NUE­VA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA LOS RE­PLI­CAN­TES

‘Bla­de Run­ner’ mar­có un hi­to a pe­sar de guar­dar po­co pa­re­ci­do con el li­bro en el que se ba­só, y aho­ra se pre­sen­ta su se­cue­la. ¿Pue­den ha­ber­se re­con­ci­lia­do?

Quo - - STARS -

Era im­pro­ba­ble, y es sor­pren­den­te: la pe­lí­cu­la Bla­de Run­ner pre­sen­ta se­cue­la. Y los afi­cio­na­dos al ci­ne de cien­cia fic­ción tie­nen una ex­cu­sa pa­ra re­to­mar la po­lé­mi­ca: ¿có­mo es que am­bas, la cin­ta y la no­ve­la en la que se ba­só, ¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas?, se han con­ver­ti­do en obras de cul­to cuan­do son tan dis­tin­tas? La res­pues­ta es fá­cil: el au­tor de la no­ve­la, Phi­lip K. Dick, te­nía al­go.

El su­per­vi­vien­te sie­te­me­sino de un par­to ge­me­lar, ami­go de las an­fe­ta­mi­nas, ca­paz de com­ple­tar una obra al año, des­pre­cia­do y en­sal­za­do co­mo au­tor de cul­to de la cien­cia fic­ción, te­nía al­go especial. Al­go que no cap­ta­ron los nu­me­ro­sos guio­nis­tas que re­es­cri­bie­ron el guion de Bla­de Run­ner has­ta que su di­rec­tor, Rid­ley Scott, re­co­men­dó al de­fi­ni­ti­vo que no le­ye­ra la no­ve­la. En­ton­ces sí.

Se pres­cin­dió del pol­vo nu­clear que con­ta­mi­na una Tie­rra po­sa­po­ca­líp­ti­ca, de las co­lo­nias es­pa­cia­les, de la ob­se­sión del ca­za­rre­com­pen­sas Rick Dec­kard por com­prar una mas­co­ta real que le per­mi­tie­se ju­bi­lar a su ove­ja eléc­tri­ca, del se­xo con una re­pli­can­te… Pe­ro se plas­mó la esen­cia de la idea que im­preg­na la no­ve­la de Dick: la lí­nea que se­pa­ra a la per­so­na de la má­qui­na –en­car­na­da en los re­pli­can­tes–, lo hu­mano y lo in­hu­mano, es frá­gil.

La pe­lí­cu­la se con­vir­tió en la re­fe­ren­cia del ci­ne fu­tu­ris­ta, aun­que no die­ra ni una. Si lo hu­bie­ra he­cho, en dos años cir­cu­la­ría­mos en co­ches vo­la­do­res, no ten­dría­mos mó­vi­les –¿pa­ra qué, te­nien­do fi­jos con vi­deo­lla­ma­da?–, y la reali­dad vir­tual no exis­ti­ría. Cu­rio­sa­men­te, la úl­ti­ma sí apa­re­ce en la obra de Dick.

Es el me­dio que uti­li­zan los se­gui­do­res de una re­li­gión lla­ma­da mer­ce­ris­mo pa­ra com­par­tir el cal­va­rio de su lí­der, Wil­bur Mer­cer, ape­drea­do en el as­cen­so a una co­li­na. Les per­mi­te sen­tir em­pa­tía por el gé­ne­ro hu­mano, un sen­ti­mien­to que los re­pli­can­tes no pue­den com­pren­der. Y Dec­kard sí la per­ci­be. La pe­lí­cu­la, sin em­bar­go, se afe­rra a la am­bi­güe­dad de que pue­da ser un re­pli­can­te. Es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia y, qui­zá, la que se re­suel­va en la nue­va en­tre­ga. ■

En la no­ve­la (iz­quier­da), los re­pli­can­tes no en­ve­je­cen. Ha­rri­son Ford sí lo ha­ce

(se apre­cia en el car­tel de

Bla­de Run­ner 2049). ¿Sig­ni­fi­ca eso que no es un re­pli­can­te o que se tra­ta de un nue­vo mo­de­lo? La nue­va pe­lí­cu­la de­be afron­tar el mis­te­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.