PAS­TI­LLAS HAS­TA EN LA SO­PA

Vi­vi­mos en la so­cie­dad mas me­di­ca­li­za­da de la his­to­ria. El ar­se­nal te­ra­peu­ti­co cu­bre cual­quier ne­ce­si­dad de los 0 a los 100 años Nos es­ta­re­mos pa­san­do?

Quo - - IN - Tex­to: Ma­rian Be­ni­to

A la ho­ra que abren las prin­ci­pa­les Bol­sas eu­ro­peas (Ma­drid, Bil­bao, Frankfurt, Pa­rís o Lon­dres), al­gu­nos de sus co­rre­do­res bur­sá­ti­les ya han sa­lu­da­do a la ma­ña­na con una do­sis de vi­ta­mi­na C. Y an­tes de que Wall Street en­cien­da sus lu­ces ha­brán in­ge­ri­do un so­bre con co­lá­geno, perlas de ona­gra e iso­fla­vo­nas. Pa­ra cuan­do cie­rren, a eso de las 17,30 h., ya irán por la dé­ci­ma píl­do­ra.

Me­dia ho­ra an­tes de dor­mir –¿cuán­tas van?–, una cáp­su­la de me­la­to­ni­na de 30 mg pa­ra con­ci­liar el sue­ño y dos de coen­zi­ma Q , el nu­trien­te que ayu­da

10 a com­ba­tir los ra­di­ca­les li­bres. En­tre ca­da or­den de com­pra y ven­ta de ac­cio­nes, siem­pre en­cuen­tran un hue­co pa­ra su do­sis de mul­ti­mi­ne­ra­les, mul­ti­mi­vi­ta­mi­nas, le­va­du­ra ro­ja de arroz, com­ple­jo B, cúr­cu­ma, vi­ta­mi­na D, pro­bió­ti­cos y al­gún psi­coes­ti­mu­lan­te. Son hom­bres y mu­je­res que no se con­for­man con el apro­ba­do en nin­gu­na fa­ce­ta vi­tal. Desean la ex­ce­len­cia y no les im­por­ta pa­gar los 300 eu­ros, apro­xi­ma­da­men­te, que les cues­ta re­com­po­ner su blís­ter. Hoy el parqué ma­dri­le­ño ha co­men­za­do la se­sión li­ge­ra­men­te al al­za, pe­ro la jor­na­da promete vo­la­ti­li­dad ante los da­tos de in­fla­ción de la Eu­ro­zo­na y a la es­pe­ra de si Do­nald Trump re­vol­ve­rá los mer­ca­dos con al­gu­na de sus ex­cen­tri­ci­da­des. Ante la in­cer­ti­dum­bre, los eje­cu­ti­vos ne­ce­si­tan man­te­ner cuer­po y men­te a pleno ren­di­mien­to y sa­car la má­xi­ma ven­ta­ja en ca­da una de sus de­ci­sio­nes.

“To­do es me­jor si eres lis­to”. Lo des­cu­brió Brad­ley Coo­per en su pa­pel de as­pi­ran­te a es­cri­tor en la pe­lí­cu­la Sin lí­mi­tes, cuan­do con­si­guió sa­lir de su ca­la­mi­to­sa si­tua­ción gra­cias a la fic­ti­cia píl­do­ra re­vo­lu­cio­na­ria NZT-48. Ba­jo sus efec­tos, pa­re­ce que na­da se le re­sis­te: ni los idio­mas, ni los al­go­rit­mos más com­ple­jos, ni la li­te­ra­tu­ra, ni la ge­né­ti­ca, ni la política. Na­da. “To­do que­da en tu ce­re­bro con que lo veas una vez. Tu men­te so­lu­cio­na si­tua­cio­nes com­pli­ca­das, mu­chas ve­ces sal­ván­do­te la vi­da”, di­ce el pro­ta­go­nis­ta. Por pri­me­ra vez sa­bía qué ha­cer y có­mo ha­cer­lo. Y es­ta era la sen­sa­ción que de­ja­ba la pe­lí­cu­la en los es­pec­ta­do­res. Su es­treno, ha­ce cin­co años, hi­zo que se tri­pli­ca­ran las ven­tas de Ad­de­rum en una sola no­che abrien­do la ve­da de los noo­tró­pi­cos, esas dro­gas in­te­li­gen­tes que ele­van nues­tras ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas has­ta lí­mi­tes inal­can­za­bles de ma­ne­ra na­tu­ral. Mo­da­fi­ni­lo dis­pa­ró tam­bién sus ven­tas en esos días. Co­mo tan­tas ve­ces ha pa­sa­do, la cien­cia fic­ción y los cien­tí­fi­cos van de la mano.

