ATEN­CIÓN, HOUS­TON: PE­LI­GRO DE CON­TA­GIO

Lle­va­mos si­glos bus­can­do in­di­cios de vi­da ex­tra­te­rres­tre. Pe­ro ¿he­mos pen­san­do en se­rio si que­re­mos traer­la? ¿O lle­var la nues­tra a otros pla­ne­tas?

Quo - - 10/17 CONTENIDOS - Tex­to: PI­LAR GIL VI­LLAR

El ries­go de con­ta­mi­na­ción bio­ló­gi­co en el es­pa­cio es real, y ne­ce­si­ta nues­tra aten­ción.

Cuan­do las dos son­das Viking de la NA­SA sa­lie­ron de la Tie­rra rum­bo a Marte en 1975, el 10 % del su pre­su­pues­to se ha­bía des­ti­na­do a un ni­vel de es­te­ri­li­za­ción no igua­la­do has­ta aho­ra en nin­gu­na mi­sión es­pa­cial. Am­bas por­ta­ban ins­tru­men­tos pa­ra de­tec­tar in­di­cios de vi­da en el Pla­ne­ta Ro­jo, y na­die que­ría de­jar en ellas al­gún or­ga­nis­mo te­rres­tre que pu­die­ra “sal­tar” y pro­vo­car un bo­chor­no­so po­si­ti­vo fal­so en el aná­li­sis de mues­tras mar­cia­nas. Ni, por su­pues­to, con­tra­de­cir los dic­ta­dos del Tra­ta­do del Es­pa­cio Ex­te­rior, el acuer­do in­ter­na­cio­nal que re­gu­la los as­pec­tos le­ga­les de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial. Su ar­tícu­lo IX exi­ge a las na­cio­nes que vi­si­ten otros cuer­pos ce­les­tes “evi­tar tan­to con­ta­mi­nar­los de for­ma per­ni­cio­sa, co­mo pro­vo­car en el me­dio am­bien­te de la Tie­rra cam­bios ad­ver­sos de­ri­va­dos de la in­tro­duc­ción de ma­te­ria ex­tra­te­rres­tre”.

El re­sul­ta­do de Viking ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo ne­ga­ti­vo. Sin em­bar­go, dos de sus ex­pe­ri­men­tos ofre­cie­ron da­tos con­tra­dic­to­rios: uno de­tec­tó me­tano, que po­dría pro­ce­der de la ac­ti­vi­dad me­ta­bó­li­ca de al­gu­na for­ma de vi­da. Pe­ro otro ha­lló sus­tan­cias que per­mi­tían atri­buir­lo a la ac­ción de los de­sin­fec­tan­tes usa­dos en las son­das. Esa op­ción se dio por vá­li­da. Se con­si­de­ró a Marte es­té­ril y en va­rias mi­sio­nes pos­te­rio­res se re­ba­ja­ron las exi­gen­cias de pro­tec­ción.

No obs­tan­te, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res man­tu­vo sus du­das so­bre la ver­dad ofi­cial, nu­tri­das años des­pués por el des­cu­bri­mien­to de se­res vi­vos en las chi­me­neas ter­ma­les del fondo oceá­ni­co. Con es­tos com­pren­di­mos que la vi­da pue­de adap­tar­se, so­bre­vi­vir y re­pro­du­cir­se en am­bien­tes inima­gi­na­bles ha­ce so­lo unas dé­ca­das. El año pa­sa­do, Gil­bert Le­vin –que par­ti­ci­pó en la mi­sión Viking– y Pa­tri­cia A. Straat pu­bli­ca­ban sus ra­zo­nes pa­ra creer que sí ha­bía­mos ha­lla­do ras­tros de mi­cro­bios mar­cia­nos.

Esa ex­pe­rien­cia po­ne de ma­ni­fies­to lo de­li­ca­do de la lla­ma­da pro­tec­ción pla­ne­ta­ria, en per­ma­nen­te pro­ce­so de re­vi­sión tan­to por los nue­vos des­cu­bri­mien­tos so­bre otros mun­dos co­mo por los re­tos y po­si­bi­li­da­des de­ri­va­dos de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la in­sa­cia­ble an­sia hu­ma­na de ex­pan­sión. El úl­ti­mo gran re­to: la in­sis­ten­cia en en­viar hu­ma­nos al pla­ne­ta ro­jo y la irrup­ción de ini­cia­ti­vas pri­va­das en el ám­bi­to de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial.

