EL PA­SA­DO DE LA CRES­TA DEL DEL­FÍN

El crá­neo de una nue­va es­pe­cie ayu­da a en­ten­der es­tas es­truc­tu­ras que mo­de­lan los so­ni­dos que emi­te.

Quo - - STARS -

En los ríos que desem­bo­can en el Pa­cí­fi­co Sur ha­bi­tan los del­fi­nes con las cres­tas más ela­bo­ra­das del pla­ne­ta. Una es­pe­cie de abul­ta­do cas­co óseo que con­vier­te su crá­neo en un ex­tra­or­di­na­rio re­gu­la­dor de so­ni­do. Pe­ro ¿cuándo sur­gió es­te ras­go?

Pues ha­ce al me­nos 20 mi­llo­nes de años, se­gún ha des­cu­bier­to la es­tu­dian­te Alex Boers­ma en el Mu­seo Smith­so­nian de Was­hing­ton, en Es­ta­dos Uni­dos. Allí iden­ti­fi­có el crá­neo de una es­pe­cie des­co­no­ci­da has­ta aho­ra que bau­ti­zó co­mo Di­lop­ho­delp­his fordy­cei. En él ya es­ta­ban pre­sen­tes esos abul­ta­dos hue­sos, aun­que no tan desa­rro­lla­dos. En un es­tu­dio con más es­pe­cia­lis­tas afir­man que, en su ini­cio, las cres­tas pu­die­ron te­ner tam­bién otros usos, co­mo atraer hem­bras pa­ra el apa­rea­mien­to o ame­dren­tar a otros ma­chos.

Vis­ta la­te­ral del crá­neo de Di­lop­ho­delp­his a par­tir del que se ha des­cri­to co­mo nue­va es­pe­cie. 5 cm El nue­vo del­fín (arri­ba) com­pa­ra­do con el ac­tual de río su­da­siá­ti­co (cen­tro) y el ex­tin­to Po­ma­to­delp­his inae­qua­lis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.