¿QUÉ HA SI­DO DEL DE­SEO?

UNA AVA­LAN­CHA DE CIEN­TÍ­FI­COS ES­TU­DIA LA LIBIDO HU­MA­NA ¿ES­TA­MOS AN­TE UNA CRI­SIS MUN­DIAL? ¿CÓ­MO RE­CU­PE­RAR­LO?

Quo - - PORTADA - Tex­to: MA­RIAN BENITO

La pri­me­ra vez que Ma­rilyn po­só pa­ra el fo­tó­gra­fo Dou­glas Kir­kland es­te no ha­bía cum­pli­do los 30. La ac­triz exi­gió sá­ba­nas blan­cas de se­da, mú­si­ca de Frank Si­na­tra y Dom Pé­rig­non. Po­só exul­tan­te y él, atrin­che­ra­do tras la cá­ma­ra, em­pe­zó a dis­pa­rar. “Su be­lle­za y vo­lup­tuo­si­dad… no eran de es­te mun­do”, re­cor­da­ba Kir­klad cuan­do Ma­rilyn ya no po­día po­sar pa­ra na­die.

La ru­bia de Holly­wood siem­pre fue cons­cien­te de su mag­ne­tis­mo. Y na­die dis­cu­te aún hoy su li­de­raz­go en las lis­tas de los hom­bres y mu­je­res más atrac­ti­vos del mun­do. Tan­to que cin­co dé­ca­das des­pués de su muer­te, su ima­gen si­gue ven­dien­do co­mo icono pu­bli­ci­ta­rio (y si no que se lo pre­gun­ten a Cha­nel). Ella no es, por su­pues­to, la úni­ca desea­da. De Ro­dol­fo Va­len­tino a Ro­bert Pat­tin­son (la fan­ta­sía vam­pí­ri­ca que pue­bla las ca­mas ado­les­cen­tes de es­tos úl­ti­mos años) ha trans­cu­rri­do un si­glo en­te­ro. Pe­ro am­bos son fi­gu­ras pro­ta­go­nis­tas del mis­mo ti­po de sue­ño. “El de­seo se­xual sos­tie­ne el mun­do”, es­cri­bió el dramaturgo Henry Mi­ller, ter­cer ma­ri­do de Ma­rilyn.

LA MU­JER DESEA CO­MO EL HOM­BRE

Se­gu­ra­men­te ca­da per­so­na que lea es­te ar­tícu­lo tie­ne en men­te un nom­bre, una ac­triz, un can­tan­te, un pro­fe­sor de Anato­mía en la uni­ver­si­dad... Al­guien que ha po­bla­do, po­si­ble­men­te a lo lar­go de to­da la vi­da, el lú­bri­co y se­cre­to uni­ver­so del de­seo. Los ico­nos se­xua­les si­guen sien­do re­cla­mo en to­das la di­men­sio­nes so­cia­les, en la pu­bli­ci­dad y el ci­ne por su­pues­to. Pe­ro no so­lo desea­mos lo inal­can­za­ble. De he­cho, es po­si­ble que so­lo en las úl­ti­mas 24 ho­ras nos ha­ya­mos cru­za­do con al me­nos ocho per­so­nas se­xual­men­te desea­bles pa­ra no­so­tros, se­gún re­la­ta el psi­có­lo­go Luis Tejedor, au­tor de

El pe­que­ño li­bro de la se­duc­ción. Y a nue­ve de ca­da diez per­so­nas el de­seo se­xual les lle­va a fan­ta­sear de un mo­do ha­bi­tual. ¿Con quién? ¿Qué o quién es el ob­je­to de nues­tras fan­ta­sías? Por ejem­plo, se­gún un son­deo que pu­bli­có la re­vis­ta Bu­si­ness In­si­der, el 90 % de los tra­ba­ja­do­res ha sen­ti­do en al­gu­na

oca­sión atrac­ción se­xual ha­cia un com­pa­ñe­ro la­bo­ral. Pro­ba­ble­men­te desea­mos mu­chí­si­mo más de lo que con­fe­sa­mos. Y lo ha­ce­mos con la mis­ma in­ten­si­dad mu­je­res y hom­bres.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos ca­na­dien­ses mues­tra que las mu­je­res tie­nen el mis­mo de­seo se­xual que los hom­bres. Es­to sig­ni­fi­ca que an­he­lan a su pa­re­ja de la mis­ma ma­ne­ra y con la mis­ma in­ten­si­dad, pien­san en se­xo las mis­mas ve­ces y qui­sie­ran lle­var la ini­cia­ti­va si ese com­por­ta­mien­to no fue­ra mal vis­to en la so­cie­dad.

Pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, el gru­po de ex­per­tos re­clu­tó a 229 pa­re­jas de en­tre 18 y 68 años. Los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que los hom­bres sub­es­ti­ma­ron el de­seo se­xual de las mu­je­res por mie­do a que los re­cha­za­ran.

De es­ta in­ves­ti­ga­ción, ade­más de la equi­dad hom­bre-mu­jer a la ho­ra de desear, hay otro dato re­ve­la­dor: to­dos los su­je­tos del es­tu­dio ex­pe­ri­men­ta­ron de­seo mu­cho más a me­nu­do de la fre­cuen­cia con que man­tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les.

Nues­tro si­glo es con mu­cho el más abier­to al se­xo de la his­to­ria: el ac­ce­so a nue­vas tec­no­lo­gías, la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va o las apli­ca­cio­nes de ci­tas ex­prés pa­ra se­xo al mi­nu­to han abier­to un nue­vo mun­do de po­si­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, los da­tos son ca­la­mi­to­sos. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Ar­chi­ves of Se­xual Beha­vior de­mos­tra­ba que los es­ta­dou­ni­den­ses prac­ti­ca­ban se­xo nue­ve ve­ces me­nos a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 2010 que a fi­na­les de la de 1990. En otra par­te del pla­ne­ta, una en­cues­ta rea­li­za­da en 2011 por el Go­bierno ja­po­nés des­ve­la­ba que el 36 % de los chi­cos de en­tre 16 y 19 años des­pre­cia com­ple­ta­men­te el se­xo. A al­gu­nos de ellos les re­sul­ta in­di­fe­ren­te y les da pe­re­za. A otros les da as­co. Y, aquí en ca­sa, una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por la far­ma­céu­ti­ca Lilly en 2011 apor­ta­ba un dato in­quie­tan­te: el nú­me­ro de es­pa­ño­les que su­fren im­po­ten­cia ha au­men­ta­do en la úl­ti­ma dé­ca­da un 20 % por cul­pa del es­trés la­bo­ral. En Ca­ta­lu­ña, otra en­cues­ta de la tien­da eró­ti­ca La Ma­le­ta Ro­ja arro­jó unos re­sul­ta­dos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos: el 43 % de las mu­je­res ca­ta­la­nas desea­ría man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con más asi­dui­dad, pe­ro les pa­re­cía muy di­fí­cil com­pa­gi­nar­lo con su día a día. Así que pa­re­ce que el de­seo es­tá en cri­sis, y el se­xo, aún más.

Otro dato que des­ve­lan los es­tu­dios es que las fan­ta­sías po­cas ve­ces o nin­gu­na las pro­ta­go­ni­za nues­tra pa­re­ja. ¿Desea­mos al ve­cino mu­cho más de lo que con­fe­sa­mos?

“Ten­ga­mos o no pa­re­ja, el de­seo se­xual for­ma par­te de nues­tro ser y ca­da uno eli­ge qué ha­ce con él”, in­di­ca Da­vid P. Ba­rash en su li­bro Out of Eden.