El desafío pri­va­do

El fun­da­dor de la em­pre­sa Spa­cex, Elon Musk, de­ta­lla­ba en ju­nio en la re­vis­ta New Spa­ce sus pla­nes pa­ra en­viar allí a un mi­llón de po­bla­do­res en los pró­xi­mos diez años (en el pla­zo más op­ti­mis­ta). Su ba­za se cen­tra en aba­ra­tar el trans­por­te en cin­co mi­llo­nes por cien­to, has­ta que el pre­cio de un bi­lle­te se equi­pa­re al de una ca­sa me­dia en EE. UU., unos 200.0000 dó­la­res. En su ar­tícu­lo es­pe­ci­fi­ca có­mo lo con­se­gui­rá con el di­se­ño de vehícu­los re­uti­li­za­bles, la fa­bri­ca­ción de com­bus­ti­ble en Marte y la crea­ción de es­ta­cio­nes de re­pos­ta­je en ór­bi­ta.

Lo que no men­cio­na son los as­pec­tos re­la­ti­vos a pre­ve­nir la con­ta­mi­na­ción. Tam­po­co es­tá cla­ro has­ta qué pun­to de­be­ría com­pro­me­ter­se le­gal­men­te con ellos. Ni él, ni los res­pon­sa­bles de los fu­tu­ros ho­te­les es­pa­cia­les de Bi­ge­low o los va­rios pro­yec­tos de mi­ne­ría es­pa­cial ya anun­cia­dos. Por­que, ¿quién se en­car­ga de la pro­tec­ción pla­ne­ta­ria?.

Aho­ra mis­mo, dos per­so­nas. Ger­hard Kmi­nek y Cat­he­ri­ne Con­ley, Ofi­cia­les de Pro­tec­ción Pla­ne­ta­ria de las agencias es­pa­cia­les eu­ro­pea (ESA) y es­ta­dou­ni­den­se (NA­SA), res­pec­ti­va­men­te, si bien es­ta úl­ti­ma tie­ne abier­to un pro­ce­so de se­lec­ción pa­ra un pues­to adi­cio­nal.

Ellos apli­can en sus or­ga­nis­mos las di­rec­tri­ces for­mu­la­das por el Co­mi­té de In­ves­ti­ga­ción Es­pa­cial (COSPAR), ór­gano con­sul­ti­vo de las Na­cio­nes Unidas so­bre te­mas cien­tí­fi­cos. Se es­ta­ble­ció en 1958 y cuen­ta con re­pre­sen­tan­tes de EE. UU., Chi­na, Ru­sia y otros 50 paí­ses. Su Pa­nel de Pro­tec­ción Pla­ne­ta­ria ha es­ta­ble­ci­do re­qui­si­tos (ver recuadro en pág. 80), que se re­vi­san ca­da cier­to tiem­po y re­per­cu­ten en el di­se­ño de las na­ves, los pro­to­co­los y la es­truc­tu­ra de las mi­sio­nes. Pe­ro el COSPAR no par­ti­ci­pa en la im­ple­men­ta­ción de esos es­tán­da­res y, si no se cum­plen, no pue­de im­po­ner san­cio­nes. Co­mo mu­cho, ex­po­ner las ne­gli­gen­cias y es­pe­rar que el es­car­nio sir­va de es­car­mien­to o freno.

La ley obli­ga a las mi­sio­nes pú­bli­cas de los paí­ses fir­man­tes del Tra­ta­do del Es­pa­cio Ex­te­rior, pe­ro las ini­cia­ti­vas pri­va­das se en­cuen­tran hoy en tie­rra de na­die. Cat­he­ri­ne Con­ley ex­pli­ca que, se­gún el Tra­ta­do, “los es­ta­dos son res­pon­sa­bles de las ac­ti­vi­da­des de las en­ti­da­des no gu­ber­na­men­ta­les, pe­ro nues­tro Con­gre­so aún es­tá en pro­ce­so de crear le­yes na­cio­na­les pa­ra re­gu­lar la ex­plo­ra­ción co­mer­cial

