci­llo. Pe­ro en lu­gar de ello, de­ja­mos que echen raí­ces y se con­vier­tan en pen­sa­mien­tos re­cu­rren­tes. De esos que te vie­nen a la men­te in­vo­lun­ta­ria­men­te una y otra vez, día tras día, so­bre to­do cuan­do es­ta­mos a so­las”. Esa es la raíz del pe­sar. Gas­ta más ener­gía emo­cio­nal es­con­der un se­cre­to que las con­se­cuen­cias de des­ve­lar­lo.

Sle­pian desa­rro­lló un cues­tio­na­rio de se­cre­tos co­mu­nes (CSQ) y se lo en­tre­gó a 1.200 par­ti­ci­pan­tes pa­ra que res­pon­die­sen de for­ma anó­ni­ma si los ha­bían po­seí­do en al­gu­na oca­sión. Por ejem­plo, un ter­cio de los en­cues­ta­dos con­fe­só que tie­ne pen­sa­mien­tos se­xua­les con una per­so­na aje­na a su pa­re­ja y nun­ca lo ha ha­bla­do con na­die. Y quie­nes vi­ven sin se­xo se lo ocul­tan a los de­más en la mis­ma pro­por­ción.

El in­ves­ti­ga­dor tras­la­dó el cues­tio­na­rio a 312 personas que se en­con­tra­ban en Cen­tral Park, en Nue­va York, en su ma­yo­ría tu­ris­tas de di­fe­ren­tes paí­ses. Los re­sul­ta­dos fue­ron si­mi­la­res, si bien en es­te gru­po ad­vir­tió una ma­yor ten­den­cia a com­par­tir con­fi­den­cias al me­nos con al­guien más.

Ne­ce­si­ta­mos al me­nos un con­fi­den­te

El es­tu­dio, pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Per­so­na­lity and So­cial Psy­cho­logy, con­clu­yó que ca­da ser hu­mano acu­mu­la una me­dia de tre­ce se­cre­tos, aun­que so­lo cin­co se los guar­da pa­ra sí mis­mo. Cuan­do de­ci­de no com­par­tir­los, pue­den cau­sar un pro­fun­do ma­les­tar emo­cio­nal. Di­cen que Al­ma, la es­po­sa del com­po­si­tor Gus­tav Mah­ler, no pu­do con el tor­men­to de su in­fi­de­li­dad con el ar­qui­tec­to Wal­ter Gro­pius, fun­da­dor de la Es­cue­la Bahuaus, e ins­tó a es­te a que con­fe­sa­ra an­te su ma­ri­do. Mah­ler mu­rió me­ses des­pués.

La his­to­ria cam­bia cuan­do los se­cre­tos se agi­tan. Ju­dith Camp­bell, la mu­jer que com­par­tió ca­ma con los dos hom­bres más po­de­ro­sos de EE. UU. en su épo­ca, John F. Ken­nedy y el je­fe de la ma­fia Sam Gian­ca­na, con­ce­dió una en­tre­vis­ta con 54 años, a pun­to de mo­rir de cán­cer. En ella re­la­tó con de­ta­lle el “la­do os­cu­ro de Ca­me­lot”, que es co­mo se lla­mó al pe­rio­do pre­si­den­cial de Ken­nedy. ¿Por qué tan tar­de? “Du­ran­te los úl­ti­mos 25 años me ho­rro­ri­zó de­cir la ver­dad. He te­ni­do que es­for­zar­me por es­con­der la in­for­ma­ción que hoy re­ve­lo. Pro­ba­ble­men­te es la úni­ca ra­zón por la que es­toy vi­va”, con­fe­só. Y a con­ti­nua­ción con­tó có­mo du­ran­te 18 años ac­tuó co­mo men­sa­je­ra en­tre Ken­nedy y la ma­fia, lle­van­do so­bres de di­ne­ro, trans­mi­tien­do men­sa­jes y or­ga­ni­zan­do reunio­nes. Es muy

La es­po­sa de Mah­ler no pu­do con el tor­men­to de su in­fi­de­li­dad e ins­tó a su aman­te a que con­fe­sa­ra

pro­ba­ble que ayu­da­se a or­ques­tar el in­ten­to de ase­si­na­to de Fi­del Cas­tro. Se le re­pro­chó que tar­da­se tan­to en ha­blar, pe­ro es­ta­ba con­ven­ci­da de que ha­bría co­rri­do la suer­te de sus dos hom­bres.

