¿Es me­jor car­gar la ba­te­ría del mó­vil un po­co o del to­do?

Quo - - QUONSULTAS -

QCLARA NA­VA­RRO, BUR­GOS

Las ba­te­rías de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les mo­der­nos es­tán ba­sa­das, por lo ge­ne­ral, en io­nes de li­tio. Cuan­do la car­ga es má­xi­ma, es­tos io­nes se con­cen­tran en un ex­tre­mo de la ba­te­ría, y se van mo­vien­do ha­cia el con­tra­rio has­ta que to­dos los io­nes lle­gan a él: en ese mo­men­to la ba­te­ría es­tá va­cía. El pro­ce­so so­lo pue­de re­pe­tir­se un nú­me­ro fi­ni­to de ve­ces por­que se for­man pla­cas de áto­mos en el ca­mino que im­pi­den es­te flu­jo. Pa­ra que la ba­te­ría du­re lo má­xi­mo po­si­ble, lo me­jor es no car­gar­la por com­ple­to pa­ra evi­tar­le cier­to es­trés. Tam­bién es pre­fe­ri­ble en­chu­far el dis­po­si­ti­vo an­tes de que la car­ga ba­je del 50 por cien­to, y no de­jar que lle­gue a ce­ro. Lo peor es car­gar­la por com­ple­to y de­jar el te­lé­fono co­nec­ta­do a la co­rrien­te.

RT­ras el big bang, dos pun­tos se­pa­ra­dos me­nos de un ra­dio ató­mi­co aca­ba­ron a cua­tro años luz en es­ta frac­ción de se­gun­do. La ma­yor tem­pe­ra­tu­ra re­gis­tra­da

en la su­per­fi­cie te­rres­tre, en Ca­na­dá, ha­ce ca­si 40 mi­llo­nes de

años. Fue por un me­teo­ri­to. “Re­sis­ten­te al Fu­sa­rium”, un hon­go pa­tó­geno. Ese es el sig­ni­fi­ca­do de las si­glas que dan nom­bre al cé­le­bre to­ma­te.

Gla­cia­res co­mo el de Lang­jö­kull (Is­lan­dia) ac­tua­ban co­mo pre­sas du­ran­te las gla­cia­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.