LAS SON­DAS VIKING PO­DRÍAN HA­BER

HA­LLA­DO VI­DA EN MARTE EN 1976

del es­pa­cio”. Su prin­ci­pal ar­gu­men­to pa­re­ce ser ape­lar a la ima­gen pú­bli­ca: “las em­pre­sas pri­va­das que deseen ac­tuar co­mo bue­nos guar­dia­nes del sis­te­ma so­lar de­be­rían se­guir las di­rec­tri­ces ade­cua­das pa­ra pro­te­ger esos ob­je­tos, co­mo lo ha­cen las agencias es­pa­cia­les”. Aho­ra mis­mo, la úni­ca vía de man­te­ner cier­to con­trol ofi­cial so­bre es­tos te­mas es la Ofi­ci­na Fe­de­ral de Avia­ción (FAA). El res­pon­sa­ble de los per­mi­sos al trans­por­te es­pa­cial co­mer­cial, De­vin Co­le­man, de­cla­ra­ba a The Spa­ce Re­view que per­di­rán re­qui­si­tos de pro­tec­ción pla­ne­ta­ria pa­ra eva­luar ini­cia­ti­vas co­mo la de Musk. Eu­ro­pa tam­po­co cuen­ta con le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca al res­pec­to.

Y no se tra­ta de una cues­tión ba­la­dí.

Zo­nas es­pe­cia­les

Tras su ame­ri­za­je, los as­tro­nau­tas del Apo­llo XI no co­rrie­ron al ba­ño de mul­ti­tu­des en que los re­cor­da­mos. Ni a los bra­zos de sus es­po­sas. El te­mor a que tra­je­ran ma­lé­fi­cos pa­tó­ge­nos lu­na­res hi­zo que se les so­me­tie­ra a una cua­ren­te­na de tres se­ma­nas en re­clu­sión.

Des­pués se com­pro­bó que la Lu­na no re­pre­sen­ta una ame­na­za bio­ló­gi­ca y pa­só a una ca­te­go­ría de se­gu­ri­dad más li­via­na. “Pa­ra las ac­ti­vi­da­des en la Lu­na o los as­te­roi­des no hay res­tric­cio­nes de pro­tec­ción pla­ne­ta­ria […] Es­tas so­lo afec­tan a las mi­sio­nes a Marte, Eu­ro­pa y En­cé­la­do, don­de hay há­bi­tats que po­drían re­sul­tar ade­cua­dos pa­ra la vi­da te­rres­tre y, por tan­to, tam­bién la au­tóc­to­na”, acla­ra Con­ley. Por­que el ries­go de esas re­gio­nes sen­si­bles, co­mo se las de­no­mi­na, no es so­lo que exis­ta vi­da que pu­dié­se­mos im­por­tar con con­se­cuen­cias in­cier­tas. Bas­ta con que sus ca­rac­te­rís­ti­cas fa­vo­rez­can el cre­ci­mien­to de or­ga­nis­mos. In­clu­so a par­tir de ma­te­rial bio­ló­gi­co que no­so­tros ha­ya­mos ex­por­ta­do in­vo­lun­ta­ria­men­te. En Marte, una con­ta­mi­na­ción po­dría in­clu­so car­gar­se nues­tras pers­pec­ti­vas de fa­bri­car allí ener­gía pa­ra fu­tu­ras co­lo­nias, por ejem­plo con mi­cro­bios que se adap­ta­ran a con­su­mir sus­tan­cias quí­mi­cas muy ener­gé­ti­cas, co­mo los per­clo­ra­tos, 1 % de su su­per­fi­cie.

Por eso los ro­bots Exo­mars, de la ESA, y Cu­rio­sity, de la NA­SA, han ate­rri­za­do en las zo­nas mar­cia­nas más hos­ti­les, pa­san por sa­las lim­pias con

es­tric­tos con­tro­les pa­ra el per­so­nal –ves­ti­do con lo que ellos lla­man “tra­jes de co­ne­ji­to”– y se so­me­ten a téc­ni­cas de es­te­ri­li­za­ción co­mo rá­fa­gas de ca­lor, irra­dia­ción y va­por de pe­ró­xi­do de hi­dró­geno.

