LA­BO­RA­TO­RIOS FIA­BLES

Quo - - IN -

se tra­mi­ta­ron en Es­pa­ña unas 1.500 pe­ti­cio­nes ju­di­cia­les de aná­li­sis de ADN en los la­bo­ra­to­rios del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de To­xi­co­lo­gía y Cien­cias Fo­ren­ses. En 2007, año en el que se creó un re­gis­tro, la ci­fra fue de 401. Y una prue­ba que en­ton­ces cos­ta­ba unos 400 eu­ros, aho­ra no lle­ga ni a la mi­tad. “La téc­ni­ca se ha per­fec­cio­na­do de tal ma­ne­ra que ofre­ce una cer­te­za ca­si ab­so­lu­ta, aun­que pa­ra con­se­guir to­tal fia­bi­li­dad es ne­ce­sa­rio que se reali­ce en la­bo­ra­to­rios acre­di­ta­dos por las con­se­je­rías de Sa­ni­dad y con las cer­ti­fi­ca­cio­nes de ca­li­dad co­rres­pon­dien­tes”, ase­gu­ra. A es­ta pro­fu­sión han con­tri­bui­do los kits es­tan­da­ri­za­dos. “El pro­ce­di­mien­to es muy sim­ple. Lo prin­ci­pal es que se lle­ve a ca­bo con las su­fi­cien­tes ga­ran­tías y unas pre­cau­cio­nes que em­pie­zan con la re­co­gi­da de las mues­tras”, nos in­di­ca Cas­tri­llo Már­quez. De­be evi­tar­se el con­tac­to di­rec­to me­dian­te el uso de guan­tes, mas­ca­ri­lla y ba­ta, ex­tre­mar las con­di­cio­nes de asep­sia y usar, si es po­si­ble, ma­te­rial desecha­ble. “Aun­que son de uso sen­ci­llo, hay mu­chas cir­cuns­tan­cias que pue­den ma­lo­grar una mues­tra y, por tan­to, la ob­ten­ción de los per­fi­les ge­né­ti­cos que pu­die­ra ha­ber en ella”. A me­nu­do se pre­sen­tan ya en el mo­men­to de la re­co­gi­da o en el en­vío al la­bo­ra­to­rio, de­bi­do a una ma­la pro­tec­ción fren­te a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, la humedad, un mal em­pa­que­ta­do, etc. An­te es­tos fac­to­res que des­tru­yen el ADN, los ves­ti­gios bio­ló­gi­cos más vul­ne­ra­bles son los pe­los.

La di­rec­to­ra de Ce­fe­gen ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de ais­lar y proteger lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble la mues­tra has­ta su lle­ga­da al la­bo­ra­to­rio. “Si la san­gre es por pun­ción ve­no­sa, se in­tro­du­ce en un tu­bo que con­tie­ne an­ti­coa­gu­lan­te. En pun­ción dac­ti­lar, las go­tas de san­gre se depositan Si un aná­li­sis cer­ti­fi­ca es­ta coin­ci­den­cia ge­né­ti­ca, se con­si­de­ra que el hom­bre so­me­ti­do a la prue­ba es

el pa­dre bio­ló­gi­co de for­ma ta­xa­ti­va. De las 15.000 pe­ti­cio­nes ju­di­cia­les de pa­ter­ni­dad que se tra­mi­ta­ron en el año 2015 en Es­pa­ña, el 85 por cien­to con­fir­ma­ron las sos­pe­chas del de­man­dan­te. so­bre un pa­pel se­can­te y se de­jan re­po­sar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Pa­ra ob­te­ner cé­lu­las epi­te­lia­les de la sa­li­va se fro­ta la par­te in­ter­na de los ca­rri­llos con hi­so­pos es­té­ri­les. No se in­tro­du­cen en las fun­das has­ta que no es­tán to­tal­men­te se­cos, ya que las bac­te­rias de la sa­li­va pue­den pro­li­fe­rar rá­pi­da­men­te y de­gra­dar el ADN”. En es­te ca­so es im­por­tan­te que la mues­tra se to­me al me­nos una ho­ra des­pués de co­mer pa­ra evi­tar res­tos ali­men­ti­cios.

