Un cli­ma a me­di­da

Ur­ge ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta y al­gu­nos cien­tí­fi­cos quie­ren ha­cer­lo ma­ni­pu­lan­do la at­mós­fe­ra o el mar. ¿Es­tán lo­cos o son unos ge­nios?

Quo - - QUOÉNTANOS - Por Pi­lar Gil Vi­llar

Pue­de que con­cien­ciar a la hu­ma­ni­dad pa­ra que de­je de ca­len­tar el pla­ne­ta sea de­ma­sia­do pe­dir. Qui­zá sea más efi­caz usar las úl­ti­mas tec­no­lo­gías pa­ra mo­di­fi­car el cli­ma a nues­tro fa­vor. Lo ve­re­mos, por­que ya es­tán co­men­zan­do las pri­me­ras prue­bas pa­ra ha­cer­lo.

Do­nald Trump quie­re com­prar­le un ro­mán­ti­co re­ga­lo a la Tie­rra: lan­zar pol­vo de dia­man­tes a sus nu­bes más al­tas. Pa­ra ali­viar su fie­bre. Ya tie­ne fe­cha pa­ra en­sa­yar la idea. En 2018 un pro­yec­to de Har­vard lanzará des­de el de­sier­to de Tuc­son (Ari­zo­na) glo­bos car­ga­dos con sus­tan­cias quí­mi­cas que as­cen­de­rán unos 20 ki­ló­me­tros y es­par­ci­rán, en di­fe­ren­tes fa­ses, ae­ro­so­les con agua he­la­da, car­bo­na­to cál­ci­co o dió­xi­do de azu­fre. En es­te­las de unos 100 me­tros de diá­me­tro y ca­si un ki­ló­me­tro de lar­go des­ti­na­das a es­pon­jar los cirros, pa­ra que de­jen sa­lir y ale­jar­se la ra­dia­ción del Sol que re­fle­ja la Tie­rra. El ex­pe­ri­men­to Sco­pex se con­ver­ti­rá así en el pri­mer en­sa­yo real de lo que se ha da­do en lla­mar “siem­bra de nu­bes” y su im­pul­sor, Da­vid Keith, in­ves­ti­ga tam­bién el pol­vo de dia­man­tes co­mo po­si­ble abono.

La idea se en­mar­ca en un nue­vo cam­po cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co di­ri­gi­do a in­ten­tar pa­liar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co por las bra­vas: con in­ter­ven­cio­nes a gran escala en los pro­ce­sos na­tu­ra­les del pla­ne­ta. Es­te cam­po, la geo­in­ge­nie­ría pre­ten­de ali­viar los sín­to­mas de nues­tro gran pro­ble­ma me­dioam­bien­tal. Ob­je­to de gran con­tro­ver­sia, ha re­ci­bi­do el apo­yo de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro preo­cu­pa a mu­chos que ven es­tas me­di­das co­mo una for­ma de no ata­car las cau­sas del cam­bio cli­má­ti­co y evi­tar el pe­lia­gu­do te­ma del re­cor­te de emi­sio­nes.

Blan­quear las al­tu­ras

Las pro­pues­tas en es­tu­dio se con­cen­tran en torno a dos cam­pos de in­ter­ven­ción: con­se­guir que la tie­rra de­vuel­va más ra­dia­ción al es­pa­cio y cap­tu­rar de la at­mós­fe­ra gra­des can­ti­da­des de ese CO que aho­ra mis­mo le so

2 bra. Los pro­yec­tos en la aper­tu­ra de es­te re­por­ta­je co­rres­pon­den a la pri­me­ra op­ción. Co­mo Sco­pex y otras ini­cia­ti­vas pa­ra ju­gar con las nu­bes a dis­tin­tas al­tu­ras.

Juan Antonio Añel, es­pe­cia­lis­ta en mo­de­los at­mos­fé­ri­cos en el Ephys­lab de la Uni­ver­si­dad de Vi­go, ex­pli­ca que los di­ri­gi­dos a blan­quear cú­mu­los pa­ra que re­fle­jen más luz so­lar se rea­li­zan en la tro­pos­fe­ra y su efec­to es más lo­cal. Pe­ro las me­di­das pa­ra ali­ge­rar cirros ten­drán un im­pac­to pla­ne­ta­rio. “Al­go in­yec­ta­do en la es­tra­tos­fe­ra so­bre Alas­ka aca­ba­rá afec­tan­do al he­mis­fe­rio sur”.

