LA DRO­GA QUE EL PELO OCUL­TA

Quo - - STARS SALUD -

La pi­ña­ta es muy ge­ne­ro­sa en las fies­tas de mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Mu­cho más de lo que los in­vi­ta­dos pien­san, se­gún un pe­que­ño es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Drug Po­licy que ha ana­li­za­do cuán­tas dro­gas nue­vas to­man, sin sa­ber­lo, los asis­ten­tes a es­tos even­tos. Los cien­tí­fi­cos ana­li­za­ron el ca­be­llo de 90 per­so­nas, so­bre to­do blan­cas, que ha­bían acu­di­do a fes­ti­va­les elec­tró­ni­cos en Nue­va York du­ran­te el ve­rano de 2016 y que ad­mi­tie­ron ha­ber to­ma­do éx­ta­sis –por eso da el cien por cien en la co­lum­na de la iz­quier­da–. Eli­gie­ron es­te al­ma­cén cor­po­ral por­que al­gu­nas dro­gas se que­dan en el pelo has­ta dos años. El 51,1 por cien­to ha­bía to­ma­do dro­gas con las que no con­ta­ba, y mu­chos de los que afir­ma­ban ha­ber to­ma­do éx­ta­sis no lo ha­bían he­cho: po­dían ha­ber to­ma­do ca­ti­no­nas sin­té­ti­cas, usa­das pa­ra adul­te­rar el éx­ta­sis o, di­rec­ta­men­te, pa­ra ha­cer­las pa­sar por la dro­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.