Eclip­sa­dos

Fin. Es­te her­mo­so fe­nó­meno se ex­tin­gue. Ac­tual­men­te es po­si­ble ver un eclip­se to­tal ca­da año y me­dio. Pe­ro un día la Lu­na de­ja­rá de­fi­ni­ti­va­men­te de ta­par el Sol.

Quo - - OUT - Por JUAN SCALITER

Mi pri­mer eclip­se to­tal fue en 1979. Ha­bía mu­chas nu­bes y por eso de­ci­di­mos al­qui­lar un avión, so­bre­vo­lar la zo­na y bus­car un cie­lo más des­pe­ja­do. No es la me­jor for­ma de ver­lo, pe­ro a ve­ces es el único mo­do. Des­de en­ton­ces me con­ver­tí en un ca­za­dor de eclip­ses”.

Así co­mien­za a con­tar­nos su amor por es­tos fe­nó­me­nos na­tu­ra­les Mark Litt­mann, pro­fe­sor de As­tro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ten­nes­see y au­tor del li­bro To­tal­men­te: los gran­des eclip­ses de Es­ta­dos Uni­dos de 2017 y 2024 ( To­ta­lity: The Great Ame­ri­can Eclip­ses of 2017 and 2024, aún no dis­po­ni­ble en es­pa­ñol). Es­cri­to jun­to al as­tro­fí­si­co de la NASA Fred Es­pe­nak, el li­bro es ca­si una car­ta de des­pe­di­da a los eclip­ses to­ta­les, pe­ro en lu­gar de con emociones (que las hay), se ha es­cri­to con ra­zo­nes.

La Tie­rra y la Lu­na es­tán uni­das por un la­zo in­vi­si­ble que se lla­ma mo­men­to an­gu­lar. Bá­si­ca­men­te la ro­ta­ción de am­bos cuer­pos es­tá sin­cro­ni­za­da en ve­lo­ci­dad y eso ha­ce que con­ser­ven la dis­tan­cia… siem­pre y cuan­do no ha­ya cam­bios en el sis­te­ma. El pro­ble­ma es que sí se es­tán pro­du­cien­do al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes. Y la cul­pa­ble es la Lu­na.

Nues­tro sa­té­li­te es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de las ma­reas. A medida que las pla­ta­for­mas con­ti­nen­ta­les más ba­jas, co­mo las del mar de Be­ring, cho­can con­tra las ma­reas, la ro­ta­ción de la Tie­rra dis­mi­nu­ye en ve­lo­ci­dad.

Es­to quie­re de­cir que la Lu­na se es­tá ale­jan­do de no­so­tros a unos 3,8 cen­tí­me­tros por año. Cuan­do la dis­tan­cia lle­gue a unos 23.410 ki­ló­me­tros más (un 6 % de la dis­tan­cia ac­tual ), su ta­ma­ño no se­rá suficiente pa­ra ocul­tar el Sol por com­ple­to. Al rit­mo ac­tual eso su­ce­de­rá den­tro de 620 mi­llo­nes de años.

La som­bra de New­ton

“Es al­go que ocu­rre len­ta­men­te –nos con­fir­ma Litt­mann por te­lé­fono–, pe­ro rom­pe un la­zo que une a am­bos cuer­pos y la Lu­na se es­tá ale­jan­do de nues­tro pla­ne­ta. Al fi­nal, lle­ga­rá un mo­men­to en el que estará tan le­jos que ya no po­dre­mos ver un eclip­se to­tal, pue­de que pa­se por el cen­tro del Sol, pe­ro no estará a la dis­tan­cia ade­cua­da pa­ra ocul­tar­lo por com­ple­to”.

Quien pri­me­ro se dio cuen­ta de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do fue Ed­mond Ha­lley, en 1695. Bu­cean­do en­tre los registros his­tó­ri­cos, des­cu­brió que la ma­yo­ría de los eclip­ses no coin­ci­dían con los lu­ga­res ni el mo­men­to en los que de­be­rían ha­ber ocu­rri­do.

