LA VA­CA DEL FU­TU­RO

¿po­drían ha­cer­lo tam­bién las va­cas? La res­pues­ta es sí. Si­gue le­yen­do. Tex­to: ANDRÉS MA­SA

Quo - - OUT -

No nos da­mos cuen­ta de cuán­to debemos a las va­cas. Nin­gún otro animal do­més­ti­co nos ha lle­na­do más los bol­si­llos y las ne­ve­ras. Has­ta su es­tiér­col es va­lio­so, un buen fer­ti­li­zan­te y un com­bus­ti­ble ha­bi­tual en mi­llo­nes de ho­ga­res. Las va­cas se me­re­cen ha­ber lle­ga­do a con­ver­tir­se en un sím­bo­lo re­li­gio­so. Pe­ro la re­la­ción en­tre el hom­bre y es­tos ru­mian­tes, cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a ha­ce unos diez mil años, es­tá en pe­li­gro. Adía de hoy no son eco­ló­gi­cas, ni sos­te­ni­bles, ni su­fi­cien­te­men­te pro­duc­ti­vas pa­ra los nue­vos tiem­pos; tie­nen que cam­biar si quie­ren con­ser­var su lu­gar en una so­cie­dad en ple­na trans­for­ma­ción, y de­ben ha­cer­lo rá­pi­da­men­te. Pue­den pa­cer tran­qui­las: los cien­tí­fi­cos es­tán de su parte.

Pu­lien­do el genoma va­cuno

Cuan­do la ca­ní­cu­la lle­ga a su fin, la in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da Ra­lu­ca Ma­tees­cu po­ne pun­to fi­nal a una ru­ti­na te­dio­sa, al­go in­có­mo­da si te des­agra­dan las son­das in­tra­cor­po­ra­les, pe­ro im­pres­cin­di­ble. Pre­ci­sa co­no­cer al de­ta­lle la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral de su va­cas de la­bo­ra­to­rio, y eso exi­ge de­di­ca­ción: “Re­ca­ba­mos da­tos so­bre la tem­pe­ra­tu­ra ca­da cin­co mi­nu­tos, du­ran­te cin­co días con­se­cu­ti­vos, en la eta­pa más ca­lu­ro­sa del ve­rano”, ex­pli­ca.

El mo­ti­vo es que al­gu­nas va­cas no dan nin­gún sín­to­ma de so­fo­co du­ran­te el cá­li­do y hú­me­do ve­rano flo­ri­den­se, pe­ro otras dejan de co­mer, se que­dan pa­ra­das, pier­den el in­te­rés por re­pro­du­cir­se, dan me­nos le­che, no en­gor­dan, son me­nos ter­mo­to­le­ran­tes... y me­nos pro­duc­ti­vas. Es una cues­tión de ge­nes. De los va­lio­sos ge­nes que Ma­tees­cu bus­ca en la ra­za bran­gus, que es es­pe­cial­men­te re­sis­ten­te al ca­lor. No es un te­ma ba­la­dí: “Si so­mos ca­pa­ces de iden­ti­fi­car cuá­les de ellos con­fie­ren ter­mo­to­le­ran­cia po­dre­mos usar es­ta in­for­ma­ción pa­ra ha­cer una me­jo­ra se­lec­ti­va”, apun­ta.

Su in­ves­ti­ga­ción es muy per­ti­nen­te, te­nien­do en cuen­ta la pre­vi­sión pu­bli­ca­da re­cien­te­men­te en la re­vis­ta Na­tu­re Cli­ma­te Chan­ge de que, pa­ra 2100 –en el me­jor de los ca­sos– las olas de ca­lor le­ta­les se­rán ha­bi­tua­les. Co­mo más de la mi­tad de las va­cas del mun­do vi­ven en en­tor­nos hú­me­dos y ca­lu­ro­sos, es ur­gen­te an­ti­ci­par­se al fu­tu­ro que las es­pe­ra.

Si las ideas de Ma­tees­cu tie­nen éxi­to, “la va­ca del fu­tu­ro ten­drá el mis­mo as­pec­to que las que te­ne­mos ac­tual­men­te”, ad­vier­te la cien­tí­fi­ca. Pe­ro, por den­tro, ha­brá cam­bia­do mu­cho. “Mi gru­po tam­bién ha estado tra­ba­jan­do en la ge­né­ti­ca de la ca­li­dad de la car­ne –so­bre to­do de la ternura– y del bie­nes­tar

de la res –la com­po­si­ción de los áci­dos gra­sos y el con­te­ni­do en mi­ne­ra­les, fun­da­men­tal­men­te–”, di­ce. Y con bue­nos re­sul­ta­dos.

Se­gún un tra­ba­jo que pu­bli­có en la re­vis­ta Beef Im­pro­ve­ment Fe­de­ra­tion Pro­cee­dings, hay sie­te re­gio­nes del genoma va­cuno re­la­cio­na­das con el con­te­ni­do de hie­rro, al me­nos en la ra­za an­gus. Y te­ner más o me­nos hie­rro es una ca­rac­te­rís­ti­ca he­re­da­ble. Al­go si­mi­lar su­ce­de con el zinc, un nu­trien­te esen­cial cu­ya de­fi­cien­cia, se­gún la OMS, mer­ma se­ria­men­te la sa­lud en los paí­ses en desa­rro­llo. Eso sig­ni­fi­ca que, a largo pla­zo, es fac­ti­ble con­se­guir que las va­cas ten­gan un ma­yor con­te­ni­do en nu­trien­tes so­lo de­tec­tan­do y seleccionando los ejem­pla­res ade­cua­dos. Con las mo­der­nas prue­bas ge­né­ti­cas, el pro­ce­so po­dría ser muy rá­pi­do.

