Hoy em­pie­za el fu­tu­ro

Si 1999 se­rá re­cor­da­do co­mo el año en el que na­cie­ron los ‘smartp­ho­nes’ y 2007 co­mo aquel en el que lle­gó el ‘ip­ho­ne’, el 2017 mar­ca­rá su pro­pio hi­to con la in­clu­sión de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Quo - - 10/17 CONTENIDOS - Tex­to: JUAN SCALITER

Tu te­lé­fono mó­vil lle­ga­rá a es­ca­near un mo­de­lo en 3D en me­nos de un mi­nu­to, y po­drá ha­cer co­sas aún más es­pec­ta­cu­la­res gra­cias a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. 2017 se­rá re­cor­da­do por ser cuan­do los ce­re­bros tec­no­ló­gi­cos lle­ga­ron a los ter­mi­na­les.

Di­ce el tan­go que “20 años no es na­da”. Pe­ro en reali­dad es un mun­do. Ca­si dos dé­ca­das atrás, los pri­me­ros smartp­ho­nes ca­re­cían de pan­ta­lla tác­til, so­ña­ban con co­lo­res y su ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to, aun­que in­creí­ble pa­ra la épo­ca, hoy re­sul­ta irri­so­ria: el No­kia 9000 rea­li­za­ba unos 24 mi­llo­nes de ope­ra­cio­nes flo­tan­tes por se­gun­do. El úl­ti­mo mo­de­lo de Sam­sung lo su­pera más de dos mil ve­ces. Li­te­ral­men­te. Pa­sa­mos de pan­ta­llas con una re­so­lu­ción de lo más avan­za­da de 480x320 pí­xe­les (el pri­mer ip­ho­ne, diez años atrás), a un es­tán­dar de 1.920x1.080 pí­xe­les. Los me­ga­pí­xe­les de las cá­ma­ras se han mul­ti­pli­ca­do por 20. Y si nos li­mi­ta­mos a los úl­ti­mos 5 años, las sor­pre­sas son aún ma­yo­res. En 2012 uno de los mi­cro­chips más avan­za­dos era el Snap­dra­gon S4. En lo que tan­to se ha­bla hoy en día de ar­qui­tec­tu­ra de na­nó­me­tros, el S4 es­ta­ba cons­trui­do en 28 nm, es de­cir, ha­bía es­ta dis­tan­cia en­tre tran­sis­tor y tran­sis­tor (las neu­ro­nas del mi­cro­chip, por así de­cir­lo). ló­gi­ca­men­te, cuan­to más cer­ca es­tán, más rá­pi­da es la co­mu­ni­ca­ción, me­nos ener­gía se con­su­me y más tran­sis­to­res se pue­den co­lo­car. El S4 lle­ga­ba a los mil mi­llo­nes de tran­sis­to­res por cen­tí­me­tro cua­dra­do. Pe­ro eso es el pa­sa­do.

Un ce­re­bro nue­vo en tu ‘smartp­ho­ne’

En la re­cien­te fe­ria tec­no­ló­gi­ca IFA de Berlín, Huawei ha pre­sen­ta­do lo que po­dría ser el mi­cro­chip más avan­za­do has­ta la fe­cha, el Ki­rin 970. Y no por­que es­té cons­trui­do en 10 nm, re­du­cien­do a ca­si un ter­cio la dis­tan­cia pe­ro mul­ti­pli­ca­do por cin­co la can­ti­dad de tran­sis­to­res, sino por­que allí se en­cuen­tra

la pri­me­ra NPU (Uni­dad de Pro­ce­sa­mien­to Neu­ral): bá­si­ca­men­te el pri­mer mi­cro­chip que in­clu­ye in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) en el hard­wa­re y no en el soft­wa­re.¿qué im­pli­ca es­to? Al no de­pen­der de in­ter­net o de la nu­be pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción (co­mo ocu­rre con los asis­ten­tes de voz Cor­ta­na, Bixby o Si­ri), tie­ne un desem­pe­ño 25 ve­ces me­jor y 50 ve­ces más efi­cien­te. Tam­bién re­du­ce el con­su­mo de ba­te­ría un 50 %.

Fa­bio Are­nas, res­pon­sa­ble de pro­duc­to pa­ra Es­pa­ña de Huawei nos cuen­ta en una en­tre­vis­ta qué per­mi­te ha­cer es­to. “En IFA he­mos rea­li­za­do una prue­ba muy sen­ci­lla –ex­pli­ca Are­nas por te­lé­fono–. Una ta­blet pa­sa­ba imá­ge­nes de ob­je­tos, per­so­nas, ani­ma­les, etc. y Ki­rin 970 iden­ti­fi­ca­ba al ins­tan­te si se tra­ta­ba de hu­ma­nos, si­llas, me­sas, te­lé­fo­nos o di­fe­ren­tes co­mi­das. No im­por­ta cuán­tos hu­bie­ra en la ima­gen, el mi­cro­chip re­co­no­cía to­dos. Y cuan­do de­ci­mos al ins­tan­te, nos re­fe­ri­mos a pro­ce­sar unas 2.000 imá­ge­nes por mi­nu­to”.