Al tra­tar­se de fe­nó­me­nos que

im­pli­ca­ban a cuer­pos si­tua­dos a tan­ta dis­tan­cia en­tre ellos, co­mo la Lu­na, el Sol y la Tie­rra, Ha­lley de­ci­dió re­cu­rrir a Isaac New­ton. Ca­si trein­ta años an­tes, el fí­si­co in­glés ha­bía for­mu­la­do la ley de gra­vi­ta­ción uni­ver­sal, que des­cri­be có­mo in­ter­ac­túan dos cuer­pos a dis­tan­cia, de­pen­dien­do de su ma­sa. Pe­ro al apli­car la re­cien­te ecua­ción, los nú­me­ros tam­po­co cua­dra­ban.

La so­lu­ción que se le ocu­rrió a Ha­lley fue pro­po­ner que la du­ra­ción de un día en la Tie­rra de­bía es­tar au­men­tan­do len­ta­men­te o, lo que es lo mis­mo, que la ro­ta­ción de la Tie­rra de­bía es­tar dis­mi­nu­yen­do. Es­to pro­vo­ca­ría que la Lu­na se ale­ja­se le­ve­men­te de la Tie­rra. Ca­da vez más. En­ton­ces sí, in­clu­yen­do en sus da­tos es­ta nue­va va­rian­te, un pla­ne­ta que dos mil años atrás gi­ra­ba más rá­pi­do y con la Lu­na a me­nor dis­tan­cia, los da­tos coin­ci­die­ron.

De­bie­ron pa­sar dos décadas pa­ra que, en 1715, Ha­lley ob­ser­va­ra su pri­mer eclip­se to­tal. “Unos se­gun­dos an­tes de que el sol es­tu­vie­ra ocul­to –re­la­tó en su dia­rio–, se des­cu­brió al­re­de­dor de la Lu­na un ani­llo lu­mi­no­so de un dí­gi­to, o tal vez una dé­ci­ma parte del diá­me­tro de la Lu­na en an­chu­ra, y lue­go la os­cu­ri­dad com­ple­ta”.

Y en ella es­tá la cla­ve pa­ra apren­der más so­bre el uni­ver­so: en las ti­nie­blas del Sol. El pro­pio Litt­mann se­ña­la que mien­tras la ma­yo­ría de los as­tró­no­mos bus­can lu­ces en el cos­mos, los es­pe­cia­lis­tas en eclip­ses per­si­guen la som­bra.

Un ‘quid pro quo’ cós­mi­co

¿Y qué se pue­de apren­der de ella? Mu­cho más de lo que pen­sa­mos. De he­cho, un eclip­se to­tal, el de 1919, con­vir­tió a un ofi­ci­nis­ta de pa­ten­tes en el cien­tí­fi­co más co­no­ci­do de su tiem­po. Y qui­zás de la his­to­ria. Cuan­do en 1905 Al­bert Eins­tein

pu­bli­có su teo­ría de la re­la­ti­vi­dad, en­tre sus pro­pues­tas ha­bía una pre­dic­ción que has­ta en­ton­ces ha­bría pa­re­ci­do in­creí­ble. Te­nien­do en cuen­ta que exis­te una equi­va­len­cia en­tre ace­le­ra­ción y gra­ve­dad y que es­ta se ex­tien­de a los fe­nó­me­nos elec­tro­mag­né­ti­cos, la luz de­bía reac­cio­nar ante la pre­sen­cia de un cam­po gra­vi­ta­to­rio y cur­var­se. Bá­si­ca­men­te, la luz de­bía te­ner ma­sa y reac­cio­nar ante ob­je­tos que tu­vie­ran más

El eclip­se so­lar de 1919 de­mos­tró que la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad era co­rrec­ta

ma­sa. El con­cep­to de que la luz tu­vie­ra “pe­so” era al­go re­vo­lu­cio­na­rio. ¿Có­mo de­mos­trar es­to? Fo­to­gra­fian­do es­tre­llas cer­ca del Sol y de día, de­ter­mi­nan­do su po­si­ción y lue­go com­pa­ran­do las imá­ge­nes pa­ra ver si el as­tro rey ha­bía cur­va­do la luz de las es­tre­llas. Lo que se bus­ca­ba sen­ci­lla­men­te era ver si de día la luz de las es­tre­llas nos lle­ga­ba des­de un “si­tio dis­tin­to”. La úni­ca op­ción era os­cu­re­cer el Sol pa­ra ver