BA­JO EL SIGNO DEL ES­NO­BIS­MO

Tan­to Ad­de­rum co­mo el mo­da­fi­ni­lo son fár­ma­cos psi­coes­ti­mu­lan­tes que se uti­li­zan co­mo po­ten­cia­do­res cog­ni­ti­vos con la pro­me­sa de au­men­tar la ca­pa­ci­dad ce­re­bral, agu­di­zar la men­te y mul­ti­pli­car la ener­gía vi­tal. La lis­ta de su­per­ven­tas pa­ra au­men­tar el ren­di­mien­to in­te­lec­tual es lar­ga. Una de las más de­man­da­das es el me­til­fe­ni­da­to, una sus­tan­cia que ha des­ban­ca­do a la co­caí­na en los gran­des des­pa­chos. Se co­mer­cia­li­za con di­fe­ren­tes nom­bres, co­mo Ru­bi­fen o Con­cer­ta, pe­ro su efec­to nar­có­ti­co ,que es­ti­mu­la la crea­ti­vi­dad y la elo­cuen­cia, es si­mi­lar. Sus usua­rios,

CA­DA DÍA 50 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS MUE­REN POR SO­BRE­DO­SIS DE FÁR­MA­COS EN EE. UU.

se­gún un es­tu­dio de la No­va Sout­heas­tern Uni­ver­sity de Flo­ri­da, son ana­lis­tas fi­nan­cie­ros, in­for­má­ti­cos, con­fe­ren­cian­tes, ju­ga­do­res de pó­ker, mi­li­ta­res y mé­di­cos de ur­gen­cias. En­cuen­tran en es­tas dro­gas in­te­li­gen­tes el mo­do de mul­ti­pli­car sus ca­pa­ci­da­des en pro­fe­sio­nes que exi­gen dis­po­ni­bi­li­dad ab­so­lu­ta.

Y no so­lo eso. “Hoy el ser hu­mano se re­sis­te a en­ve­je­cer y es­tá dis­pues­to a apor­tar al cuer­po las píl­do­ras que ne­ce­si­te con tal de man­te­ner­se sano, be­llo y ágil men­tal­men­te”, ex­pli­ca Án­gel Du­rán­tez, di­rec­tor mé­di­co de la clí­ni­ca Neo­li­fe. Pe­ro ad­vier­te que ca­da plan de­be ser per­so­na­li­za­do y bien es­tu­dia­do, de acuer­do con las ne­ce­si­da­des de ca­da in­di­vi­duo, su dieta, su sa­lud y su es­ti­lo de vi­da. Lo que es­tá cla­ro es que es­te de­seo se ha con­ver­ti­do en un fi­lón inago­ta­ble pa­ra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y el re­to pa­ra los pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na es apa­sio­nan­te.

En cier­tos círcu­los, co­mo el del es­pec­tácu­lo, don­de la presión por man­te­ner la ju­ven­tud es as­fi­xian­te, las dro­gas tie­nen otro ca­riz. En Hollywood, las es­tre­llas y la gente más adi­ne­ra­da han en­con­tra­do su eli­xir en la HGH, la hor­mo­na del cre­ci­mien­to que, ade­más, se in­yec­ta pa­ra re­ju­ve­ne­cer. Au­men­ta la ma­sa mus­cu­lar, me­jo­ra la den­si­dad ósea, ani­ma, en­gro­sa la der­mis y sube la li­bi­do. Su cos­te os­ci­la en­tre los 375 y los 2.000 dó­la­res men­sua­les, ya que se fa­bri­ca por in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca. En Es­pa­ña su uso co­mo te­ra­pia an­ti­en­ve­je­ci­mien­to es­tá prohi­bi­do, co­mo re­cuer­da la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN). Syl­ves­ter Sta­llo­ne fue sor­pren­di­do en el ae­ro­puer­to de Sid­ney con 48 via­les en la ma­le­ta.