En cuan­to al em­pa­que­ta­do, ca­da re­ci­pien­te de­be es­tar co­rrec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­do y pre­cin­ta­do. “Si es lí­qui­do, se in­tro­du­ce en tu­bos de trans­por­te con cie­rre her­mé­ti­co e irre­ver­si­ble. Se man­ten­drán y en­via­rán re­fri­ge­ra­dos al la­bo­ra­to­rio lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble. Los hi­so­pos es­té­ri­les en se­co se em­pa­que­tan en ca­jas de cartón pe­que­ñas que se co­mer­cia­li­zan pa­ra es­te fin. De­be cons­tar además la fe­cha, ho­ra, nom­bre o iden­ti­fi­ca­ción y la fir­ma de la per­so­na que rea­li­za la re­co­gi­da”, pun­tua­li­za Ale­mán.

¿Por qué es­ta me­ticu­losi­dad? “Un pro­ce­so bien cui­da­do –ex­pli­ca Cres­pi­llo Már­quez– ga­ran­ti­za la au­ten­ti­ci­dad e in­te­gri­dad de las mues­tras. Por el con­tra­rio, la con­ta­mi­na­ción de los indicios bio­ló­gi­cos de ma­ne­ra ac­ci­den­tal y la in­ter­pre­ta­ción erró­nea de los re­sul­ta­dos ge­né­ti­cos tie­nen im­por­tan­tes con­se­cuen­cias con la con­si­guien­te re­per­cu­sión en el pro­ce­so ju­di­cial. Mi­ni­mi­zar y de­tec­tar la pre­sen­cia de con­ta­mi­na­cio­nes ac­ci­den­ta­les que se pue­den ge­ne­rar du­ran­te al­gu­nas de las fa­ses de re­co­gi­da o aná­li­sis ge­né­ti­co es una prio­ri­dad pa­ra los la­bo­ra­to­rios de aná­li­sis ge­né­ti­cos”.

INEVI­TA­BLE PI­CA­RES­CA

Y ni aun así es po­si­ble fre­nar al­gún in­ten­to de pi­ca­res­ca (ca­da vez más ais­la­do), co­mo el epi­so­dio que re­cuer­da Lorente, ocu­rri­do en su la­bo­ra­to­rio en el año 2008. “Un se­ñor al que íba­mos a to­mar mues­tras de cé­lu­las de la bo­ca acu­dió al cuar­to de ba­ño y se va­ció un tu­bo con sa­li­va de otra per­so­na. De­tec­ta­mos el frau­de en el pri­mer aná­li­sis. Ob­via­men­te se re­pi­tió y, tal co­mo in­tuía­mos, él era el pa­dre. Más ca­sos no he­mos te­ni­do, ex­cep­to ha­ce tiem­po al­gún pre­sun­to pa­dre que ya ve­nía con la mues­tra de san­gre y de sa­li­va en un tu­bo to­ma­da por él mis­mo ‘pa­ra que pu­dié­ra­mos aho­rrar­nos el es­fuer­zo’”.

Cres­pi­llo Már­quez des­ta­ca que, en ge­ne­ral, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y cien­tí­fi­cos han per­mi­ti­do crear un sis­te­ma de ca­li­dad y con­fian­za: “He­mos al­can­za­do una gran sen­si­bi­li­dad, ra­pi­dez y pre­ci­sión en los aná­li­sis, con ma­yor in­for­ma­ción ge­né­ti­ca a par­tir de mues­tras más pe­que­ñas”.

Él, igual que el res­to de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en las de­man­das de pa­ter­ni­dad, se aga­rra a ese de­re­cho, am­pa­ra­do por la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, de to­do na­ci­do a te­ner unos ape­lli­dos y a co­no­cer la iden­ti­dad de sus pa­dres. Y es­te, di­ce, es uno de los ma­yo­res lo­gros en es­te cam­po, de­vol­ver la dig­ni­dad y la iden­ti­dad ro­ba­da a unos hi­jos re­pu­dia­dos in­clu­so an­tes de na­cer. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.