“La so­cie­dad nos obli­ga a ser mo­nó­ga­mos, la bio­lo­gía nos in­cli­na a ser in­fie­les”. Su arries­ga­da hi­pó­te­sis di­ce que es­ta­mos bio­ló­gi­ca­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra desear, pe­ro no siem­pre a la mis­ma per­so­na. Re­la­ta en su li­bro: “Si es­tu­dia­mos las cé­lu­las ce­re­bra­les, se sa­be que la es­ti­mu­la­ción re­pe­ti­da pro­du­ce cier­to gra­do de in­sen­si­bi­li­dad. Es al­go que tam­bién su­ce­de res­pec­to al en­tu­sias­mo se­xual. Una ana­lo­gía se­ría el cons­tan­te zum­bi­do del fri­go­rí­fi­co: con el tiem­po te ha­bi­túas a él y so­lo lo no­tas cuan­do al­go fa­lla y se de­tie­ne”. Com­pa­rar a tu pa­re­ja se­xual con el zum­bi­do del fri­go­rí­fi­co no pa­re­ce ro­mán­ti­co. Pe­ro lo cier­to es que son mu­chos los ex­per­tos que aso­cian

“El se­xo es una flor o un mons­truo. Se pue­de op­tar en la vi­da por lle­var ocul­to un mons­truo o por lle­var er­gui­da una flor”.

FRANCISCO UM­BRAL

En Mor­tal y rosa

la pér­di­da de de­seo con la ru­ti­na, un as­pec­to que na­da tie­ne que ver, por ejem­plo, con la edad.

SE­XO POR CON­TROL RE­MO­TO

Si nos que­da­mos con la idea que plas­ma Kim­berly Rus­sell, bió­lo­ga evo­lu­ti­va, en el in­for­me Evo­lu­ción y com­por­ta­mien­to de los se­xos, el de­seo se man­tie­ne in­va­ria­ble con el pa­so del tiem­po. ¿Có­mo se sos­tie­ne en­ton­ces el dato de la clí­ni­ca Ma­yo se­gún el cual el 40 % de las mu­je­res su­fren de­seo se­xual hi­poac­ti­vo, es de­cir, fal­ta de libido?

Lo que sos­pe­cha Rus­sell es que lo que de ver­dad pier­de la mu­jer con re­la­ti­va ra­pi­dez es el in­te­rés por sus pa­re­jas, no el de­seo en sí. Es más o me­nos lo mis­mo que di­ce el bió­lo­go Da­vid P. Ba­rash. El so­ni­do a la­va­do­ra pa­re­ce re­cu­rren­te, irre­me­dia­ble­men­te, en mu­je­res y hom­bres. Y ¿qué desea­mos? Pues de­pen­de de a qué en­cues­ta mi­re­mos. Por ejem­plo, en el úl­ti­mo ba­ró­me­tro de opi­nión Los jó­ve­nes es­pa­ño­les y el se­xo ela­bo­ra­do por Con­trol (los fa­bri­can­tes de pre­ser­va­ti­vos), lla­ma la aten­ción que prac­ti­car un trío sea la prin­ci­pal fan­ta­sía se­xual pa­ra el 36,6 % de los en­cues­ta­dos, se­gui­da por el te­le­dil­do­nic o mas­tur­ba­ción por con­trol re­mo­to (30,1 %) y el ro­le­pla­ying o jue­go eró­ti­co en el que se in­ter­pre­ta un pa­pel du­ran­te el ac­to se­xual (22,9 %). La en­cues­ta re­co­ge que to­dos, mu­je­res y hom­bres, de cual­quier lu­gar, edad y con­di­ción, se­ña­lan la mo­no­to­nía co­mo fac­tor an­ti­de­seo inequí­vo­co.

6 MILÉSIMAS DE SE­GUN­DO AL RO­JO

“El de­seo se­xual es­ca­pa al con­trol de nues­tra vo­lun­tad. En seis milésimas de se­gun­do se ac­ti­va la amíg­da­la y en otras seis tra­ta­mos de en­ten­der qué ha su­ce­di­do. En muy po­co tiem­po en el ce­re­bro se ori­gi­na una erup­ción bio­quí­mi­ca que ac­ti­va la an­sie­dad o la sen­sa­ción de de­seo y, por otra par­te, des­ac­ti­va el área que con­tro­la la ra­cio­na­li­dad”, ex­pli­ca la neu­ró­lo­ga Bri­zen­di­ne.

