EMOCIONES DA­LE AL PLAY

Na­ce­mos con el don de la emo­ción. Nues­tro cuer­po reac­cio­na co­mo un re­sor­te ante la mú­si­ca, un cua­dro, el regalo de una jo­ya, los mo­vi­mien­tos de una bai­la­ri­na, con­du­cir a un des­tino so­ña­do… Se di­la­tan las pu­pi­las, la piel tiem­bla. El neu­ro­cien­tí­fi­co Ma­nuel

Quo - - IN - JOR­GE AL­CAL­DE. Di­rec­tor de QUO

Una mar­ca pun­te­ra en el mun­do del mo­tor, la com­pa­ñía edi­to­ra de re­vis­tas más im­por­tan­te del pla­ne­ta, un neu­ro­cien­tí­fi­co de pri­me­ra fi­la, un pu­ña­do de ar­tis­tas de van­guar­dia... Al­go ten­drán que com­par­tir pa­ra em­bar­car­se en un proyecto con­jun­to tan iné­di­to co­mo es­te: pro­du­cir un do­cu­men­tal so­bre las emociones.

Qui­zás sea eso, pre­ci­sa­men­te, lo que com­par­tan: la emo­ción. Los se­res hu­ma­nos so­mos real­men­te se­res emo­cio­na­les.

Ho­mo emo­ti­vus de­be­rían ha­ber­nos lla­ma­do. ¿Qué nos di­fe­ren­cia del res­to de te­rrí­co­las si no es la ca­pa­ci­dad de reír, de llo­rar, de pa­sar mie­do, de apa­sio­nar­nos? Da igual que sea pro­du­cien­do una sin­fo­nía o es­cu­chán­do­la, fa­bri­can­do una jo­ya o com­prán­do­la, con­du­cien­do un co­che o di­se­ñán­do­lo. La emo­ción nos iden­ti­fi­ca.

Quo y Mazda han li­de­ra­do un proyecto cien­tí­fi­co y de co­mu­ni­ca­ción pa­ra en­ten­der me­jor es­ta se­ña de identidad, las emociones. Ese es el tí­tu­lo del pri­mer do­cu­men­tal que es­tas dos em­pre­sas han pro­du­ci­do con­jun­ta­men­te y que nos aden­tra en el co­no­ci­mien­to de la pa­sión hu­ma­na a ojos de la cien­cia. Con la ase­so­ría de uno de los la­bo­ra­to­rios de neu­ro­cien­cia más pres­ti­gio­sos de Es­pa­ña, el área de Neu­ro­cien­cia Cog­ni­ti­va del Cen­tro Mix­to Ucm-ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III, he­mos es­tu­dia­do las emociones des­ple­ga­das en la ac­ti­vi­dad de al­gu­nos gran­des pro­fe­sio­na­les crea­ti­vos. El mú­si­co Ba­si­lio Ma­rín, la bai­la­ri­na Mó­ni­ca Es­te­fa­nía, el di­rec­tor de ci­ne Juan Es­tel­rich, el pin­tor Ru­bén Ro­dri­go y la di­se­ña­do­ra de jo­yas Mai­te Te­je­dor. To­dos son re­fe­ren­tes en su área de tra­ba­jo, igual que Mazda es re­fe­ren­te en el em­pe­ño por tra­du­cir a sus di­se­ños y a su tec­no­lo­gía la emo­ción de con­du­cir. Del tac­to de una pul­se­ra, la se­cuen­cia de acor­des de una sin­to­nía, la vi­sión de un cua­dro, o el plano cor­to de un mu­si­cal se pue­de ex­traer la esen­cia de lo que nos iden­ti­fi­ca co­mo es­pe­cie nue­va en es­te pla­ne­ta: Ho­mo emo­ti­vus. Por qué no tam­bién del ac­to de con­du­cir un co­che, leer una re­vis­ta, ver un do­cu­men­tal. ■ El do­cu­men­tal Las emociones, pro­du­ci­do por QUO y Mazda, se es­tre­na en el Mazda Spa­ce de Bar­ce­lo­na el 21 de sep­tiem­bre. Pue­des se­guir­lo en las pá­gi­nas web de Hearst Magazine.

¿Se pue­den ca­li­brar las emociones? ¿Tie­nen un sus­tra­to fí­si­co ob­je­ti­vo? ¿Son igua­les pa­ra to­dos los se­res hu­ma­nos? Es­te pa­seo por la obra de cin­co gran­des ar­tis­tas, vis­ta por la mi­ra­da de un la­bo­ra­to­rio de neu­ro­cien­cia, pue­de dar­nos la res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.