La oxi­co­do­na es otra sus­tan­cia muy de­man­da­da en Hollywood por­que su consumo pro­vo­ca de­li­rios de gran­de­za y eu­fo­ria. El pro­ble­ma es que lle­va a una to­le­ran­cia ca­da vez ma­yor y la so­bre­do­sis es le­tal. El corazón se ralentiza has­ta que se de­tie­ne por com­ple­to. Su fa­bri­can­te, Pur­due Phar­ma L.P., ha te­ni­do que lan­zar va­rias es­tra­te­gias pa­ra ad­ver­tir de sus ries­gos y evi­tar su ma­ni­pu­la­ción. La au­top­sia de Mi­chael Jack­son re­ve­ló una so­bre­do­sis de es­ta sus­tan­cia.

Es ade­más un po­ten­te anal­gé­si­co y opiá­ceo con efec­tos si­mi­la­res a los de la he­roí­na, por lo que su va­lor en el mer­ca­do ne­gro se dis­pa­ra.

¿Por qué es­ta ne­ce­si­dad de gran­dio­si­dad? ¿Por qué nos afe­rra­mos a una píl­do­ra en ese sue­ño de con­ver­tir­nos en su­per­hom­bres? El quí­mi­co ru­mano Cor­ne­liu E. Giur­gea ya dio una res­pues­ta a es­tas cues­tio­nes: “No va­mos a es­pe­rar pa­si­va­men­te mi­llo­nes de años pa­ra que la evo­lu­ción pro­por­cio­ne al hom­bre un ce­re­bro me­jor”. Los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios pa­re­cen ha­ber­se uni­do a la re­fle­xión de es­te cien­tí­fi­co que sin­te­ti­zó en 1964 el pri­mer noo­tró­pi­co de la his­to­ria, el pi­ra­ce­tam, un fár­ma­co hi­dro­so­lu­ble que me­jo­ra la oxi­ge­na­ción de las neu­ro­nas. Su ven­ta se dis­pa­ró en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios don­de los jó­ve­nes mez­cla­ban el pol­vo de la pas­ti­lla con una be­bi­da ener­gi­zan­te con el fin de so­lu­cio­nar sus di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner­se des­pier­tos, pres­tar aten­ción o se­guir el rit­mo de las au­las. To­da­vía hoy es el com­po­nen­te bá­si­co de los noo­tró­pi­cos o dro­gas in­te­li­gen­tes que ele­van nues­tro po­ten­cial in­te­lec­tual.

En las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las más de la mi­tad de los alum­nos pre­sen­tan sín­to­mas de an­sie­dad y se pa­ra­li­zan cuan­do tie­nen un exa­men, se­gún una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por el psi­có­lo­go Jo­sé Ma­nuel Her­nán­dez en 16 uni­ver­si­da­des. Pe­ro los es­tu­dian­tes sa­ben có­mo bur­lar su an­gus­tia a gol­pe de pas­ti­lla.

Así, con la na­tu­ra­li­dad de quien in­ter­cam­bia unos apun­tes de Ana­to­mía o ma­ne­ja las en­tra­das pa­ra la fies­ta de la fa­cul­tad, se las com­po­nen pa­ra ha­cer­se con la úl­ti­ma dro­ga que les ayu­de a es­tu­diar. Más rá­pi­do y con una ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y pla­ni­fi­ca­ción asom­bro­sas. Al­gu­nos, co­mo Or­fidal o Le­xa­tín, re­quie­ren pres­crip­ción mé­di­ca, pe­ro lo de me­nos es bur­lar la re­ce­ta.

Tam­bién en los con­ser­va­to­rios de mú­si­ca los jó­ve­nes cal­man sus ner­vios en las prue­bas con sus­tan­cias be­ta­blo­quean­tes que les ayu­dan a to­car con pre­ci­sión el ins­tru­men­to. Son prin­ci­pios ac­ti­vos que pue­den ba­jar la ten­sión ar­te­rial has­ta pro­vo­car un des­ma­yo.

