Han si­do des­men­ti­dos y si­guen for­man­do par­te de no­so­tros.

To­dos han si­do des­men­ti­dos: la cer­ve­za no pro­du­ce ba­rri­ga, ni las uñas y el pe­lo si­guen cre­cien­do des­pués de muer­tos. Sin em­bar­go los bu­los se re­ge­ne­ran co­mo co­la de la­gar­ti­ja. Y eso sí que es cier­to.

Quo - - QUOÉNTANOS - Tex­to: MARIAN BE­NI­TO

En las pri­me­ras pá­gi­nas de su no­ve­la Del amor y otros de­mo­nios, Ga­briel Gar­cía Márquez cuen­ta lo que ocu­rre al va­ciar una de las crip­tas fu­ne­ra­rias del an­ti­guo con­ven­to de San­ta Cla­ra de Car­ta­ge­na de In­dias: “La lá­pi­da sal­tó en pe­da­zos al pri­mer gol­pe de la pio­cha, y una ca­be­lle­ra vi­va de un co­lor de co­bre in­ten­so se de­rra­mó fue­ra de la crip­ta. El maes­tro de obra qui­so sa­car­la com­ple­ta con la ayu­da de sus obre­ros, y cuan­to más ti­ra­ban de ella más lar­ga y abun­dan­te pa­re­cía, has­ta que sa­lie­ron las úl­ti­mas he­bras to­da­vía pren­di­das a un crá­neo de ni­ña. En la hor­na­ci­na no que­dó na­da más que unos hue­se­ci­llos menudos y dis­per­sos. Ex­ten­di­da en el sue­lo, la ca­be­lle­ra es­plén­di­da me­día vein­ti­dós me­tros con on­ce cen­tí­me­tros. El maes­tro de obra me ex­pli­có sin asom­bro que el ca­be­llo hu­mano cre­cía un cen­tí­me­tro por mes has­ta des­pués de la muer­te, y vein­ti­dós me­tros le pa­re­cie­ron un buen pro­me­dio pa­ra dos­cien­tos años”. So­ber­bio. Así de­fi­ni­ría la crí­ti­ca li­te­ra­ria es­te pá­rra­fo, igual que ca­si to­do lo que lle­va el se­llo del escritor co­lom­biano. La cien­cia ten­dría otro ca­li­fi­ca­ti­vo: dis­pa­ra­ta­do. Aun­que las cé­lu­las cu­tá­neas vi­ven al­go más, el cre­ci­mien­to se de­tie­ne con la muer­te por­que no hay su­mi­nis­tro de glu­co­sa ni de oxí­geno. Con el ca­be­llo ocu­rre igual. El mi­to, sin em­bar­go, per­sis­te por­que la piel que ro­dea a las uñas em­pie­za a re­traer­se y a des­hi­dra­tar­se, de­jan­do las uñas más vi­si­bles. Esa ilu­so­ria es­tam­pa de ce­men­te­rios con ataú­des abier­tos y ca­dá­ve­res con ca­be­lle­ras y uñas in­ter­mi­na­bles ha da­do mu­cho jue­go en la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne de te­rror. Y tam­bién en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. Tan­to que se ha con­ver­ti­do en una de esas le­yen­das ur­ba­nas im­ba­ti­bles a pe­sar de ser erró­neas.

El in­te­lec­tual fran­cés Marc Bloch ya lo ad­ver­tía ha­ce un si­glo: “Los bu­los, en to­da su mul­ti­pli­ci­dad de for­mas –sim­ples chis­mes, im­pos­tu­ras o le­yen­das– han lle­na­do la vi­da de la hu­ma­ni­dad”. Con fre­cuen­cia, de­cía él,

na­cen de una ob­ser­va­ción in­di­vi­dual e inexac­ta y en­se­gui­da se pro­pa­gan y se am­pli­fi­can si en­cuen­tra un cal­do de cul­ti­vo fa­vo­ra­ble en la so­cie­dad. Si re­pa­ra­mos en los mi­tos más con­ta­gio­sos, no hay du­da de que la sa­lud, los mie­dos, el se­xo y la po­lí­ti­ca son esos ex­ce­len­tes cal­dos de cul­ti­vo de los que ha­bla Bloch.

