EL PLA­NE­TA DE LA QUÍ­MI­CA IN­TE­LI­GEN­TE

Un día de es­te si­glo XXI mi­cro má­qui­nas bio­ló­gi­cas via­ja­rán por nues­tras ve­nas pa­ra cu­rar lo que hoy es in­cu­ra­ble. Ese día el plás­ti­co no aho­ga­rá los océa­nos, y el ai­re de las ciu­da­des se­rá lim­pio. ¿Qué es­tán ha­cien­do los cien­tí­fi­cos pa­ra que es­to no sea

Quo - - 10/17 CONTENIDOS - Tex­to: Rafael Min­go­ran­ce

Los más pro­me­te­do­res avan­ces lle­gan a Bar­ce­lo­na.

Alas 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis y al Gran Pre­mio de Mó­na­co les ha sa­li­do un com­pe­ti­dor ca­si tan du­ro co­mo in­vi­si­ble. Se tra­ta de las 36 Ho­ras de Tou­lou­se, una com­pe­ti­ción en­tre co­ches de ca­rre­ras tan pe­que­ños que no tie­nen rue­das ni mo­tor. Es­tán for­ma­dos por mo­lé­cu­las y se des­li­zan, a to­da ve­lo­ci­dad, so­bre una pis­ta de oro de cin­co cen­tí­me­tros de diá­me­tro. Es­ta na­no­ca­rre­ra, or­ga­ni­za­da por el Cen­tre Na­tio­nal de la Re­cher­che Scien­ti­fi­que (CNRS), man­tu­vo la emo­ción has­ta el fi­nal gra­cias a la pe­ri­cia de sus pi­lo­tos, in­ves­ti­ga­do­res ex­per­tos en mi­cros­co­pia elec­tró­ni­ca. Los seis na­no­bó­li­dos re­co­rrie­ron un cir­cui­to de 100 na­nó­me­tros sor­tean­do dos cur­vas de 45 gra­dos y so­por­tan­do una tem­pe­ra­tu­ra de 270 gra­dos ba­jo ce­ro den­tro de un su­per­mi­cros­co­pio. Hu­bo has­ta cua­tro aban­do­nos. Es­ta na­no­ca­rre­ra, que se po­dría in­ter­pre­tar co­mo una di­ver­sión li­ge­ra, va a mar­car un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la ma­ne­ra que te­ne­mos de en­ten­der la reali­dad. Por­que los desafíos que im­pli­ca po­ner en mo­vi­mien­to es­tas má­qui­nas han pues­to al des­cu­bier­to nue­vas apli­ca­cio­nes en el cam­po de la me­di­ci­na o la elec­tró­ni­ca. Son má­qui­nas que desafían to­dos los lí­mi­tes a es­ca­la hu­ma­na, y es que es­tas se pro­pul­san por reac­cio­nes quí­mi­cas na­tu­ra­les. Es de­cir, no ne­ce­si­tan in­cor­po­rar un mo­tor pa­ra mo­ver­se y lle­gar a los lu­ga­res más in­trin­ca­dos de un cuer­po hu­mano, o a las al­can­ta­ri­llas más su­cias de una ciu­dad pa­ra lim­piar­las sin cos­te ener­gé­ti­co. ¿Qué apli­ca­cio­nes van a te­ner en nues­tras vi­das? To­das. Pue­den cam­biar el mun­do.

