CAM­BIA TU FLO­RA IN­TES­TI­NAL PA­RA CON­TRO­LAR TUS EMO­CIO­NES

Quo - - IN -

La co­lo­nia de bac­te­rias que vi­ve en tu in­tes­tino es la res­pon­sa­ble de ayu­dar­te a di­ge­rir la fi­bra so­lu­ble y sin­te­ti­zar mu­chos com­pues­tos úti­les pa­ra tu or­ga­nis­mo, pe­ro pa­re­ce que además tie­nen al­go que de­cir so­bre có­mo fun­cio­na tu ce­re­bro.

Un es­tu­dio re­cien­te ha ha­lla­do re­la­ción en­tre los dis­tin­tos ti­pos de bac­te­rias del in­tes­tino y las res­pues­tas emo­cio­na­les, por pri­me­ra vez, en per­so­nas. Tras exa­mi­nar las he­ces de 40 mu­je­res, se de­ter­mi­nó que en al­gu­nas pre­va­le­cían las bac­te­rias del gé­ne­ro y en otras eran las de

A con­ti­nua­ción les mos­tra­ron imá­ge­nes des­ti­na­das a pro­vo­car una res­pues­ta emo­cio­nal.

Las mu­je­res con ma­yor can­ti­dad de Bac­te­roi­des mos­tra­ron ma­yor can­ti­dad de ma­te­ria gris en el hi­po­cam­po, don­de se pro­ce­san los re­cuer­dos y la res­pues­ta a las emo­cio­nes. Las que te­nían ni­ve­les más al­tos de te­nían me­nos desa­rro­lla­das es­tas áreas, y mos­tra­ban ma­yo­res ni­ve­les de an­sie­dad e irri­ta­bi­li­dad an­te imá­ge­nes ne­ga­ti­vas.

Pa­re­ce que las bac­te­rias de­ter­mi­nan de al­gún mo­do el vo­lu­men del hi­po­cam­po, e in­flu­yen en nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar las emo­cio­nes. Qui­zá en un fu­tu­ro pró­xi­mo ten­ga­mos a nues­tro al­can­ce pas­ti­llas de ma­te­ria fe­cal se­lec­cio­na­da que nos ayu­den a pa­sar los ma­los tra­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.