En po­cas pa­la­bras, cuan­do el Ma­te 10, el smartp­ho­ne que lle­va­rá el nue­vo pro­ce­sa­dor, lle­gue al mer­ca­do, el usua­rio po­drá pe­dir que le sa­quen una fo­to y el sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial le di­rá a la per­so­na si to­dos los par­ti­ci­pan­tes es­tán en fo­co, si el mo­nu­men­to o pai­sa­je que se quie­re re­tra­tar es­tá pre­sen­te, su­ge­ri­rá op­cio­nes de en­cua­dre, luz y ve­lo­ci­dad me­jo­res…

“El soft­wa­re, en IA –con­ti­núa Are­nas–, tie­ne su ABCD y de ahí no sa­le. Pue­de ser más o me­nos com­ple­jo pa­sar de cua­tro le­tras a to­do el abe­ce­da­rio, pe­ro es ina­mo­vi­ble en es­te sen­ti­do. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en el hard­wa­re ope­ra con otras re­glas mu­cho más am­plias que in­clu­yen apren­di­za­je, pre­dic­ción y de­duc­ción. To­do en uno”.

UN UNI­VER­SO EN 3D

El gran desafío se­rá pa­ra los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes que ya es­tán co­men­zan­do a tra­ba­jar con es­ta tec­no­lo­gía. Si años atrás apli­ca­cio­nes co­mo Sha­zam, que iden­ti­fi­can una can­ción al es­cu­char­la, nos hi­cie­ron ver el po­ten­cial de un smartp­ho­ne, las apps que se apro­ve­chen de es­ta IA (50 ve­ces más efi­cien­te) nos lle­va­rán mu­cho más le­jos.

Es­ta es la pri­me­ra re­vo­lu­ción de los mó­vi­les del fu­tu­ro, que ya son pre­sen­tes. Pe­ro hay más. Allí es­tá el Sony Xpe­ria XZ1. La gran no­ve­dad de la mar­ca ja­po­ne­sa es que in­clu­ye un es­cá­ner en 3D in­te­gra­do en la cá­ma­ra. Gra­cias a él se­rá po­si­ble trans­for­mar una ima­gen en un mo­de­lo en tres di­men­sio­nes. Y con ello las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas. Des­de crear un mol­de de nues­tro cuer­po y con­ver­tir­lo en un ava­tar pa­ra ví­deos, has­ta re­pro­du­cir mu­ñe­cos y ha­cer­los reali­dad en una im­pre­so­ra 3D. Es­to, de acuer­do con Dia­na Her­nán­dez, res­pon­sa­ble de pro­duc­to de Sony,

“ten­drá un enor­me im­pac­to en reali­dad au­men­ta­da y en las re­des so­cia­les. Y lo im­por­tan­te es que el sis­te­ma no pre­ci­sa de un sen­sor di­fe­ren­te, ni otro hard­wa­re, to­do se en­cuen­tra en la cá­ma­ra y en una in­ter­faz muy in­tui­ti­va”.

El si­guien­te pa­so ha­cia el fu­tu­ro lo ha da­do LG con su nue­vo V30. Cons­cien­tes de que los usua­rios ha­ce mu­cho que usan los smartp­ho­nes pa­ra ca­si cual­quier co­sa me­nos pa­ra lla­mar, han do­ta­do al nue­vo mo­de­lo de una pan­ta­lla OLED de 6 pul­ga­das. A ello le han su­ma­do el sis­te­ma quad-dac de pro­ce­sa­mien­to de so­ni­do. Pa­ra los pu­ris­tas, exis­te una gran di­fe­ren­cia en­tre el so­ni­do di­gi­tal y el analó­gi­co, con­si­de­ran­do que es­te úl­ti­mo es mu­cho me­jor ya que al no com­pri­mir el ar­chi­vo pa­ra lle­var­lo a lo di­gi­tal, pue­de abar­car más ma­ti­ces. El sis­te­ma quad-dac de­vuel­ve la vi­da analó­gi­ca a la mú­si­ca di­gi­tal, por de­cir­lo de al­gún mo­do. Así, el V30, con una pan­ta­lla ap­ta pa­ra HD, un so­ni­do de lo me­jor del mer­ca­do y la in­cor­po­ra­ción de unos cas­cos B&O, ha­cen que tan­to la ex­pe­rien­cia de ver se­ries, co­mo la de dis­fru­tar de vi­deo­jue­gos sea muy bue­na. Eso sí, to­da­vía no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra la úl­ti­ma ac­tua­li­za­ción de An­droid (Oreo) y eso pue­de ju­gar en con­tra en al­gu­nos as­pec­tos de ve­lo­ci­dad.