Se­cre­tos co­mo los de Camp­bell abun­dan en cual­quier país y cuan­do se des­ta­pan se con­vier­ten en bom­bas in­for­ma­ti­vas: gra­ba­cio­nes de con­ver­sa­cio­nes de al­to voltaje, ví­deos, cuen­tas a nom­bre de so­cie­da­des off sho­re, fon­dos re­ser­va­dos pa­ra pa­gar el si­len­cio y chan­ta­jes mi­llo­na­rios. Son ele­men­tos que obli­gan a una re­cons­truc­ción de las cró­ni­cas.

Tres por se­ma­na

El in­ves­ti­ga­dor británico Mi­chael Cox lle­vó a ca­bo un es­tu­dio en­tre 3.000 mu­je­res bri­tá­ni­cas de en­tre 18 y 65 años. Aun­que so­lo se cen­tró en mu­je­res (y na­da ha­ce pen­sar que con hom­bres los da­tos hu­bie­ran si­do dis­tin­tos), pa­re­ce in­tere­san­te des­ta­car que el ma­yor por­cen­ta­je de su­je­tos de es­tu­dio tar­dó una me­dia de 47 ho­ras y 15 mi­nu­tos en des­ve­lar la con­fi­den­cia. Y que ca­da per­so­na es­cu­cha al­re­de­dor de tres se­cre­tos al ca­bo de una se­ma­na. Pue­de que, un año des­pués, la ac­triz Jen­ni­fer Anis­ton aún si­ga mal­di­cien­do el mo­men­to en que con­fe­só a sus ami­gos su amor por Brad Pitt, más gran­de in­clu­so que el que pro­fe­sa a su pro­pio ma­ri­do, Jus­tin The­roux. Sus con­fi­den­tes die­ron cuen­ta in­clu­so del en­cuen­tro pri­va­do de Brad y Jen­ni­fer en una sui­te del lu­jo­so ho­tel Gan­se­voort de Nue­va York.

Tam­po­co se con­tu­vo Tru­man Ca­po­te des­pués de que su ami­ga y con­fi­den­te Jac­kie Ken­nedy le sol­ta­se pro­yec­ti­les con­tra el pre­si­den­te JFK co­mo es­te: “Las mu­je­res no lo con­si­de­ra­ban un gran aman­te. Real­men­te no lo era. Que­ría al­go rá­pi­do pa­ra vol­ver al te­lé­fono a ha­blar con al­gún po­lí­ti­co. Cuan­do te­nía­mos se­xo, él in­me­dia­ta­men­te se da­ba la vuel­ta y se dor­mía”.

Los de Jac­kie o Jen­ni­fer son de esos se­cre­tos de los que ha­bla Sle­pian en su in­ves­ti­ga­ción, con un al­to po­ten­cial pa­ra crear un es­ta­do in­so­por­ta­ble de es­trés y cu­yo efec­to da­ñino se eli­mi­na al

com­par­tir­lo con al­guien. “Cuan­do ha­blas de tu se­cre­to em­pie­zas a pen­sar en él cons­truc­ti­va­men­te, lo pro­ce­sas, le das sen­ti­do, apren­des a li­diar con él… re­du­ces la preo­cu­pa­ción y de­jas fue­ra la car­ga”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor. Ca­llar­lo, sin em­bar­go, nos de­bi­li­ta fí­si­ca­men­te, has­ta el ex­tre­mo de que, a la ho­ra de juz­gar la pen­dien­te de una co­li­na o la dis­tan­cia en­tre dos pun­tos, los guar­dia­nes de se­cre­tos per­ci­ben ma­yor in­cli­na­ción en la mon­ta­ña y una dis­tan­cia mu­cho ma­yor de la real. Los au­to­res pro­po­nen ali­viar el su­fri­mien­to re­de­fi­nien­do el se­cre­to, por ejem­plo, ex­po­nién­do­lo en chats anó­ni­mos. La psi­có­lo­ga Ma­ría Án­ge­les Mu­ñoz em­plea en su con­sul­ta des­de ha­ce tiem­po la es­cri­tu­ra te­ra­péu­ti­ca. “El se­cre­to bus­ca una puer­ta de salida, un es­ca­pe. En un pa­sa­do cer­cano la la­bor del con­fe­sor fue muy va­lio­sa co­mo ayu­da pa­ra li­be­rar su pe­so. Aho­ra es el psicólogo quien ha re­co­gi­do el tes­ti­go y una de las téc­ni­cas más efec­ti­vas uti­li­za­das en te­ra­pia es la es­cri­tu­ra. A tra­vés de ella con­se­gui­mos un efec­to de va­cia­do que per­mi­te que nues­tra men­te des­can­se”, ex­pli­ca.