Em­pe­ce­mos por las creen­cias fal­sas que con­cier­nen a la sa­lud. En­se­gui­da nos vie­ne a la men­te ese va­so de zu­mo de na­ran­ja con su car­ga de vi­ta­mi­na C pa­ra pre­ve­nir la gri­pe que ya for­ma par­te de nues­tra vi­da co­ti­dia­na cuan­do lle­ga el mal tiem­po. Cra­so error. Sin des­me­re­cer ni una so­la de las bon­da­des de la vi­ta­mi­na C, su con­su­mo no nos ale­ja ni de gri­pes ni de cons­ti­pa­dos. Hay de­ce­nas de es­tu­dios que lo con­fir­man. ¿Por qué en­ton­ces nos lo si­guen con­tan­do así? Se­gu­ra­men­te por­que el pro­mo­tor de es­ta idea, que ha re­sul­ta­do ser fal­sa, es Li­nus Pau­ling, un hom­bre con la au­to­ri­dad de do­ble Pre­mio No­bel, de Quí­mi­ca y de la Paz. Se­gún él, unas al­tas do­sis de es­ta sus­tan­cia (has­ta 50 ve­ces la can­ti­dad dia­ria re­co­men­da­da ac­tual­men­te) ale­ja­ba la bron­qui­tis, la fie­bre, la neu­mo­nía, la aler­gia y los res­fria­dos.

Y así lo se­gui­mos cre­yen­do, a pe­sar que ya hay una trein­te­na de es­tu­dios cien­tí­fi­cos que han de­mos­tra­do que la vi­ta­mi­na C es un ar­ma inú­til pa­ra ame­dren­tar a los vi­rus. So­la­men­te se­ría efi­caz en co­rre­do­res de ma­ra­to­nes y es­quia­do­res, so­me­ti­dos a un ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so. Por cier­to, una na­ran­ja apor­ta 69 mg de vi­ta­mi­na C, mien­tras que un pu­ña­do de fre­sas con­ten­drían 84,7 mg y un pi­mien­to rojo, unos 190 mg.

La abs­ti­nen­cia se­xual no me­jo­ra el ren­di­mien­to

Pe­ro así son las creen­cias. Arrai­gan, co­mo la del in­di­vi­duo que em­pie­za el día con un ca­ra­ji­llo (ca­fé con brandy, ron u otros li­co­res) pa­ra desafiar al frío in­ver­nal. Tam­bién en Ru­sia el con­su­mo de vod­ka se dis­pa­ra ca­da vez que lle­ga una ola po­lar. In­clu­so se ofre­ce la be­bi­da a los ani­ma­les pa­ra pro­te­ger­los. Ab­sur­do pre­tex­to, por­que lo úni­co cier­to es que el al­cohol es per­ju­di­cial y po­co re­co­men­da­ble. Pro­vo­ca una fal­sa sen­sa­ción de ca­lor, que es mo­men­tá­nea. In­me­dia­ta­men­te, de­bi­do a la va­so­di­la­ta­ción, el cuer­po pier­de ca­lor y en­tra en hi­po­ter­mia. La in­men­sa ma­yo­ría de los mos­co­vi­tas que mue­ren ca­da in­vierno en las ca­lles se en­cuen­tran en es­ta­do de ebrie­dad y un cuar­to de los hom­bres fa­lle­ce an­tes de cum­plir los 55, en par­te por el con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do en la revista mé­di­ca The Lan­cet.

