ANA­TO­MÍA DE LOS ‘BUR­PEES’

Quo - - IN -

El doc­tor Ro­yal H. Bur­pee in­ven­tó en 1939 un test sen­ci­llo pa­ra me­dir el es­ta­do de for­ma, con­sis­ten­te en agacharse y ha­cer una plan­cha pa­ra re­cu­pe­rar des­pués la ver­ti­cal. Es­ta ver­sión se uti­li­zó más tar­de pa­ra me­dir la for­ma de los sol­da­dos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y aún así era mu­cho más sua­ve que el que se uti­li­za hoy en las cla­ses de co­mo par­te del en­tre­na­mien­to y co­mo cas­ti­go por lle­gar tar­de o de­jar caer el pe­so. El bur­pee mo­derno es un con­jun­to de seis movimientos, in­clu­yen­do tres sal­tos. Es­te ti­po de ejer­ci­cio es anae­ró­bi­co, ya que los múscu­los tie­nen que tra­ba­jar con in­ten­si­dad y con un dé­fi­cit de oxí­geno, lo que au­men­ta­rá tus pul­sa­cio­nes has­ta el má­xi­mo. Es­to pro­vo­ca un au­men­to del me­ta­bo­lis­mo y ha­rá que que­mes más gra­sa en re­po­so du­ran­te las si­guien­tes 48 ho­ras. Además, me­jo­ra­rán tu fuer­za ex­plo­si­va, re­sis­ten­cia ae­ró­bi­ca y fle­xi­bi­li­dad. Así tra­ba­jan los to­do tu cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.