Los 20.000 mi­llo­nes de dió­xi­do de azu­fre que lan­zó el vol­cán fi­li­pino Pi­na­tu­bo en 1991 dis­mi­nu­ye­ron la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal en 1,5 ºc en los dos años si­guien­tes. Hoy, to­das las si­mu­la- cio­nes de in­yec­ción de sul­fa­tos a la at­mós­fe­ra coin­ci­den en que “au­men­ta­rían el tiem­po de re­cu­pe­ra­ción del agu­je­ro de ozono, des­pla­za­rían los tró­pi­cos, el ci­clo hi­dro­ló­gi­co se vol­ve­ría más se­co, la tem­pe­ra­tu­ra so­bre los po­los más fría y to­do eso cam­bia­ría los pa­tro­nes me­teo­ro­ló­gi­cos en las la­ti­tu­des me­dias”, ar­gu­men­ta Añel. Y aña­de que los mo­de­los pa­ra eva­luar es­tos pro­yec­tos tie­nen un mar­gen de error ele­va­do, por­que “a día de hoy nues­tro co­no­ci­mien­to de la mi­cro­fí­si­ca de nu­bes es muy li­mi­ta­do”.

Ca­zan­do ga­ses

El se­gun­do ca­ba­llo de ba­ta­lla de los re­me­dios a gran escala es el ex­ce­so de CO en la at­mós­fe­ra.

2 Cla­ro, lo ideal se­ría de­jar de emi­tir­lo, pe­ro el mun­do es­tá tan orien­ta­do a una economía ba­sa­da en el car­bono que “en los pró­xi­mos 10 o 20 años na­die cuen­ta con una ba­ja­da ra­di­cal de las mis­mas”, con­fir­ma Car­los Aba­na­des, in­ves­ti­ga­dor en Cap­tu­ra de CO del Ins­ti­tu­to Na­cio2 nal del Car­bón (INCAR-CSIC). De he­cho, ni si­quie­ra eso se­ría su­fi­cien­te, por­que ese gas se que­da en la at­mós­fe­ra 3 o 4 si­glos de me­dia. Las ideas pa­ra re­ti­rar­lo bus­can ace­le­rar los pro­ce­sos na­tu­ra­les de fi­ja­ción o imi­tar­los.

Al­gu­nas mi­ran al mar, con­cre­ta­men­te al fi­to­planc­ton, que lo ab­sor­be con una efi­cien­cia ex­cep­cio­nal. A pe­sar de cons­ti­tuir so­lo el 1 % de la bio­ma­sa de los or­ga­nis­mos que rea­li­zan fo­to­sín­te­sis, ellos so­li­tos fi­jan el 50 % del car­bono del océano. Pa­ra eso ne­ce­si­tan hie­rro. Cuan­do se con­fir­mó que es­te no lle­ga a mu­chas zo­nas ma­rí­ti­mas, em­pe­zó a bro­tar la idea de fertilizar el océano con es­te mi­ne­ral des­de bar­cos o tu­be­rías que se aden­tra­ran en él des­de tie­rra.

El pri­mer ex­pe­ri­men­to pa­ra adel­ga­zar nu­bes con ae­ro­so­les quí­mi­cos lan­za­dos des­de un glo­bo es­tá pre­vis­to pa­ra 2018

En el ex­pe­ri­men­to in­dio-ale­mán LOHAFEX se cal­cu­ló que, re­gán­do­lo por to­do el Océano Ár­ti­co, se po­drían fi­jar mil mi­llo­nes de ki­los de car­bono al año.

Sin em­bar­go, la in­ter­ven­ción en el equi­li­brio oceá­ni­co tam­bién pue­de pro­vo­car la mo­di­fi­ca­ción del ph del mar o una re­duc­ción de los ni­ve­les de oxí­geno. El IPCC de­ter­mi­nó que se de­be eva­luar la efi­ca­cia de es­te ti­po de ac­cio­nes en un con­tex­to glo­bal y en un pla­zo de al me­nos 100 años. An­te la fal­ta de es­tu­dios con­clu­yen­tes, se en­tien­de pues la olea­da de in­dig­na­ción cau­sa­da por el em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se Russ Geor­ge cuan­do de­ci­dió por su cuen­ta vol­car 120 to­ne­la­das de hie­rro en el Pa­cí­fi­co ca­na­dien­se en 2012. El cre­ci­mien­to de las mi­cro­al­gas de la zo­na se mul­ti­pli­có por diez y dos años des­pués, las cap­tu­ras de sal­món au­men­ta­ron un 400%. El car­bo- no ha­bía en­tra­do en la ca­de­na tró­fi­ca, pe­ro se des­co­no­cen otros im­pac­tos am­bien­ta­les.