A pe­sar del con­se­jo mé­di­co uná­ni­me, se­gui­mos con la ma­tra­ca del al­cohol pa­ra mi­ti­gar el frío. Y así pa­sa con otros asun­tos de la vi­da co­ti­dia­na. El ve­to se­xual an­tes de com­pe­tir, por ejem­plo. Por más que apa­re­cen es­tu­dios que con­clu­yen que la re­co­men­da­ción de abs­ti­nen­cia se­xual ca­re­ce de ba­se cien­tí­fi­ca o fi­sio­ló­gi­ca y aun­que son mu­chos los de­por­tis­tas que ase­gu­ran que su jue­go me­jo­ra des­pués de un mo­men­to de in­ti­mi­dad con su pa­re­ja, la du­da es­tá om­ni­pre­sen­te. Es ver­dad que el coi­to con­su­me cer­ca de 300 ca­lo­rías, pe­ro ese gas­to se re­po­ne muy fá­cil­men­te. In­clu­so pue­de ba­jar el gra­do de an­sie­dad que pro­vo­ca el en­cuen­tro de­por­ti­vo. En los Jue­gos Olím­pi­cos es un he­cho co­no­ci­do el re­par­to ge­ne­ro­so de pre­ser­va­ti­vos en­tre los atle­tas.

Vol­vien­do a Bloch, él ob­ser­vó tam­bién có­mo a tra­vés del bu­lo, y de ma­ne­ra más o me­nos in­cons­cien­te, el hom­bre ex­pre­sa sus pre­jui­cios, sus odios, sus la­men­tos… En general, to­das sus emo­cio­nes más fuer­tes. Por eso las cam­pa­ñas elec­to­ra­les se desa­rro­llan ro­cia­das de ru­mo­res

Pe­dir un ca­ra­ji­llo o, co­mo ha­cen los ru­sos, re­cu­rrir al vod­ka pa­ra desafiar al frío in­ver­nal no es más que un pre­tex­to pa­ra be­ber

y da­tos ses­ga­dos con cla­ra in­ten­ción de in­fluir en los re­sul­ta­dos. El más di­fun­di­do du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña fran­ce­sa fue la su­pues­ta ho­mo­se­xua­li­dad de Em­ma­nuel Ma­cron. Aquí ha­bía una mano cla­ra­men­te sos­pe­cho­sa: la del Krem­lin.

Y cuan­to más es­tram­bó­ti­cos, más acep­ta­ción tie­nen. En 2014, la no­ti­cia de la con­de­na a muer­te por trai­ción a la pa­tria de un pa­rien­te del dic­ta­dor de Co­rea del Nor­te, de­vo­ra­do por 120 pe­rros que lle­va­ban cin­co días sin co­mer, con­mo­cio­nó al mun­do. Si bien es ver­dad que fue eje­cu­ta­do, el res­to fue in­ven­ción de un me­dio sa­tí­ri­co. Co­mo di­ce Paul Ek­man en su li­bro Có­mo de­tec­tar men­ti­ras, cuan­tos más de­ta­lles re­lle­nen la his­to­ria más pro­ba­ble es que la gen­te la crea. En el ca­so de Co­rea, los por­me­no­res no pu­die­ron ser más es­ca­lo­frian­tes: un po­lí­ti­co en­gu­lli­do vi­vo por una jau­ría de ani­ma­les ham­brien­tos.

A me­nu­do una ma­la in­ter­pre­ta­ción de un pe­rio­dis­ta en un mo­men­to de má­xi­ma ex­pec­ta­ción se con­vier­te en car­ne de bu­lo que co­rre vi­ral por to­do el mun­do, in­clui­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ocu­rrió cuan­do el ministro de Ex­te­rio­res bel­ga de­cla­ró que en una re­da­da an­ti­yiha­dis­ta se ha­bían re­qui­sa­do vi­deo­con­so­las. Aun­que el re­gis­tro era vie­jo, un re­por­te­ro de la revista For­bes dio a en­ten­der que ha­bía al­gún víncu­lo en­tre el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co y los vi­deo­jue­gos. La no­ti­cia fue re­pli­ca­da en me­dios de to­do el mun­do.