En Es­ta­dos Uni­dos, un ter­cio de los uni­ver­si­ta­rios re­cu­rre a los me­di­ca­men­tos que se re­ce­tan pa­ra

el TDAH en épo­cas de mu­cho es­trés. El 70 % de los en­cues­ta­dos en un es­tu­dio so­bre me­di­ca­men­tos rea­li­za­do el año pa­sa­do por la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio di­je­ron que les re­sul­ta fá­cil, in­clu­so muy fá­cil, con­se­guir fár­ma­cos sin re­ce­ta.

La es­tre­lla en es­tos mo­men­tos es el neu­ro­es­ti­mu­lan­te mo­da­fi­ni­lo. No pro­du­ce eu­fo­ria co­mo las an­fe­ta­mi­nas, ni pa­re­ce que su po­der adic­ti­vo sea tan fuer­te. En EE. UU. al­gu­nos tra­ba­ja­do­res con tur­nos lo usan pa­ra man­te­ner­se en aler­ta. El Ejér­ci­to ame­ri­cano lo pro­bó pa­ra man­te­ner des­pier­tos a sus pi­lo­tos du­ran­te 40 ho­ras sin que su­frie­ran de­te­rio­ro a cau­sa del can­san­cio. Tie­ne a su fa­vor los re­sul­ta­dos de dos es­tu­dios, uno en la Es­cue­la Mé­di­ca de Har­vard y otro en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, que de­mues­tran có­mo el mo­da­fi­ni­lo me­jo­ra la to­ma de de­ci­sio­nes y vuel­ve a sus con­su­mi­do­res mu­cho más re­so­lu­ti­vos. No en­con­tra­ron efec­tos se­cun­da­rios, pe­ro re­co­no­cen que, a largo pla­zo, aún que­da mu­cho por co­no­cer. El Co­le­gio Eu­ro­peo de Neur­psi­co­far­ma­co­lo­gía lo ha de­fi­ni­do co­mo

“el pri­mer ejem­plo de una dro­ga in­te­li­gen­te”.

¿Pue­de una píl­do­ra con­ver­tir­nos en ge­nios? John Ha­rris, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to pa­ra la Cien­cia, la In­no­va­ción y la Éti­ca de la Uni­ver­si­dad de Mán­ches­ter, lo ha ne­ga­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes: “Si no lo eras an­tes, no lo vas a ser des­pués de to­mar una píl­do­ra. Una dro­ga no con­vier­te a na­die en Eins­tein de la no­che a la ma­ña­na”.

Igual que Ha­rris, Pa­blo Mu­ñoz Gac­to, di­rec­tor de los cen­tros Nas­cia, pien­sa que el ma­yor ca­pi­tal que tie­ne el ser hu­mano pa­ra po­ten­ciar sus ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas y li­diar con la vi­da es él mis­mo.

“La au­to­me­di­ca­ción sin con­trol y el re­cur­so ex­ce­si­vo al fár­ma­co son una ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tra so­cie­dad. La gente de­man­da so­lu­cio­nes rá­pi­das y efec­ti­vas, y por eso mu­chas ve­ces se re­cu­rre a la pas­ti­lla, al des­co­no­cer téc­ni­cas de con­trol de es­trés rá­pi­das y efec­ti­vas”.

Lo mis­mo su­ce­de con el in­som­nio, un pro­ble­ma de sa­lud que, se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía (SEN), afec­ta a cua­tro mi­llo­nes de adul­tos de for­ma crónica. El 35 % lo pa­de­ce de for­ma oca­sio­nal. Una te­ra­pia con­duc­tual cog­ni­ti­va re­sol­ve­ría el 70 % de los epi­so­dios. Sin em­bar­go, el por­cen­ta­je de per­so­nas que con­su­men hip­no­se­dan­tes su­pera por pri­me­ra vez al de quie­nes con­su­men can­na­bis.

