JUE­GOS DE TRO­NOS Y HE­REN­CIAS

Quo - - IN -

En 2015, el Tri­bu­nal Su­pre­mo re­cha­zó dos de­man­das de pa­ter­ni­dad. Una de ellas in­ter­pues­ta por la bel­ga In­grid Sar­tiau. abue­lo”. Aquí, in­di­ca, se ha avan­za­do mu­cho in­tro­du­cien­do nue­vos mar­ca­do­res o lo­ci de ADN au­to­só­mi­co, am­plian­do la ba­te­ría en el es­tu­dio del cro­mo­so­ma Y, in­tro­du­cien­do el cro­mo­so­ma X y po­ten­cian­do el es­tu­dio del ADN mi­to­con­drial. Ejem­plo de ello es el co­te­jo de ADN mi­to­con­drial que ha per­mi­ti­do a la ge­ne­tis­ta Mary-clai­re King iden­ti­fi­car a las fa­mi­lias de cien­tos de ni­ños se­cues­tra­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na.

PRUE­BAS PRENATALES

Mer­ce­des Ale­mán, di­rec­to­ra de los la­bo­ra­to­rios Ce­fe­gen, aña­de un avan­ce más: la con­fir­ma­ción de pa­ter­ni­dad del be­bé an­tes de na­cer me­dian­te una prue­ba pre­na­tal. Pre­via­men­te, se ex­trae una mues­tra de cé­lu­las o te­ji­dos fe­ta­les me­dian­te am­nio­cen­te­sis o por una biop­sia del te­ji­do que se en­cuen­tra en la pa­red del úte­ro y tie­ne la mis­ma cons­ti­tu­ción ge­né­ti­ca que el fe­to.

Pa­ra ca­sos de pa­ter­ni­dad se pue­de re­cu­rrir al cro­mo­so­ma Y, siem­pre que exis­ta un fa­mi­liar de re­fe­ren­cia por vía paterna. Pe­se a que en ca­da ge­ne­ra­ción se pue­den pro­du­cir mu­ta­cio­nes, hay cier­ta es­ta­bi­li­dad, lo que per­mi­te com­pa­rar mues­tras de per­so­nas se­pa­ra­das por va­rias ge­ne­ra­cio­nes, en­tre otras co­sas por­que las mu­ta­cio­nes se pue­den va­lo­rar.

Osu­na lle­vó el pro­ce­so de Ra­fael Os­tos, hi­jo de uno de los hom­bres más ri­cos de Éci­ja (Se­vi­lla) y de la cos­tu­re­ra que tra­ba­ja­ba en su ca­sa. Co­mo el cuer­po del pa­dre ha­bía si­do in­ci­ne­ra­do, el juez or­de­nó la ex­hu­ma­ción de un tío. Con 68 años, no so­lo qui­so iden­ti­fi­car a su pa­dre bio­ló­gi­co y lle­var su ape­lli­do, sino que re­cla­mó una com­pen­sa­ción por una vi­da hur­ta­da.

AL­FON­SO XIII El juez sen­ten­ció, sin ne­ce­si­dad de prue­ba ge­né­ti­ca, que Lean­dro de Borbón era su hi­jo y po­día, por tan­to, lle­var sus ape­lli­dos.

JU­LIO IGLE­SIAS

La de­man­da de Ja­vier Sán­chez San­tos vie­ne de le­jos. Él ase­gu­ra te­ner una prue­ba de ADN de­fi­ni­ti­va pe­ro las de­man­das con­ti­núan.

PRINCE

Car­lin Q. Wi­lliams, un pre­so de Co­lo­ra­do, re­cla­ma­ba in­sis­ten­te­men­te su fi­lia­ción y una he­ren­cia mi­llo­na­ria, pe­ro su ADN le qui­tó la ra­zón.

JUAN MARCH Las mues­tras re­co­gi­das tras la ex­hu­ma­ción de­ter­mi­na­ron que Ana Gallart no era hi­ja del em­pre­sa­rio, pe­ro sí te­nían cier­to pa­ren­tes­co.

CARLOS IV

No en­gen­dró a nin­guno de los 14 hi­jos de su es­po­sa, María Lui­sa de Borbón. Su su­ce­sor, Fer­nan­do VII, pu­do ser hi­jo de Manuel Go­doy.

JUAN CARLOS I

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.