“Si vol­ve­mos a en­gan­char­nos en un mal si­tio, en un mal mo­men­to, nos ma­tan”. ENNIS DEL MAR

(El per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Heath Led­ger en la pe­lí­cu­la )

Otra de las cla­ves pa­ra que se pro­duz­ca esa ac­ti­va­ción nos la da el psi­quia­tra An­drés Flo­res Co­lom­bino: la ima­gi­na­ción. “La fan­ta­sía es uno de los cam­pos más ri­cos de la con­di­ción hu­ma­na y nos per­mi­te tras­cen­der nues­tra li­mi­ta­da reali­dad y trans­gre­dir nor­mas y va­lo­res. No se tra­ta de ne­gar lo real, sino de dar­les a la reali­dad se­xual y al pla­cer se­xual el co­lor y la be­lle­za que ha­cen gran­dio­sa nues­tra se­xua­li­dad y tras­cen­den­te nues­tra vi­da”. La ha­bi­li­dad de des­per­tar el de­seo se­xual ha si­do ele­va­da a ar­te, ha­cien­do que ver­te­bre la ma­yo­ría de las crea­cio­nes li­te­ra­rias, ar­tís­ti­cas o ci­ne­ma­to­grá­fi­cas.

To­man­do las pa­la­bras de Ita­lo Cal­vino, el de­seo se­xual es el cen­tro de la exis­ten­cia hu­ma­na. La Ca­pi­lla Six­ti­na vi­vió la cen­su­ra por des­ti­lar en sus fres­cos la sen­sua­li­dad de Miguel Án­gel. Des­de las pri­me­ras pin­tu­ras ru­pes­tres, don­de ya di­bu­ja­ban vul­vas apro­ve­chan­do oque­da­des en las ro­cas, has­ta la úl­ti­ma som­bra de Grey… no hay se­gun­do en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad en el que el ape­ti­to car­nal no ha­ya ali­men­ta­do a las mu­sas.

Ade­más de es­tar om­ni­pre­sen­te, re­sul­ta muy sa­lu­da­ble pa­ra nues­tras vi­das. Así lo ates­ti­gua Ge­na­ro Al­fon­so Coria Ávila, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Ce­re­bra­les de la Uni­ver­si­dad de Ve­ra­cruz. Al es­tu­diar la neu­ro­bio­lo­gía del de­seo, ha com­pro­ba­do que sus efec­tos so­bre la sa­lud, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal, son in­nu­me­ra­bles. “El de­seo lle­na de ener­gía a un in­di­vi­duo y le ayu­da a fo­ca­li­zar su aten­ción. Un de­seo se­xual bien ca­na­li­za­do pue­de ali­viar el es­trés y pro­du­ce bie­nes­tar. Apor­ta ener­gía y au­men­ta los ni­ve­les de aten­ción. In­clu­so pue­de de­ri­var en ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas muy in­ten­sas”. Cons­cien­te de có­mo nos fa­vo­re­ce la libido, Per-erik Mus­kos, con­ce­jal de la pe­que­ña lo­ca­li­dad sue­ca de Över­tor­nea, ha pro­pues­to a los tra­ba­ja­do­res de la ciu­dad que re­ser­ven una ho­ra al día de la jor­na­da la­bo­ral pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. El 84 % de sus ha­bi­tan­tes en­cuen­tra en es­ta una bue­na ra­zón pa­ra vol­ver a vo­tar­lo. Ben­de­ci­do que­da, pues, es­te im­pul­so, pe­ro aun­que el ce­re­bro pa­re­ce in­cli­na­do de for­ma na­tu­ral a prac­ti­car se­xo, a me­nu­do las co­sas no van co­mo uno es­pe­ra.

VIA­GRA EN EL PENTÁGONO

Una vie­ja tra­di­ción asiá­ti­ca di­ce que el cuerno de ri­no­ce­ron­te, con­ve­nien­te­men­te ra­lla­do, es un ex­tra­or­di­na­rio afro­di­sía­co. Los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que su efec­to se­ría muy si­mi­lar al de co­mer­se las uñas, que es­tán he­chas de que­ra­ti­na, el com­po­nen­te prin­ci­pal de la pro­tu­be­ran­cia del gi­gan­te aco­ra­za­do. Pe­ro da lo mis­mo. Los ri­no­ce­ron­tes si­guen per­dien­do el cuerno.