las es­tre­llas. Y el 29 de ma­yo de 1919 dos ex­pe­di­cio­nes par­tie­ron ha­cia la cos­ta afri­ca­na y Bra­sil pa­ra to­mar las me­di­das y ver si Eins­tein te­nía ra­zón. To­do es­ta­ba a su fa­vor: el Sol y las es­tre­llas en ge­ne­ral le de­bían un fa­vor al cien­tí­fi­co ale­mán.

Con la tec­no­lo­gía ade­cua­da, po­dría­mos lo­grar que la Lu­na no se ale­je de la Tie­rra

Bar­cos a la ca­za del Sol

“An­tes de 1905 –ar­gu­men­ta Litt­mann– , na­die te­nía una idea cla­ra de por qué bri­lla­ban las es­tre­llas, se creía que era por­que gi­ra­ban, por­que te­nían una fuen­te de ener­gía in­ter­na o por­que ha­bía mi­les de as­te­roi­des y me­teo­ri­tos que cho­ca­ban con­tra su su­per­fi­cie. O por­que se es­ta­ban en­co­gien­do y eso les da­ba bri­llo (al­go que sí ocu­rre, por com­pre­sión gra­vi­ta­cio­nal). En­ton­ces lle­gó Eins­tein con su teo­ría de la re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral y su fór­mu­la que de­cía que la ma­sa equi­va­lía a la ener­gía y vi­ce­ver­sa. En el in­te­rior de las es­tre­llas, la enor­me presión y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras lle­van a los áto­mos a cho­car con tal fuer­za que se unen, se fu­sio­nan. Por ejem­plo, cuan­do cua­tro áto­mos de hi­dró­geno (el ele­men­to más abun­dan­te en la na­tu­ra­le­za) se unen, pro­du­cen uno de he­lio. Pe­ro es­te pe­sa me­nos que sus cua­tro “pro­ge­ni­to­res”. ¿A dón­de fue a pa­rar el res­to de la ma­sa? Co­mo de­cía Eins­tein: ener­gía. La mis­ma que ha­ce que las es­tre­llas bri­llen.

Cuan­do par­tie­ron las dos ex­pe­di­cio­nes a es­tu­diar el eclip­se, ubi­ca­ron las es­tre­llas que ha­bía en el área don­de se pro­du­ci­ría y de­ter­mi­na­ron la dis­tan­cia en­tre ellas. Lue­go com­pa­ra­ron esa ubi­ca­ción con la que ob­tu­vie­ron cuan­do el Sol “se apa­gó”. Y el re­sul­ta­do mos­tró que las es­tre­llas

pa­re­cían cam­biar de lu­gar du­ran­te el eclip­se. La ra­zón es que el as­tro rey cur­va la luz que nos lle­ga de ellas. Es­to de­mos­tró que Eins­tein te­nía ra­zón y pa­só de ser co­no­ci­do so­lo en­tre la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca a ser el cien­tí­fi­co más fa­mo­so del mun­do.

El me­jor lu­gar pa­ra ver­los

Ac­tual­men­te el 30 % de los eclip­ses son to­ta­les y se pro­du­cen apro­xi­ma­da­men­te ca­da año y me­dio, pe­ro la pro­por­ción se es­tá re­du­cien­do. An­tes de lo que pen­sa­mos se­rán vi­si­bles ca­da cin­co años, más tarde ha­brá uno en una dé­ca­da y lue­go un eclip­se to­tal por si­glo. “En al­gún mo­men­to nues­tros abue­los con­ta­rán có­mo veían los eclip­ses to­ta­les –afir­ma Litt­mann– y lo que he­mos apren­di­do de ellos. Pe­ro qui­zás, con la tec­no­lo­gía ade­cua­da, se pue­dan po­ner re­flec­to­res so­la­res pa­ra ra­len­ti­zar la Lu­na y ha­cer que no se ale­je tan­to y así pro­vo­car­los no­so­tros”, aven­tu­ra.