La ob­se­sión por los fár­ma­cos es ca­da vez ma­yor. Les atri­bui­mos un efec­to má­gi­co y bus­ca­mos en ellos el re­me­dio pa­ra to­do. Si va­mos, por ejem­plo, a Sevilla, el 86 % de la po­bla­ción nos en­se­ña­rá su far­ma­cia de ca­be­ce­ra y el 30 % nos di­rá que co­no­ce a su far­ma­céu­ti­co des­de ha­ce más de 20 años. Hay da­tos alar­man­tes: Las diez me­di­ci­nas más ven­di­dos en EE. UU. son efi­ca­ces so­lo pa­ra el 25 % de la po­bla­ción, aun­que al­gu­nos se que­dan en el 4 %. El 30 % del consumo de ome­pra­zol, pa­ra­ce­ta­mol e ibu­pro­feno es inú­til. Son dro­gas pa­na­cea que la po­bla­ción con­su­me sin nin­gu­na mo­de­ra­ción y que in­clu­so los mé­di­cos pres­cri­ben sin de­ma­sia­do cri­te­rio. El ome­pra­zol, el me­di­ca­men­to que más se con­su­me, no es­tá in­di­ca­do en un 30 % de los ca­sos, se­gún de­nun­ció Vi­cen­te Ga­sull, pre­si­den­te en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Mé­di­cos de Aten­ción Pri­ma­ria, SEMERGEN. Ade­más, la in­ges­ta pro­lon­ga­da de es­te prin­ci­pio ac­ti­vo y otros si­mi­la­res se aso­cia con una ca­ren­cia de la vi­ta­mi­na B12.

Los fár­ma­cos son la ter­ce­ra cau­sa de muer­te tras el in­far­to y el cán­cer. Ca­da año mue­ren al­re­de­dor de 100.000 per­so­nas por erro­res de me­di­ca­ción y otras 100.000 por efec­tos ad­ver­sos. Las re­sis­ten­cias an­ti­mi­cro­bia­nas, una ame­na­za que preo­cu­pa a la ONU y po­ne con­tra las cuer­das mu­chos lo­gros del si­glo XX, co­mo la re­duc­ción de la en­fer­me­dad y de las muer­tes por afec­cio­nes in­fec­cio­sas, son otro de los re­fle­jos de la au­to­me­di­ca­ción. ¿Có­mo de­te­ner aho­ra la pro­pa­ga­ción de las in­fec­cio­nes re­sis­ten­tes a los me­di­ca­men­tos an­ti­mi­cro­bia­nos? Es es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te el au­men­to de las re­sis­ten­cias de las bac­te­rias más fre­cuen­tes en ali­men­tos, co­mo la Sal­mo­ne­lla, el Campy­lo­bac­ter o la E.co­li.

LOS EFEC­TOS SE­CUN­DA­RIOS DE LOS FÁR­MA­COS SON LA TER­CE­RA CAU­SA DE MUER­TE TRAS EL IN­FAR­TO Y EL CÁN­CER

En Es­pa­ña, Sa­ni­dad ad­vier­te pe­rió­di­ca­men­te so­bre las con­se­cuen­cias de la au­to­me­di­ca­ción con an­ti­bió­ti­cos a tra­vés de cam­pa­ñas.

El psi­có­lo­go bri­tá­ni­co Mi­chael Sin­clair cree que aún nos que­da mu­cho ma­lo por ver, so­bre to­do si ha­bla­mos de la nue­va hor­na­da de fár­ma­cos, por­que aún es de­ma­sia­do pron­to pa­ra ha­blar de los efec­tos a largo pla­zo. Le preo­cu­pa ese em­pe­ño del ser hu­mano en eli­mi­nar lo peor de sí mis­mo, su te­mor al fra­ca­so o que ya na­die pue­da per­mi­tir­se sen­tir can­san­cio o tris­te­za. Has­ta la fe­li­ci­dad la bus­ca­mos en las pas­ti­llas, di­ce el psi­quia­tra Ale­jan­dro Ro­ca­mo­ra Bonilla. “Los es­pa­ño­les so­mos los ter­ce­ros con­su­mi­do­res de an­sio­lí­ti­cos en Eu­ro­pa. Lle­ga­mos ahí, en­tre otras co­sas, por una in­ca­pa­ci­dad pa­ra acep­tar lo que mi abue­la de­no­mi­na­ba ‘go­te­ras de la edad’”.