Unos 152 mi­llo­nes de hom­bres en to­do el mun­do su­fren dis­fun­ción eréc­til y se es­pe­ra que el nú­me­ro se do­ble pa­ra el año 2025, al­can­zan­do

“Des­apa­re­ci­da la libido y con ella la es­cri­tu­ra, com­prue­bo que ya he di­cho lo que te­nía que de­cir”. JUAN GOYTISOLO

Es­cri­tor es­pa­ñol

los 322 mi­llo­nes. So­lo en Es­pa­ña lo su­fren dos mi­llo­nes y me­dio de va­ro­nes. Así, des­de su lan­za­mien­to en 2013 se han ven­di­do ya unos 1.800 mi­llo­nes de com­pri­mi­dos de Via­gra en to­do el mun­do. Son 223 mi­llo­nes de re­ce­tas mé­di­cas. En Es­ta­dos Uni­dos el 21 % de los hom­bres con­fie­sa ha­ber to­ma­do la pas­ti­lla azul. En Es­pa­ña, el mu­ni­ci­pio con ma­yor con­su­mo es Mar­be­lla, don­de las far­ma­cias dis­pen­san 55 ca­jas al año por ca­da mil hom­bres ma­yo­res de edad. En Eu­ro­pa so­lo ga­na a Mar­be­lla la lo­ca­li­dad bri­tá­ni­ca de Co­les­hill. Con una po­bla­ción de 6.343 ha­bi­tan­tes, des­pa­cha 85 ca­jas por ca­da mil hom­bres. La pa­na­cea tie­ne tan­to al­can­ce que in­clu­so se han re­ti­ra­do del mer­ca­do pro­duc­tos ali­men­ta­rios que ca­mu­fla­ban el com­po­nen­te prin­ci­pal de la Via­gra pa­ra en­trar en el mer­ca­do ge­ne­ra­lis­ta co­mo ali­men­to afro­di­sía­co. Y su éxi­to se dis­pa­ra en el mer­ca­do ne­gro. Por ejem­plo, el de la fal­sa Via­gra, Cialis, o el de Levitra (y tam­bién la ven­ta clan­des­ti­na de anabo­li­zan­tes y es­te­roi­des) mue­ven en Es­pa­ña unos 1.400 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­po­ne al­re­de­dor del 10 % de es­te ne­go­cio en Eu­ro­pa, se­gún el de­par­ta­men­to de ins­pec­ción y con­trol de me­di­ca­men­tos de la AEMPS. Que lo com­pran hom­bres de cual­quier edad y con­di­ción so­cial no es no­ti­cia. Al­gu­nas ve­ces lle­gan a la pren­sa ca­sos que si­guen pa­re­cién­do­nos ex­tra­or­di­na­rios: se­gún las ci­fras ofi­cia­les del Pentágono, el De­par­ta­men­to de De­fen­sa de EE. UU. gas­ta ca­da año 78,2 mi­llo­nes de eu­ros en Via­gra y otros fár­ma­cos si­mi­la­res pa­ra com­ba­tir la dis­fun­ción eréc­til de los sol­da­dos y, so­bre to­do, de los mi­li­ta­res ju­bi­la­dos.

EREC­CIÓN Y DE­SEO

Es­tos fár­ma­cos per­mi­ten la erec­ción, pe­ro no au­men­tan la libido. Es­ta es la pie­dra de to­que de los in­ves­ti­ga­do­res, que bus­can emu­lar la quí­mi­ca que pro­du­ce el ape­ti­to se­xual en nues­tro ce­re­bro. Pe­ro han con­se­gui­do un cu­rio­so efec­to bu­me­rán. Al me­jo­rar la erec­ción, me­jo­ran la con­fian­za del hom­bre en un en­cuen­tro se­xual, y es­to sí pue­de con­tri­buir a su­bir la pa­sión. En el ca­so del ta­da­la­fil (que se co­mer­cia­li­za con el nom­bre de Cialis) la erec­ción no se pro­du­ce en au­sen­cia de es­ti­mu­la­ción se­xual. Ha­ce fal­ta desear pa­ra la li­be­ra­ción de óxi­do ní­tri­co, un pa­so pre­vio a la erec­ción.