El es­fuer­zo por no ex­por­tar vi­da de­ter­mi­na fa­ses im­por­tan­tí­si­mas en una mi­sión. El 15 de sep­tiem­bre la son­da Cas­si­ni ha­brá es­ta­lla­do a unos 1.500 km so­bre la su­per­fi­cie de Sa­turno tras 13 años de ex­plo­ra­ción. La ra­zón pa­ra no de­jar­la or­bi­tan­do cuan­do se ago­te su com­bus­ti­ble es im­pe­dir que las fuer­zas gra­vi­ta­to­rias la de­po­si­ten en la su­per­fi­cie de, por ejem­plo, En­cé­la­do. Por­que, se­gún Jean-pie­rre Le­bre­ton, de ESA-ESTEC, en Ho­lan­da, Cas­si­ni no cum­ple con los prin­ci­pios de pro­tec­ción pla­ne­ta­ria. Ya co­rri­mos su­fi­cien­te ries­go de con­ta­mi­nar bio­ló­gi­ca­men­te Ti­tán, otro sa­té­li­te sa­tur­niano, con el otro com­po­nen­te de la mis­ma mi­sión. La son­da Huy­gens –de la que es cien­tí­fi­co Le­bre­ton– ate­rri­zó allí en 2005 sin pre­cau­cio­nes es­pe­cia­les, por­que so­lo a par­tir de sus da­tos co­no­ci­mos su cli­ma si­mi­lar al te­rres­tre y una re­gión nor­te pla­ga­da de ma­res y la­gos de me­tano, pro­pano y etano. Un es­ce­na­rio al­ta­men­te ha­bi­ta­ble.

Esa con­si­de­ra­ción por las lu­nas cer­ca­nas la co­no­cen bien en el La­bo­ra­to­rio de Pro­pul­sión a Cho­rro (JPL), fa­bri­can­tes de Juno, la na­ve que es­tu­dia Jú­pi­ter has­ta 2018. Se com­pro­me­tie­ron por con­tra­to

LA NA­VE JUNO RE­DU­JO SU PRO­BA­BI­LI­DAD DE INFESTACIÓN AL 1 POR 10.000

con la NA­SA a cum­plir las re­gu­la­cio­nes de COSPAR y re­du­cir la pro­ba­bi­li­dad de con­ta­mi­na­ción al 1 por 10.000. Si la es­tre­lla­ran con­tra la su­per­fi­cie po­drían ga­ran­ti­zar­la so­lo en un 1 %. Por eso le da­rán la or­den de en­cen­der los mo­to­res mien­tras or­bi­ta al­re­de­dor del gi­gan­te ga­seo­so e in­mo­lar­se en la par­te más al­ta de su at­mós­fe­ra. Se­gún ha de­cla­ra­do el cien­tí­fi­co del pro­yec­to Ste­ve Le­vin, “no qui­sié­ra­mos en­viar una mi­sión a Eu­ro­pa den­tro de 50 años, en­con­trar vi­da allí y no sa­ber si es ori­gi­na­ria­men­te “eu­ro­pea” o una con­ta­mi­na­ción te­rres­tre a tra­vés de Juno”.

De Marte y ha­cia Marte

Pe­ro ¿qué ocu­rri­rá si al­gún día con­se­gui­mos en­viar as­tro­nau­tas a otros pla­ne­tas, em­pe­zan­do por el ro­jo? Ri­chard Da­vies, del Di­rec­to­rio de Mi­sio­nes Cien­tí­fi­cas de la NA­SA, asis­tió en ma­yo en Was­hing­ton a una reunión pa­ra ofre­cer nue­vas re­co­men­da­cio­nes al res­pec­to tras de­tec­tar 25 áreas de me­jo­ra en la pro­tec­ción pla­ne­ta­ria. Da­vies de­jó cla­ra su prio­ri­dad: “de­be­mos a esas tri­pu­la­cio­nes que va­yan a Marte lo que lla­mo una ‘di­li­gen­cia de­bi­da’”. Es de­cir, in­ves­ti­gar de an­te­mano de ma­ne­ra ex­haus­ti­va to­dos los fac­to­res que pu­die­ran cau­sar da­ño o bien ver­se afec­ta­dos por sus­tan­cias u or­ga­nis­mos ex­tra­te­rres­tres.

Por eso una le­gión de cien­tí­fi­cos in­ten­tan crear mi­ni­la­bo­ra­to­rios pa­ra usar en el pro­pio pla­ne­ta, lo que evi­ta­ría to­dos los ries­gos aso­cia­dos con la im­por­ta­ción de mues­tras.

