TRES HOM­BRES POR CA­DA MU­JER

Quo - - IN -

Es la pro­por­ción de sui­ci­dios con­su­ma­dos se­gún los da­tos de 2015. En cam­bio, el se­xo fe­me­nino rea­li­za

más ten­ta­ti­vas. la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad de la Jun­ta de Cas­ti­lla y León al ser pre­gun­ta­dos acer­ca de la exis­ten­cia de un plan so­bre sui­ci­dios. “En As­tu­rias te­ne­mos un plan de pre­ven­ción pa­ra 2018 o qui­zá 2019, no se sa­be. Lo aca­ba­mos de apro­bar los sa­ni­ta­rios y aho­ra ha­ce fal­ta que lo aprue­ben los políticos”, cuen­ta con has­tío Ju­lio Bo­bes. La ta­sa de sui­ci­dio en su co­mu­ni­dad es la más al­ta de to­da Es­pa­ña, con 12,9 ca­sos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes en 2015, cin­co pun­tos más al­ta que la me­dia na­cio­nal.

Nues­tra sa­ni­dad es la oc­ta­va me­jor del mun­do (se­gún The Lan­cet), pe­ro no nos en­con­tra­mos en­tre los 28 paí­ses que ya dis­po­nen de es­tra­te­gias na­cio­na­les pa­ra pre­ve­nir las muer­tes au­to­in­fli­gi­das. “Hay que apro­xi­mar­se a la cues­tión di­se­can­do sus com­po­nen­tes y tra­ba­jan­do en ellos uno a uno”, con­clu­ye Bo­bes.

EN BUS­CA DE SÍN­TO­MAS

¿Cuá­les son esos com­po­nen­tes que pue­den ayu­dar a en­ten­der la cau­sa de la muer­te de 3.602 per­so­nas en Es­pa­ña en 2015? ¿Hay al­gu­na pis­ta que pue­da ayu­dar a de­tec­tar a al­guien que se es­té plan­tean­do qui­tar­se la vi­da? “Pue­den exis­tir cam­bios en el com­por­ta­mien­to, la per­so­na pue­de em­pe­zar a mos­trar­se de­ses­pe­ra­da, a ha­blar del sui­ci­dio o a jus­ti­fi­car­lo”, ex­pli­ca Bo­bes. “Otra ma­ni­fes­ta­ción pue­de ser la pér­di­da de fun­cio­na­li­dad: el afectado de­ja de tra­ba­jar o de es­tu­diar y pre­fie­re que­dar­se en ca­sa. Es po­si­ble que la fa­mi­lia en­tien­da los co­men­ta­rios so­bre el sui­ci­dio co­mo nor­ma­les, por­que los es­cu­cha to­dos los días, pe­ro se de­be ad­ver­tir al mé­di­co”, re­mar­ca.

Tu­mo­res

Sui­ci­dio En­fer­me­da­des del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio Ac­ci­den­tes de trá­fi­co

En Las pe­nas del jo­ven Wert­her, Goet­he re­la­ta la his­to­ria de un emo­ti­vo jo­ven ale­mán que, tras vi­vir un epi­so­dio de desamor, se qui­ta la vi­da. En pleno apo­geo del Ro­man­ti­cis­mo el li­bro se con­vir­tió en un su­per­ven­tas y pro­pi­ció una ola de sui­ci­dios por imi­ta­ción. Tal fue el im­pac­to que a día de hoy se ha­bla de ‘efec­to Wert­her’ pa­ra se­ña­lar el au­men­to del nú­me­ro de sui­ci­dios por emu­la­ción. Es­te efec­to ha si­do com­pro­ba­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes y se pue­de com­ba­tir. La eli­mi­na­ción de la co­ber­tu­ra en los pe­rió­di­cos de los ca­sos de sui­ci­dio en el me­tro de Austria hi­zo des­cen­der las muer­tes au­to­in­fli­gi­das en un 80 %.

Los ex­per­tos se­ña­lan tres fac­to­res que au­men­tan es­pe­cial­men­te el ries­go: ha­ber rea­li­za­do ya un in­ten­to, el al­cohol y la en­fer­me­dad men­tal.

Una ten­ta­ti­va pre­via es el fac­tor de ries­go más im­por­tan­te de muer­te por sui­ci­dio, des­ta­ca la OMS. Sus ex­per­tos cal­cu­lan que por ca­da ca­so con­su­ma­do se rea­li­zan 20 in­ten­tos, lo que, ex­tra­po­la­do al da­to de 2015, su­pon­dría un to­tal de 72.040 ten­ta­ti­vas. “Es fá­cil ver un in­ten­to al día. Es real­men­te muy co­ti­diano”, re­la­ta En­ri­que Ba­ca, je­fe de Psi­quia­tría del hos­pi­tal ma­dri­le­ño Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz.

La en­fer­me­dad men­tal es­tá pre­sen­te en has­ta el 90 % de

TRES FAL­SOS MI­TOS

“Con una in­ter­ven­ción a tiem­po las per­so­nas cam­bian de opi­nión. La ma­yo­ría trans­mi­ten un su­fri­mien­to in­vi­vi­ble y cuan­do re­ci­ben ayu­da po­de­mos cons­truir una al­ter­na­ti­va a un pro­ble­ma al que no veían so­lu­ción”, se­ña­la la psi­quia­tra Mer­ce­des Na­vío. “Ja­más, ja­más, he­mos de ba­na­li­zar­lo. In­clu­so su­po­nien­do que al­guien re­cu­rra a es­ta con­duc­ta con otro fin, si lle­ga has­ta ese pun­to ne­ce­si­ta ayu­da. Además, esa con­duc­ta com­par­te fac­to­res de ries­go con el sui­ci­dio”, acla­ra Na­vío. Las per­so­nas que ha­blan acer­ca de la po­si­bi­li­dad de sui­ci­dar­se pue­den es­tar bus­can­do ayu­da. Mu­chas de ellas pue­den sen­tir an­sie­dad, de­pre­sión o de­ses­pe­ra­ción y pen­sar que no exis­te nin­gu­na otra sa­li­da”, des­mien­te la OMS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.