Ár­bo­les de men­ti­ra

Las otras es­pon­jas na­tu­ra­les de car­bono son los ár­bo­les. Se ha cal­cu­la­do que el bos­que bo­real de Ca­na­dá fi­ja las emi­sio­nes de la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les en to­do el país. Una ca­pa­ci­dad que do­bla la de las sel­vas tro­pi­ca­les. Por eso se ha pro­pues­to la re­fo­res­ta­ción y siem­bra de nue­vos ár­bo­les a gran escala. Pe­ro tam­bién hay quien ha de­ci­di­do com­pe­tir con ellos con dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos que los imi­tan.

Los lla­ma­dos ár­bo­les ar­ti­fi­cia­les, en di­ver­sos di­se­ños, in­cor- po­ran pro­duc­tos quí­mi­cos que fi­jan CO , en oca­sio­nes a una ta­sa

2

ma­yor que la de sus con­tra­par­tes na­tu­ra­les. Lo con­cen­tran y lo des­ti­nan al al­ma­ce­na­mien­to o a usos in­dus­tria­les. Aun­que exis­ten ini­cia­ti­vas pa­ra lle­nar con ellos am­plias ex­ten­sio­nes de te­rreno, Aba­na­des se pre­gun­ta “aun­que un ár­bol ar­ti­fi­cial sea 5 o 10 ve­ces más efi­caz cap­tu­ran­do ener­gía so­lar y fi­jan­do CO , ¿po­drá

2

ser so­lo 5 o 10 ve­ces más ca­ro que uno na­tu­ral ? Creo que los bio­com­bus­ti­bles, in­clu­so con cap­tu­ra de CO , van a ser siem­pre

2

más com­pe­ti­ti­vos”.

To­do ello a cor­to pla­zo, por­que “los es­ce­na­rios ba­ra­ja­dos en el pró­xi­mo in­for­me del IPCC pa­ra no su­pe­rar un au­men­to de 1,5 ºc so­bre los ni­ve­les prein­dus­tria­les pa­ra 2100, co­mo dic­ta el Acuer­do de Pa­rís, no con­tem­plan que es­tas tec­no­lo­gías sean com­pe­ti­ti­vas en los pró­xi­mos 30 años, que es cuan­do te­ne­mos que ir a soluciones de ba­lan­ce ne­ga­ti­vo”. Es de­cir, que cap­tu­ren más CO del

2

que emi­ten. Las pro­pues­tas pa­ra fi­na­les de si­glo lle­ga­rán tar­de.

Aho­ra mis­mo es­tán en mar­cha tec­no­lo­gías que de­vuel­ven a la Tie­rra el dió­xi­do de car­bono que sa­lió de ella. Se ex­trae de com­bus­ti­bles fó­si­les y se in­yec­ta en po­zos de pe­tró­leo pa­ra au­men­tar su ren­di­mien­to di­sol­vien­do los

res­tos del mis­mo más em­be­bi­dos en las ro­cas. Ese di­sol­ven­te se que­da aba­jo y com­pen­sa las emi­sio­nes del que ha sa­li­do.

Sin em­bar­go, el gru­po de Aba­na­des y mu­chos otros en el mun­do bus­can ir más allá apro­ve­chan­do los pro­ce­sos na­tu­ra­les que nos ex­pli­ca con “una cuen­ta de la vie­ja muy sen­ci­lla”: en la at­mós­fe­ra, 400 de ca­da mi­llón de par­tí­cu­las son de CO . Las

2

plan­tas lo fi­jan a tra­vés de la fo­to­sín­te­sis y, cuan­do las que­ma­mos en una es­tu­fa o chi­me­nea in­dus­trial, el gas que sa­le tie­ne más de 100.000 par­tí­cu­las de CO por mi­llón. “La na­tu­ra­le­za

2

ha rea­li­za­do gra­tis esa enor­me con­cen­tra­ción”.

Si esa que­ma de bio­ma­sa se uti­li­za­ra co­mo com­bus­ti­ble (en lu­gar de uno fó­sil) pa­ra una cen­tral tér­mi­ca, una ce­men­te­ra u otro ti­po de plan­ta in­dus­trial y se cap­tu­ra­se el dió­xi­do de car­bono emi­ti­do con una pu­re­za del 100 %, el ba­lan­ce se­ría cla­ra­men­te ne­ga­ti­vo. Pre­ci­sa­men­te en con­se­guir esa con­cen­tra­ción má­xi­ma (CO pu­ro) de ma­ne­ra

2 ren­ta­ble tra­ba­jan en la plan­ta del INCAR en La Pe­re­da (As­tu­rias) y la Ro­bla (León).