PAS­TI­LLAS CON EFEC­TO “A MÍ, PLIN”

La cul­tu­ra de la píl­do­ra co­men­zó con los

“a mí, plin” po­pu­la­ri­za­dos ha­ce tres décadas, cuan­do mi­llo­nes de per­so­nas des­cu­brie­ron có­mo di­sol­ver sus pro­ble­mas en sus­tan­cias co­mo el Or­fidal o el Pro­zac, que su­mían a sus con­su­mi­do­res en un estado de des­preo­cu­pa­ción ab­so­lu­ta. Lo me­jor pa­ra dor­mir a pier­na suel­ta. Fue la lec­ción que apren­die­ron ni­ños y jó­ve­nes a los que hoy, adul­tos, les cues­ta pres­cin­dir de su blís­ter.

Hay una es­ce­na de ci­ne en la que Burt Rey­nolds su­fre un ata­que de pá­ni­co en unos al­ma­ce­nes y ante la pregunta “¿Al­guien tie­ne un Va­lium?” to­das las mu­je­res sa­can de su bol­so un fras­co. Hoy los an­sio­lí­ti­cos son los se­gun­dos fár­ma­cos más ven­di­dos en nues­tro país, se­gún la OCU, y la mi­tad de las fé­mi­nas han re­cu­rri­do a ellos en al­gu­na oca­sión.

Lo peor, co­mo di­ce el psi­có­lo­go Da­vid Pu­li­do Be­do­ya, au­tor de ¿Nos es­ta­mos vol­vien­do lo­cos?, es que nos cuel­guen la eti­que­ta del tras­torno. “Por un la­do nos an­gus­tia, nos ha­ce sen­tir inú­ti­les fren­te a la en­fer­me­dad. Pe­ro, al con­ver­tir­nos en su­je­tos pa­si­vos, tam­bién de­ja­mos de in­ten­tar cam­biar las co­sas. La an­sie­dad y la de­pre­sión son los pro­ble­mas prin­ci­pa­les. Por su fre­cuen­cia, por el im­pac­to en nues­tras vi­das y, so­bre to­do, por­que se han en­fo­ca­do co­mo si fue­ran tras­tor­nos or­gá­ni­cos cró­ni­cos, las per­so­nas han pa­sa­do a tra­tar­las co­mo una gri­pe o una dia­be­tes en vez de acu­dir a un pro­fe­sio­nal que les do­te de re­cur­sos pa­ra em­pe­zar a cam­biar por sí mis­mos”.

Pu­li­do ha­bla de “abe­rra­ción hu­ma­nís­ti­ca y cien­tí­fi­ca”. “En el te­ma de los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos el da­to no so­lo es ne­ga­ti­vo sino alar­man­te, ya ha lla­ma­do la aten­ción de di­fe­ren­tes aso­cia­cio­nes a ni­vel mun­dial. Tra­ta­mos de apli­car el mo­de­lo mé­di­co a cual­quier ti­po de pro­ble­ma, con­vir­tién­do­lo en un tras­torno con una eti­que­ta diag­nós­ti­ca y des­pués es­ta­ble­ce­mos una in­ter­ven­ción so­bre nues­tro or­ga­nis­mo cuan­do no exis­ten da­tos que ava­len que ahí re­si­da la cau­sa del pro­ble­ma”.

En la po­bla­ción in­fan­til la si­tua­ción no es di­fe­ren­te. El doc­tor Mi­chael An­der­son iro­ni­za­ba so­bre ello en un po­lé­mi­co artículo que pu­bli­có en 2012 en

The New York Ti­mes: “He­mos de­ci­di­do co­mo so­cie­dad que es de­ma­sia­do ca­ro mo­di­fi­car el en­torno del ni­ño. Así que ten­dre­mos que mo­di­fi­car al ni­ño”. Es­ta es tam­bién la que­ja de Mu­ñoz Gac­to: “Un al­to por­cen­ta­je de ni­ños con pro­ble­mas de aten­ción son so­bre­diag­nos­ti­ca­dos y se les pres­cri­ben me­di­ca­men­tos que cau­san nu­me­ro­sos efec­tos se­cun­da­rios”.

