UN DI­SE­ÑO MÁ­GI­CO

Quo - - OUT TODO UN COSMOS NOS RODEA -

además a lim­piar la den­ta­du­ra. Pe­ro no es el úni­co sen­ti­do es­ti­mu­la­ble. Los tí­pi­cos mu­ñe­cos que emi­tían un pi­ti­do al achu­char­los imi­tan aho­ra el ‘cua, cua’ de un pa­to, o “el chas­qui­do de un plás­ti­co en su in­te­rior, que pue­de re­cor­dar­les al rui­do de frac­tu­rar un hue­so”, se­gún Li­za­rra­ga.

Sin em­bar­go, En­ri­que Solís lla­ma a la cau­te­la con los ju­gue­tes so­no­ros: “si se les per­mi­te ac­cio­nar­los in­de­fi­ni­da­men­te y sin con­trol, se les pue­de so­bre­es­ti­mu­lar”. Esa obsesión po­dría dar­se tam­bién con los lan­za­do­res de pe­lo­tas au­to­má­ti­cos, si de­ja­mos so­lo al ani­mal en ca­sa con uno de ellos, igual que cuan­do un due­ño so­lo ofre­ce a su mas­co­ta la di­ver­sión de lan­zar­le una pe­lo­ta 30 ve­ces se­gui­das pa­ra que se ago­te en el par­que. El en­tre­na­mien­to sí pue­de es­ti­mu­lar­lo cog­ni­ti­va­men­te pa­ra que vuel­va a in­tro­du­cir la pe­lo­ta en el apa­ra­to.

Del mis­mo mo­do, Solís ad­vier­te que “los ju­gue­tes in­ter­ac­ti­vos ne­ce­si­tan su­per­vi­sión”.

Ese nom­bre se apli­ca a los dis­po­si­ti­vos que es­con­den ali­men­tos o go­lo­si­nas. Uno de los más sen­ci­llos y co­no­ci­dos es el lla­ma­do Kong, una es­pe­cie de cono hue­co con mi­che­li­nes en el que se pue­de in­tro­du­cir pienso o ali­men­tos pas­to­sos. Si los con­ge­las, con­si­gues un re­fres­can­te he­la­do. El Kong ha to­ma­do el nom­bre de su mar­ca. En pa­la­bras del CEO de Glo­ria Pets, que los dis­tri­bu­ye, “es co­mo el Real Ma­drid o el Ba­rça de los fa­bri­can­tes de ju­gue­tes, con un ca­tá­lo­go de unos 500 ar­tícu­los, de los que re­nue­van más de cien al año”.

Sin ca­si mar­ke­ting, han con­so­li­da­do su li­de­raz­go gra­cias a la pro­mo­ción de sus se­gui­do­res en las re­des so­cia­les, pla­ga­das de mas­co­tas ex­hi­bien­do ha­bi­li­da­des con sus ar­tícu­los. Cuan­do qui­si­mos sa­ber al­go más so­bre sus pro­pues­tas de di­se­ño, nos con­tes­ta­ron que no po­dían in­for­mar­nos “por­que hay cier­tos as­pec­tos de nues­tros pro­duc­tos que con­si­de­ra­mos ‘mágicos’ y un te­so­ro de nues­tro co­ra­zón”.

No es fal­ta de ce­lo téc­ni­co. En su web es­pe­ci­fi­can, por ejem­plo, que su hue­so so­no­ro con interruptor lle­va un fiel­tro

Ya hay una con­so­la de jue­gos pa­ra pe­rros con op­ción mul­ti­ju­ga­dor on­li­ne y so­ni­dos que no oí­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.