Dia­na de Ga­les acon­se­jó a su ma­yor­do­mo Paul Bu­rrell, su gran con­fi­den­te has­ta que mu­rió, es­cri­bir en un dia­rio las zo­zo­bras que le pro­vo­ca­ron las con­fe­sio­nes de la prin­ce­sa, co­mo su de­seo de ca­sar­se con el car­dió­lo­go pa­quis­ta­ní Has­nat Khan. No que­da­ban ahí sus bom­ba­zos, que so­lo sa­lie­ron a la luz des­pués de la muer­te de Dia­na. Pe­ro con­tar­los a su con­fi­den­te, se­gún los psi­quia­tras, fue te­ra­péu­ti­co pa­ra ella.

Ja­mes Pen­ne­ba­ker, psicólogo de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, es­tu­dia des­de ha­ce 30 años la es­cri­tu­ra co­mo he­rra­mien­ta pa­ra su­pe­rar vi­ven­cias trau­má­ti­cas. Du­ran­te tres años se de­di­có a es­tu­diar qué ocu­rre con las víc­ti­mas de una vio­la­ción que lo ocul­tan por sen­ti­mien­tos de cul­pa o de ver­güen­za. Su idea es que el si­len­cio pue­de ser aún más da­ñino que el pro­pio su­ce­so. En cam­bio, cuan­do con­fie­san esos he­chos que han man­te­ni­do en lo más re­cón­di­to su sa­lud me­jo­ra, se re­du­cen sus vi­si­tas al mé­di­co, au­men­ta la ca­li­dad del sue­ño y hay una ba­ja­da con­si­de­ra­ble en los ni­ve­les de las hor­mo­nas del es­trés.

La te­ra­pia de Tols­toi

El con­fi­den­te más fiel es el que no pue­de ha­blar. Y un dia­rio no tie­ne pa­la­bra, a no ser que un día al­guien en­cuen­tre la ce­rra­du­ra que lo abre. Otra in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Auc­kland (Nue­va Ze­lan­da), ade­más de dar la ra­zón a Pen­ne­ba­ker, cons­ta­tó que es­cri­bir un se­cre­to ace­le­ra la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das fí­si­cas. Su

El ‘ca­so Wi­ki­leaks’ fue la ma­yor fil­tra­ción de do­cu­men­tos de la his­to­ria de EE. UU. Sa­lie­ron a la luz 700.000 ar­chi­vos con­fi­den­cia­les

au­to­ra, Eli­za­beth Broad­bent, lo pro­bó con 49 personas de 64 a 97 años. Des­pués de prac­ti­car­les una biop­sia que de­jó una he­ri­da en el bra­zo, les pi­dió que es­cri­bie­ran sus pen­sa­mien­tos más ín­ti­mos du­ran­te 20 mi­nu­tos al día. Ca­da cua­tro o cin­co días, los in­ves­ti­ga­do­res fo­to­gra­fia­ron sus le­sio­nes has­ta que se cu­ra­ron. Una mi­tad re­la­ta­ba en un pa­pel sus pen­sa­mien­tos más ín­ti­mos y ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas, mien­tras que la otra mi­tad es­cri­bía so­bre los pla­nes de la jor­na­da, elu­dien­do cual­quier as­pec­to sen­ti­men­tal. A los on­ce días, un 76,2 % del gru­po ha­bía cu­ra­do, fren­te al 42,1 % del se­gun­do.

El no­ve­lis­ta ru­so Leon Tols­toi te­nía tres dia­rios. Uno lo de­ja­ba a la vis­ta de su es­po­sa; otro, con la in­ten­ción de que se pu­bli­ca­se tras su muer­te; y el úl­ti­mo lo lle­va­ba siem­pre con­si­go pa­ra que na­die lo le­ye­se. El escritor mos­tra­ba así que hay se­cre­tos que no va­le la pe­na ca­llar y otros que va­len tan­to que no se pue­den ca­llar. Y pue­de que es­te sea el mo­ti­vo de la eclo­sión de per­so­na­jes co­mo el aus­tra­liano Ju­lian Assange, fun­da­dor de Wi­ki­leaks y el pi­ra­ta in­for­má­ti­co que ha aban­de­ra­do la lu­cha de los ac­ti­vis­tas tec­no­ló­gi­cos con­tra los ex­ce­sos de go­bier­nos.