Ha­ce un par de años, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría aler­tó de un po­si­ble ex­ce­so en el diag­nós­ti­co del tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción en los ni­ños es­pa­ño­les. “De­cir que se diag­nos­ti­ca a la li­ge­ra no quie­re de­cir que no exis­ta, sino que pue­de mo­di­fi­car­se en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes. Que­dar­nos en su cro­ni­ci­dad, usar me­di­ca­ción co­mo si fue­ran una cau­sa per­di­da en lu­gar de in­ter­ve­nir en el au­la, es un enor­me error”. Se­gún el psi­quia­tra Allen Fran­ces, en EE. UU. al 30 % de los uni­ver­si­ta­rios y al 10 % de los es­co­la­res se les me­di­ca con­tra el TDAH.

A pesar de to­do, Pu­li­do acla­ra que los fár­ma­cos han avan­za­do mu­cho en las úl­ti­mas décadas. ¿Qué pen­sa­ría­mos, por ejem­plo, si pu­dié­se­mos bo­rrar la de­pre­sión en unas ho­ras? Se­ría un sue­ño pa­ra los 2,6 mi­llo­nes de per­so­nas que la su­fren en Es­pa­ña y los 350 mi­llo­nes en to­do el mun­do, se­gún la OMS. Tam­bién lo es pa­ra in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Mary­land en Bal­ti­mo­re que han iden­ti­fi­ca­do un nue­vo fár­ma­co ba­sa­do en la hi­dro­xi­nor­ke­ta­mi­na, un me­ta­bo­li­to ca­paz de in­du­cir los efec­tos an­ti­de­pre­si­vos de la ke­ta­mi­na, pe­ro sin sus efec­tos ad­ver­sos.

Án­gel Du­rán­tez in­sis­te tam­bién en que el bie­nes­tar y la fe­li­ci­dad se ob­tie­nen con una sa­lud óp­ti­ma y con el buen ma­ne­jo de la en­fer­me­dad, in­clu­so an­tes de que dé se­ña­les. “Con los años, nues­tras fun­cio­nes me­ta­bó­li­cas se al­te­ran y disminuyen nues­tras ca­pa­ci­da­des. Ya es po­si­ble ac­tuar so­bre ca­da una de las cau­sas del en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar y en los pró­xi­mos años ten­dre­mos fár­ma­cos con un efec­to an­ti­en­ve­je­ci­mien­to aún más de­fi­ni­do”.

Por eso, los mé­di­cos se apro­pian de esa ilu­sión de plan­tar ca­ra a la en­fer­me­dad y de­te­ner los es­tra­gos de la edad, pues­to que el re­loj aún no lo po­de­mos de­te­ner. Y ahí ca­da uno ha­ce su par­ti­cu­lar re­cla­mo. El doc­tor po­ne por ca­so esas eta­pas de tran­si­ción del hom­bre o de la mu­jer, co­mo la me­no­pau­sia o el ini­cio de la edad ma­du­ra. “Es el mo­men­to de ini­ciar

EL EJÉR­CI­TO AME­RI­CANO PRO­BÓ EL MO­DA­FI­NI­LO, LA PÍL­DO­RA DE MODA, PA­RA MAN­TE­NER DES­PIER­TOS A SUS PI­LO­TOS 40 HO­RAS

pro­gra­ma in­te­gral de age ma­na­ge­ment: te­ra­pia hormonal, ejer­ci­cio, nu­tri­ción, su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les, téc­ni­cas de re­la­ja­ción, tra­ta­mien­tos pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del sue­ño y un se­gui­mien­to de los bio­mar­ca­do­res”.

Una mues­tra de ello es la tes­tos­te­ro­na, una hor­mo­na que em­pie­za a de­caer a par­tir de los 40. “Al hom­bre le cues­ta des­per­tar sin sus ha­bi­tua­les erec­cio­nes ma­tu­ti­nas y sin de­seo o, más to­da­vía, su­frir el efec­to de una dis­fun­ción eréc­til en pleno ac­to se­xual”, ex­pli­ca Du­rán­tez. Tal es la preo­cu­pa­ción que en EE. UU. ca­da año se su­man a los su­ple­men­tos de tes­tos­te­ro­na me­dio mi­llón de nue­vos pa­cien­tes. El efec­to es in­me­dia­to, tan­to en vi­gor fí­si­co co­mo se­xual. Sin con­trol y en do­sis ele­va­das, el consumo de tes­tos­te­ro­na se aso­cia a muer­te sú­bi­ta car­dia­ca y a pa­to­lo­gías de­ge­ne­ra­ti­vas he­pá­ti­cas y tes­ti­cu­la­res. El pro­ble­ma es la ven­ta ile­gal en in­ter­net y su consumo sin pres­crip­ción mé­di­ca y sin res­pe­tar los pa­rá­me­tros óp­ti­mos. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en PLOS One mos­tró que, 90 días des­pués de la pri­me­ra do­sis, los ma­yo­res de 65 años ha­bían du­pli­ca­do el ries­go de in­far­to.