¿Y qué ocu­rre con los fár­ma­cos pa­ra mu­je­res? Aquí la in­dus­tria con­fie­sa que lo ha te­ni­do aún más di­fí­cil. Emu­lar la bio­lo­gía del de­seo en el ce­re­bro es ca­si co­mo ca­zar un uni­cor­nio.

Apro­ba­do por la Ad­mi­nis­tra­ción de Me­di­ca­men­tos y Ali­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos (FDA) lle­gó a las far­ma­cias en oc­tu­bre de 2015 con el nom­bre de Add­yi. Aún no ha lle­ga­do a Eu­ro­pa, aun­que es po­si­ble ad­qui­rir­lo por in­ter­net. Es­te fár­ma­co, la Flibanserina, mo­du­la la ac­ti­vi­dad de los neu­ro­trans­mi­so­res que in­ter­vie­nen en la ex­ci­ta­ción se­xual de la mu­jer. Es­ta píl­do­ra re­du­ce la se­ro­to­ni­na, que ha­ce des­cen­der la libido, pe­ro su efec­ti­vi­dad, se­gún han pu­bli­ca­do va­rios es­tu­dios en 2016, es ba­ja y, ade­más, cau­sa fa­ti­ga y náu­seas.

EL DE­LI­RIO DE LAS FIES­TAS

El hu­mano ha bus­ca­do en raí­ces, cuer­nos, se­mi­llas y en las man­za­nas prohi­bi­das cual­quier co­sa que sir­vie­ra pa­ra ali­men­tar su de­seo. Lo úl­ti­mo, lo más co­ol hoy en las no­ches de NY, Londres o Ma­drid se lla­ma Chem­sex: im­pli­ca to­mar cóc­te­les de dro­gas pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia se­xual. El ob­je­ti­vo es 72 ho­ras de se­xo inin­te­rrum­pi­do. Por lo ge­ne­ral se con­su­men dro­gas se­ria­men­te adic­ti­vas co­mo la me­tan­fe­ta­mi­na de cris­tal, GHB o la me­fe­dro­na. ¿No nos es­ta­re­mos ex­ce­dien­do? Pues po­dría­mos lle­gar aún más le­jos, véa­se: en ple­na ham­bru­na de Co­rea del Nor­te, el ex lí­der Kim Il-sung, abue­lo del ac­tual dic­ta­dor, pa­gó a los 130 me­jo­res cien­tí­fi­cos del país pa­ra que in­ves­ti­ga­ran có­mo au­men­tar su libido y pro­lon­gar su vi­da. ■

MA­RILYN Así po­só la ac­triz un año an­tes de su muer­te pa­ra el jo­ven fo­tó­gra­fo Dou­glas Kir­kland por en­car­go de la re­vis­ta ‘Look’ que ce­le­bra­ba su aniver­sa­rio.

BRIT­NEY SPEARS A prin­ci­pios de 2007 to­mó la de­ci­sión drás­ti­ca de no te­ner se­xo du­ran­te seis me­ses pa­ra mo­de­rar sus ape­ti­tos. Su pro­pó­si­to se di­lu­yó el pri­mer mes.

‘BROKEBACK

MOUN­TAIN’ Holly­wood se atre­vió a mos­trar la atrac­ción en­tre Gy­llen­haal

y Led­ger, dos va­que­ros.

CON DES­CA­RO Por­ta­da del ál­bum ‘Mu­sic to watch girls by’, que re­co­pi­la te­mas de ar­tis­tas co­mo Nat King Co­le y

Andy Wi­lliams.

1

2

3

1. ‘LO­LI­TA’. Vla­di­mir Na­bo­kov na­rró la mor­bo­sa ob­se­sión del ma­du­ro Hum­bert Hum­bert por una me­nor y creó un icono

eró­ti­co in­mor­tal.

2. BO­GART. El ac­tor ex­hi­bió su la­do se­duc­tor

con Su­san Perry en ‘Lla­mad a cual­quier puer­ta’.

3. BRANDO. Pro­ta­go­ni­zó ‘Un tran­vía lla­ma­do de­seo’, un fil­me de al­to vol­ta­je mar­ca­do por una cons­tan­te ten­sión se­xual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.