Ch­ris­top­her Carr tra­ba­ja con el MIT y Har­vard pa­ra desa­rro­llar un se­cuen­cia­dor de ADN ca­paz de de­tec­tar in­di­cios de vi­da in si­tu. “Nues­tro ins­tru­men­to de­be­ría ser lo su­fi­cien­te­men­te pe­que­ño, li­ge­ro y atrac­ti­vo co­mo pa­ra ser se­lec­cio­na­do pa­ra una fu­tu­ra mi­sión ro­bó­ti­ca”. La pla­nea­da por la NA­SA, Mars 2020, no lo in­clu­ye, aun­que se aca­ba de anun­ciar que re­co­ge­rá 30 o 40 mues­tras de ro­ca que de­ja­rá allí ais­la­das en tu­bos de ti­ta­nio pa­ra un fu­tu­ro aná­li­sis. Qui­zá con el SETG de Carr, que se cen­tran en la bús­que­da de áci­dos nu­clei­cos, co­mo el ADN y el ARN “por lo que no bus­ca­ría­mos vi­da pa­sa­da, so­lo ac­tual o muer­ta re­cien­te­men­te (ha­ce me­nos de un mi­llón de años)”, ex­pli­ca.

Pe­ro ¿y si la vi­da mar­cia­na no se pa­re­ce a la nues­tra? En prin­ci­pio, el SETG no es­tá fa­bri­ca­do pa­ra de­tec­tar in­for­ma­ción en po­lí­me­ros dis­tin­tos del ADN. Pe­ro “ya se ha usa­do pa­ra iden­ti­fi­car ba­ses dis­tin­tas de las es­tán­dar”.

Es­te ni­vel de pre­ci­sión con­tras­ta con quie­nes con­si­de­ran inú­til tan­to es­fuer­zo. Ro­bert Zu­brin, fun­da­dor de la Mars So­ciety, ha de­cla­ra­do, en re­la­ción con la nue­va ofer­ta de tra­ba­jo de la NA­SA que el plan de pro­tec­ción pla­ne­ta­ria de es­ta agen­cia “so­lo sir­ve pa­ra pa­ra­li­zar el pro­gra­ma es­pa­cial con un cos­te de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra los con­tri­bu­yen­tes” . En su opi­nión, los 500 ki­los de me­teo­ri­tos mar­cia­nos que re­ci­bi­mos al año ya de­be­rían ha­ber­nos traí­do vi­da de allí, si la hu­bie­ra.

Y Rick Da­vis, de la Di­rec­ción de Mi­sio­nes Cien­tí­fi­cas de la NA­SA, cen­tró el asun­to en una con­fe­ren­cia de pren­sa: “Gros­so mo­do, el 50 % de la ma­sa de los se­res hu­ma­nos son mi­cro­bios. So­mos lo que po­dría lla­mar­se enor­mes sa­cos de mi­cro­bios. Man­te­ner­los ais­la­dos del en­torno mar­ciano cuan­do lle­gue­mos allí se­rá pro­ba­ble­men­te im­po­si­ble”. ■

¿MAR­CIA­NOS? La NA­SA aca­ba de anun­ciar que la mi­sión Mars 2020 to­ma­rá prue­bas del te­rreno pa­ra bus­car vi­da en ellas.

¿Y si en­via­mos un se­cuen­cia­dor pa­ra de­tec­tar se­cuen­cias de ADN en sue­lo mar­ciano?

Es­to bus­ca el pro­yec­to Set-g, de Har­vard y el MIT, al que per­te­ne­ce es­te pro­to­ti­po ini­cial. CA­ZA­DO­RES DE ADN.

LA SA­LA MÁS LIM­PIA. El ro­bot Cu­rio­sity fue

es­te­ri­li­za­do en una sa­la blan­ca de la NA­SA con me­nos de 10.000 par­tí­cu­las de ma­te­ria por

pie cua­dra­do (929 cm2) de ai­re. En una ha­bi­ta­ción

nor­mal se llega al mi­llón.

EN CUA­REN­TE­NA, MR. PRE­SI­DENT Los as­tro­nau­tas del Apo­llo XI fue­ron re­ci­bi­dos por Ni­xon en un mó­du­lo de ais­la­mien­to. De ahí pa­sa­ron a un há­bi­tat de 7.000 m2 don­de pa­sa­ron los 21 días en los que se creía que una in­fec­ción de­be­ría ma­ni­fes­tar­se.

¿ES­TA­BA O LA TRA­JE YO?

Des­de que los hu­ma­nos pi­san otro pla­ne­ta se plan­tea el ries­go de que cual­quier

for­ma de vi­da que en­cuen­tren la ha­yan lle­va­do ellos en reali­dad.

SIN ES­CA­PE Aun­que no hay mo­de­lo de­fi­ni­ti­vo, es­ta es una pro­pues­ta de la NA­SA pa­ra un con­te­ne­dor de trans­por­te de mues­tras mar­cia­nas a la Tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.