Y ha­blan­do de An­droid. En­tre los más es­pe­ra­dos de es­te año po­de­mos in­cluir al Goo­gle Pixel 2. La gran ven­ta­ja de los dis­po­si­ti­vos crea­dos por Goo­gle es que son ellos los que han desa­rro­lla­do An­droid. Es­to les da una enor­me ven­ta­ja res­pec­to a la com­pe­ten­cia. Del mis­mo mo­do que Ap­ple ha crea­do su pro­pio sis­te­ma ope­ra­ti­vo y lo ha pues­to al ser­vi­cio de la ar­qui­tec­tu­ra y con­fi­gu­ra­ción de sus te­lé­fo­nos, los Pixel son las ni­ñas mi­ma­das de An­droid.

Es­ca­near un mo­de­lo en 3D, en me­nos de un mi­nu­to y so­lo con la cá­ma­ra. Eso po­drá ha­cer tu mó­vil

Lle­va­mos mu­cho tiem­po es­pe­ran­do lo nue­vo de Mi­cro­soft, un te­lé­fono que com­ple­men­te el uni­ver­so Sur­fa­ce, apor­tan­do más in­ter­co­nec­ti­vi­dad en­tre ta­ble­tas, por­tá­ti­les y smartp­ho­nes y se de­ci­da, por fin, a crear un sis­te­ma ope­ra­ti­vo ca­paz de com­pe­tir de tú a tú con An­droid e IOS. Y, si es por pe­dir, tam­bién que se co­nec­te fá­cil­men­te con el en­torno Xbox, co­mo ha he­cho Sony con la Pla­ys­ta­tion y sus mó­vi­les.

El úl­ti­mo que quie­re pa­tear el ta­ble­ro es Sam­sung con su No­te 8. Tras el “ba­te­ría­ga­te”, ha lle­ga­do con un smartp­ho­ne con pan­ta­lla in­fi­ni­ta y un S Pen (léa­se sty­lus o bo­li pa­ra mó­vil) que se ocul­ta ade­cua­da­men­te en el cuer­po. Pe­ro no so­lo eso lo di­fe­ren­cia del S8, su “her­mano me­nor”.el No­te 8 cuen­ta con una do­ble cá­ma­ra tra­se­ra y es el pri­me­ro con do­ble es­ta­bi­li­za­ción de ima­gen óp­ti­ca (una en ca­da len­te).

LA X ES LA IN­CÓG­NI­TA

Al cie­rre de es­te reportaje fal­ta­ban ho­ras pa­ra que se pre­sen­ta­se el ip­ho­ne 8 o X (por el dé­ci­mo aniver­sa­rio de su crea­ción). Los ru­mo­res son mu­chos: que no ten­drá bo­tón de ini­cio (imi­tan­do a los Sam­sung), que se­rá re­sis­ten­te al agua (Sony y LG), que ven­drá con car­ga inalám­bri­ca y pan­ta­lla in­fi­ni­ta y OLED y que ten­dría una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de 512 GB, muy le­jos de los 4GB del que pre­sen­tó Ste­ve Jobs en 2007.

To­do ello lo con­fir­ma­re­mos en nues­tra web el día de la pre­sen­ta­ción del es­pe­ra­do te­lé­fono con un reportaje especial. Lo que sí sa­be­mos es que Ap­ple de­be­rá es­for­zar­se mu­cho pa­ra que el ter­mi­nal les per­mi­ta re­cu­pe­rar el se­gun­do pues­to en ven­tas que aca­ba de per­der a ma­nos de Huawei. ■

GA­LAXY ‘NO­TE 8’ Una pan­ta­lla in­fi­ni­ta, un dis­po­si­ti­vo re­sis­ten­te al agua, una do­ble cá­ma­ra tra­se­ra y un ‘sty­lus’ que per­mi­te crear GIFS en se­gun­dos. Y sí, una ba­te­ría fia­ble.

El nue­vo pro­ce­sa­dor Ki­rin

970 de Huawei , el ce­re­bro del Ma­te 10, in­cre­men­ta­rá el ren­di­mien­to de la ba­te­ría un 50 %. Una re­vo­lu­ción en un sec­tor que lle­va­ba

años in­mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.