EL BÁL­SA­MO DE FIERABRÁS

En el cam­po far­ma­céu­ti­co, lo me­jor es­tá siem­pre por ve­nir. Se abren ya ca­mino, por ejem­plo, los me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos. Su­po­nen más del 40 % de la fac­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, unos 2.250 mi­llo­nes de eu­ros. Ha­ce po­co más de 15 años, es­te gas­to era nu­lo. Con ellos se tra­tan más de 80 mi­llo­nes de do­len­cias au­to­in­mu­nes pa­ra las que no hay un diag­nós­ti­co real­men­te cla­ro. En el tra­ta­mien­to del cán­cer, la ar­tri­tis y la dia­be­tes han da­do un vuel­co a la vi­da de los pa­cien­tes y con ellas se ha con­se­gui­do ha­cer cró­ni­co el sida.

Otra de las ma­yo­res pro­me­sas lle­ga de la im­pre­sión 3D, una téc­ni­ca que per­mi­ti­rá per­so­na­li­zar los fár­ma­cos se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te con la do­sis jus­ta de prin­ci­pios ac­ti­vos que ne­ce­si­ta. Po­si­bi­li­ta­rá ade­más com­bi­nar en un so­lo com­pri­mi­do va­rios prin­ci­pios ac­ti­vos, lo que re­du­ci­rá el nú­me­ro de pas­ti­llas que de­be to­mar ca­da día el pa­cien­te. En EE. UU. ya se co­mer­cia­li­za el pri­mer me­di­ca­men­to im­pre­so en 3D a es­ca­la in­dus­trial, el Spri­tam, un fár­ma­co con­tra la epi­lep­sia.

¿Lle­ga­rá al­gún día la píl­do­ra mi­la­gro­sa que to­do lo cu­ra? La bús­que­da se re­mon­ta a tiem­pos de los ro­ma­nos, cuan­do cre­ye­ron en el bál­sa­mo de Fierabrás co­mo re­me­dio de to­dos los ma­les des­de que con él se un­gió el cuer­po de Cris­to. El em­pe­ño des­de en­ton­ces es in­ce­san­te. Mien­tras tan­to,

¿es ne­ce­sa­rio pro­bar­lo to­do? ■

Aun­que el blís­ter es­tá lleno de co­lo­res, el pa­ra­ce­ta­mol es el rey. Dos ca­jas al año por per­so­na.

Mo­lé­cu­la del an­ti­de­pre­si­vo imi­pra­mi­na. Los áto­mos se re­pre­sen­tan co­mo es­fe­ras.

En Es­pa­ña, el 75 % de los me­no­res de 6 años con TDAH se tra­tan con me­di­ci­nas en lu­gar de te­ra­pia.

LA SUPERINTELIGENCIA Brad­ley Coo­per la des­cu­bre en Sin lí­mi­tes gra­cias a la píl­do­ra re­vo­lu­cio­na­ria NZT-48.

ISABEL II Ella acha­ca su lon­ge­vi­dad a la ge­né­ti­ca, al agua mi­la­gro­sa que co­rre cer­ca­na a Bal­mo­ral y a su con­fian­za en la ho­meo­pa­tía.

WILLIAMS Acu­sa­da de do­pa­je, la te­nis­ta Se­re­na Williams po­see una lis­ta de au­to­ri­za­cio­nes mé­di­cas pa­ra el do­lor y pa­ra in­hi­bir la hor­mo­na que pro­vo­ca in­fla­ma­ción.

PA­PA FRAN­CIS­CO Se­gún fuen­tes del Vaticano, el pon­tí­fi­ce acom­pa­ña su al­muer­zo con un su­ple­men­to de acei­te de krill, ri­co en ome­ga 3 y vi­ta­mi­na D3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.