El des­tino del gas se­ría li­cuar­lo e in­yec­tar­lo ba­jo tie­rra, en de­pó­si­tos de pe­tró­leo o gas ya va­cíos, co­mo se ha­ce hoy pa­ra al­ma­ce­nar tem­po­ral­men­te gran­des can­ti­da­des de gas na­tu­ral. Aba­na­des es­tá con­ven­ci­do de que es­te pro­ce­di­mien­to, con el ade­cua­do ase­so­ra­mien­to geo­ló­gi­co, no tie­ne por qué pre­sen­tar pro­ble­mas y ofre­ce el ejem­plo del pro­yec­to Sleip­ner, don­de No­rue­ga lle­va des­de 1996 me­tien­do un mi­llón de to­ne­la­das de CO al año en una úni­ca plan

2 ta. De he­cho, ya se han des­car­ta­do op­cio­nes arries­ga­das: “en su día se ba­ra­jó in­yec­tar­lo al fon­do del océano, pe­ro los sis­te­mas ma­ri­nos a 3 km de pro­fun­di­dad es­tán tre­men­da­men­te li­ga­dos a lo que te­ne­mos arri­ba”, ar­gu­men­ta. “No po­día­mos po­ner en pe­li­gro al­go tan se­rio co­mo to­da la di­ná­mi­ca de la vi­da en los océa­nos”.

Quién de­ci­de

Ese al­can­ce glo­bal en las pro­pues­tas de geo­in­ge­nie­ría hi­zo sal­tar des­de sus inicios una

Los pro­yec­tos pa­ra cap­tu­rar car­bono tie­nen que ser com­pe­ti­ti­vos en los pró­xi­mos 30 años. Lue­go ya se­rá tar­de

ex­ten­sa dis­cu­sión éti­ca y so­cial en torno a ellas. Si re­per­cu­ten en to­do el pla­ne­ta, ¿pue­de un so­lo país u or­ga­nis­mo no glo­bal po­ner­las en mar­cha? ¿Con qué cri­te­rios se mi­den y con­tra­rres­tan los efec­tos per­se­gui­dos por ca­da pro­yec­to y sus efec­tos se­cun­da­rios? ¿Sus vi­sos de mo­der­ni­dad tec­no­ló­gi­ca pue­den ve­lar los po­si­bles ries­gos?

Los con­sor­cios aca­dé­mi­cos in­ter­na­cio­na­les se cen­tran en la eva­lua­ción de op­cio­nes, pe­ro no se ha es­ta­ble­ci­do na­da so­bre la go­ber­nan­za de es­tos pro­yec­tos. En 2011 se pro­mul­ga­ron los lla­ma­dos Cin­co Prin­ci­pios de Ox­ford, aun­que so­lo a mo­do de mar­co bá­si­co pa­ra in­ves­ti­ga­ción.

Mar­ta Ri­ve­ra, miem­bro del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal con­tra el Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC) y di- rec­to­ra de la cá­te­dra de Agroe­co­lo­gía y Sis­te­mas Ali­men­ta­rios de la Uni­ver­si­dad de Vic, con­si­de­ra que “la ma­yo­ría de es­tos pro­ble­mas no son cien­tí­fi­cos, sino po­lí­ti­cos. La po­lí­ti­ca los ha ge­ne­ra­do, y la po­lí­ti­ca los tie­ne que re­sol­ver”.

¿Mo­derno o se­gu­ro?

En su ám­bi­to, el de la ali­men­ta­ción, “una for­ma ba­ra­tí­si­ma y sin ries­gos de cap­tu­rar car­bono es el buen ma­ne­jo de los sue­los”. La agri­cul­tu­ra su­po­ne el 25 % de las emi­sio­nes de GEI y hay es­tu­dios se­rios que di­cen que de esa for­ma po­dría fi­jar­se has­ta un 30 % del ex­ce­so de CO en la at­mós­fe­ra.