Ade­más, se­gún ex­pu­so en un artículo pos­te­rior, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Jour­nal of Animal Scien­ce, la mis­ma es­tra­te­gia de me­jo­ra ba­sa­da en prue­bas

Pro­du­cen an­ti­cuer­pos con­tra el VIH y hay cien­tí­fi­cos in­tere­sa­dos en usar­las pa­ra ha­cer nue­vas va­cu­nas

ge­né­ti­cas pue­de apli­car­se a ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo la ternura y la ju­go­si­dad. O sea, que la me­jo­ra ge­né­ti­ca ace­le­ra­da promete una va­ca más sa­bro­sa, ju­go­sa y saludable con la que ali­men­tar un mun­do en el que ca­da vez hay más bo­cas. Lo que Ma­tees­cu no han en­con­tra­do son los ge­nes de la sos­te­ni­bi­li­dad, y esos sí que ayu­da­rían.

Cues­tión de es­tó­ma­go

El em­pe­ño en me­jo­rar las va­cas ha im­pli­ca­do has­ta a la Ca­sa Blan­ca. Uno de los le­ga­dos de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma es, pre­ci­sa­men­te, el proyecto Va­ca del Fu­tu­ro. El plan ha­ce hin­ca­pié en li­mi­tar su pa­pel en el gran pro­ble­ma: el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Se­gún los da­tos de la FAO, el ga­na­do va­cuno pro­du­ce el 9,1 por cien­to de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro a ni­vel mun­dial. So­bre to­do, ge­ne­ra gran­des vo­lú­me­nes de me­tano pro­ce­den­te de sus eruc­tos o sus ven­to­si­da­des. Las so­lu­cio­nes más ra­di­ca­les re­cu­rren a mo­chi­las que re­co­gen las emi­sio­nes y a la subida de im­pues­tos pa­ra re­du­cir el consumo. Pe­ro la más pro­me­te­do­ra es­tá en los com­ple­men­tos ali­men­ti­cios que in­ter­vie­nen en su di­ges­tión. Ya hay em­pre­sas que los ofre­cen, y los cien­tí­fi­cos no dejan de en­sa­yar nue­vas so­lu­cio­nes. Un es­tu­dio en­fo­ca­do a las va­cas le­che­ras, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Pro­cee­dings of the Na­tio­nal Aca­demy of Scien­ces (PNAS), de­ta­lla el fun­cio­na­mien­to de un in­hi­bi­dor que re­ba­jó un 30 por cien­to su pro­duc­ción de me­tano. La ca­li­dad de la le­che no dis­mi­nu­yó.

El pro­ble­ma es un efec­to de la fer­men­ta­ción que acon­te­ce en el in­te­rior del es­tó­ma­go de cua­tro com­par­ti­men­tos del ru­mian­te. Un sis­te­ma que tam­bién po­dría ori­gi­nar be­ne­fi­cios. Es lo que su­gie­re un es­tu­dio pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en la re­vis­ta Na­tu­re, en el que cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Scripps co­mu­ni­can que los bó­vi­dos son efec­ti­vos pro­duc­to­res de an­ti­cuer­pos. En con­cre­to, se han fi­ja­do en la ha­bi­li­dad pa­ra pro­du­cir los del VIH, un vi­rus que no las in­fec­ta. La ra­zón po­dría es­tar en lo bien en­tre­na­do de un sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio que de­be li­diar con los 75 li­tros de mi­cro­bios de su es­tó­ma­go.

En el fu­tu­ro, qui­zá las va­cas se con­vier­tan en ani­ma­les de re­fe­ren­cia pa­ra com­pro­bar si una va­cu­na es­tá bien di­se­ña­da, o ac­túen co­mo fá­bri­cas de an­ti­cuer­pos vi­vien­tes. Es una idea vie­ja, que se re­mon­ta a los in­ten­tos del mé­di­co Ed­ward Jen­ner por in­mu­ni­zar fren­te a la vi­rue­la in­yec­tan­do una va­rian­te bo­vi­na, a fi­na­les del XVIII. Es que has­ta el nom­bre de las va­cu­nas se lo de­ba­mos a las va­cas. ■

BUS­CAN­DO LA SOM­BRA Así des­can­san las va­cas so­me­ti­das a es­tu­dio en la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da. A pesar del hú­me­do y ca­lu­ro­so ve­rano, al­gu­nas de ellas man­tie­nen su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral por de­ba­jo o al­re­de­dor de los 39 ºc, gra­cias a una va­lio­sa ge­né­ti­ca.

SO­LO LES FAL­TA VO­LAR Hay una va­ca por ca­da sie­te per­so­nas y un ter­cio del ga­na­do de ta­ma­ño con­si­de­ra­ble es bo­vino. Su éxi­to se de­be a que han evo­lu­cio­na­do adap­tán­do­se per­fec­ta­men­te a las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.