Pue­de que nues­tros abue­los sean los úl­ti­mos en ver un eclip­se to­tal

más de una vez en su vi­da, pe­ro los cien­tí­fi­cos pue­den “pro­vo­car­los” gra­cias a un co­ro­nó­gra­fo, un dis­po­si­ti­vo que, aco­pla­do a un te­les­co­pio, blo­quea la luz de un ob­je­to cen­tral y per­mi­te el es­tu­dio de los ob­je­tos cer­ca­nos a la co­ro­na, có­mo cier­tas par­tí­cu­las im­pac­tan en la Tie­rra o se pro­du­cen las au­ro­ras bo­rea­les y aus­tra­les y có­mo se crean las tor­men­tas so­la­res. “Se­gui­mos apren­dien­do mu­cho gra­cias a los eclip­ses –con­fir­ma Litt­man–, tam­bién por los que “ha­ce­mos” no­so­tros. Ya no de­pen­de­mos del even­to na­tu­ral, al me­nos no tan­to co­mo en el pa­sa­do. En el fu­tu­ro se­gui­re­mos apren­dien­do pe­ro ya no se­rán ob­je­to de es­tu­dio cien­tí­fi­co, sino un even­to ar­tís­ti­co que des­pier­te la ima­gi­na­ción, que mo­di­fi­que nues­tra pers­pec­ti­va del uni­ver­so”.

La pa­sión con la que Litt­mann des­cri­be los eclip­ses –ha­bla de un si­len­cio de so­ni­dos y tam­bién de co­lo­res– nos lle­va a pre­gun­tar­le si le gus­ta­ría vi­vir en Sa­turno (62 lu­nas) o en Jú­pi­ter (69 co­no­ci­das). Es­tos pla­ne­tas se­rían el edén de

los “cazadores de som­bras” por la can­ti­dad de sa­té­li­tes que se cru­za­rían de­lan­te del as­tro rey. O eso pen­sá­ba­mos.

“Si bien es cier­to que en Sa­turno y en Jú­pi­ter hay más eclip­ses por­que tie­nen más lu­nas –con­ce­de Litt­mann– , no son tan in­creí­bles co­mo en la Tie­rra. Te­ne­mos mu­cha suer­te: la Lu­na es 400 ve­ces más pe­que­ña que el Sol, pe­ro a su vez es­te es­tá 400 más cer­ca­na a la Tie­rra, es una con­jun­ción que ra­ra vez se da y es lo que per­mi­te ver los eclip­ses con tan­to de­ta­lle. De he­cho es el único si­tio en el sis­te­ma so­lar en el que po­de­mos ver eclip­ses de es­ta ca­li­dad. Es un lu­gar del uni­ver­so pri­vi­le­gia­do”.

Y, ya en nues­tro pla­ne­ta, la me­jor lo­ca­li­za­ción pa­ra dis­fru­tar del pró­xi­mo gran eclip­se to­tal se­rá Bue­nos Ai­res, en el año

2019. Pa­ra ello hay que se­guir unos con­se­jos muy sen­ci­llos que van más allá de la pro­tec­ción de los ojos. Ob­via­men­te, lo pri­me­ro es ale­jar­se lo más po­si­ble de la ciu­dad (de la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca y de los ho­ri­zon­tes frag­men­ta­dos) pe­ro “lo más di­fí­cil –acon­se­ja Litt­mann– es bus­car un si­tio en el que se pue­da ver ha­cia el Oes­te, con cie­los lim­pios, y ob­ser­var có­mo la som­bra de la Lu­na in­va­de len­ta­men­te la Tie­rra, so­bre to­do en los úl­ti­mos 10 mi­nu­tos. Has­ta en­ton­ces no de­be­ría mi­rar­se el cie­lo. Es co­mo ver có­mo co­mien­za a for­mar­se una tor­men­ta enor­me, pe­ro sin ra­yos ni re­lám­pa­gos. Lue­go to­do ocu­rre real­men­te a unos 5.000 km/h aun­que al

con­tem­plar­lo des­de la Tie­rra, pa­ra no­so­tros es co­mo si pa­sa­ra a unos 90 km/h. Y cuan­do lle­ga el eclip­se to­tal el cie­lo ad­quie­re tres di­men­sio­nes: al co­lo­car­se la Lu­na de­lan­te da al cos­mos una pro­fun­di­dad en dos pla­nos que nun­ca ha­bía­mos vis­to an­tes”.