Me­re­cen un No­bel

En 2016, el equi­po for­ma­do por el fran­cés Jean-pie­rre Sau­va­ge, el bri­tá­ni­co Fra­ser Stod­dart y el ho­lan­dés Ber­nard Fe­rin­ga ga­nó el pre­mio No­bel de Quí­mi­ca por­que ha­bían si­do ca­pa­ces de mi­nia­tu­ri­zar má­qui­nas mo­le­cu­la­res has­ta ha­cer­las mil ve­ces más del­ga­das que un pe­lo. Pe­ro el No­bel no lo ga­na­ron por mi­ni­mi­zar lo mí­ni­mo, sino por las apli­ca­cio­nes que se adi­vi­nan de es­te éxi­to. Nos po­ne­mos en con­tac­to con Javier Gar­cía Mar­tí­nez, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Na­no­tec­no­lo­gía Mo­le­cu­lar de la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te (NANOMOL) y úni­co es­pa­ñol miem­bro del co­mi­té de quí­mi­ca más im­por­tan­te del mun­do, ese que de­ci­de, por ejem­plo, los ele­men­tos de la ta­bla pe­rió­di­ca que es­tu­dia­rán ni­ñas y ni­ños en el co­le­gio, la IUPAC. Javier, pa­ra que se­pa­mos dón­de nos mo­ve­mos, es un cien­tí­fi­co es­pa­ñol por el que se pe­lean las gran­des pe­tro­le­ras del mun­do. La ra­zón de ser ob­je­to de su de­seo es la pa­ten­te de un ca­ta­li­za­dor que él ha desa­rro­lla­do y que per­mi­te mul­ti­pli­car por pri­me­ra vez la ob­ten­ción de car­bu­ran­te. Ha­bla­mos con él so­bre las má­qui­nas mo­le­cu­la­res, y no du­da: “Una de las ma­yo­res apues­tas hoy del sec­tor quí­mi­co es­tá en el di­se­ño de na­no­trans­por­ta­do­res. Ha­rán po­si­ble –en­tre otras co­sas– el al­ma­ce­na­je de ener­gía, o el su­mi­nis­tro in­te­li­gen­te de me­di­ca­men­tos”.

Los fár­ma­cos son el icono so­cial más in­me­dia­to cuan­do uno pien­sa en quí­mi­ca. Y es un sec­tor en au­ge, uno de los más pro­ve­cho­sos eco­no­nó­mi­ca­men­te en nues­tro país.

Las ex­por­ta­cio­nes del sec­tor quí­mi­co­far­ma­céu­ti­co es­ca­la­ron un 11 % en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año se­gún la Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial de la In­dus­tria Quí­mi­ca Es­pa­ño­la (Fei­que), im­pul­so­res de Smart Che­mistry Smart Future, el fo­ro de en­cuen­tro de los avan­ces del sec­tor que se ce­le­bra en Bar­ce­lo­na. Es­ta in­dus­tria ha apos­ta­do por la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da. Eso quie­re de­cir que la in­ves­ti­ga­ción aho­ra pu­ja por tra­ta­mien­tos in­di­vi­dua­li­za­dos y, pa­ra ello, las má­qui­nas mo­le­cu­la­res son un pro­me­te­dor co­mien­zo.

En es­to tra­ba­ja Sa­muel Sánchez, pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor ICREA en el Ins­ti­tu­to de Bioin­ge­nie­ría de Ca­ta­lu­ña (IBEC). Sa­muel Sánchez ha desa­rro­lla­do na­no­rro­bots cu­yo plan es de­tec­tar y ata­car cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas. “No te ima­gi­nes a un an­droi­de co­mo C-3PO den­tro de nues­tro cuer­po. Los na­no­rro­bots son par­tí­cu­las au­tó­no­mas ca­pa­ces de reac­cio­nar al re­ci­bir es­tí­mu­los ex­ter­nos. Se ca­rac­te­ri­zan por su ver­sa­ti­li­dad. Lo mis­mo pue­den lle­var me­di­ca­men­tos en su in­te­rior que cap­tu­rar las bac­te­rias de los me­ta­les pe­sa­dos que con­ta­mi­nan las aguas”, se­ña­la. Su equi­po ya tra­ba­ja con na­no­má­qui­nas que uti­li­zan la urea y la glu­co­sa co­mo com­bus­ti­ble. “Se tra­ta de un sis­te­ma in­te­li­gen­te que pue­de lle­gar a cual­quier par­te del cuer­po. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con ge­les pa­ra ana­li­zar si los na­no­rro­bots son ca­pa­ces de mo­ver­se den­tro de un me­dio vis­co­so. Si lo lo­grá­ra­mos, po­dría­mos co­lo­car­los den­tro de una ro­di­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.