2

Ha­bría que sus­ti­tuir la ac­tual ex­plo­ta­ción in­ten­si­va, que ero­sio­na el sue­lo y re­quie­re fer­ti­li­zan­tes inor­gá­ni­cos (ni­tró­geno, fós­fo­ro, po­ta­sio) por “la in­te­gra­ción de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, que tra­ba­jan con ma­te­ria or­gá­ni­ca. Pe­ro es­to im­pli­ca cam­biar el mo­de­lo agra­rio, y la in­ves­ti­ga­do­ra ad­vier­te que “es pro­ba­ble que per­ci­ba­mos esa vuel­ta a prác­ti­cas que se usa­ron an­tes co­mo un atra­so, aun­que en mo­do al­guno lo es”. Si te de­jas lle­var por tu per­cep­ción de lo que es mo­derno, qui­zás pre­fie­ras “mo­di­fi­car ge­né­ti­ca­men­te los cul­ti­vos pa­ra que re­fle­jen me­jor la luz del sol”, co­mo pro­po­nen va­rias ini­cia­ti­vas de geo­in­ge­nie­ría. Pa­ra Ri­ve­ra, “el cam­bio cli­má­ti­co es­tá cau­sa­do por mu­chos fac­to­res y pa­ra mi­ti­gar­lo hay que abor­dar to­dos y ca­da uno de ellos”.

Juan Antonio Añel, por su par­te, ofre­ce una re­fle­xión de fon­do pa­ra abor­dar to­das es­tas pro­pues­tas: “el ma­yor pro­yec­to de geo­in­ge­nie­ría ya lo te­ne­mos en mar­cha. El pla­ne­ta ya te­nía un equi­li­brio, nues­tra geo­in­ge­nie­ría ini­cial ha si­do sa­car CO que te­nía­mos so­te­rra­do y

2 me­ter­lo en la at­mós­fe­ra. He­mos al­te­ra­do tan­to el ba­lan­ce que, a pe­sar de to­da la gen­te de­di­ca­da a es­tu­diar sus efec­tos a ni­vel mun­dial, se­gui­mos sin te­ner una gran cer­te­za. Y ve­mos que su ran­go po­dría ser ma­yor o peor de lo que ha­bía­mos pre­vis­to”.

Si se vol­vie­ra a com­bi­nar la agri­cul­tu­ra con la ga­na­de­ría, se po­dría fi­jar has­ta un 30 % del ex­ce­so de CO at­mos­fé­ri­co 2

RE­VEN­TAR UN ASTEROIDE Acer­car­lo a nues­tra ór­bi­ta y oca­sio­nar un im­pac­to su­fi­cien­te co­mo pa­ra le­van­tar una gran nu­be de pol­vo que ro­dee la Tie­rra y fun­cio­ne co­mo una gran som­bri­lla. RE­FLEC­TO­RES

EN EL ES­PA­CIO

Lan­zar gran­des es­truc­tu­ras de su­per­fi­cie pu­li­da que de­vuel­van par­te de los ra­yos so­la­res an­tes de que nos al­can­cen.

ES­PE­JOS VE­GE­TA­LES

Ele­gir es­pe­cies que, por la for­ma o el bri­llo de sus ho­jas, re­fle­jen más luz. O mo­di­fi­car ge­né­ti­ca­men­te cul­ti­vos pa­ra lo­grar ese efec­to.

CAP­TU­RA TRANS­POR­TE AL­MA­CE­NA­MIEN­TO Los pro­yec­tos ac­tua­les de cap­tu­ra y se­cues­tro de car­bono (CCS) lo ex­traen de pro­ce­sos in­dus­tria­les pa­ra po­ten­ciar la ex­trac­ción de pe­tró­leo.

Pe­ro tam­bién hay ini­cia­ti­vas pa­ra en­te­rrar­lo sim­ple­men­te en ya­ci­mien­tos ya ago­ta­dos.

El la­bo­ra­to­rio Ine­llec­tual Ven­tu­res pro­pu­so su Stra­tos­hield co­mo un enor­me tu­bo ver­ti­cal su­je­to por glo­bos en for­ma de V que es­par­ci­ría ae­ro­so­les a 30 km de al­tu­ra. Unas pe­que­ñas vál­vu­las en la par­te su­pe­rior del tu­bo ex­pe­le­rían par­tí­cu­las de dió­xi­do sul­fú­ri­co de unos 100 na­nó­me­tros de diá­me­tro.

Un bos­que gris for­ma­do por dis­po­si­ti­vos que atra­pan car­bono de for­ma quí­mi­ca. Es­ta es la vi­sión de Klaus Lack­ner, de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, quien los con­si­de­ra mil ve­ces más efi­cien­tes que los ár­bo­les na­tu­ra­les.

Ya fun­cio­na en Hin­wil (Sui­za) la pri­me­ra plan­ta co­mer­cial pa­ra cap­tu­rar CO de la at­mós­fe­ra. 2 La em­pre­sa Clean­works la ha pues­to en fun­cio­na­mien­to con un rit­mo de 900 to­ne­la­das al año, que van a pa­rar a la in­dus­tria agrí­co­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.