Usar el mie­do co­mo gan­cho

En la ca­de­na de aten­ta­dos de Pa­rís un tuit, com­par­ti­do in­me­dia­ta­men­te 30.000 ve­ces, pu­bli­có que la To­rre Eif­fel se ha­bía apa­ga­do en so­li­da­ri­dad con las víc­ti­mas. Su au­tor, Ru­rik Brad­bury de­cla­ró des­pués al Was­hing­ton Post que su in­ten­ción ha­bía si­do pre­ci­sa­men­te mos­trar la fa­ci­li­dad con la que el pú­bli­co se cree to­do lo que lee: “Es­toy fas­ci­na­do por có­mo se pro­pa­gan las his­to­rias fal­sas por Twit­ter”, ase­gu­ró.

Al 70 % de los usua­rios de in­ter­net les cues­ta dis­tin­guir una no­ti­cia fal­sa ( hoax) de otra fia­ble cuan­do les lle­ga a sus fo­ros o co­rreos elec­tró­ni­cos, se­gún un in­for­me so­bre la per­cep­ción de los in­ter­nau­tas ela­bo­ra­do por la Aso­cia­ción de In­ter­nau­tas. ¿Có­mo de­tec­tar en­ton­ces la ve­ra­ci­dad de una in­for­ma­ción? Pa­ra el 33 %, la cla­ve es que la fuen­te es­té iden­ti­fi­ca­da. Los hoax, ade­más de ser anó­ni­mos, lle­gan sin fe­cha de pu­bli­ca­ción pa­ra que cir­cu­len por la red el má­xi­mo tiem­po po­si­ble. De nue­vo el gan­cho sue­le ser el mie­do, el di­ne­ro o, sim­ple­men­te, el mor­bo.

Pe­rió­di­ca­men­te, la Po­li­cía Na­cio­nal re­cuer­da a los ciu­da­da­nos que no vi­ra­li­cen bu­los a tra­vés de sus re­des so­cia­les y que no crean ni di­fun­dan men­sa­jes que no pro­ce­dan de fuen­tes ofi­cia­les. Los más re­cu­rren­tes, di­ce, son los que ha­blan de se­cues­tros de ni­ños, sus­tan­cias in­fec­ta­das de VIH, lla­ma­das que car­gan en tu cuen­ta una can­ti­dad de eu­ros, aten­ta­dos in­mi­nen­tes en el me­tro o en un cen­tro co­mer­cial o lla­ve­ros con un chip lo­ca­li­za­dor de víc­ti­mas. Has­ta aho­ra es­te ti­po de creen­cias fun­cio­na­ban, co­mo di­ce el psicólogo Ber­nar­do Gue­rin, au­tor de Ru­mo­res, chis­mes y le­yen­das ur­ba­nas, por­que lo has leí­do o te lo ha con­ta­do un ami­go o pa­rien­te. Lue­go ca­da uno apor­ta­ba sus pro­pios de­ta­lles, nom­bres, etc. pa­ra dar­le ve­ro­si­mi­li­tud, en­gor­dan­do una bo­la de nie­ve im­pa­ra­ble. Aho­ra son las re­des so­cia­les el ca­nal prin­ci­pal y, se­gún un co­mu­ni­ca­do del Gru­po de Re­des So­cia­les de la Po­li­cía Na­cio­nal, los gru­pos de What­sapp es­tán des­ban­can­do al res­to co­mo pro­pa­ga­do­res de bu­los y creen­cias irra­cio­na­les. ¡Aho­ra sí va­mos a con­tar men­ti­ras, tra­la­lá!

Al 70 % de los usua­rios de in­ter­net les cues­ta dis­tin­guir una no­ti­cia fal­sa de otra fia­ble cuan­do lle­gan a sus re­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.