En tér­mi­nos cien­tí­fi­cos po­dre­mos se­guir apren­dien­do de los eclip­ses, ya sean los na­tu­ra­les o los que po­da­mos crear no­so­tros mis­mos. Pe­ro en po­cas ge­ne­ra­cio­nes, es­te es­pec­tácu­lo na­tu­ral des­apa­re­ce­rá y se­rá co­mo la gla­cia­ción de los cie­los, un even­to que nues­tros nie­tos es­tu­dia­rán co­mo un ves­ti­gio del pa­sa­do. Los cazadores de eclip­ses ni si­quie­ra ten­drán otro pla­ne­ta al que via­jar. ■

SI­GLOS DE ASOMBROS En la ima­gen su­pe­rior, el eclip­se so­lar de 1878, vi­si­ble des­de Co­lo­ra­do (EE. UU.). A la de­re­cha, un gru­po de en­fer­me­ras de Lan­cas­hi­re (In­gla­te­rra), don­de se pu­do ob­ser­var un eclip­se to­tal en 1927.

EN­CA­JA­DOS

Un gru­po de es­tu­dian­tes ob­ser­van el eclip­se so­lar de May­wood (Illi­nois), en ju­nio de 1963, gra­cias a un “so­les­co­pio” ca­se­ro: una ca­ja con agu­je­ros de po­cos mi­lí­me­tros que evi­ta el daño en los ojos y pro­yec­ta una ima­gen in­ver­ti­da del fe­nó­meno en su in­te­rior.

01 ASTROILÓGICO Gra­ba­do del si­glo XVI rea­li­za­do por Paul Furst. Re­tra­ta un com­plot mi­li­tar pla­nea­do se­gún las fa­ses de un eclip­se lu­nar. 01

02 INS­TRUC­CIO­NES DE USO

James Fer­gu­son, pro­fe­sor de As­tro­no­mía y Geo­gra­fía de Lon­dres, creó es­te dia­gra­ma pa­ra en­se­ñar el eclip­se de 1748. 02 03

03 DE AQUÍ A LA LU­NA

El Lá­ser Ran­ging Re­tro-re­flec­tor de la Apo­lo XIV per­mi­tía me­dir con pre­ci­sión la dis­tan­cia a la Lu­na. Re­fle­ja un haz de luz.

04

04 EL LE­JANO ES­PA­CIO

Trán­si­to de la Lu­na fren­te al Sol (fe­bre­ro de 2007), des­de el es­pa­cio. Se ve có­mo in­flu­ye la dis­tan­cia del observador.

TO­CAR EL SOL Un maes­tro enseña a sus alum­nos el eclip­se de 1927 pro­te­gién­do­se los ojos –in­su­fi­cien­te­men­te–con dos ca­pas de pe­lí­cu­la ne­ga­ti­va.

VIA­JE AL COMPÁS Fo­lle­to tu­rís­ti­co de los tre­nes de Es­co­cia que ten­ta­ba a los via­je­ros con el eclip­se de ju­nio de 1927.

TO­DO O NA­DA Hay tres ti­pos de eclip­ses so­la­res: to­ta­les, anu­la­res y par­cia­les. A medida que los pri­me­ros sean ca­da vez me­nos fre­cuen­tes, po­dre­mos ver más de los otros, prin­ci­pal­men­te de los par­cia­les.

UN MA­PA ES­TE­LAR Dia­gra­ma que ex­pli­ca­ba có­mo y des­de dón­de ver me­jor el eclip­se de 1748 en la ciu­dad de Lon­dres.

HA­LLEY DES­CU­BRIÓ EL MO­TI­VO Al in­ves­ti­gar las fe­chas y lu­ga­res de los eclip­ses, los da­tos no cua­dra­ban. Eso le lle­vó a de­du­cir el ale­ja­mien­to de nues­tro sa­té­li­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.