Un bu­zón de se­cre­tos ofi­cia­les

Su pro­gra­ma an­ti­se­cre­tos de Es­ta­do ha di­vi­di­do a la opinión pú­bli­ca: ¿Hé­roe o vi­llano? ¿Hay ra­zo­nes pa­ra jus­ti­fi­car su aten­ta­do con­tra ese gra­do de pri­va­ci­dad le­van­ta­do, en teo­ría, pa­ra pro­te­ger al ciu­da­dano? El con­cep­to de Wi­ki­leaks fue sim­ple: un bu­zón in­for­má­ti­co en el que con­fi­den­tes de to­do el mun­do pu­die­sen re­ve­lar se­cre­tos ofi­cia­les sin mie­do a ser des­cu­bier­tos. Di­fun­dió 77.000 do­cu­men­tos se­cre­tos so­bre las ac­ti­vi­da­des de Es­ta­dos Uni­dos en Af­ga­nis­tán, 400.000 so­bre Irak y 250.000 lle­nos de chis­mes so­bre man­da­ta­rios y po­lí­ti­cos con­se­gui­dos en 247 em­ba­ja­das.

Co­mo él, Daniel Ells­berg, Brad­ley Man­ning, Ed­ward Snow­den y una lis­ta in­ter­mi­na­ble de es­pías y pi­ra­tas han des­ve­la­do se­cre­tos que han cam­bia­do el pa­no­ra­ma internacional. Y bien, an­tes de em­pe­zar a ha­blar, ha­bría que plan­tear­se, co­mo so­cie­dad y co­mo in­di­vi­duos, la pre­gun­ta del fi­ló­so­fo Fran­cesc To­rral­ba: ¿Cuán­ta trans­pa­ren­cia so­mos ca­pa­ces de di­ge­rir?

De me­dia guar­da­mos 13 se­cre­tos, aun­que so­lo 5 son in­con­fe­sa­bles.

PA­SIO­NES 1 EXTRAMARITALES Tru­man Ca­po­te, con­fi­den­te de Jac­kie Ken­nedy, aca­bó pu­bli­can­do in­fi­de­li­da­des y de­ta­lles mor­bo­sos de su vi­da con­yu­gal con du­ran­te su es­tan­cia en la Ca­sa Blan­ca.

LOS ÚL­TI­MOS 3 DÍAS DE DIA­NA Bue­na par­te de lo que Lady Di con­tó a su ma­yor­do­mo Paul Bu­rrell es­tá pu­bli­ca­do, aun­que di­ce que es so­lo la pun­ta de un icer­berg que ha­ría tem­blar a la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca.

EL LA­DO OS­CU­RO 2 DE CA­ME­LOT Ju­dith Camp­bell fue el cen­tro de un trián­gu­lo muy po­de­ro­so cu­yos otros vér­ti­ces fue­ron JFK y el je­fe de la ma­fia Sam Gian­ca­na. Sa­bía de­ma­sia­do, pe­ro ca­lló por mie­do.

3 LOS PA­PE­LES 3 DEL PEN­TÁ­GONO Con la gue­rra de Viet­nam en ple­na ebu­lli­ción, Daniel Ells­berg fil­tró su in­for­me de 7.000 pá­gi­nas en las que des­ta­pa­ba las men­ti­ras de cin­co pre­si­den­tes de EE. UU.

2 2 FIL­TRA­CIO­NES Her­vé Fal­cia­ni sa­có del ban­co pri­va­do sui­zo HSBC la ma­yor lis­ta ex­pues­ta de eva­so­res fis­ca­les y ha ex­pli­ca­do có­mo fun­cio­na la red que te­jen los ban­cos pa­ra pro­te­ger la iden­ti­dad de sus clien­tes.

4 UN LOBBY DI­FÍ­CIL 4 DE IN­VES­TI­GAR El eje­cu­ti­vo Jef­frey Wi­gand em­pe­zó a ti­rar de la man­ta y des­cu­brió có­mo su ta­ba­ca­le­ra Brown & Wi­lliam­son mo­di­fi­ca­ba ge­né­ti­ca­men­te el ta­ba­co pa­ra au­men­tar la can­ti­dad de ni­co­ti­na en ca­da ca­la­da.

1 JU­LIAN ASSANGE El ob­je­ti­vo del fun­da­dor de Wi­ki­leaks fue crear un bu­zón in­for­má­ti­co se­gu­ro en el que con­fi­den­tes de to­do el mun­do pu­die­sen trans­mi­tir sus se­cre­tos ofi­cia­les sin nin­gún mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.